viernes, 27 de junio de 2014

El choque de civilizaciones entre el kirchnerismo y Scioli: la representación

Como esto será muy riguroso en cuanto a datos, y como señeramente nos ilustrara Clarín desde su tapa —esto es: que se puede hacer periodismo apelando al “dicen"—, vamos con algunos dimes y diretes (¡qué antigüedad!) en relación a la interna del oficialismo: dicen las encuestas que Scioli encabeza el pelotón de intención de voto nacional, desplazando a Massa que se estancó y cae. Dicen también algunas encuestas que Randazzo cosecharía una intención de voto similar a Scioli expresando un kirchnerismo más puro y duro. Dicen también, algunos kirchneristas, que jamás votarían a DOS y abonan así la teoría de que es posible (hago la salvedad de que muy pocos dicen “deseable" ya) perder en 2015 para retornar en 2019. Claro, el razonamiento se circunscribe así a lo cupular, olvidando no sólo que en cuatro años algunas de las banderas de este proceso pueden ser abandonadas sino que implica de algún modo —ay— apostar al sufrimiento del electorado a manos de algún gobierno hambreador para que se generen así las condiciones de un retorno. Muy mesa de arena palermitana todo. Fuck that.

Para lo que viene partimos de algunos razonamientos que venimos elaborando en el blog y de algunos datos de la realidad, que es la única verdad pero se presta también, la muy guacha, a distintas interpretaciones. Veamos:

1) El voto 2013 tuvo un importante componente de cansancio respecto al kirchnerismo, extendido al peronismo oficialista en el interior del país.
2) Lo anterior abre el campo para la disputa por un voto opositor que fue anémico en 2011. Específicamente está en disputa el campo republicano, con Massa bordeándolo ambiguamente, el FaUNEN y el PRO de Macri.
3) Lo económico, en el mejor de los casos, no será un motor de votos para el oficialismo. En el peor, engendrará un voto castigo.
4) Para ganar, el oficialismo debe recuperar votos modelo 2011 (al que ya describíamos en ocasión de las PASO de ese año).
5) Teniendo en cuenta lo anterior, es el oficialismo mismo el que, luego de abandonar el modo voluntarista por uno con mayores dosis de realpolitik, se alveariza considerando la nueva correlación de fuerzas y en razón de llegar mejor armado a 2015 (y por lo tanto con mayor poder de incidencia).
7) Por todo lo anterior, planteamos que la disyuntiva en 2015 no se dará entre una profundización kirchnerista vs algún antikirchnerismo sino entre una versión alvearizada del kirchnerismo vs un poskirchnerismo con menores dosis K que las planteadas en 2013.
8) Como dato que hace a la interna del oficialismo, existe una porción de la militancia, a la que denominamos kirchnerismo emocional, que considera aún que las condiciones políticas suponen las de 2009/2011. Veremos qué implica esto luego.

Recientemente, a partir de un artículo de Artemio López, desarrollamos algunas ideas respecto al piso del 33% del peronismo oficialista. Este dato implicaría que el oficialismo cuenta con el caudal necesario para superar una primera vuelta e ingresar a un ballotage. Y stop, al modo de los viejos telegramas, porque hasta ahí llega el razonamiento, sin considerar cómo podrían arrimarse 7 puntos para superar el 40% y esperar una diferencia mayor a 10 puntos porcentuales. Manolo Barge, por otro lado, afirmó recientemente que «...la clave del 2015 esta mas en el “voto propioque en el “independiente”. Y que esevoto propio”; no importa si es peronista, radical, clasista o conservador; SABE y ASUME sucapacidad de daño” en el cuarto oscuro. Y lo van a EJERCER, para desconsuelo de los “profesionales de siempre”...». El razonamiento de Manolo, de persistir el actual escenario de modo más o menos estable, apunta también para el ingreso a un ballotage. ¿Y después?

Vamos con Scioli y el kirchnerismo. Los amigos de Artepolítica afirmaron hace poco que ningún candidato llegó al PEN “flotando" (en obvia alusión al ex motonauta, claro). Puede ser cierto, aunque sí considero que todos los Presidentes llegaron “surfeando" algún clima de época: Alfonsín, Menem y sobre todo De la Rúa, el candidato “natural" del pos menemismo. Y no es que crea que Scioli es un candidatazo o el que mejor gobierno puede hacer, pero sí considero que las posibilidades de modificar la realidad y superar algunas limitaciones actuales pasan por tener una base de sustentación más amplia que la que engendró el kirchnerismo luego del 54%. Y estacionarse pensando en la interna del oficialismo para aspirar al ballotage es apostar mucho con la mayoría de las... bah, es jugar a perder dignamente. Y acá el retorno al punto 8, sobre esa porción del oficialismo que sigue pensando bajo las condiciones de 2009/2011: clausuran cualquier posibilidad de debate al consumir energías endogámicamente, obturando en gran medida la relación con esa porción del electorado que puede aportar ese 7-10% necesario. Porque como decíamos, ese salto del ballotage a ganar en primera vuelta implica a la gestión económica del gobierno, pero si esta no ayuda sólo queda la representación de las demandas realmente existentes (que no son la agenda desplegada por los medios necesariamente, ni tampoco ir detrás de la agenda del FR). Como apunta Huntington (sí, no es sólo el choque de las civilizaciones, y Artemio lo cita en un muy buen post): «en las sociedades que experimentan transformaciones rápidas, la demanda de servicios públicos crece a mayor velocidad que la capacidad de los Gobiernos para satisfacerla». El crecimiento de Randazzo, frente a la delasotización2002 de otros candidatos kirchneristas no sólo se explica en su perfil (también) moderado y en sus convicciones políticas (valoradas sólo por la minoría politizada) sino por ser un hacedor, por su gestión en trasporte y documentación. Ahora, sacando a Scioli, y pensando en ese porcentaje necesario para no sufrir una segunda vuelta electoral, vale recordar lo apuntado por Abel Fernández en un post que trata esta cuestión que debatimos: «...la fantasía que una boleta partidaria por garantiza la adhesión de los votantes fue abrigada la última vez por Duhalde, en el 2005. Así le fue. Y el apoyo de la Presidente, y de Scioli, no le alcanzó a Insaurralde, el año pasado». Es decir: con el piso y los propios no alcanza. En la disputa por la representación (demandas, gestión, responsabilidad, credibilidad) está la clave de 2015.

Ahora sí, tranquilos (?), que volvemos con la programación mundialista y le pedimos a Sabella, en un próximo posteo, por el 4-4-2 que lo va a consagrar.

10 pusieron huevos y comentaron:

profquesada dijo...

Muy bueno Ricardo. Creo que apunta en la dirección correcta, no se trata de nombres, por lo menos en este momento, se trata de estrategia, de dónde y cuándo y de qué manera hacer el esfuerzo para recuperar la mayoría que perdimos, en gran medida por enfrascarnos o limitarnos a batallas que a pesar de ganadas no nos llevaron a mejorar y resultaron ser más para el frente interno, para cohesionar a la tropa. En fin ya lo has dicho antes y estuve de acuerdo en su momento. Insistir en esa línea y descuidar o restarle importancia al trabajo hacia afuera nos va, posiblemente, a llevar a la segunda vuelta (inevitable si no sumamos al piso los más de 10 puntos perdidos)en condiciones de perderla, con las banderas(?) bien arriba pero dejando tierra arrasada a nuestro alrededor. A lo Pirro, no a lo Pirlo.
Abrazo

claudio Maxl dijo...

Todas las elecciones legislativas despolarizan y el voto se dispersa, el FPV nunca supero el 35% d votos nacionales ni en las legislativas d 2005 ni en 2009 ni en 2o13, es mas 2013 implico un incremento d casi 4%
repecto a 2009 (eleccion q debe tomarse como referencia, legislativa frente a legislativa, kerer comparar una legislativa con una eleccion ejecutiva implicaria el mismo error q pretender comparar la actividad economica d un enero con el mes d diciembre previo, je), es mas en 2013 Magnetto lanzo a todos sus anchos a la cancha: Massita, Binner, Cobos, el FPV tuvo q recurrir a 4 d copas xq los lideres distritales estaban ejerciendo funciones ejecutivas, esos lideres provinciales juegan en 2015 sean a cargo ejecutivos nacionales provinciales o legislativos, el 40& esta a un toke, je.

Mariano T. dijo...

Qué decepción se van a llevar en las PASO!

Ricardo dijo...

“a lo Pirro y no a lo Pirlo". Me gustó, profe.

Claudio: hay que ver cómo se van resolviendo las internas en cada distrito, y cuándo se vota, ojo.

Mariano: ¿y su alegría va a pasar por una derrota del FpV/peronismo o se va a poner contento si gana alguien en especial?

OMIX dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
OMIX dijo...

Primero relativizaron los sondeos.

Después decretaron que en las preferencias populares va primero Scioli y massita cae.

Con esos pilares construyeron un edificio.

Pifff, el edificio se derrimbó.

OMIX dijo...

Disculpá la sorna del primer comentario, pero es que veo una terrible deconection con la realidad. creo que el planteo correcto es que el FPV no debe buscar llegar al balotaje porque se va a ver renunciando como el turco en 2003 para que no lo aplaste la "fatiga" de los 12 años de gobierno.
En ese entendimiento deberían aceptar que están atrás de massita, y no dejarse "entusiasmar" por la publicidad naranja. Ver como pueden ganar terreno que no sea solo con marketing electoral.
Saber que no ocupan la pole position, aceptarlo no es malo, cuantos empiezan una campaña cuartos o quintos y ganan igual?

Pero ojo con los metodos que les imponen para capear el temporal. Recuerden que en 2013 quemaron todos esos cartuchos y aún budú no estaba procesado, y no habían devaluado, etc. Recuerden el chico q quería ver a la presidenta, el no se rían de un coya, la exposición de la viudez, un tipo sometido a la quimioterapia y un manco que nos recordaba su lucha denodada por recuperar su brazo en el rio. Digo... ¿con que nos van a conmover ahora que no hayn intentado esa vez?, ¿por qué piensan que solo con eso -es lo que ofrece Scioli- y no con política van a remontar y recuperar el terreno perdido?.

Sorry que me meta, pero es que da pena que compañeros con los que hemos militado le erren tanto.

Ricardo dijo...

Omar: te agradezco el comentario post sorna.
Entiendo que hoy, aspirar a un ballotage nos expone a derrota (no es segura tampoco, no traslademos a 2003 lo que puede entenderse mejor en 1998).
Ahora, sinceramente, no creo que si las elecciones fueran mañana, Massa saque más votos a nivel nacional que Scioli. Si justamente ustedes nos decían el año pasado que el combo era territorialidad + electorabilidad.

Un abrazo.

Ricardo dijo...

Ah, y justamente el propósito del post es decir que no debemos aspirar al ballotage sino pensar en llegar al 40+10.

Luciano dijo...

"Ver como pueden ganar terreno que no sea solo con marketing electoral."

Massa ya lo descubrio? Esperemos que haya firmado contrato con America para el 2015 por lo menos.