martes, 11 de octubre de 2011

Impresiones

Llegó octubre de 2011 y, en menos de dos semanas, se decide algo trascendente para la vida de cualquier país. El aroma a cosa juzgada que impregna el aire deberá hacerse carne el 23, claro, pero no deja de sorprenderme si lo miro con mis ojos de 2008.


Este clima, relajado para lo que podríamos haber esperado, me obliga a compararlo con el quiebre que significó por aquel entonces, en la primera mitad de 2008, la embestida agro-mediático-financiera para el clima de regular tranquilidad que habíamos conseguido luego de la crisis de 2001-2002. Es que las crisis son choques con la realidad. A mí, la realidad, me golpeó algo tarde en aquel 2008. Recuerdo dos golpes en particular. Y los recuerdo como se recuerdan esos momentos significativos: con el agregado de la memoria emocional, que te hace sentir en el presente lo que sentiste antes. Las mujeres comprenderán bien esto. Algunos varones no, no se puede todo en esta vida.

Recuerdo la angustia que, desde el centro del pecho, como un humor amargo, se distribuyó hasta invadir el resto de mi cuerpo, cuando comprendí finalmente que ese "Paro Histórico del Campo" no era un conflicto sectorial sino un golpe de estado. No como los tradicionales, que necesitaban de los uniformados, sino a la nueva usanza: un golpe de estado moderno. Y bien argentino, carajo. Yo nací en el '78, durante la última dictadura. En 1983 tenía apenas cinco años y poco podía comprender, pero sentir que estaba viviendo eso, un golpe de estado, me llenó de impotencia y de bronca. El recuerdo de diciembre de 2001 estaba muy fresco todavía. Ah, Carta Abierta no había patentado aquello del "clima destituyente" todavía.

El segundo momento ocurrió poco después, en un bar en el que tomaba un café con algunos compañeros de la Facultad. Recuerdo la distribución de los cafés con leche y las medialunas y tortillas en la mesa. Recuerdo la cara gordinflona y con rosácea de uno de mis compañeros, el que llevaba la voz cantante. Con el que discutí, bah. Recuerdo los anteojitos de plástico negro que tenía, y que en un momento los imaginé rodando por el piso, ante las miradas -con seguridad entre sorprendidas y horrorizadas, habían compañeras también- del resto de mis colegas estudiantes. Recuerdo la angustia, una vez más, cuando la conversación derivó hacia la cuestión política en ese comienzo de 2008. El de los anteojos defendió el lock out patronal y comprendí, entonces, que tenían posibilidades de triunfar los que querían derrocar a Cristina. En una mesa de diez, el único que defendió la posición del gobierno fui yo. Los que no opinaban, o lo hacían con menor interés, estaban más abiertos a sostener la posición de lo que por entonces se llamó "el campo". Quise mandarlos a la mierda e irme. No lo hice: tenía aún muchas mañanas para compartir con todos ellos. Sí recuerdo que resumí mi punto de vista con estas exactas palabras: "esto es un golpe de estado. Quieren que el gobierno caiga y no se debe a 35 o 45 por ciento de retenciones. Lo que está en cuestión es la capacidad del Estado para intervenir en Economía. Punto.". No creían que esa fuera la cuestión; decían que eran los pobres chacareros. En siguientes discusiones fui más duro. Al gordito de los anteojos le dije, directamente y como para cortarla: "vos estás apoyando a golpistas". Lo señalaba con el dedo mientras se lo decía. No lo volví a ver desde entonces.

No es mi intención analizar ahora lo que fueron los condicionantes internacionales y los internos por entonces, ni lo que representan en esta coyuntura esos mismos factores, la crisis internacional, nada. Quiero decir sólo esto: la angustia que sentía por entonces, hoy no la siento. Qué lejos parecía esta realidad en 2008. Y que cercano parecía el 2011 mirado desde junio de 2009. Finalmente, llegó octubre.

28 pusieron huevos y comentaron:

Moscón dijo...

Gracias a la movida campestre terminé apoyando a full el movimiento K.Personalmente creo que ese momento de polarización fué muy beneficioso para la sociedad,se cayeron caretas,disfrazes,y las líneas se hicieron menos difusas terminando con las definiciones políticamente ambivalentes o camaleónicas.

Javier dijo...

Heller el otro dia decia que han de ser las eleccions mas aburridas de ka historia . Lo que yo espero es que tras las elecciones dejemos de hacer la planncha y encaremos una agenda bien agresiva porque extraño qu le digan Tegua a Cristina y hablen de Crispacion sinonimo de luchas contra corporaciones que todavia permanecen con sus privilegios

Martín Espinosa dijo...

Muy bueno Ricardo. Fueron tiempos muy pesados esos de la cacerola agrogarca. Me enorgullece haber sido parte de esa "minoría intensa" que resistió, pensando por cuenta propia, los ataques de una derecha feroz. Estos días recordaba eso y pensaba como se la bancó Cristina, y en 2009 que se bancó la derrota legislativa, y en 2010 que se bancó el peor golpe de todos con la muerte de Néstor...¡qué fuerza la de esta mujer! Muy tranquilo me deja saber que ella va a seguir con el timón de este barco por cuatro años más.

damianivanoff dijo...

Recuerdo lo solo que me sentía hace algo más de dos años cuando la gran mayoría de la gente que escuchaba a diario, en algunos casos sin darse cuenta, apoyaban al golpismo más retrógrado posible, encarnado en los chacareros que vacacionan en Miami y ponen sus ganancias en dólares en paraísos fiscales.

Nunca imaginé que después de dos años, todavía habría un gobierno democrático en la Rosada y mucho menos que la ansiada crisis era un cuento chino, eso sí, deseada por mucha gente masoquista que no quiere vivir bien ni ser libre.

Dentro de dos semanas volvemos tener el derecho a elegir y eso es lo más importante. Lo demás es anecdótico.

Gracias por hacerme sentir tan identificado, Ricardo.

Abrazo.

Ricardo dijo...

Moscón: así fue. El costo fue alto, igual: 100 días de cortes de ruta no son moco e' pavo y en ese momento comenzaron a dispararse algunos precios. De todas maneras, como decís, trazó una frontera nítida, que en estas elecciones tuvo mucha importancia. Los opositores quedaron demasiado pegados a las corporaciones y alejados de los intereses populares.

Javier: se imponía una agenda más amena antes de las elecciones. Creo que algunas cuestiones relacionadas a derechos (aborto, por ejemplo) se encararán. Respecto a las cuestiones económicas, dependerán de cómo repercuta la crisis financiera, ¿no? Me parece que la estrategia puede ser defensiva en muchos casos. Aguantar los trapos, como se dice.

Martín: gracias. Sí, estar en el lugar que hay que estar, cuando era mucho más simple (y menos angustiante) dejarse llevar por la corriente, para mí también es motivo de orgullo.

Abrazos.

Ricardo dijo...

Damián: para mí los blogs fueron un refugio, al principio. Por eso también hay tanta gente identificada con 678: nos acompañaron cuando ser oficialista era menos que ser paria.

Un abrazo.

paola dijo...

Esta es una historia de grandeza, es la síntesis y el testimonio de lo que sentimos muchos que allá por el 2008 nos convencimos que empezaba un cambio de época.

Daniel H. Olivau dijo...

No me canso de repetirlo. Yo no había votado nunca al kirchnerismo hasta el 2011. En realidad, yo ni votaba.

A mi me "afiliaron" al kirchenerismo De Angelis, Cobos, la mesa de enlace, los voceros (politicos y periodisticos) de Clarin y de La Gaceta.

Nos hicieron sentir que eramos una resistencia. Algunas "amistades" se rompieron, siempre de parte de los otros, enfermos con su victoria pirrica.

Ah, recuerdos. Disfruten el viaje.

Anónimo dijo...

Tal cual Daneel Olivaw, en el 2007 no la vote a Cristina sino al FIT... los ruralistas me hicieron K a muerte.

Saludos de Hari Seldon.

Eva Row dijo...

Ricardo
Muy bueno el post, el recuerdo y el pensamiento.
Yo también observé atónita cómo a mi alrededor todos defendían "al campo" y los que defendíamos al gobierno éramos menos.
Por suerte apareció el compromiso de Carta Abierta. Pero me quejé de la declaración de "apoyo crítico". Yo creía en un apoyo directo y brutal, en la misma medida que la insurrección agrogarca golpista. Le llamé golpe, pero como había armas, consentí en el término "destituyente" que fue muy pero muy gráfico, e inauguró la categoría para siempre.
Todo el período de acoso mediático y colaboracionista de la "oposición genuflexa", fue un período destituyente.
Ojo. Esto se terminó abruptamente con las PASO. Porque la legitimidad le tapa la boca a cualquier sublevado.
Ahora vamos a ver cómo siguen en la misma, sin pausa.

Lo que más me duele es la traición de los que deberían haber defendido al gobierno siempre, pero en su lugar se fueron a la casa del enemigo Magnetto a servirle como súbditos, por un rato de cámara para instalarse como candidatos.

iris dijo...

¡Qué solo se sentía uno en aquél 2008. Yo había votado a Cristina en el 2007, pero nunca estuve más convencida de haberla elegido, que durante el conflicto con los agrogarcas. Como dijo Dolina, si uno no sabe cuales son los suyos debe mirar quién está enfrente. Y enfrente estaba la Sociedad Rural. Allí no me quedaron dudas.El resultado fue pelearme con toda mi familia y tener momentos muy incómodos con los amigos, pero valió la pena.Cristina y Néstor mostraron en estos años lo que son los verdaderos líderes (algo que tipos como el del traje prestado jamás serán), por eso la remaron y por eso Cristina barrió el piso con sus rivales en las PASO ( y volverá a hacerlo el 23 de Octubre).

El Mostro dijo...

Yo, que no voté ni a Kirchner ni a Cristina, ahí, en ese momento, apoyé al gobierno. Sentí lo mismo que vos, que era un intento de golpe. Y no me gustan los golpes. Así que discutí sin parar, una y otra vez. Si buscás viejos post míos, notarás el quiebre "editorial".

Saludos.

Ricardo dijo...

Paola: un cambio de época en cuanto a la intensidad del conflicto, quizás. Tengo para mí, y lo sostuve algunas veces por acá, que desde 2003 se pisan callos, sólo que el establishment, en vista de dónde veníamos y cómo veníamos levantando, lo dejaron hacer a Kirchner. Cuando NK le pasó la posta a CFK dijeron listo, ya estamos, ahora nos toca a nosotros de nuevo. Y se encontraron con que el gobierno iba a respetar la voluntad popular y se iba a hacer respetar.

Daniel: así fue. Estábamos en la resistencia. Para colmo teníamos a un quinta columna en la vicepresidencia. Ahora, si te afiliaron De Ángeli y Grondona, rompé ese carnet y que te afilie la compañera CFK, che...

Hari Seldon: en 2007 no existía el FIT. ¿Votaste al PO?

Ricardo dijo...

Eva: gracias. Recuerdo que fuiste la primera en comentar en mi blog y te lo agradezco también.

Fue un acierto lo de Carta Abierta, una manera muy gráfica de explicar que se trataba de un golpe sin los elementos que tradicionalmente se asociaban a los golpes.
También fue un acierto no sacar a la CGT a la calle. Recuerdo mi temor, durante los cortes, respecto a que se instalara un clima de violencia mayor. Esperaban un muerto y, si lo había, las posibilidades de que el gobierno cayera hubieran sido mayores.

Iris: a todos, en mayor o menor medida, nos pasó. A mí me pasó mucho en la facu. Bueno, Medicina es una facultad bastante gorilácea, republicana y... bah, hay que decirlo: ¡está llena de liberales y de hijos de papis o abuelis con campos! (uh, me saqué, je...). Hasta no hace mucho, en enero de 2010, discutía mucho con uno de mis hermanos, que pensaba que los Kirchner se estaban equivocando. Ahora no me dice nada, je.

Ricardo dijo...

Mostro: vamos a chusmear por su archivo goliciano. Es que pasó: quedó claro que habían y hay dos proyectos de país. Y el de los otros ya demostró de qué se trata en el pasado. Y cómo termina también.

Abrazos a todos.

Leandro dijo...

Que tiempos aquellos. Yo me di cuenta que estaba peluda la cosa en un cumpleaños de la hija de unos amigos en 2008 donde salio el "tema" y yo, inocentemente, me atrevi a defender al gobierno y decir que el reclamo no era justo. Sin avivarme que la mama de la homenajeada era productora ganadera, y que la familia del papa era de tipicos clasemerdas de esos que piden fierros para todos y muerte a los negros, bien "gorilas", bah, palabra cuyo significado comence a entender esa noche. Ahi me di cuenta que yo era una aberracion social y que tenia que tener cuidado si no queria que me caguen a palos en cada esquina.

Pero la mayor satisfaccion vino hace un par de meses. En un asado con amigos, antes de las PASO, la esposa de otro amigo encaro contra "la yegua". Con todos los lugares comunes, sin olvidarse de las carteras y zapatos, botox, etc. Yo, resignado ya, y medio cansado de perder amigos, habia decidido comermela callado, cuando escucho a alguien contradecirla, decirle que la presidenta estaba haciendo las cosas bien, que era admirable todo lo que habia logrado sobreponiendose a la adversidad, y que si uno sacaba la 125, el gobierno estaba haciendo todo bastante bien. Quien era tal aliado impensado? Mi amiga la ganadera, en cuya casa habia empezado para mi la "resistencia", y que de esa forma, ahora en mi casa, me mostraba que la resistencia habia llegado a su fin. Ahi me di cuenta que Cristina arrasaba.

Saludos

nilda dijo...

me sumo a los historicamente "no peronistas" que se acercaron via el conflicto con el campo. Es que ¿que era ser peronista en tiempos de menen? Yo siempre pense lo mismo, pero el kirchnerismo retomo algunas banderas pisoteadas por los que vinieron despues de peron.
Tomamos la palabra, en las discusiones de los cafe, en la mesa de los domingos, en las colas de las compras y tambien en nuestros blog. Y luchamos como siempre desde nuestro lugar en la vida. Hicimos lo nuestro. Muy bien por nosotros.

Ricardo dijo...

Qué buena anécdota, Leandro. Me pasó algo parecido ya a principios del año pasado. En una cena, con un par de matrimonios amigos, la esposa de uno de mis amigos (furiosamente antikirchnerista), empezó a desarrollar todos los lugares comunes contra CFK. Yo iba a responderle tranqui, pero mi otro amigo, no antiK pero sí antiperonista desde siempre, la cruzó como si él mismo fuera Luis D'Elía o el flaco Kunkel, je. Después le gasté: "¿no me digás que te hiciste peronista?". Ja.

Nilda: yo no era peronista en tiempos de Menem. No entendía bien qué era el peronismo pero sí entendía algo respecto al menemismo.
Pero sí lo voté, convencidísimo, a Kirchner en 2003. Antes había votado a De la Rúa. Yo lo culpo a Lanata y a mi boludez atómica. Por eso ahora, cuando veo a chicos que tienen la edad que tuve cuando voté a la Alianza y que defienden este modelo, pienso en que las épocas te moldean, pero también que las cosas están más claras para mucha más gente. Porque, bueno, boludos atómicos habremos siempre, jeje.

Abrazos.

Anónimo dijo...

ESTOY CONVENCIDO DE QUE SI EN AQUELLA ANGUSTIANTE E INTERMINABLE MADRUGADA, JUDAS COBOS HUBIESE DICHO SI, EL GOBIERNO DE CRISTINA HUBIERA CAIDO... LO QUE VINO DESPUES, GRONDONA REGODEANDOSE CON BIOLCATTI AVENTURANDO UNA PRONTA ASUNCION DEL TRAIDOR, LA OBSCENIDAD EXPUESTA DEL MULTIMEDIO Y LOS OPOSITORES, HIZO VER A MUCHOS QUE LO QUE DECIA "EL LOCO" DE GOLPE INSTITUCIONAL Y MAGNETTO ERA VERDAD.TENGO MIL HISTORIAS PARECIDAS COMO LA QUE SE CUENTAN ACA VIVIDAS EN UNA CIUDAD FUERTEMENTE ANTIPERONISTA COMO MAR DEL PLATA...EL CAMBIO TAN ROTUNDO TODAVIA ME SORPRENDE.SALUDOS.- PABLO, EL BOSTERO.-

MiTucumán dijo...

Buenísimo tu relato Ricardo... aparte de compartir las ideas admiro tu don para escribir. También me encantó el de Leandro.


Yo represento el caso de los que se negaban rotundamente a hablar de política y consideraba que todos eran una porquería y recién a comienzos del 2010 me fue imposible no compartir la alegría por la cosas que estaban pasando.

edgardo dijo...

mi señora, en esa època daba clases en una escuela rural de la zona y todods los dìas debìa cruzar el corte de los patrones rurales que la presionaban para que pusiera el cartelito que decìa "estamos con el campo", varias veces la acompañè por que la cosa se ponia espesa, cabe aclarar que los peones eran presionados a acompañar ñas marchas ya que la mayorìa estaban en negro y los amenazaban con rajarlos (esto lo supimos por los comentarios de los padres de los alumnos de la escuela rural que eran todos peones, los hijos de los patrones iban a las escuelas privadas de Bahia Blanca), eramos bichos raros los que planteabamos algo a fabor del gobierno en esa cuestiòn, pero todo tiene su premio y la figurita top de ese momento (el cleto) hoy ni figura

Ricardo dijo...

Pablo: es cierto que todo lo que vino después, respecto al accionar opositor (mediático y político) parecía orquestado por los mismos Kirchner, je. Respecto al voto de Cobos, no se. Sí que hubiera recrudecido la cuestión, pero no creo que hubiera llegado al límite de convertirse en un conflicto que llevara a muertes en las rutas, que sí podría haber determinado la caída del gobierno.

MiTucumán: la política, como toda actividad humana (pero más por estar bajo el reflector) refleja todo lo que somos, lo bueno y lo malo. Pero que ahora seamos más los que comprendemos que es la política la única que puede ponerle un freno a las pretensiones de los que tienen la guita y manejan el mundo no puede ser sino un adelanto.

Edgardo: uy, lo que debe haber sido tu zona por aquella época. Sí, por acá también obligaban a los automovilistas a poner el cartelito ese de "Estoy con el campo argentino". No, pelotudo, ¿con qué campo? ¿Con el de Mozambique? Suerte que muchos pequeños productores ahora pueden ver que los utilizaron. Es cierto, también, que fue un grueso error de cálculo del oficialismo, y que la 125, al principio, no hacía las diferencias que después si especificaba.

Abrazos.

Pablo D dijo...

Eso de sentirse, al revés de lo que debería ser, culpable hasta que se demuestre lo contrario. De tener que dar explicaciones. De sentirse apuntado como culpable de vaya uno a saber qué porque tipos que no tenían nada que ver con otros tipos que tienen -y tuvieron y tendrán SIEMPRE- mil millones de veces más dinero que yo me acusaran a mí porque yo apoyaba a quienes les querían "robar" a esos que tienen -y tuvieron y tendrán SIEMPRE- mil millones de veces más dineros que yo -según ellos, ganados en buena ley, indefectiblemente-, y, en última instancia, también a ellos, que no tienen ni tendrán nunca nada que ver con esos multimillonarios -ni con sus millones, tampoco: más que la aspiración de cubrirse de lo que culturalmente eso les aporta en términos de vida social-.

Sentirse raro, distinto, dejado de lado, mirado mal, apuntado, señalado, tomado por loco/insensato/irrespetuoso/comprado/engañado (por poco ineligente).

En fin, tantas cosas. Cuatro años de verdadero parto. Lo disfruté, ojo: lo que se parió, me gusta más, sin dudas, que lo había antes. Costó, eso sí. Cuesta. Detesto la quietud. Por eso, quizás, porque avanzar sólo fue posible a partir de sentirse a la defensiva, es que uno siente la necesidad de recrear el clima de épica, de estar, todavía, remándola en dulce de leche. Como todavía no ganamos, vale. Pero si se confirma lo que se viene anunciando, tendremos que encontrar lo mismo pero ya sabiéndonos más. Y eso seguramente también será buen combustible.

A veces se sienten muchas ganas de gritar tantas cosas, de desahogarse. Pero nunca queda tiempo. Tal vez sólo un rato la noche del 23 para 24 de octubre de este año, si todo sale como queremos.

Abrazo.

Pablo.

Ricardo dijo...

Gracias por el comentario, Pablo. Tu blog fue siempre un faro para mí. En estos años de leerte, en muchos casos pensamos armónicamente, de manera bastante parecida. Es bueno eso. Reconfortante en muchos momentos y un motivo de alegría en muchos otros más.

Un fuerte abrazo, amigo.

Anónimo dijo...

Vote al Chipi Castillo en el 2007, y ahora a Cristina. Metamorfosis notable, no ?, todo gracias al poder agromediatico.

Hari Seldon.

Ricardo dijo...

Le tenemos que agradecer tu voto a De Ángeli y TN, je.

Saludos.

Anónimo dijo...

Por cábala todavía no cree mi blog, pero los estoy siguiendo muchachos y los felicito a todos yo solo dejo algunos comentarios de una u otra nota y la verdad es que me emociona ver como se está gestando esta nueva ARGENTINA nunca pensé que esto pasaría muchas gracias a todos por pensar.

En el tiempo del "conflicto con el campo" me pasó lo que a muchos de ustedes le grité hasta el carnicero de la vuelta por, desgracia o por suerte tuve un pequeño acv sin secuelas aparente y no me hacen poner nervioso nadie ya que cuando entro en un lugar anti k saco provecho de acv y digo : NO ME HABLEN MAL DE LA Sra. PRESIDENTA PORQUE ME HACE MAL.

Esperemos vernos felices y más tranquilos para este 24 pero la lucha no termina, Esto es el comienzo y mas que nunca hay que pensar por los buenos argentinos que somos, nosotros , los buenos , la buena gente los que no lo son que se vallan a la rep..... a perdón no se puede insultar y me parece muy bien, un saludo para todos y hagan el amor todos los días.
Néstor Cando

Ricardo dijo...

Gracias por el comentario, Néstor. A cuidarse y está bárbaro eso de hacer el amor todos los días, je. A unos cuantos opositores les vendría bien el consejo...