jueves, 21 de mayo de 2015

Incidencia de lo nacional en Tucumán (en entrevista con la @PacoUrondo)


Los posteos sobre panorama local o regional no suelen ser los más visitados, por lo que me sorprendió que Enrique de la Calle, de la Agencia Paco Urondo, quisiera charlar un poco sobre política tucumana y cómo inciden en la provincia los armados nacionales, el oficialista y los múltiples y zigzagueantes opositores. Copipasteamos un extracto:


APU: ¿Cómo están las cosas dentro de la oposición tucumana? ¿Habrá gran alianza entre radicales, macristas y massistas?

RT: Tucumán es expresión y síntoma de los vaivenes microtemporales de la oposición: se juntan pero ninguno queda conforme. Cano arregló con Massa, luego con Macri y ahora finalmente con Amaya. En el medio, no se sabía qué ocurriría con los acuerdos con el FR y el PRO. Aparentemente el partido de Macri acompañará, porque Cano respetará orgánicamente Gualeguaychú, pero no ocurrirá así con el Frente Renovador, que pierde un aliado más (y van…): Gerónimo Vargas Aignasse, el representante massista provincial, ya adelantó que no participará. Ocurre que el objetivo era la intendencia capitalina. Ni siquiera la UCR provincial celebra con el acuerdo, porque entregan la más cercana posibilidad de la municipalidad de San Miguel de Tucumán por una más lejana posibilidad de triunfar a nivel provincial.

En el amayismo tampoco están contentos, cuando eran en los papeles una expresión kirchnerista más “pura” que el alperovichismo: el mismo día del acuerdo se alejaron de Amaya algunos de los dirigentes que lo acompañaban. Traidor es lo más suave que le dijeron. A mí me entristece, porque privilegiaron un proyecto personal (la intendencia capitalina para Germán Alfaro, el verdadero conductor del espacio), sobre las necesidades del pueblo tucumano. El pueblo sabe que no es lo mismo ser gobernados por el peronismo (Manzur-Jaldo con Scioli o Randazzo) que entregar la provincia a la UCR bajo el ala del macrismo a nivel nacional.

Y los remitimos a la nota completa...

sábado, 16 de mayo de 2015

Breve crónica de la política tucumana

1. PJ-FpV: la interna del peronismo tucumano se saldó hace un tiempo, confluyendo en la fórmula Manzur-Jaldo. Beatriz Rojkés repetirá como presidenta del PJ Tucumán y José López, el secretario de Obras Públicas nacional que pretendía desembarcar en la provincia aceptó formar parte del dispositivo alperovichista. Domingo Amaya, en cambio, decidió abandonar el peronismo tucumano para tejer un acuerdo con el radicalismo local. Volveremos sobre esto.

Ayer viernes visitó la provincia Daniel Scioli y fue ofrendado con un multitudinario acto. Los organizadores hablaron de 50.000 personas, Canal 10 y La Gaceta mencionan 40.000. Casi 2/3 de un Vélez sin tanta alharaca y, con seguridad, ningún dirigente se tomará el palo luego. Acá una crónica del Gran Diario Tucumano bastante completa. El acuerdo entre Alperovich y Scioli no es otra cosa que la traducción concreta de una realidad que engloba al peronismo nacional y a la situación provincial. La provincia está teñida de naranja o, como dijo Betty (para alegría de Balcarce 50, descontamos): "Tucumán es absolutamente sciolista".

(Nota para el kirchnerista emocional: cuando desde hace más de tres años advertimos que el oficialismo, con sus errores de (de)construcción política, no hacía sino favorecer la candidatura de Scioli, preveíamos este escenario. Del alverarismo como equilibrio de tensiones al alvearismo... deseado. Análisis puro y duro; el tiempo probó acertada nuestra lectura).

2. La oposición: un carnaval a contramano en agosto. Para mantener la brevedad prometida, una serie de tuis (aquí el primero del string):
  • Tantos bandazos. Locales: Cano con Massa, después Macri, ahora Amaya. Massa rompe con Cano y Vargas Aignasse se va
  • Nacionales: Massa buscó a Amaya. Después arregló con Cano. Ahora rompe y viene candidato propio (¿Koltan, al que ni bola le dieron?)
  • Amaya, que de ser más kirchnerista que Alperovich, de foto con Randazzo, de tanta guita directa desde la Nación, se va con el radicalismo
  • En Tucumán será el peronismo contra el radicalismo + el proyecto personal de Amaya/Alfaro y lo que tiene el PRO (empresariado rural)
  • Apremiaban los tiempos: esta próxima semana vence el plazo para presentar las candidatura (alianzas electorales, nos corrigió @TuQmano) a la justicia electoral
  • @PadawanTucumano: en esa ensalada el único q gana es Germán Alfaro, calladito y por lo bajo urdió todo esto,nuestro Frank Underwood municipal
  • @Ricardo_blogger: @PadawanTucumano bajó los candidatos a intendente la UCR?
  • @PadawanTucumano@Ricardo_blogger siguen Ramano Norri, Sacca, Avignone, pero seguro se van a tener que bajar, no juntan ni para un asado esa pobre gente
Vale decir que el acuerdo Cano-Amaya no está escrito en tinta aún, pero las posibilidades de que se caiga son menores a las de su concreción. Con seguridad será Cano gobernador, Amaya vice y Germán Alfaro para la intendencia capitalina. ¿Cambia el radicalismo la posibilidad más cierta de la intendencia capitalina por acrecentar las chances de triunfo provincial? Aparentemente es así, pero falta aún dilucidar si descansan también en la posibilidad de doble candidatura para acceder al Congreso nacional. Traduce además la necesidad de Cano de ampliar su marco de alianzas para incrementar su competitividad. Veremos si este acuerdo cupular puede trasladarse luego a la demografía electoral. Arriesgamos que suma pero no aritméticamente: la unión de un radical puro con un peronista ex kirchnerista no será un bocado fácil de digerir para los votantes de ambos nóveles socios de apuro. Pero suficiente cháchara: para saber más, estas notas de La Gaceta (la primera un análisis que finaliza con el habitual sesgo republicano/opositor del diario; la segunda, dolor de ya no tajaí):

jueves, 14 de mayo de 2015

Interna del FpV: charlando con Silenoz y @LocoDelDesiert0 sobre Randazzo y Scioli

El martes arriesgamos que la declinación de Urribarri a su precandidatura presidencial operaría a favor del ordenamiento de la grilla hacia las PASO del oficialismo nacional. Se verificó: siendo el que más medía de los no-Scioli no-Randazzo, caía de maduro que el gobernador de Entre Ríos debía ser el primero en tomar ese baño de humildad solicitado por Cristina. Esta mañana fue el turno de Agustín Rossi y, hace algunos minutos, el de Jorge Taiana. Ocurre así también en la provincia de Buenos Aires, con las declinaciones de Diego Bossio y, hoy también, Juan Patricio Mussi, quien buscará repetir en Berazategui. Celebramos, ya que se tratan de gestos que hacen a la racionalización de la oferta electoral y –además–, a algo que será cada vez más importante de cara a las PASO y las generales: la presentación de un frente interno ordenado, que fortalezca las chances del peronismo oficialista cuando las acciones de la capacidad de ofrecer gobernabilidad suban (mientras las distintas variantes y fracciones opositoras sigan demostrando, con sus banquinazos, vuelcos discursivos y alianzas contra natura que son un carnaval a contramano en pleno agosto).

Y como nos referimos al frente interno, el mayor ruido mediático (que no significa que no existan corrientes subterráneas pero, considerando la historia del peronismo, debemos decir que se están tramitando de un modo casi republicano, je), proviene del modo seleccionado por Florencio Randazzo para posicionarse en la interna, castigando a Scioli por provenir de la farándula deportista, participar en Showmatch y, en definitiva, ser un manco hijo de puta (!). Al respecto, entonces, queremos subir el siempre valorable aporte de Silenoz, reconocido comentarista de la blogósfera y quien, podemos adivinar, se encuentra claramente inclinado a subirse al tren electoral randazzista. Dice: "...En mi encuesta personal ojo que Crazy train Floro pesca en ese voto supuestamente indeciso, clasemediero con propensión al "republicanismo progre" digamos...". Respondemos que nos ocurre al revés y preguntamos si se tratará de un sesgo por locación. Responde nuevamente el comentarista: "...mi "área de influencia" ja ja.. 3deF (Palomar-Caseros) y Pilar (sede de la U. del Salvador).... Lo que pasa es que el tema trenes se nota y otra que parece una boludez es en los documentos y, en menor medida pr la cantidad de gente afectada, los pasaportes... Es más efectivo que Aerolineas ja ja...". Ante tanto randazzismo hormonal no podemos sino responder con nuestra cuota de fe, esperanza, optimismo, poniendo siempre el hombro y arremetemos (moderadamente, como pide la gente (!)) así: "ya lo dije antes por acá: siempre me dio la impresión de que Randazzo bajaría a PBA por su laburo en transporte en el AMBA. Siendo que no, supongo que recupera votos ahí, que era donde más había perdido el FpV post Once (y que se extrañaron en 2013). Ahora, por eso, me parecen insensatos sus ataques a Scioli. ¿Qué pasa el día después de la interna? ¿Juega para él o juega para el conjunto? (y cuando digo conjunto me importa un carajo el peronismo orgánico, sino que me refiero al soberano, y a los que necesitan de un Estado presente fundamentalmente)". A lo que Silenoz, hinchado en las pelotas (?), responde:

"Bueno es verdad, Floro no está jugando al menos como yo y vos y la mayoría de los que conformamos esa minoría intensa queremos porái. A mi entender tienen las sgtes. falencias:

1-no está lanzado a la campaña (quizás el laburo con el transporte y varios no le da tiempo)
2-confronta con pioli de una manera incorrecta, coincidiendo con tu postura
3-no dice lo que que piensa hacer y cómo, en este aspecto es muchísimo más valioso lo de los cumpas Taiana y Rossi (por estricto orden de escucha de mi lado) estos ultimos dijeron "las cosas que quiero oir" sobre todo del lado de Taiana
4-Floro parece que descansa demasiado en el piso artemiano que lo elige por desconfianza de mancuso antes que sus virtudes (fundamentalmente en el interior según tus comentarios)

Pero esto afecta a la "minoría intensa", al gran público porái no tanto y lo ve con otra perspectiva...
Con respecto a qué hará gane o pierda, yo creo que ninguno puede cortarse sin el PJ-K y cierto "weltanschauung" al menos de movida, y a contra mano de lo que muchos piensan a mi no me molesta que el "más midió" a partir de Diciembre -sea quien sea- vuelque su impronta y adquiera cierta autonomía y perfil de hecho me parece saludable. Y te digo más no tengo desconfianza de Floro ni de ninguno en caso que pierdan, el tiempo es inexorable con los pretendientes a estadistas como se puede apreciar.
Yo lo único que pretendo es que el próximo sea un tipo con caracter y pelotas para hacer lo que se deba hacer dentro lo posible sin perder los objetivos del primer peronismo reciclado por lo K ponele y por qué no resignificado con su propio ismo en el inicio de un nuevo ciclo que requiere otras perpsectivas que sumen al meneado "fin de cicklo".
Esa es mi objeción y desconfianza a pioli por lo que hizo y no por lo que dice, por que no lo veo con ese caracter que yo quisiera pero bueno, una cosa es ser gobernador y otra muy distinta ser presidente, los roles te obligan a cambiar".

Coincidimos en gran medida con esas apreciaciones, por lo que sólo pretendemos agregar dos cosas antes que de comience el festival de la puteada en los comentarios:

1. Aquello de que los votos del piso del 33% son todos todos de Cristina obtura cualquier desarrollo político y escapa a cualquier manual Kapeluz de Educación Cívica: acá explicamos por qué.
2. Algo que sostuvimos en Twitter respecto a la polarización:
Y. como no podía ser de otro modo, gente que tenía como avatar un osito de peluche verde (!), nos responde: "Queremos el durazno sin la pelusa". A lo que respondemos con grandilocuencia y politología de entrecasa: "está bien. Yo pienso que el FpV tiene una responsabilidad con los que necesitan de un Estado presente y es ganar". LocoDelDesiert0 suma un vagón más al tren de la charla para decir: "yo también.Creo q DOS no va a ser capaz d sostener una confrontación d modelos d Agosto a Octubre (periodo cn medios en contra)". No compartimos el argumento pero es atendible. De todos modos sostenemos que potenciar agosto está muy bien en la medida que signifique potenciar luego octubre. De otro modo es muy kirchnerista... pero modelo 2012, eh.

miércoles, 13 de mayo de 2015

FpV: se ordenan las PASO nacionales


Descontamos que no persistirán en sus precandidaturas el resto de los aspirantes, habida cuenta de que Urribarri era quien encabezaba el pelotón de los no-Scioli-no-Randazzo. Un gesto noble, resta resolver cómo se derivarán los apoyos hacia adentro. Estimamos, de todos modos, que serán encuadrados de modo previsible y los polos internos se encarnarán en la Casa Rosada, por un lado, y en la liga de gobernadores (o PJ realmente existente), por el otro. Urribarri y Rossi mirando hacia Balcarce 50 y quizás Taiana inclinándose por Scioli (ya supieron difundir hace tiempo una reunión).

Resta ordenar la grilla de precandidatos en la Provincia de Buenos Aires y el primero en poner su candidatura a disposición fue Diego Bossio. ¿Serán Domínguez-Mussi y Aníbal-¿? las fórmulas? ¿Habrá una tercera más... pejotista? Lo sabremos con el correr de los días. Por lo pronto, estos movimientos hacen hacia una racionalización de la oferta oficialista que saludamos calurosamente así: bien, che.

martes, 12 de mayo de 2015

Scioli, Macri y Massa con Tinelli: 10 apostillas

Un breve retorno al análisis de medios, je. Rápidamente,

1. El orden de aparición de los candidatos traduce el lugar que ocupan en la pole position electoral: Scioli primero, dato convalidado por Macri y Massa, quien debe resignarse al tercer lugar a la una de la mañana.
2. Según @RealTimeRating: Scioli 32.3, terminó con 30. Macri lo subió a 30.2, pico de 30.8 y se lo entregó a Massa con 28.5. Massa se mantuvo en 28.4.
3. Scioli más apegado a su discurso público, Macri con su show de estudiantina duranbarbista (aunque sea Monzó quien lo está colocando como principal contendiente opositor) y Massa preocupado por mostrarse como el amigo más canchero, compitiendo en picardía con su propio imitador.
4. Los imitadores: el de DOS, un desastre, pero la comunicación del candidato pasó por otro lugar, con Rabolini humanizando su figura; mejores los de Macri y Massa, que le robaron protagonismo a sus propios imitados. Vale señalar que la comunicación de ellos se beneficia por el hincapié en ese humor de la caracterización ridícula.
5. Ante la inquisitoria de Tinelli “¿Cómo ven al país?" Scioli respondió kirchnersciolistamente (!): bien, industrializándose, desendeudado, avancemos sobre lo realizado. Pero EL DATO para este cronista showmatchiano es que los candidatos opositores NO PUDIERON DECIR QUE LO VEN MAL: Macri respondió que no importa cómo lo ve sino que cree que puede dar más y Massa copió el argumento agregando que debemos terminar con las divisiones y sumar. ¿De qué hablan entonces en Clarín TN y LA NACION cuando dicen que está todo mal?
6. Massa pidió debate en Showmatch. ¿Cómo era eso, el debate lo pide quien marcha primero, segundo...?
7. Randazzo participó por la negativa, lo que lo posiciona en el microclima politizado efepeviano y le aseguró cobertura en los medios hoy. Pero se equivoca al no comprender que si su discurso incluye obligatoriamente a Scioli, es Scioli quien lo habla (¡hola, batalla cultural!)
8. Criticar que un candidato en campaña se presente en el programa es de minoría iluminada. Sí, degrada la política, pero es más complejo, je.
9. Estuvimos frente al televisor hasta las 3am esperando las presentaciones de Stolbizer, Altamira y Obaca que no ocurrieron: ¡Tinelli discriminador, saludos a tu encuestador!
10. El gran ganador de la noche fue Tinelli (de paso, recomendamos este análisis de 2012 de @aleturner).

Y... ¡buenas noches, Améri... Ah, con eso debería haber abierto el post. Bueh, ya fue.

domingo, 10 de mayo de 2015

Mas sismos: se fue Giustozzi

Seguramente este post debería ser del Inge @nestorsbari, experto como nadie en rosca bonaerense, pero de la nota en la que Giustozzi anuncia su alejamiento del Frente Renovador (con fuertes críticas, eh), queremos rescatar algunos párrafos porque concuerdan con lo que venimos sosteniendo en cuanto a los errores, graves, de lectura política y construcción en el massismo. Aunque, bien pensado, tampoco tenía tantas opciones Massa. Vale decir de todos modos que, ante cada encrucijada, supo elegir mal (!). Vamos con Giustozzi:

“...hay algunas circunstancias que lo agravan, como la falta de una organización nacional. Se nota, se ha expresado de manera contundente por las enormes carencias que tenemos en distintos lugares y porque el FR, en lugar de crecer, se achicó. Tenemos opciones que tienen más que ver con el pasado que con el futuro...

...Lo evidente que no podemos ir corriendo todos delante de alguien que no tiene experiencia. Y que por eso se cometen tantos errores.

- Perdón, ¿habla de Massa?

- Yo creo que a Sergio le ha faltado experiencia y eso genera desconfianza...

...hemos facilitado el crecimiento de otras fuerzas. Yo no logré convencerlos de los errores que fuimos cometiendo (...) Ante eso, tengo la responsabilidad de decir: no podemos gobernar un país en estas condiciones"
.

Contundente. En cuanto a análisis político, ahí está todo. Pero quiero agregar algo que se relaciona más con sensaciones, con psicología barata de grupos, si prefieren. Sepan disculpar:

El massismo pensó en De la Sota y Vélez como una manera de recuperar terreno perdido en la PBA y, más específicamente, en el universo de votantes peronistas de la PBA. Confrontar con Macri a nivel país pero con el peronismo en la PBA. A una semana de Vélez, es imposible que los alejamientos de Cariglino y Giustozzi —pérdidas importantes desde lo cuantitativo del voto pero quizás más sensibles aún desde lo simbólico— obedezcan a que la interna con DLS y el acto en Vélez no levantaron la intención de voto de Massa. No hubo tiempo de medir; ergo, las razones del alejamiento obedecen a una razón más profunda: ni el masismo ni Massa pudieron llevar adelante una campaña que cumpliera las expectativas depositadas en ellos en 2013. Giustozzi es cruel como recién divorciada cuando dice “no podemos gobernar un país en estas condiciones". Como a otro Sergio, Batista, le entregaron un 0km y lo chocó: nadie abandona un caballo ganador en medio de la carrera. Circulan innumerables rumores acerca de su trato maleducado, la conducción por Whatsapp, la incapacidad para respetar compromisos, etc. Pueden no ser ciertos, pero Giustozzi algo deja traslucir al respecto.

Ya hemos hablado en demasía de los errores políticos: desde romper con el PJ-FpV hasta regalarle a Macri, en bandeja, a Carlos Reutemann. Desde apurarse por las fotos con radicales, sin una herramienta de presión —algo que supo hacer el PRO—, hasta intentar sucesivamente ser un opositor moderado, luego feroz, luego republicano, radical y nuevamente peronista. No aprendieron nada de Marina Silva o se dejaron convencer para ser parte de un experimento. No podremos saber a ciencia cierta cuánto y cómo pesaron cada uno de estos y otros factores. Lo que sí no puede soslayarse es el mensaje político que las renuncias de Cariglino y Giustozzi implican. Como esas novias despechadas a las que uno dejó, que saben recuperarte solo para romperte luego el corazón, Giustozzi y Cariglino movilizaron a Vélez. Aportaron a la épica de la recuperación para después poder decir adiós... causando aun más daño. El pase de facturas es de una clase tal que puede resultar en una lección para Massa. Es vivo, Sergio. ¿Será también inteligente? Medir eso puede llevar mucho más tiempo que organizar focus groups o realizar encuestas presenciales. Lo cierto es que el massismo, más allá de cualquiera de las internas que menciona Giustozzi, por estos y por los anteriores alejamientos, sabemos que no mide en la PBA lo que dice medir.

sábado, 2 de mayo de 2015

Massa en Vélez

Dejemos de lado el trato irónico que Twitter le dispensó a Sergio Massa: los “iluminá las tribunas", los “pastor Sergio", los “por lo menos lleva más gente que Vélez"; también evitémonos el disgusto de comentar su discurso a medio camino entre delirante e incongruente (bah, sí quiero señalar que me parecieron muy republicanas —del Partido Republicano norteamericano— sus promesas de bajarle impuestos a los sectores más altos de la pirámide social); no caigamos en la facilidad de apuntar que deberíamos ser muy inocentes para creerle el kilometraje al auto usado que nos ofrece (corrupción, anti-sistema, ¡20 mil afuera!, etc.) y tratemos de enfocar en lo que a juego político estrictamente se refiere. Para ello, recurriremos a los borradores que escupimos (?) en la red social del pajarito:

Contextualicemos: metió Vélez. Bien. Arregló con De la Sota, que era la única jugada que le quedaba. Bien. Espanta así el fantasma de la bajada a PBA. Ahora, ¿borra eso los resultados de Salta, Mendoza, Santa Fe, CABA y Neuquén, donde no se llevó casi nada? La respuesta es no, porque estas jugadas no son ofensivas sino la táctica aplicada para defenderse en su peor momento, ya no de amesetamiento sino de franca caída: el fantasma de las actuales circunstancias atormenta a Massa desde el momento mismo en que decidió abandonar el FpV en junio de 2013. Entonces, ¿es catenaccio? Sí, porque si no conseguía una interna (o siquiera la promesa de una), y un quiebre en su vector de tiempo como este acto en Vélez, sólo le quedaba fatigar entrevistas televisivas y gráficas para explicar que no se baja de su candidata por pura tozudez.

¿Qué consigue Massa con la interna y Vélez? Contener lo que aún tiene en PBA, que peligraba (y peligra todavía) ante la visión de debacle. Por si no queda claro: un acto con puesta peronista (no exactamente liturgia; pero sí cancha, movilización y masa) es un show para el peronismo de la PBA. No eligió potenciarse en las provincias con recorridas, actos o siquiera viajes relámpagos para regalar excusa de entrevistas a los medios locales: al focalizarse en la PBA traduce como signo semiológico que ya no cuenta allí con los votos que lo acompañaron en 2013. Todas las encuestas, aun las suyas, lo venían advirtiendo.

¿Qué otro fin tiene estas movidas? Al auyentar el fantasma de bajar a pelear la gobernación bonaerense, tiene con que seguir presionando por una interna más amplia. Macri le dice “Santa Fe y CABA, no te necesito"; Sergio le responde ahora “mi porción de la PBA". Pero aún si ese anhelo massista fuera un imposible (acá una muy recomendable nota de Genoud sobre las razones íntimas para el desencuentro entre Macri y el tigrense), las movidas recuperan para Massa la posibilidad de pelear por un lugar en un eventual ballotage. De todos modos, le guste o no, sería iluso de pensar que DLS y un Vélez le alcanzan por sí mismos para volver a meterse en la pelea grande. Es antes una continuidad de las declaraciones del representante del empresariado y diputado del FR De Mendiguren, quien alertó que sin Massa en carrera, el establishment debería temer un triunfo en primera vuelta del Frente para la Victoria. ¿Cómo sería? Retorno de votos massistas a su tradición más peronista en el AMBA (aunque en el Primer Cordón se llevara mayor porcentaje el PRO), PASO que corona a Scioli y Macri y triunfo en octubre de DOS debido al escenario de polarización soñado por el kirchnerismo y el mayor rechazo que genera la figura de Macri.

Así, la permanencia de Massa en el mapa nacional complica más al FpV que a su competidor directo, Mauricio Macri. Al mantenerse en carrera, Sergio refuerza las posibilidades de un ballotage. Su única chance es ingresar en él y recolectar entonces el voto macrista de rechazo al kirchnerismo. Como venimos sosteniendo: Marina Silva vs. Dilma, recibiendo el voto de Aécio Neves. No quiere imaginar, Massa, la otra posibilidad, la que finalmente se dio en Brasil y disparó la alarma del establishment, que entrevió imposibilidad para que “la ancha avenida" se impusiera frente a dos relatos y modelos enfrentados con mayor claridad. El crecimiento de Macri (en parte debido a su discurso más coherente, a la dinámica de las elecciones desdobladas, a su aprovechamiento del caso Nisman y al acuerdo con la estructura de la UCR) hacen más probable un ballotage Scioli vs Macri (es lo que marcan todas las encuestas hoy). Se daría entonces el bis brasileño, y la paradoja de que los votos del massismo se repartieran con preponderancia hacia el peronismo.

Entonces, ¿el Vélez de Massa sólo retrasa lo que pueda ocurrir, ya sea a favor del FpV o del PRO? Probablemente, porque para ser competitivo en serio, Massa debería recuperar en la PBA los votos drenados hacia Macri o arrancarle más votos al FpV (más aun, Córdoba es una caja de sorpresas y nada le asegura al FR llevarse los votos del Cordobesismo hasta tanto la instrumentación del acuerdo no se explicite). Pero a la vez, Vélez y De la Sota representan la mejor jugada —entre las posibles— para Massa, que conjuga así la debacle y gana eso que es precioso en política: tiempo.