lunes, 20 de mayo de 2013

Salve Onán

Entretenerse con Lanata, ya sea desde el oficialismo o desde el antikirchnerismo, es de pajero. Lamentablemente, el onanismo cultural suele ser uno de los vicios de eso que da en llamarse el ser argentino. ¿Viste el programa de Lanata? No. ¿Leíste la nota de Tiempo Argentino que retuitié que explica por qué es importante seguir recordando que Clarín miente? Tampoco.

En realidad, quizás el pajero sea yo, que no estoy muy embarcado en la lucha por el sentido común para la que, creo, existen ya otros canales más masivos que este humilde blog. Que suele ser brillante, ojo. Bah, no, pero tampoco es tan mediocre, convengamos. Son esos canales, más masivos, coto de caza de oportunistas. Y no se si está bien o no (algunos compañeros están convencidos de que no), pero esto es capitalismo, muchachos. Y el relato en nuestro país no roza niveles venezolanos como para mentirnos que caminamos hacia un socialismo que no existe. En Latinoamérica, que es el lugar en el mundo en que están actualizándose viejas ideas con algún sentido humanista, social, no existe. Y es, a la vez, el rincón más progresista del mundo. Qué jodido que está, ¿eh? Menos que antes (por estos lares, por lo menos), pero a veces pareciera que el horizonte es la imposibilidad.

Clarín miente, Lanata mienten. No explicitan cuál es el plan del establishment (el de De Narváez, supongo sin mucho temor a equivocarme). El oficialismo, por su lado, a veces, muchas, pinta con épica cuestiones que harían bien en ser patinadas con gris weberiano. Y tampoco explica el plan aunque uno lo intuya y apoye definitivamente hacia dónde se dirige. Como también detesta el plan que desde el clarinismolanatista impulsan, y compran -junto con la inexistencia electoral-, políticos pre-kirchneristas. Lamento si lo anterior es una repetición de esto.

Más allá de posicionamientos actuales o expectativas electorales, hay algunas cositas, tres o cuatro, ponele. O una, en la que todos deberíamos estar de acuerdo: que el piso sea siempre este (o el inmediato anterior, si conseguimos avanzar algún escalón más). Nunca menos. Y desde ahí partir para encontrar los mecanismos que permitan ir por más. Sí, muy lindo el voto a los 16 pero cómo seguimos mandando a los chicos a la Universidad con una economía que se mueve, en una medida importante, por canales informales (y en la que conseguir acortar la brecha de desigualdad cuesta tanto). O cómo hacemos que ésta, la economía, sea mayormente formal si eso significa parálisis, caos de tránsito y el largo etcétera de la conflictividad social como corolario de la Guerra de Tronos georgerrmartiniana. Ponernos de acuerdo en 4 o 5 cositas cuando el sistema política peronista -que es en buena medida el argentino-, al que califican como verticalista tiránico, es un conglomerado de liderazgos provinciales que aceptan un paraguas nacional, si les conviene, es difícil. ¿Quién asume el costo, sin reparto de dividendos, de una reforma impositiva? ¿Quién es el terrateniente buenito que la aceptaría sin poner al nuevo De Ángeli en cámara para que llore la tristeza de los niños ricos? ¿Cómo hacemos para salir de una lógica en la que las minorías intensas se disputan a las mayorías silenciosas con argumentos que datan de 2008? O cómo hacemos para escuchar a esas nixonianas mayorías silenciosas entre el ruido.

Nuestra historia indica que para conseguir cambios en serio se necesita una alianza policlasista que va mucho más allá del poder meramente institucional. Si nos encorsetamos uceerrísticamente dentro de los límites del republicanismo, los de abajo están fritos. Lo sabemos. Pero tampoco alcanza sola o mayormente con el poder del Estado. Se necesita un poco más: sindicatos, organizaciones sociales, el empresariado, medios de comunicación, etc. (antes, esta enumeración hubiera debido consignar a las FF.AA.). La estrategia de acumulación kirchnerista ha sabido dotar al Estado de mayores recursos, pero registra en el debe (quizás se trate sólo de un sueño, pienso ahora) ese "un poco más" que podría permitir, sí, que los enunciados comparando al kirchnerismo con el chavismo, el chauchescucismo y el fin de la república gocen de algún asidero en la realidad.

Repitamos, una vez más, que sólo debería ser posible el post-kirchnerismo. Entendido, claro, como comprensión y aprehensión del kirchnerismo. Desalienta escuchar que se piense que sólo Cristina puede garantizar alguna clase de post-kirchnerismo, que se ensaya ya, aunque no en lo discursivo (que es también, claro, mirá si después de hacer tanto discurso no lo vamos a reconocer, importante: mientras más radicalizada una posición, mayor espacio le entrega a la contraria, o siguiente, que puede sentirse bien cómoda ocupando el polo opuesto cerca de su extremo. El eterno péndulo). Entristece aún más que no exista un debate al respecto. Y llama a la franca desazón, a uno que no es opositor (imaginen entonces cómo se siente un opositor/odiador que se alimenta de PPT), que no exista una oposición política seria -y en serio- que se piense alternativa de poder y sea capaz de explicar su visión de país y futuro. Sus alianzas. Uno mira las opciones y es hasta capaz de votar Diana Conti 2015 aunque milite, racionalmente, en el antiultradianacontismoeterno.

Es lo que supimos, hasta ahora, conseguir. Nada muy distinto a cualquiera de nuestros países vecinos o a cualquier país serio e imperialista del mundo, ¿eh?

Mientras, Google censura las búsquedas. Pajeros.

13 pusieron huevos y comentaron:

Javier dijo...

Lo que me llama la atencion es la respuesta oficial al programa de Lanata , me refiero a que el tipo la emprende contra el lavado de Lazaro Lopez y en lugar de demostrar que no hay ningun lavado y mostrar los numeros y bienes lo que se responde desde los medios oficiales es que Clarin tambien lavo , entonces el mensaje es que en el mismo lodo todos manoseados . Nadie esta limpio y son todos ladrones es el mensaje que se vende , porque por ejemplo npo salen con una ley cerrojo que divida los bienes del funcionario y los separe de su administracion mientras sea funcionario ?

Ricardo dijo...

Sí, a mí también me llamó la atención la respuesta en espejo que no sirve para nada más que para los ya convencidos.

Nando Bonatto dijo...

la comunicación oficial,fue, es y aparentemente será,una reverenda cagada

Daniela Godoy dijo...

Estimado Ricardo y compañeros, pongo ovarios en mi caso y comento. Con respecto a la estrategia comunicacional, los medios populares deberían ser mucho más apoyados y promovidos. Hace a la efectiva aplicación de la ley de servicios de comunicación, federaliza los contenidos. Muchos de quienes allí producimos información con agenda propia, mirada crítica desde dentro del modelo - como un piso- trabajamos como hormiguitas y cuesta mucho. Lo hacemos como aporte militante y porque amamos lo que hacemos, evitando, entre otras cosas, esta lógica en espejo.Poniendo perspectiva, complejizando esas consignas que se repiten sin que se explicite qué significan en cada situación concreta.
Es una asignatura pendiente.
Abrazo

Larabi dijo...

El plan del establisment? siempre estuvo claro, implícita o explícitamente y es hacer la mayor cantidad de negocios y si es posible con el estado como aliado-socio y si no es posible entonces :"como dé lugar". Por eso si tiene que mentir miente, si tiene que operar opera. Lo ha hecho y lo volverá a hacer cuantas veces sea necesario y más.

Con respecto a lo otro mencionado adhiero, es así ( lo del piso, lo de la alianza policlasista, lo del post-kirchnerismo, etc)

El tema comunicacional del oficialismo nunca me ha gustado, pareciera venir del 7%(10, 15%) del núcleo duro kirchnerista y no del 54% de la última elección. Después de todo, funcionar en "espejo" te plantea que la agenda comunicacional la está planteando "El Otro" y no vos o que la que planteas vos está alejada de la realidad o no le importa "a la gente"
Saludos

Iris van Kirsten dijo...

Lo peor es que lanata con su estrategia de la calumnia, es exitoso. La desmentida jamás será tan eficaz con el insulto.

Carlos G. dijo...

Bueno, después de que uno se entera de cosas como la brillante jugada estratégica de poner a River o a Boca a jugar los domingos a las 10 de la noche para quitarle teleaudiencia a lanada, se podrá decir que es desalentador pensar en que CFK es la única continuadora y heredera de sí misma, pero sólo con voluntarismo no vamos a ningún lado.
En la profesión de la política, como en cualquiera otra, lo que abunda es la estupidez y la mediocridad.

Ricardo dijo...

Nando: como dice Larabi, parece provenir del núcleo duro y servir para palmearse la espalda entre ellos.
De todas maneras, va más allá de simplemente la comunicación.

Daniela: buen punto. Si bien lo referido a los monopolios no ha podido aplicarse, tiene sabor a poco lo realizado respecto a medios sin fines de lucro. Imagino lo que les cuesta hacer el programa de radio.
Hay razones para que no se haya puesto más bolas al desarrollo de emprendimientos y no son muy distintos a los problemas que significarían una ley de coparticipación. Una ley Federal, en un país federal... bueh, los yanquis saben mucho de las dificultades que implica.

Ricardo dijo...

Larabi: en todo de acuerdo. Funcionar en espejo es de onanistas.

Iris: sí. Encontraron el tono, el ritmo y el comunicador para realizar lo que pretenden siempre, ensuciar la política y que todo de lo mismo.

Carlos: una verdadera pelotudez. Peligrosa además. Me hizo acordar a esa cadena nacional en el horario de Tinelli, la novela, qué se yo.

Anónimo dijo...

Hola, parece que hay muchos que miran los multimedios.
La política on line?

Anónimo dijo...

Me parece acertado el post. Creo que hay que marcar una contra-agenda. Si bien a la par de lidiar la batalla de las ideas diariamente, es necesario que paralelamente se haga una autocrítica y una revisión a futuro. Hay que planear desde ahora lo que sigue. Qué medidas son necesarias. Creo que desde estos espacios es necesario debatir qué medidas son las necesarias a corto plazo e ir introduciéndolas en la agenda del gob. El gob. debería tomar la iniciativa, tomar medidas sin darle respiro a los medios opositores a analizarlas y criticarlas. Obviamente el tema es complejo, la relación de fuerzas, los grupos de poder, etc. Pero no hay que dejar de pensar en el futuro, y pensar qué medidas son las que siguen.
Saludos,
Pedro

elsudacarenegau dijo...

Mezclar la paja con Lanata es obseno. La paja es demasiado importante.

Ricardo dijo...

Anónimo: si es tan amable de explicarse... porque no lo entendí.

Pedro: estamos de acuerdo. Además, como venimos diciendo, es la gestión la que luego, luego, habilita batallas culturales. Y no al revés.

Sudaca: eh... sí, es obsceno que algunos anden pajeándose con Lanata. Tanto del otro pero, más peligrosamente, de este lado.