martes, 20 de enero de 2015

#JeSuisNismanCharlieEToutLeMonde

En estas últimas semanas se instauró con fuerza de moda ser alguien más, Charlie Hebdo, Nisman, o identificarse desde la negación a la caracterización de esos personajes. Habíamos advertido aquí que no coincidimos con que deba ser el eje de ningún debate, porque —al fin y al cabo— se trata de una disputa semiótica donde cada bando intenta dotar de un significado distinto al disparador del parteaguas y no tiende ningún principio de resolución. Así, Charlie Hebdo sería la corporización de la libertad de expresión occidental frente al ataque fundamentalista musulmán y Nisman, el fallecido fiscal de la causa AMIA, un corajudo héroe, reconvertido por la muerte en mártir, que luchó por la Justicia, se enfrentó a la tiranía del kirchnerismo y, a causa de ello, apareció muerto en su departamento.

No vamos a transcribir aquí los detalles de cada caso. El que haya arribado a este texto los conoce o debe volver inmediatamente a postear estados bajo emoción violenta en Facebook. En definitiva, la visión que ahora tengamos de Nisman o Charlie Hebdo, de sus orígenes y derivaciones, termina por ser una cuestión de Fe. Cuando las circunstancias y contextos son desconocidas o decidimos, directamente, descartar algunos datos y tomar sólo aquellos que verifiquen nuestros prejuicios o intereses estamos frente a una conducta perfectamente humana... que debe necesariamente ser superada por el juicio que las instituciones que a tal fin hemos creado puedan desarrollar.

Qué difícil la mesura cuando nuestro sistema límbico toma por asalto al neocórtex y lo somete como rehén. Una abogada amiga sostuvo que para ella sería muy difícil trabajar como fiscal en una causa como la de Nisman, soportando presiones o amenazas, imposible si uno tiene hijos... para inmediatamente sostener que le volaría la tapa de los sesos a Cristina aunque eso destruyera a su familia. De allí los TT mundiales #CFKasesina o #TodosSomosNisman. ¿Usted quiere ser el Nisman que describen Santiago O'Donnell y los cables de la Embajada norteamericana o prefiere ser el que imagina suicidado por alguna oscura maniobra del poder político? ¿No quiere ser Charlie Hebdo o prefiere evitar pensar en el colonialismo occidental que comercia sangre por petroleo y lleva en cambio la libertad cargada en la punta del fusil? Tiempos extraños, difíciles y fascinantes nos han tocado. El mundo ya no es tan simple como antaño, cuando contamos cada vez con más información a nuestra disposición.

¿Qué podemos esperar del caso Nisman? Lo que ya desde ayer temprano pudimos observar: el intento por convertir la cuestión en el clivaje que determine el resultado electoral de este año. En Facebook dicen que estás con los asesinos o con los que quieren que se enjuicie a Cristina. En Twitter dicen que el kirchnerismo comenzó negando la inflación y termina negando un asesinato o, la contraparte, que a Nisman lo mandó a suicidar Magnetto para voltear a CFK. En los medios masivos, aquellos enrolados en la oposición (TN, radio Mitre) no dicen —pero dan a entender— que fue Cristina quien apretó el gatillo. Los medios oficialistas, por su parte, destacan datos duros (la no intervención de terceros en la escena, que determina con mayor probabilidad que se tratara de un suicidio) y leen la operación que el fiscal intentaba liderar contra el gobierno. Hay que decirlo, también: la acusación de Nisman no parecía sostenerse y la reacción del oficialismo parecía la adecuada para dar por tierra con ella. Pero más allá de toda esta batalla por el significado, las implicancias de la muerte de Nisman son graves. Jorge Asís tuiteaba que el gobierno debió cuidar al fiscal como si de cristal se tratara. Qué difícil. Sí podemos extraer un par de conclusiones: la primera es que aquellas corrientes que animaron los cacerolazos continúan allí, aunque se mantuvieran larvadas, subterráneas. Sin la fuerza de cuando el cepo al dólar, tristemente o no tanto. Demanda ahora, nebulosamentr, Justicia. Una demanda clasista, claro, porque luchar por una Justicia mejor sólo sería posible si hiciéramos de ésta algo distinto que el arma que sostiene en término último el status quo, encarcelando al pobre y palmeando en la espalda al que cuenta con colchón financiero. No, se trata de manifestarse en contra de este gobierno y poco más. La segunda es que el hecho da inicio, temprano, en enero ya, a un año electoral que será muy caliente. No sólo se pone en juego la Caja del Estado, sino que es el Poder mismo el que flota en el aire, y aquellos postergados en el área decisoria durante estos años no van sino a pujar por el retorno de la democracia de la derrota. Como tercera conclusión, en relación al caso específico, algo que me enseñaron en semiología: si escuchamos ruidos de cascos galopando, debemos pensar antes en caballos que en cebras. Pero casi todos parecen estar pensando en unicornios.

19 pusieron huevos y comentaron:

Nando Bonatto dijo...

Yo tengo las bolas al plato con los Yo soy

Ricardo dijo...

Queríamos recomendar también este de Nilda sobre la debilidad de las teorías conspirativas y este de GringoViejo en su muy buen blog respecto a la cuestión Nisman y su impacto en el oficialismo. Pasen y vean...

Nando: JeSuisNando en esa.

Moscón dijo...

Había miedo que tiraran un finado:

http://elblogdelfusilado.blogspot.com.ar/2015/01/abre-ojo-bedro.html

pero nunca pensé en un cadáver con tanto poder de destrucción selectiva oportunista.

Capitán Medibacha dijo...

Hay una manifiesta relación entre el tema Nisman con el atentado terrorista contra los periodistas de Charlie Hebdo.- No solamente por la cercanía temporal entre ambos hechos, sino porque todos los que hoy veo (escucho, leo) defendiendo la tesis del asesinato de Nisman para tapar sus denuncias contra el Gobierno, son los mismos que hace unos días consideraban a todos los musulmanes como terroristas, atrasados, machistas anti-mujer etc. al opinar sobre el terrible atentado contra los de Charlie Hebdo.- Hay un evidente hilo conductor ideológico.-

¿Cómo imputar en forma general a todos los musulmanes el crimen que cometieron solo unos pocos? ¿Más aún, cómo sabemos que los criminales fueron, en realidad, los tres musulmanes inmediatamente abatidos por la policía francesa? ¿Acaso es creíble que los asesinos hayan sido identificados con esa velocidad porque se habían olvidado un documento de identidad en el auto en que escaparon? Luego, fueron convenientemente muertos antes de que pudieran siquiera ser interrogados, mucho menos tener un juicio justo y defenderse.- Me hace acordar los primeros pasos de la investigación de la AMIA, con la diferencia que acá no mataron a Telleldín, Ribelli y sus compinches por lo que éstos sí pudieron demostrar la falsedad de la acusación.-

La muerte calla para siempre, tanto a los musulmanes de Charlie Hebdo -hayan o no sido los autores de la masacre- como a Nisman, sea cual sea el motivo que lo llevó al suicidio.-

Saludos

Erkekjetter Silenoz dijo...

Don Ricardo noto un posteo medio bajoneado...

A mi particularmente no me extraña el revoleo de cadáveres más allá que me soprendió el conveniente suicidio del nuevo mártir, si vamos al caso es el paso inmediato superior o sucesivos planes B ante falta de respuesta de los anteriores.

Esto nos debe cohesionar por que en el fondo sabemos que la disputa es por la "democracia de la derrota" ¿cuántos años hace que "vivimos en peligro"?

Ya está, que la justicia haga lo que tiene que hacer

Carlos Balmaceda dijo...

Yo no soy un agente de la CIA.
Yo no soy un judío sionista.
Yo no soy un servidor de los monopolios mediáticos.
Yo no soy un servidor de agentes de inteligencia locales.
Yo no soy un encubridor de la masacre de 86 personas.
Yo no soy un falsificador de pruebas.
Yo no soy un servidor de la dirigencia judía encubridora del asesinato de 86 personas, la mayoría, judíos.
Yo no soy un lamebotas de la embajada de Estados Unidos.
Yo no soy un parásito que vivió durante diez años de un presupuesto extraordinario del estado.
Yo no soy servidor de un servicio de inteligencia que secuestra, mata y tortura como el MOSSAD.
Yo no soy servidor de ese mismo servicio de inteligencia que planta pruebas e inventa culpables en atentados criminales contra judíos.
Yo no soy un agente distractivo del atentado a la AMIA por más de diez años.
Por si no queda claro.
Yo no soy Nisman.

El Padre Tereso de la Ruta dijo...

Ricardo, veo que cumplió con lo pactado al mencionarme, así que le comunico que ya dejé en libertad a su familiar.Como verá, seré mafioso pero siempre hago honor a la palabra empeñada. Que lo cortés no quita lo mafioso, ya se sabe.
Gracias Ricardo, me explotó el contador de visitas (pa´lo que soy yo, que no es gran cosa)a raíz de tu mención.

Gringoviejo

Politico Aficionado dijo...

Excelente lo suyo, Ricardo.

Anónimo dijo...

Opino como Balmaceda

Ricardo dijo...

Capitán: algo hay, es cierto. Pero también se fuerza un poco la analogía por la cercanía. Igual, es lo que dice GringoViejo: tenemos nuestro Charlie Hebdo, pero parece que la indignación es mayor en las redes sociales.

Silenoz: sí, es un paso inmediato superior que nos hubiera gustado que no se diera.

Gringo: no, quedesé con mi familiar, que come mucho y cuenta chistes verdes malísimos.
No hay de qué.

A los demás, gracias por la lectura y sus comentarios.

Cine Braille dijo...

Pasan las horas y la opereta se desinfla, basta ver las redes sociales. Fue importante lo de Lijo publicando la denuncia: se acabó el morbo y tuvieron que enfrentarse a esa poderosa nada. Por lo pronto ya en La Nación le dieron pista a la siguiente, lo cual para mí prueba que esta no da más
http://www.lanacion.com.ar/1761760-en-medio-del-escandalo-la-presidenta-quedo-vinculada-a-otra-denuncia
De todos modos creo que es para estar alertas: temo que esta es la primera opereta de varias que habrá este año. Y esta ya terminó con un muerto, por más que pueda ser suicidio.
Un abrazo

ana dijo...

Tranquilidad ,observación ,memoria y dejar de considerar a este caso como motivo de controversia.
Son problemas graves en que los argentinos deberíamos estar UNIDOS .
El mundo esta entrando en momentos confusos ,asi que si no nos peleamos tanto y exigimos claridad OBJETIVA sin partidismos y sin LLEVAR AGUA PARA NUESTRO MOLINO ,todo seria mas claro y lograríamos desentrañar este triste misterio

ana dijo...

Tranquilidad ,observación ,memoria y dejar de considerar a este caso como motivo de controversia.
Son problemas graves en que los argentinos deberíamos estar UNIDOS .
El mundo esta entrando en momentos confusos ,asi que si no nos peleamos tanto y exigimos claridad OBJETIVA sin partidismos y sin LLEVAR AGUA PARA NUESTRO MOLINO ,todo seria mas claro y lograríamos desentrañar este triste misterio

Erkekjetter Silenoz dijo...

Pregunto don Ricardo ¿hubiésemos podido evitarlo si los propios ñatos deciden sacrificar a un muñeco propio?

Esto lo digo por que, para mi, este affaire tiene su lógica propia que NO necesariamente tiene que ver con las elecciones, lo cual no quita que "ya que estamo'" aprovechemos para usufructuralo politicamente, varios pájaros de un tiro.

Saludos

MiTucumán dijo...

¿Será que mi sistema límbico tiene sometido a rehén a mi neocórtex? Desde el instante cero que pienso que una vez que te enganchás con la mafia no salís más... mi única duda es si Nisman se metió a conciencia o engañado...

MiTucumán dijo...

¿habrá sido Stiusso, cabezas de la trata y del narcotráfico desde hace añares, el que metió a Nisman?

ANA dijo...

Perdonen peronistas ,creo que uds lo son .PARA UN ARGENTINO NO HAY NADA MEJOR QUE OTRO ARGENTINO DIJERA PERON.
Piensen un poco como lo hacia el.
Si le mandan ,como los terroristas islámicos igual ,un pobre tipo que viene con la BOMBA INCLUIDA como es este caso ,les pido por favor se aviven.
Miren el asunto del punto de vista INTERNACIONAL y la quemada que se quiere hacer al país.
Lo primero que hay que hacer es que esta muchacha SE LIBRE DE CULPA Y CARGO .
No se como pedirles.
Incluso ya se los pedi a muchos de uds antes QUE ESTE MUCHACHO MANDADO CON BOMBA Y TODO MURIERA PARA QUE LO IMPIDIERAN.

Esther dijo...

Hola, Ricardo. Regreso tras larga ausencia y he pasado algún tiempo leyendo entradas en tu blog. Como siempre, un placer leerte…

Quisiera hacer una pequeña observación. Decís que:

«En definitiva, la visión que ahora tengamos de Nisman o Charlie Hebdo, de sus orígenes y derivaciones, termina por ser una cuestión de Fe. Cuando las circunstancias y contextos son desconocidas o decidimos, directamente, descartar algunos datos y tomar sólo aquellos que verifiquen nuestros prejuicios o intereses estamos frente a una conducta perfectamente humana... que debe necesariamente ser superada por el juicio que las instituciones que a tal fin hemos creado puedan desarrollar».
No acuerdo con el condicional (cuando las circunstancias…): siempre sucede lo que describís. No por conducta humana, sino por algo más básico: no conocemos en el vacío, siempre conocemos en un contexto previo de ideas, datos, creencias, etc. Como se dice, toda observación está cargada de teoría, ¡ni qué decir cuando se trata de interpretar o concluir! Siempre, también, existirá una cuota de fe.
De allí de la importancia de ejercer una “vigilancia epistemológica” para minimizar el efecto de las ideas previas cuando analizamos algo. Las instituciones, como decís, son una herramienta para minimizar ese efecto. Si es que funcionan como deben funcionar, claro está.


«El mundo ya no es tan simple como antaño, cuando contamos cada vez con más información a nuestra disposición.»
¡Gran verdad!

Desde el momento que escribiste esta entrada a hoy pasó mucha agua bajo el puente; entre eso, la verificación de que la denuncia de Nisman es más que endeble. Confieso que eso es lo que más me preocupa de una situación que veo harto preocupante. ¿Cómo, un fiscal de larga trayectoria, comete un error tan extraordinario como el de hacer una denuncia como la que hizo en esos 300 folios? ¿Qué hay detrás y quiénes están detrás? Uno puede, con cierta razonabilidad (lo cual no significa que uno se esté aproximando a la verdad), enlazar esta denuncia con el descabezamiento de la SI hecho en diciembre. Pero, aún si fuera así, ¿se trata únicamente de una interna con/entre los servicios? ¿O de una estrategia planificada con la concurrencia otro/otros? Y si fue así, ¿quién o quiénes? ¿Cuál fue el objetivo real (o los objetivos)? La muerte de Nisman y estas preguntas me tienen un poco asustada. Todos sabíamos que este 2015 sería un año de alto conflicto. Pero ¿a este grado? La verdad, me preocupa.

Un abrazo,
Esther

Ricardo dijo...

CineB: está prácticamente desarmada la operación. No encontraron nada en la denuncia, no hay pruebas y nada se verificó en la realidad (ni petróleo, granos o lo que sea).
Sí, claro que hay que esperar más denuncismo catastrófico para este año electoral.

Ana: qué difícil, eh.

Silenoz: y... había que ponerle unos google glass filmando todo el tiempo (?).

MiTuc: todas hipótesis. Qué se yo, me cansé de leer teorías en Twitter y escucharlas en cualquier lado. Hay que esperar que la fiscal y la jueza (por más antiK que sea) actúen.

Esther: es cierto lo primero que decís, pero contemporizamos para no parecer tan asertivos, je.

Respecto a la denuncia, es lo que sabemos ya: un compendio de hilos atados por otros hilos de distinto color, un montón de carreteles desperdigados sin pies ni cabezas.
Te recomiendo leer a Santiago O´Donnell (está su blog ahí a la derecha, en el blogroll): clarifica mucho lo que fue la causa desde los 90 hasta ahora.