jueves, 3 de diciembre de 2015

El peronismo en entropía

Luego de la derrota en ballotage, y aun antes, con el triunfo de Vidal en PBA, el peronismo ingresó en una etapa en la que prevalecerá la reorganización puertas adentro. No se trata de la persistencia en el error que acarrea el sistema peronista/kirchnerista, de comunicación endogámica, sino de un proceso necesario para reemerger de cara a la sociedad. Valga decir, además, que no comprender que el macrismo gozará de un periodo de luna de miel, hasta que sus medidas pro mercado impacten en el bolsillo, es de una necedad parecida a la que nos llevó a la derrota. Pero antes de continuar, quizás convenga hacer una breve referencia a la selección del concepto entropía para caracterizar lo que viene. Leemos:

"...Coloquialmente, suele considerarse que la entropía es el desorden de un sistema, es decir, su grado de homogeneidad. Un ejemplo doméstico sería el de lanzar un vaso de cristal al suelo: tenderá a romperse y a esparcirse, mientras que jamás será posible que, lanzando trozos de cristal, se construya un vaso por sí solo. No obstante, considerar que la entropía es el desorden de un sistema sin tener en cuenta la naturaleza del mismo es una falacia. Y es que hay sistemas en los que la entropía no es directamente proporcional al desorden, sino al orden (...) hay muchas transiciones de fase en la que emerge una fase ordenada y al mismo tiempo, la entropía aumenta (...) por ejemplo cuando el agua y aceite tienden a separarse. También en la cristalización de esferas duras: cuando agitamos naranjas en un cesto, éstas se ordenan de forma espontánea...".

Pueden observarse ambas posturas entre los adherentes/militantes del peronismo: están quienes pretenden separar la paja del trigo y quienes sostienen que andando se van a acomodar los melones. Ambas prefiguran, al final del camino, un espacio de unidad. Entropía por la homogeneidad o entropía por el orden. Dos comentaristas en el posteo anterior sirven como ejemplos de lo anterior. Jorge sostiene que el 48,66% de Scioli no es el sciolismo, y que deberíamos tener presente que si el peronismo hoy puede reivindicarse como tal es gracias al kirchnerismo, que removió la mácula menemista: "¿Significa esto que Cristina lidera? No lo creo (...) Queda la incertidumbre (...) lo más sensato sería volver a ser Frente: juntar esos apoyos iniciales que supimos tener aprovechando el potencial marco de cohesión que uno supone generarán las políticas de Macri (...) Y aprovechemos la situación para detectar aquellos que militan en el peronismo acomodaticio, que son de la misma calaña que "el gallego" y el tigrense". ¿Opción por la homogeneidad? Martín de Encuentro Latinoamericano, por su parte, hace hincapié en "una debilidad que pudo ser uno de los grandes errores del oficialismo en las últimas elecciones: que nos haya unido, y a última hora, el espanto (Esto) complicó la unidad y la militancia del candidato propio. Si lo que viene es un FPV/PJ/etc. dividido entre los que dicen que se hizo todo bien, "Cristina 2019 ya" y los que dicen que se hizo todo mal, "Massa al poder", conseguir la unidad va a ser jodido. Más en ausencia de una conducción definida y aglutinante". Opción por el orden.

Acá acordamos con ambos, pero con alguna salvedad. Por ejemplo, creo que tanto Massa como De la Sota continuarán referenciándose en un peronismo antikirchnerista para, a la vez, jugar al cafierismo macrista. Contemplarlos entonces para lo que viene, intentar incorporarlos –digo–, resultará una pérdida de tiempo. Cualquier gestión en esa dirección implicará muscular a esa tercera fuerza y restarle energías al propio ordenamiento. Y ya que apelamos a los primero nombres propios, vamos con los del peronismo, porque sin ellos no hay política. Es claro que, pese a la derrota, son dos los dirigentes que tienen visibilidad y predicamento, es decir peso propio: Cristina y Scioli. Pese a sus diferencias, ambos comparten una característica: a partir de diciembre no contarán con poder institucional o territorial propiamente dichos, sino con la ascendencia que conserven sobre diputados/intendentes/gobernadores. De todos modos, La Cámpora, como expresión del cristinismo, haría bien en hacer pocas o ninguna ola; y la Ola Naranja no es o fue otra cosa que el despliegue electoral del sciolismo. Sigamos con los nombres propios. ¿Gobernadores? Urtubey, Manzur, Peppo. ¿Intendentes? Capitanich, algunos de la PBA, Magario, Cascallares, Insaurralde, Mussi. Con estas nominaciones, pudimos leer ya las primeras operaciones de prensa en lo que al control del PJ se refiere: que Scioli propone a Urtubey, que Cristina quiere y no quiere presidirlo, que una interna, Scioli al PJ-PBA; lo cierto es que antes de mediados de 2016 el partido debe ser encausado. Y convertirse en la plataforma desde la cual hacer una oposición ordenada y sensata al macrismo. No podemos dejar de anotar que ahora, como oficialismo, serán Macri y Vidal quienes dispondrán de herramientas para sentar el tono de la disputa, el terreno y los tiempos. Si lo hacen bien (y no como pareciera ser hasta ahora), tendrán ocho años. Si se equivocan escuchando a quienes quieren shock, ya, no aguantan más al kirchnerismo y lo quieren tirar del tren (!), tendrán solo cuatro. El peronismo deberá reconocer esta nueva realidad, acostumbrado como estuvo al dominio de la acción y la agenda.

No son muchas las certidumbres de cara al futuro, pero anotemos algunas propias:
:
1. Es 2017 o 2021. "No hay 2015 sin 2013" fue el mantra massista que no se verificó (Macri se guardó en aquella legislativa), pero será una obligación para el peronismo si pretende retornar.
2. Si debe renovarse, el peronismo debe hacerlo también en los modos de relacionarse con la sociedad. No dispondrá en este camino del aparato estatal del que gozó durante estos años, y la militancia sola no alcanza (menos aun si baja a evangelizar y no a escuchar). Las políticas de medios y de redes sociales resultaron grandes déficits en la pasada campaña.
3. Considerando el periodo de gracia del que dispondrá el macrismo, y la banca que los grandes medios ya realizan de su futuro gobierno, no restan dos años para las legislativas2017 sino, tan solo, uno. El FpV cometió muchos errores, pero uno de los más groseros fue patear las definiciones electorales hasta el final.
4. El peronismo deberá seleccionar con quiénes y cuándo dar la pelea grande. Si es contra un Macri potente en 2019, debería ser Scioli; contra un gobierno de capa caída, en cambio, la propuesta del peronismo debería ser de una renovación mayor, y podríamos aventurar una interna entre, por ejemplo, Urtubey y Capitanich.
5. Insistir con Cristina 2019 puede actuar como un ansiolítico para el alma política o un analgésico para las magulladuras del 2015, pero no suena sensato o instrumental si anteponemos los intereses de la mayoría al lustre del bronce histórico. Cristina contará con un gran poder simbólico luego de abandonar el PEN, pero no creo que vaya a constituirse en una demanda social que exceda al clamor de la militancia cristinista.
6. Hacer antimacrismo progre-capitalino solo nos asegurará muchos años de gobierno amarillo. Si los reflejos culturales antimenemistas le ganan a la defensa del bolsillo de las clases populares, Mauricio podrá disfrutar de la pizza con champán sin sobresaltos.
7. Listo, peguenmé.

26 pusieron huevos y comentaron:

Nando Bonatto dijo...

La reflexión acerca de que carajo nos paso entre el 25 de Mayo,en que se movilizaron centeneras de miles al 22 /11 periódo en que la dirigencia estuvo durmiendo, intrigando o semiparalizada es válida para no repetir errores.
Hay nuevos fenomenos que vale la pena observar,los ultimos días de la campaña convocaron a miles de voluntades que salieron por la libre y que se estan incorporando a espacios nuevos,medio por fuera de las organizaciones, se corre el riesgo que se diluya si no se encauza esas movidas.
Los MM si bien van a aplicar politicas que van a despertar fuertes resistencias,no por ello dejaran de contar con algun consenso.Periodo duro en que habra que cerrar filas

Diego dijo...

No te pegamos porque te queremos, tontito.

Sólo algunas pinceladas laterales:
- leo Urtubey y me sale caspa
- los medios son un caso perdido, vamos a estar mucho peor
- las redes sociales están contaminadas de amarillo, y las que no lo están, son endogámicas
- comparto -al contrario, parece, que Nando- que la militancia por más heroica que sea, tiene que sacar Evangelio y meter oído.

Saludos.

Martín Lat. dijo...

Ricardo, antes de pegarte te tengo que decir que cada día que pasa creo que éste es el mejor blog "oficialista" del universo bloguero.

Dicho esto, y que me gustó tu analogía con la entropía (es loco, pero para mí la forma que caracterizaste los comentarios era al revés: el de Jorge es el de orden, separando capas de aceite y agua, y el mío de homogeneidad, mezclándolo todo con una minipymer... pero en realidad no me convenzo de que la inversa no sea correcta, paradojas de la vida, ja).

En fin, ahora te pego (o peor, me extiendo en demasía, como siempre). Lo del mejor blog lo digo porque, realmente, éstos son los temas que nos tienen que ocupar de acá en adelante. Quizá el problema es que coincidimos lo suficiente para creer que vos estás acertado y en realidad ambos estamos errados, no sé, pero me parece que el peronismo tiene que hacerse un replanteo basado en dos puntos: la organización y la unidad (que de algún modo se intersectan entre sí).

Es cierto lo de Massa y De la Sota. Yo tengo la impresión de que son emergentes de un momento de la Argentina, quiero decir, no creo que Massa y De la Sota tengan mucho vuelo de acá al futuro. Lo dicen las elecciones de la PBA: hace dos años Massa la rompió, ahora ya está. Haciendo una analogía periodística, Massa es como Lanata, que ahora tiene que retirarse de canal 13 (sino ¿para que va a seguir?), o futbolística, como Cocca en Racing (se va sabiendo que difícilmente le pueda ir mejor en los próximos años).
O sea, no jodamos: ¿ahora De la Sota puede ser parte de una "nueva" dirigencia? ¿Lavagna?

El massismo fué una expresión peronista-friendly del macrismo, de "queremos tirarlos a estos del tren porque no los aguantamos más".

Ahora lo lógico es pensar que:

1) Viene un Macri con mucho poder, quizá no tanto desde los votos que le dieron una legitimidad condicionada, sinó en el sentido de que va a contar con todo el apoyo de afuera y de adentro de aquellos que quieren que Argentina comience un cierto camino político-económico. Digo, supongamos que creemos que Macri realmente quiere hacer un país igualitario, con pobreza cero, con educación y salud de calidad, bla bla bla, ¿puede? ¿eso esperan de él? Al menos es claro que muchos no lo esperan. El poder económico y político, nacional y sobre todo internacional-occidental, que detrás del telón alentaba a Macri quiere una Argentina estable pero dependiente y útil a sus intereses. Esto es: que los argentinos vivamos más o menos convencidos de que está todo bien, como para que no hagamos mucho quilombo ni pensemos acaso en una alternativa democrática en 2017 o 2019, pero sin joder demasiado los intereses de los patrones. Léase: decir que el país es un caos, ordenar algunas cuentas, endeudarse... no son los '90 ni mucho menos, pero es esperable cierta similitud en cuanto a relaciones internacionales, endeudamiento, relación Estado-empresas, etc.
(...)

Martín Lat. dijo...

(...)

2) El peronismo tiene dos opciones. Una es radicalizarse entre dos ramas que son irreconciliables: cristinistas vs. massistas. Esto impide la unidad del partido, evita el bipartidismo y permite a Macri respirar mucho mas tranquilo. Ambas partes, creo, están equivocadas. Los peronistas "M" que no quieren a los K ni los camporistas no comprenden que sin ellos no se vuelve. De hecho, el massismo-delasotismo está en desventaja, al menos el kirchnerismo duro tiene algo mas o menos armado. No obstante, los últimos también se equivocan si la pretensión es seguir separando paja del trigo. Al menos esa es mi opinión. Porque, justamente, el kirchnerismo duro tiene una gran oportunidad en tanto progresismo peronista: la oposición a Macri tiene que ser, necesariamente, una oposición en defensa del trabajador y la integración regional (o con países emergentes) contra los intereses empresarios y de las potencias occidentales. Yo creo que si busca apoyo en el peronismo todo lo va a conseguir sin problemas porque el peronismo es, de por sí y por su mera concepción, de origen trabajador y anti yanqui (bah, anti yanqui es directamente el argentino promedio). El tema es que ese kirchnerismo duro tiene que salir de su fase evangelizadora y peronizarse mas, quiero decir, abrir mas las puertas. Si negamos a Urtubey y dividimos agua y aceite, Urtubey se va con el agua de Massa y de la Sota y nosotros nos quedamos en el aceite. Gana Macri. Si aceptamos a Urtubey, sea que lo resolvamos en internas o lo que fuere, Massa y de la Sota se pueden quedar con su sello tranquilos, que no van a tener razón de ser. No importa que Urtubey sea "de derecha", en tanto esté dentro del peronismo, ansioso de regresar, y con un gobierno liberal en el poder, no tiene otra que ponerse en la vereda de enfrente en tanto pretenda representar a los peronistas. O sea, dicho en pocas palabras, si me es posible (porque a esta altura ya me estarás puteando): los peronistas tenemos que buscar algo que nos una, que lo hay, y minimizar todo lo que se pueda los sectarismos, tanto de unos como de otros. Porque, en definitiva, hay algo que nos une, sin dudas.

Salutes.


PD: Ah, perdón. No entendi lo del punto 4. Yo pensaría que es al revés: si Macri está potente en 2019 hay que ir con algo nuevo, si Macri está de capa caida, hay que ir con Scioli o kirchnerismo más del duro.

Anónimo dijo...

Por Scioli, en Mar del Plata tenemos presidente, gobernador e intendente amarillo... Alguien duda de que Macri quiere a semejante adoquin como adversario? Es pan comido...
Basta de candidatos espejos y de (Artemio dixit) replicar la agenda ahora oficialista....
El que quiere eso vota al original y no a la copia, ni siquiera a Ma$$ita, que hizo todos los deberes de antikirchnerismo y anticamporismo que exigía las señoras gordas de alta peluquería...
Debemos darle al electorado la opción que no tendrá, quizá sumando a exponentes como Lozano o De Genaro al nuevo frente...
En síntesis, más Capitanich y menos Urtubey y Perotti...Pablo, el Bostero.-

Anónimo dijo...

Hola Ricardo.
Tenga o no chances el "Cristina 2019" creo que es clave que se construya una alternativa que incluya el voto kirchnerista/cristinista (dentro del que me posiciono) y evitar que el Peronismo sea cooptado por lo peor del pejostismo. Si la alternativa que se plantea es Urtubey... dudo que se mantenga la unidad del FPV porque muchos no nos vamos a sentir integrados y el voto se partirá en varios pedazos, siendo funcional a Macri. Capitanich es una alternativa interesante, que puede unir. Urtubey, en mi opinión es garantía de derrota, porque buena parte del votante kirchnerista (peronista o no peronista) no lo aceptará y terminará provocando una fractura interna. Saludos.

Vlad.

Fernando dijo...

Relatores de fútbol: si el equipo gana juega bien, el que pierde juega mal, dos goles en un minuto, e invierten el análisis sin ponerse colorados.

Todos dan por hecho que hubo un cambio. Sí de gobierno, pero no cultural (ver encuesta de Zuleta). El 51-49 pudo haber sido perfectamente nuestro y ahora estaríamos hablando maravillas de Scioli estadista, el aparato, el populismo, la resiliencia peronista, etc. Mientras ellos todavía estarían gritando fraude y clientelismo.

Como se perdió, Macri, Durán Barba y el Coti son todos genios, todo estaba mal, la oposición tenía razón, los K son todos boludos (bueno, tal vez sí), Cristina está loca, tenemos que hacer autocrítica de todo y flagelarnos con látigos. 51-49.

El macrismo, por ahora, es una ola social temporaria (y tal vez muy temporaria si los precios se siguen desbocando) pero no es un hecho social consolidado, para lograr eso deberá pasar todavía muchas pruebas fuleras, y pocos, adentro y afuera, apuestan mucho por este resultado. Tal vez lo logre, pero tal vez no.

De acá a 2017 se juega si se consolida o es un gobierno fugaz. Después será tarde. La "gente" apostó por un cambio muy indefinido, pero "así" de rápido se te da vuelta. Tiene hasta el 1 de marzo, por changüi democrático, porque conviene no parecer que estamos entorpeciendo, porque es verano y estamos cansados, porque tenemos que reorganizar filas, pero no más.

No subestimen al compatriota de cualquier color político que viene de mil batallas, que se comió tantos ajustes, porque no se va a quedar sentado porque C5N se dio vuelta y no hay canal opositor que le "explique" que no le alcanza.

Kloster dijo...

1) La Cámpora no va a tener ni por asomo el nivel de centralidad que tuvo hasta hoy, pero ojo. Ganó algunas intendencias en PBA, y es el 'sub bloque' en diputados nacionales más grande (entendiendo sub bloque como conjunto de diputados con la misma terminal política). En la cámara bonaerense la mitad de los diputados del FPV son Cámpora. Hay algunos cuadros juveniles interesantes de cara a la renovación (Kicillof, Recalde, Julián Alvarez, Wado de Pedro). No van a conducir. Tampoco los van a correr de la escena así nomás.

2) Urtubey nos quiere hacer mierda y tiene un proyecto personal igual que Massa. Hoy dijo que va a acompañar todo lo bueno del macrismo y puteó a Cristina. Urtubey es la oposición que quieren ellos. Hay que anularlo cuanto antes.

3) Veo a Massa candidato a senador 2017 por PBA, y 'síganme los buenos'. Lo bueno: si sale tercero se termina su carrera. Lo malo: no es tan fácil, je.

4) Los massistas que tienen que volver al FPV son Felipe Solá, de Mendiguren y Alberto Fernandez. Son traidores, todo lo que quieran. Esos suman.

5) En PBA hay que armar una liga de intendentes peronistas, algo así como lo que armó Massa en 2013, pero sin flashear ir después por las presidenciales desde ese armado provincial. El próximo candidato a gobernador tiene que venir 'desde abajo' y no ser impuesto desde el armado nacional, como lo fueron Scioli, Aníbal y Domínguez. Le pongo una fichita a Mussi: saca 55% en su distrito, tiene gestión para mostrar, tiene cancha para hablar en los medios.

6) En PBA, a grandes rasgos, se podría decir que no renovamos nosotros y nos renovó la gente votando a Vidal y Martiniano. Pero también oxigenamos de intendentes propios que se posicionan bien para esa 'liga' de intendentes que mencioné. Además de Mussi están Ferraresi (Avellaneda), Festa (Moreno), Insaurralde (Lomas), Magario (Matanza), Nardini (Malvinas), Zabaleta (Hurlingham), Cascallares (Brown), Sujarchuk (Escobar).

7) En CABA hay que dejarse de boludeces y ordenar todo atrás de un liderazgo (candidatura bah). Basta de internas, donde cada sellito de goma pone un candidato. Mariano Recalde Diputado Nacional 2017 y Mariano Recalde Jefe de Gobierno 2019. Que el espacio se ordene en función de eso.

8) Scioli hoy es el único capaz de unificar a gobernadores, orgas kirchneristas y gente de a pie simpatizante con el gobierno. Básicamnte porque el 49% de la Argentina puso en la urna una boleta con su nombre.

9) Irónicamente, y a pesar del punto anterior, no existe el sciolismo en términos territoriales. Scioli es articulador de intereses que no son propios. Cualquier intendente tiene más tropa que él.

10) Falta mucho, pero si Daniel Osvaldo quiere jugar (y no parece con ganas de irse a la casa), tendrá que ser en dos años y como senador. Entiendo que muchos compañeros piensen que Scioli fue un mal necesario de la coyuntura, y por eso no tendría sentido ordenarse detrás de él ahora que estamos todos en el llano. Pero no hay otro que asegure unidad, al día de hoy. Veremos, repito, falta mucho.

¡JUÁ JUÁ JUÁ JUÁ! dijo...

Me gusta el post de Ricardo, porque parte de la hipótesis de que Macri no se va a ir en helicóptero dentro de tres meses. Que está para quedarse.

Si esa hipótesis se verifica, sólo puedo decir que una oposición EFECTIVA contra Macri será frentista, o no será. Basta de sectarismos que llevan a la derrota.

Martín Lat. dijo...

Me da vergüenza comentar después de la biblia que mandé antes, pero quiero meter un bocado. Yo insisto con algo: con Urtubey no hay que dejar que se transforme en un Massa. Si nos ponemos en "Urtubey no, no, no y no" el problema es que al tipo le da el cuero va a armar la suya y seguir dividiendo al peronismo. El peronismo dividido es igual a PRO por muchos muchos años. Ojo, creo que Urtubey esta vuelta la tiene difícil porque ahora ser oposición necesariamente va a tener que ser o bien ser "progre" o al menos lo que podríamos llamar "peronista del '45" (ahí hay una ventaja para el FPV). El momento de Urtubey era ahora, creo que no hay margen para ser opositor de derecha a Macri, salvo que el tipo haga las cosas demasiado bien, lo cual es dudoso (y en ese caso posiblemente va a ganar de nuevo en 2017 y 2019).

Es cierto que Urtubey es un tipo complicado, pero no podemos repetir el error de dejar que el peronismo se divida y desconfiar de los que están dentro del FPV hasta las últimas instancias (con Scioli tuvimos que esperar hasta último momento para que muchos entendieran que era lo suficientemente diferente de Macri como para bancarlo). Después se decidirá internamente, quiero decir, el FPV es poderoso dentro del peronismo, si Massa, De la Sota, Urtubey, quieren integrar un PJ unificado que lo hagan, mejor. Yo dudo que puedan tomar el control así como así, y si lo toman y quieren aglutinar tendrán que tener una posición conciliadora. Lo de Massa agarrando al PJ y rescatándolo de las garras maléficas de La Cámpora es para algunos inocentes, no nos comamos esa.

Salutes.

Erkekjetter Silenoz dijo...

Hay que renovarse cro. Ojo todo bien con mancuso pero no existe el sciolismo oiga ¿hasta cuándo on la Ola naranja? ja ja.. y ahora menos, que juegue dentro y que el tiempo lo acomode en la tribu.

CFK también pero de atrás, no podés darte el lujo de prescindir sobre su parecer y su experiencia pero maticemos por que la shegua es un poco sectaria si, pero "cuando tiene poder", veremos que hace o por donde corre ahora en el llano

Pero fundamental: analizar el resultado de las medidas implementadas y no practicar futurología, no hacer como los opos opas (hasta dentro de unos días) anti oficialismo bobo.

Saludos

Anónimo dijo...

estimado Ricardo
solo un parrafito, hace mucho dije del XX Congreso, hace poco que el miembro informante iba a ser Urtubey, listo.
por otro lado, los mencioandos de Capital, sacan menos que Filmus, que Filmus!!!!
afortunadamente el peronismo es resiliente y tirara a los que lo llevaron a esto al basurero de la historia.
siguiendo el ejemplo del XX Congreso, habra, quizas, una troika, Urtubey, Capitanich, Gioja o Scioli, recorda que el peronismo es territorial, y, los intendentes de La Campora, deben estar dandose vuelta rapidamente, hay que sobrevivir en el mundo Macri

saluti

ayj

gustavo piazza dijo...

Yo no era k. Me convenció cristina, la política de DDHH, (bueno, soy docente) la inversión en educación. El peronismo que conozco (también, aparentemente para desgracia, soy cordobés) es DLS, y el 26 de Octubre a la mañana nos miramos con mi mujer y dijimos: si no encontramos a nadie con quién salir salimos los dos solos a tocar timbres en el barrio. Encontramos con quién salir y salimos.
Estuvimos cerca, pero a la final perdimos.
Yo no quiero a Macri. Yo soy docente y soy culto y no me voy a cagar de hambre porque sé cómo comer barato, en vez de asadito de matambre de cerdo los domingos haremos asao de arroz, que no será la primera vez...
Pero mis alumnos la van a pasar mal. Ya la venían pasando, no tan mal desde lo económico pero sí desde lo cultural. Soy profe de música en un jardín, y me cansé de ver el patrullero parado en la puerta para detener al pobre diablo que llevaba a su hijo/a al jardín y lo detenían en la puerta. DLS hizo campaña así. Detenía a los negros que no hacían nada mientras protegía al narco que tenía enquistado en su administración.
A qué voy con todo esto: Me importa un joraca si el próximo presidente después del tirifilo se llama Scioli, Cristina, Máximo, Kicilof o María la Tuerta.
Pero quiero que ése presidente/a venga a restablecer derechos de mis alumnos, de sus padres, de la comunidad social. Hacer alianzas con DLS, Massa o Urtubey no va en ése sentido, va al revés.
Si va a actuar en contra, como lo haría DLS, lo enfrentaré como enfrento a DLS en la UEPC.
Los medios no nos voltearon. Nos volteó nuestra propia soberbia. El 17 de Octubre me llevé a mi hija (de 11, acuérdense que soy cordobés) a Plaza de Mayo. No había ni el loro. La llevé al CCNK, donde tuvimos el honor de ser echados de todos los lugares. Cuando salimos, le dije a mi hija: Néstor tuvo un sueño, que éste edificio fuera para todos los argentinos, una vez que lo inauguraron vinieron quince pelotudos que se apoderaron de él y no dejaron entrar a nadie más.
Resumiendo: Yo nunca fui peronista y no entiendo nada. Parece una bolsa de gatos y quizás se estén reproduciendo. Entiendo de políticas educativas y a lo sumo gremiales.
Lo que sé es que si el próximo gobierno no defiende políticas sociales, y culturales, que empoderen al pobre diablo (ni siquiera se puede hablar de rubios y negros, algunos de los que se llevaron presos de mi jardín eran rubios) no solamente no van a contar con mi voto, les haré paro docente hasta que entiendan.
Por lo que veo, el enemigo no es Macri, y sus políticas. Qué lástima, tan claro que veía todo cuando salí a la calle a timbrear y pedir que votaran a Scioli...

Jorge dijo...

El camino de la homogeneidad -con el que me identificaste- practicado vía la recomposición como frente opositor con consistencia "programática" y basado en la transversalidad, tiene sus bemoles: podrán levantarse banderas sólidas, pero se corre el riesgo de caer en el sectarismo (que es problema cuando la secta es muy chica) y, como bien dicen ustedes, podría partir al peronismo. Encontrar un liderazgo para la homogeneidad es harto difícil; acá es donde le veo el mayor defecto a esta propuesta.

El camino del orden -donde "los melones se acomodan andando", así lo entendí yo, Martín- es la respuesta adecuada a los momentos de debilidad (como el que sufrimos), donde lo importante es sumar; ahí se evita el peligro de quiebre, pero se corre el riesgo de ser un coro de voces que termine desafinando. Encontrar liderazgos para el orden debería ser más fácil -los nombres están dando vueltas- pero llegada la hora, tendríamos que decantar en uno. Y ahí te quiero ver, si quedamos enbanderados detrás de algún pejotista de derecha... Ese espacio amplio en volumen ensegudita se estrecha en representación.

Y acá, sepan disculpar, me pongo hereje: creo insoslayable, no sin tristeza, que la histórica filiación al peronismo está en merma (me refiero a la liga emocional, al arraigo por tradición, a las memorias transmitidas por los abuelos, a su impronta como único partido garante de la gobernabilidad; culpemos a la posmodernidad). Pienso que las sociedades se están alejando de las identidades políticas tradicionales y ponderan otras cosas al votar. Imagino, por ejemplo, que si plesbicitáramos "intervención estatal sí o no", hoy tendría un amplio apoyo popular (de hecho, Macri tuvo que incorporalo como discurso de campaña). En este sentido, no sé cuánto más el peronismo -como envase- va a seguir garpando per se. Su despliegue territorial es innegable, pero como maquinaria de poder está en crisis. De acá mi idea de apostar al frentismo (recostados en el peronismo como estructura) que reinvidique esos intereses populares, que estimo serán atacados por el inminente oficialismo. Espero arrepentirme de esto que acabo de escribir...

Lo que me tiene realmente asustado, Ricardo, es tu punto 2: cómo contactamos con "la gente" sin poder mostrar gestión, sin tener medios, y con una militancia mayoritariamente (por cuestiones etarias) criada en "la victoria" -desde ahora militamos "desde la derrota"-. Apostemos a las buenas gobernaciones en nuestras provincias (cuyas lealtades peligran en tanto los dueños de la caja son otros), a que resulte bien el recambio generacional en nuestros municipios, y déjeme que le ponga una ficha a las macanas que puede mandarse el Pro.

Perdón por chamuyar tanto y no colaborar con nombres propios, pero tengo más dudas que respuestas. Ah, suscribo a los elogios que te hace Martín. Tu blog se hace aún más necesario en estos tiempos. Saludos!

PD: Fernando, creo que sí hay que hacer autocrítica -y mucha- porque esta moneda que cayó de un lado (y bien podría haber caído del otro) significa a futuro el deterioro de la soberanía, condición ineludible para -de una vez por todas- desarrollar el modelo productivo industrial; si no hay eso, seguiremos pendulando ad eternum. Así que sí, hay que hacer un análisis exhaustivo para no repetir "errores" que te anclan como país al destino de colonia.

Maximo Herrera dijo...

ADHIERO CON VOS PEROTTI ME DESEPCIONO YA EN CAMPAÑA DECIA JUSTICIALISTA Y RENEGABA DEL KIRCHNERISMO LA VERDAD HAY Q OPTAR X LOS IDEALES Y YO SI PUDIERA GARRARIA A CRISTINA Y LA CAMPORA Y ME IRIA MAS A LA IZQUIERDA Q SE QUEDEN CON IFRAIN URTUBEY EL TRAIDOR DE LA RIOJA ETC Y HAGAMOS UN KIRCHNERISMO BIEN DE IZQUIERDA Q CUANDO EXPLOTE EL PAIS Y C LAS POLITICAS DE MACRI SERAN ASI LA GENTE IRA A QUIEN LOS SACO DE LA CRISIS Y AHI SOLO UN APELLIDO ES KIRCHNER SEA CRISTINA O MAXIMO LA GENTE IRA DE RODILLA A PEDIR Q VUELVAN PERDON SI ESCRIBI EN MAYUSCULA JAJAJA SALUDOS MUY BUEN BLOG

Cine Braille dijo...

Verdad de perogrullo: para ganar en 2017 y 2019, hay que atraer a gente que en estas elecciones votó a Macri. No sé si se entiende: salvo que el gobierno de Cambiemos sea una calamidad delarruista (con lo cual alcanzaría para ganar con mostrarse como lo opuesto a Macri) hace falta seducir a gente que votó a Macri. Eso sugiere cierto perfil del candidato y cierto perfil del discurso. Prometer la imposición del socialismo no creo que funcione. Y elegir al candidato que le guste al cristinismo paladar negro no creo que funcione.
La renovación de caras sería preferible, aunque hay que ver si los nuevos dan el peso. Urtubey me genera urt... icaria.
Saludos

Ricardo dijo...

Nando: la luna de miel macrista. Y todos los medios a favor.

Diego: gracias, je.

Martín: respecto al punto 4, me parece que es sencillo: ninguno de los que está en gateras va a querer quemarse si todo pinta para reelección de Macri. Scioli ya está instalado, podría ir. En cambio, si se avizora que está flojito de papeles y votos, la pelea por la sucesión será más dura. Y ahí te la regalo, por eso decía una interna.

Pablo bostero: entiendo tu bronca, pero me parece que es más complejo que "por culpa de Scioli". En casi todas las grandes ciudades ganó Macri o estuvo ahí.

Vlad: un poco de eso que decís ya pasó en esta elección, con Scioli teniendo que hacer demasiados esfuerzos por apelar al electorado K puro. Dejémonos de joder, que por no tragar un sapito terminamos deglutiendo un dinosaurio.

Fernando: tenés razón.

Kloster: parte de lo que se hizo mal, para mí, fue entregarle CABA en bandeja a Macri en todas las elecciones. Si no fue a propósito, nos salió bárbaro igual.

ayj: sí, supongo que la voz más cristinista la llevarán los diputados como Larroque. Que cada vez que abre la boca, la caga, digamos de paso. Será tiempo de hacer política para la muchachada camporista.

Gustavo Piazza: gracias por compartir tu historia. Lo que contás de DLS me lo relataron muchos cordobeses y cordobesas. Es triste, y aún así el tipo gana y jugó para Macri.
Sí, puede que la disyuntiva previa al ballotage aclarara el panorama al tender hacia el blanco o negro. Ahora, hay que ver cómo sigue. Lo de Macri, en educación, me parece que será lo mismo que hizo en CABA, favoreciendo a la privada...

Ricardo dijo...

Jorge: tengo la convicción de que un gobierno de Macri va a "peronizar" más aún que el kirchnerismo.

Máximo: Perotti tiene que ir como gobernador antes de cualquier cosa...

Cine: coincidimos. Está en una de esas fundaciones, Urtubey, que meten miedo. Perotti igual, eh: http://fundacionrap.org/politicos-rap/

Anónimo dijo...

massa y de las sota out, afuera, peor q traidor, nada q conversar.

no perdimos por cordoba , en el interior bonaerense fue casi igual.
urtu, si esta y estuvo adentro, retengamoslo, aunque no no guste.
algunos masistas podran volver, otros no, f sola si p ej.
algun peronista meditarreneo volvera...mas de la sota no .

cristina, al sur 3 meses y dejar a macri q empiece a hacer cagadas solo
scioli perdio pero peleo bien sigue. randazo hizo bien lo de los trenes, cometio errores al final pero no es un masa zota. sigue

hay 2 macrismos el cheto, y el de los obreros, estos ultimos solos se le van a alejar..nose si son colectiveros camioneros recolectores q ganan mas de 20000 por mes o taxi remis porteros etc q ganan poco pero odian f p todos la auh etc
esta base macrista la perdera pronto...la otra la cheta no y diran q se queda corto con el ajuste.
sentemonos a ver q hace macri y sus dos bases, desde el barrio norte al colectivero de gonzalez catan.....
saludo
romu

Ricardo dijo...

No es un mal resumen, Romu.
Gracias.

profquesada dijo...

qué post D.Ricardo!!, lo leí una vez y de corrido y la sensación es que coincido en casi todo. me parece un poco apresurado aventurar conclusiones y menos una prospectiva pero como señalamiento de posibilidades si bien no puede ser extensivo si señala las que hoy aparecen con mayores probabilidades.

Una cuestión colateral que mirada metafóricamente puede ser relevante. Cuando se dice que la entropía es una medida del desorden (homegeneidad) de un sistema hay que tener claro que el sistema del que se habla es el universo en su conjunto (eso marca el sentido de la famosa flecha del tiempo, siempre pa delante). Sin embargo a nivel local no aislado pude subsistir cierto orden relativo al medio circundante en parte debido a condiciones internas y en parte impuesto por condiciones externas. Si las naranjas fuesen cuadradas la gravedad no las ordenaría formando un bloque, por ejemplo. Afortunadamente son redondas y los fletes más baratos.
El orden local requiere del aporte de energía externo para mantenerse, nosotros -seres vivos- somos el mejor ejemplo. Y ningún sistema permanece idéntico a sí mismo en el tiempo, el cambio es la norma. Tal vez sea posible proponer escenarios (o direcciones) más o menos probables para ese cambio futuro, lo que siempre es muy difícil de precisar son los detalles del sistema en algún momento de ese cambio.

Muy motivador leerte, como siempre. Abrazo

Luciano Perrone dijo...

Perdon, no aporto nada, pero con la plaza de ayer tendríamos que ser gobierno por siempre y no perder nunca.

Saludos!!

Rodrigo Lorenzo García Apeceche dijo...

Coincido en mucho con tu post Ricardo y con la "Línea editorial" de los Huevos... menos en Scioli... no me gustó antes ni ahora... no le veo capacidad real de gestión ni liderazgo y no le creo su lado Nac&Pop. Ojo, tampoco es que me cae mal, pero no lo compro digamos.
Con respecto a los que quedan, hay que ver como se perfilan y si lo que proponen va realmente con lo que uno cree que es un modelo de país a seguir.

Un saludo
Larabi

Lic. Baleno dijo...

En lugar de Tecnopolis y el CCNK habia que hacer 2 mercados centrales. Hasta que no pongamos el carro atras del caballo nos vamos a sorprender perdiendo elecciones incluso ante una verdadera banda (que es lo que profundiza la autocritica porque no es que perdiste contra el Barcelona). Abrazo peronista.

Martín Lat. dijo...

Baleno: Tecnópolis es anterior a 2011 si no me equivoco, y el tema es que no se perdió con una banda, la banda fué el instrumento. Se perdió contra la embajada de EEUU (no es dificil ver que pasa lo mismo en Brasil y Venezuela, cuando menos), las grandes empresas y sus operadores que, principalmente, son los medios masivos de comunicación. Esto fue principalmente mediático, la diferencia es la situación actual contra la de 2011. Hay diversos ejemplos: la inseguridad empezó en 2008, Massa candidato a presidente en dos años, la inflación es gravísima pero Alfonsín era un ejemplo, etc., etc. A todo esto se suma una situación económica jodida, a diferencia de 2011, y contra eso no hay mucho para hacer, el gobierno piloteó bastante bien la crisis pero...

Salutes.

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

RICARDO: Si no leí mal, sólo uno de tus comentaristas mencionó a Florencio Randazzo. ¿Será porque estoy muy lejos y muy desconectado que esa casi total omisión me resulta extraña? Desde aquí suena como una figura a considerar.
Eddie