viernes, 3 de junio de 2016

¿Keiko o PPK? Enfrentamiento entre matices de la Derecha en Perú

Este domingo, Perú elige entre Keiko Fujimori o Pedro P. Kuczynski, en la segunda vuelta de un proceso electoral que contó con algunas particularidades y otras situaciones que parecen de corte más tradicional para la política peruana.

No se trata de una disyuntiva entre modelos políticos. Nada hace pensar en que puedan existir grandes diferencias entre los programas económicos de Keiko o PPK. En las pasadas elecciones presidenciales existía temor por un posible cambio, cuando el actual presidente Humala triunfó en balotaje por muy escasa diferencia frente a la hoy más probable ganadora hija de Alberto Fujimori. En un contexto latinoamericano distinto, con un Brasil bajo un PT poderoso, con el FpV dominando la escena Argentina, Ollanta, ex aliado del chavismo y luego del Partido dos Trabalhadores, lideró un gobierno que se apartó poco y nada de los lineamientos fijados en los '90 por el fujimorismo, profundizados luego por Toledo y Alan García: apertura económica, TLCs, inversiones extranjeras y una distribución desigual de la renta. Aún así le reconocen a Humala un gobierno solidario que lideró una reforma educativa que muestra algunos resultados.

Retratamos algunas particularidades de estas elecciones en un posteo anterior, apuntemos ahora algo sobre este ballotagge y las continuidades.

El establishment peruano tomó claro partido por su candidato, Pedro Pablo, cuando en el primer turno la preocupación era bien otra y se llamaba Verónika Mendoza, la candidata más a la izquierda del sistema y la que prometía revisar concesiones mineras. Se descontaba el primer puesto de Fujimori, y para este momento la carta a disputar tendría al antifujimorismo como figura. Pero antes un interrogante: ¿qué ocurrió para que un país que tuvo una importante tradición de izquierda se debata entre matices derechistas? Uno nacionalista —Keiko— y otro más liberal o pro mercado —algunos sindican a PPK como el candidato de la Embassy—. Para no extendernos, dos nombres: Velazco y Alan García en los '80. El primero como dictador, el segundo como presidente democrático, protagonizaron ambos gobiernos de corte estatista y antiimperialistas. La hiperinflación y la guerrilla de Sendero Luminoso, con secuestros, muertes y migración interna desembocaron en Fujimori (padre) y el Perú de hoy, integrante de la Alianza del Pacífico.

En el reparto de votos de la primera vuelta, Keiko Fujimori ganó en Lima y en todo el norte a excepción de Cajamarca. La base de sus votos estuvo en los sectores D y E, los más pobres. Durante su gobierno, Fujimori padre no sólo liberalizó la economía peruana sino que desplegó, además, un aparato clientelar de soporte para las clases populares. El recuerdo del triunfo sobre Sendero, el despliegue del aparato durante estos años y un gran trabajo territorial —Keiko fue la única candidata que recorrió el país desde su derrota frente a Humala— explican los resultados y la probabilidad cierta de su triunfo.

Kuckzynski es, en cambio, un hombre del establishment. Acompañó a Vargas Llosa en su fallida aventura política y fue luego ministro de Alejandro Toledo. Tercero en las pasadas elecciones, segundo en esta primera vuelta, será en balotaje el depositario del voto antifujimorista. Su base son los sectores A y B: ganó solo en Arequipa y fue segundo en Lima y en otros departamentos. Así como Keiko debió luchar contra el antifujimorismo, PPK debió enfrentar la percepción de que gobernará para los ricos. Si el desafío de Fujimori asienta en un clivaje político, el de Kuczynski es claramente económico.

La encuestadora IPSOS fue entregando simulacros electorales durante los pasados tres domingos. Todos le otorgaron una ventaja creciente a Keiko: medio punto primero, casi cuatro luego y poco más de 6% en la última medición. ¿Está todo dicho entonces? Probablemente, pero no deberíamos descartar una sorpresa: ninguna encuesta daba ganador a Humala en el último ballotagge presidencial; ser si bien la diferencia entonces era menor y dentro del margen de error.

No solo porque su hija pueda ser la próxima presidenta es que estas elecciones tienen a Alberto Fujimori en escena. Los cortes clasistas del voto y las estrategias desplegadas por ambos sectores rememoran el enfrentamiento entre Fujimori (padre) y Mario Vargas Llosa en 1990. Hace 26 años un ignoto hijo de japoneses derrotó al Nobel de Literatura representando a los pobres vs. los blancos ricos. PPK es hoy Vargas Llosa para el clivaje sectores bajos/altos. Pero si en 1990 el voto “anti" castigó también al escritor, ahora es Keiko quien lo sufre, y PPK recibe la adhesión de todo el arco político —incluida Verónika Mendoza— para evitar el regreso del autoritarismo y la corrupción con que el imaginario político peruano recuerda al fujimorismo de Alberto. El domingo sabremos qué clivaje prevaleció, si el político para alegría de PPK o el socioeconómico en beneficio de Fujimori.

6 pusieron huevos y comentaron:

Anónimo dijo...

mmm, decir media verdad es decier media mentira
por citar una, Alan Garcia fue presidente dos veces, y, la 2da vez no fue demasiado izquierdista, ponele
y, digamos mas alla de lo declamatorio, que Velazco fue compañero de camino mas o menos de Lanusse, y, su politica economica no fue muy exitosa
ponele
ayj

entiendo primo (notese el uso del localismo) que debas defender lo que crees, pero, es como decir que Ottavis no hizo el ridiculo en lo de Tinelli

Ricardo dijo...

No entiendo qué es lo que defiendo (?) si solo estoy reseñando el balotaje. Respecto a Alan García, es explícita la referencia a los '80 y al de los 2000, que profundizó el modelo liberal y fue quien dio inicio a los acuerdos que terminaron en la firma del AdPacífico.
Respecto a Velazco, también señalo lo que apuntás. Tampoco entiendo la disidencia.

Saludos.

Anónimo dijo...

4 renglones de la experiencia de ojala tengamos un Alan Garcia, luego, al pasar profundizo, y, la marca de la 2da es mucho mas profunda que la 1ra, eso

y, lo de Velazco y como lo dejo, poco

de nuevo, lo entiendo, pero es como decir que Riera fue excelente gobernador y luego en su 2da vez fue sucedido por personajes oscuros como Bussi, lastima que los del medio no dejaron ni el agua de los floreros. La 2da fue de nombre y el clan ese y los que siguieron sembraron a Alperovich, o no?
disclaimer, vivi ahi como te daras cuenta, asi que cuando quieras vamos a lo de Pepe en Nougues a comer pescado (que tal eh) jajajaja

ayj

Anónimo dijo...

mmm... de nuevo, no sé porque me gasto con vos que sos un payuca deficiente hijo de tu abuelo, por lo menos Manolo perseguirá en los baños de estación liniers, será un escombro de ser humano y no se hará cargo de su fracaso vital adjundicandoselo a los demás, pero aunque sea se baña dia por medio, la reconcha de tu puta madre que hacia petes en jujuy por un porro,, que yo vivi ahí y creo que una vez la use a tu vieja jajajaja

ayj

Ricardo dijo...

Ay ay, aunque seas Obama te voy a borrar y te vas a la corde dela haya, jaja que gracioso, hago chiste, soy muy cool y reavispado
y no digan globoludos ni malas palabras porque re no da, me hago cacona y no puedo seguir con mi fino analisis de realpolitic o de las elecciones de peru,
chau me voy a discutir en forma elevada y pseudo cinica a twitter y asi cambio mi fotis de avatar. Soy re fino analista soy, soy re tom hagen
y mi mama cobraba mas caro

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Medio agresivos los comentarios, por eso yo le mando un abrazo bostero estimado Ricardo!! Hacía mucho que no pasaba y lo quería venir a visitar. No sé tanto de la realidad política peruana, sólo puedo decir que América latina da tristeza y da bronca. Valoro que usted siga poniéndole huevos a la realidad política, yo decidí dejarla un poco de lado para evitar trolls y desquiciados, aunque muchas veces no puedo evitar decir lo que pienso y arruinar algunas cenas.
Abrazo!!