martes, 8 de junio de 2010

Alfonso, mientras más chico menos...

El triunfo de Ricardinho en la interna radical de la PBA abre algunos interrogantes y cierra otros.

Che, ¿alguien guardó esas calcos ovaladas
con la bandera argentina que adentro decían "RA"?


Entre los interrogantes que cierra está la capacidad de armado político del Vice-opositor defeccionador: Julito Cleto le erró a cada alianza que armó y, consecuentemente, perdió. Perdió en Corrientes a manos del Gerardomoralismo (y hay que ser un 4 de copas para que te gane Morales, ¿eh?) y perdió en la PBA entregándose al Storanimarcianismo-stubrinista.
Con esto no quiero decir que Cobos haya sido. Fue una interna donde votaron 120.000 afiliados y de la PBA. Hay que ver si puede recomponerse, tejer otro tipo de alianzas, poner un poco el cuerpito abandonando el -en palabras de Bon Jovi- lechou de rouses del Consenso, y participar en una interna nacional con posibilidades de triunfar. Pero ahora a la interna la está pidiendo él, cuando Alfonso Jr. habla de que el candidato surja del "consenso".
Una estrategia posible para Cleto sería seguir estos mismos instintos en la elección de futuras alianzas estratégicas e, inmediatamente, firmar con el contrario. Así no le puede errar, creo.

Otro punto que demostró la reciente interna es que, aún en estos tiempos líquidos de candidaturas mediáticas, hay que contar con un esquema partidario de base, propio, que te banque los trapos cuando los vientos mediáticos evaporen. Como para no quedar culo al aire, ¿vio? Lilita lo entendió así y pudo sobrevivir a sus épocas de sequía televisiva.

¿Que interrogantes se abren? Bueno, a los analistas serios pueden planteárseles muchísimas cuestiones. A mi probreza intelecual unas cuantas nada más. A saber:

  1. ¿Es Junior el candidato del radicalismo ya? Falta. Ganó una pulseada importante, pero Cobos puede todavía pelearle la candidatura. Sólo que ahora está a la defensiva.
  2. ¿Puede reflotarse todavía el ACyS? Aparentemente, con Alfonso Jr., las posibilidades suben, pero eso también plantea otros interrogantes. Sobre todo uno. Anaranjado. Mesiánico. Prepotente. Y con escasa credibilidad. Si, adivinaron: ¡Alf! Ah, ¿cómo? ¿Ustedes pensaron en Carrió? Ok.
  3. Carrió: ¿suma o resta a esta altura? ¿Puede Junior intentar representar un ala menos corporativista del radicalismo, con Gerry Morales y la Pitonisa como adláteres? ¿Será Carrió una voz autorizada nuevamente? Ya la imagino deambulando nuevamente por cuanto programa de televisión necesite una dosis de "guiños", "¿me siguen?", "emboscadas" y otras predicciones mundialistas. Lilita: ¿cómo los ves a Brasil y España en la Copa del Mundo? Decilo, Enza, decilo.

El último interrogante que se me plantea es que, hasta ahora, el niño Ricardo pudo mantenerse algo apartado de la genuflexión frente los Poderes Conservadores. Ahora, convertido en un serio competidor de la interna radical: ¿cómo reaccionará? ¿Cómo lo tratarán desde los Medios? ¿Podrá conservar ese cierto aire de independencia que mantuvo cuando los reflectores no apuntaban sobre él? Bancarse la presión no es para cualquiera.

Finalmente, un ensayo de campaña para Don Ricardo (h):

Nos, los representantes de los Poderes Corporativos, reunidos en Congreso Particular Destituyente por voluntad y elección de los Grupos Económicos que los componen, en cumplimiento de pactos preexistentes, con el objeto de constituir la unión global, afianzar la justicia para el Grupo Oligopólico, consolidar la paz al interior del Grupo, proveer a la defensa común frente a esos montoneros neomarxista-stalinistas, promover nuestro bienestar particular y asegurar los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los Grupos Económicos del Mundo que quieran rapiñar en el suelo argentino; invocando a la protección de Dios (¿esta oración pertenece a Lilita?), fuente de toda razón (natural, claro) y justicia, etc., etc., etc.

8 pusieron huevos y comentaron:

chela dijo...

Me saco el sombrero frente a tu análisis político...jaja ("chapeaux" diría Cris). Pero aunque mi flía. era muy radical, y me gustó escuchar el preámbulo recitado por Ricardo padre (en la plaza de Tartagal, peleándole la interna a De la Rúa!!!), reconozcamos que al hijo le falta estatura. Claro que frente a sus oponentes, remixados perdedores de épocas pasadas, la pelea no era a muerte.
saludos

Ricardo dijo...

chela: muchas gracias.
Yo vengo de una familia que tuvo muchas simpatías por el alfonsinismo. Fue mi primera aproximación política.

Hace unos bastantes años presencié un acto de Don Raúl Ricardo acá en Tucumán y tengo que decirte que lo aplaudí mucho y hasta me emocionó, cuando contaba que su abuelo era analfabeto y su nieto llegó a Presidente de la Nación.

Desde el principio del mandato de Néstor sentí que se reivindicaban muchas de las luchas alfonsinistas.

En cuanto a Alfonsín Jr., coincido plenamente con vos. No sólo le falta estatura a él, sino también a todo el radicalismo para acercarse a lo que fueron en los '80.

Un beso.

Resentido común dijo...

Ricardo: en el primer párrafo te faltó mencionar la derrota de Cobos en la Ciudad de....¡¡¡Mendoza!!! a manos de Fayad. El resto coincido con tu análisis. Ya el Grupo lo está levantando bastante a Junior, le van a poner unas fichas por las dudas que siga en caída libre Cobos. Hay que ver si Ricardito puede mantener ante eso un discurso mínimamente progre. Le va a costar
Abrazos

Ricardo dijo...

Tenés razón, Resentido.

No lo tenía al dato. Busqué y encontré que Fayad decía en junio de 2009 que Julio Cobos "es el padre Grassi de la política" y aseguró que quiere estar "lo más lejos posible" del actual vicepresidente.

La Nación, en cambio, sólo dijo que Julio Cobos felicitó anoche al intendente quien agradeció el saludo. Pese a su encono con Cobos, Fayad abogó porque "comience una etapa de reconciliación dentro del radicalismo"

Otro caso más de información que se vende torcida.

Un abrazo.

Sujeto de la Historia dijo...

Ricardo:
Desde ya, Alberdi II (en tanto neo preambulista de la Constitución, entiéndase).
Ahora, hablando de otras cosas: Alfonsinito ganó algo muy importante, pero internamente, y dentro de un partido muy devaluado. Igualmente, si ClePto Cobos hubiera ganado, sería lo mismo: internamente, y dentro de un partido muy devaluado. La única diferencia pasaría porque Junior es "aliancista", mientras el ladri mendocino las repele. Habrá que ver cómo tercian en esta interna los que realmente cortan el bacalao: entiéndase, el gran capital concentrado y nuestros queridos gorilopolios.
Me gustó mucho el post.
Un Abrazo

Ricardo dijo...

Si Cobos hubiera ganado se hubieran puesto muy contentos en algunas redacciones. Por más que el Cleto ya no es lo que era, ya no es lo que era (como mi vieja mula, hoy estoy simpsonizado, je), es un candidato domesticado.
La pregunta que hacés al final es la misma que me hago yo.
Te mando un abrazo.

A.C.Sanín dijo...

Buen post. Algo breve: como vos señalás, ¿hasta dónde tiene aguante Ricardo para bancarse la presión “orientadora” del Poder? Hasta ahora era un tapado, pero jugar en primera paga otros costos. Y otra pregunta: ¿el Grupo Clarín lo acepta como candidato? ¿Cuál sería el pliego de admisión? ¿Cobos ya fue? En fin, veremos. Un abrazo.

Ricardo dijo...

¡Yo me la re banc...!
Ah... te referías a Ricardito... :P

Por ahora son todas rosas en Clarín y -sobre todo- en La Nación. Cobos había perdido tanto que el candidato opositor había pasado a ser Macri. Y la UCR es un poquito más grande que el PRO, ¿no?
¿No tanto? ;)

Veremos, veremos.
Un abrazo, Sanín.