viernes, 10 de diciembre de 2010

Macri y Fanon: el discurso zoológico

En el post anterior -en el que citaba un extracto de La Sangre Derramada, de José Pablo Feinmann- un amigo de la casa, Sujeto de la Historia, decía:

Hace rato leí ese excelente libro de Feinmann; si no me equivoco, es en él donde explica la reducción del otro al estatuto del objeto, dándole así el permiso para cualquier aberración, porque el otro dejó de ser humano, pasó a ser "el boliviano que le saca la comida y el trabajo a los argentinos".
Veo venir, por derecha, una embestida muy importante ligada al racismo y la xenofobia, porque a Macri, si no se agarra de esto, se le derrumba el mundo, no por cuestiones ideológicas, sino por inútil. Creo yo que se va a poner en el lugar del único que se opone a que este gobierno siga importando pobres de países limítrofes, y esto, en CABA, lamentablemente siempre va a tener simpatizantes.

Vaya si tenemos historia en nuestro país de ese lenguaje del colonizador que tan bien describió Frantz Fanon, en el que se adjetiva al Otro -al que se quiere destruir, matar, exterminar o señalar como causante de todos los males- como a un animal, carente de rasgos mínimos de humanidad. Esa estigmatización abre la puerta para liberar a los demonios. Justifica el Mal.

Que lo explique mejor José Pablo (La Sangre Derramada, pág 54-55):

...Escribe Fanon: "El lenguaje del colono, cuando habla del colonizado, es un lenguaje zoológico" (...) asimilando al reprimido a la animalidad o excluyéndolo del derecho de gentes, del derecho a la ley, a la justicia (...) ¿Cómo, entonces, no va a tener el derecho de ejercer violencia sobre él?...

...no es necesaria la ley para matar a los animales y, asimismo, los animales no pertenecen al ámbito de la juridicidad...

No eran humanos los indios que se exterminaron durante la conquista española y durante la campaña del desierto roquista (nótese el uso de la palabra "desierto": ahí no había nada, según la historiografía oficial). El aluvión zoológico peronista. Durante la última Dictadura, el "aniquilamiento" de la "subversión", elementos infectantes de nuestra forma de vida cristiana y occidental (Camps: "No desaparecieron personas, sino subversivos..."). Los asesinados como "desaparecidos" (no son, no están). Esos negros villeros de mierda, como causantes de la degradación cultural que hay que "combatir". La juventud kirchnerista, hitleriana. Los bolivianos, paraguayos, peruanos que vienen a usar nuestros hospitales y quitarnos el trabajo a los argentinos de bien, que pagamos nuestros impuestos.


Desentrañar este mecanismo de deshumanización es fundamental para que no sea sentido común el discurso facilista y xenófobo de Mauricio Macri, quien -cual tapa de Clarín que responsabiliza a la "crisis" por las dos nuevas muertes- responsabiliza de las muertes en Villa Soldati a la "inmigración descontrolada". Tan arraigado está ese prejuicio que, aún luego de murieran dos personas por represión policial, el Jefe de Gobierno de la CABA dice que:

..."si tuviese la Policía Federal" a su cargo, "daría la orden de desalojo del parque" Indoamericano.

La muerte no lo va a parar. La xenofobia es uno de los reductos en los que descansa la Derecha -en todo el mundo- para ofrecer soluciones mágicas a problemas reales que deben ser abordados de manera democrática y responsable.

15 pusieron huevos y comentaron:

chela dijo...

Ya posteé alguna vez como tiraban al blanco desde el Cabo Domingo, en Tierra del Fuego, y exterminaban onas y yaganes la milia roquista ayudada por los ganaderos ovinos ingleses y criollos. No asombra querer un país cerrado a los inmigrantes limítrofes. Fue el discurso irracional del conservador desde siempre. Por desgracia, coincido con vos en que la mayoría de los habitantes de la CABA están de acuerdo con Macri. Hoy, dentro de unas horas, tendremos que hacer el aguante por los DDHH, la inclusión y la mano tendida. No estoy de acuerdo con usurpar, pero las soluciones deben ser políticas, integradoras, racionales... nunca militarizadas ni con balas ni muertos.

Unfor dijo...

La mayoría de la CABA racista? Me niego a creerlo.
Macri está mandando encuestas telefónicas en ese sentido. Quiere saber cuanta gente apoya realmente su cruzada xenofóbica.
Vamos a ver.

Ricardo dijo...

Chela: claro que estamos de acuerdo.

Unfor: no sé si mayoría o no. En todas partes -en Tucumán también y lo decía MiTucumán en el post anterior- prende ese discurso de la Derecha.
Lo veremos el próximo año, en las elecciones.

Javier dijo...

Pero quien seria el otro porque algunos parecen no entender que estamos creando una patria mas grande para todos y que es la patria que soñaron nuestros proceres . Acaso no es una politica de estado mal que le pese a la derecha la integracion dentro el Mercosur y la Unasur ? Si aprobamos una politica comun para la libertad de cierculacion de las personas dentro de nuestro bloque , hay tanta gente que no entiende eso , que no entiende que pronto vamos a votar el parlasur tambien ? Eso mas alla del racismo , el origen de toda esa xenofobia del medio pelo se forjo en un momento donde la oligarquia argentina quiseo crear la ilusion de ser un pais colonial y sumiso , pero europeo y no mezclarse con nuestro porpio lugar y nustros hermanos mas cercanos . Es el mismno concepto del cipayismo cultural es sarmiento y la ciuviliazvion o barbarie que se mantiene a lo largo de siglos en los sectores de la derecha

Un abrazo

Javier dijo...

Esta hablando Macri , creo que no hay otra que intervenir la ciudad y resolver el problema echandoló a Macri como corresponde . Trabajar para Macri es reprimir y matar

Un abrazo

Ricardo dijo...

Javier: ciertamente que en nuestro país la clase oligárquica, terrateniente y rentista siempre vió a cualquiera que no perteneciera a su círculo como algo indeseable. Pero no deja de ser parte de una tradición histórica de la humanidad.

Yo no creo que la solución sea removerlo a Macri. Pero tampoco darle las herramientas para que reprima y mate.
Lo de Macri es sencillo y es su estrategia de siempre: victimizarse. Queda en el electorado porteño saber leer la situación y en el campo nacional y popular porteño crear la alternativa al PRO.

Un abrazo grande.

Sujeto de la Historia dijo...

Hola Ricardo:
Impecable lo tuyo. (Gracias por citarme).
Me parece fundamental seguir la vía de la deshumanización para contrarrestar argumentalmente esto, que, repito: es su apuesta fuerte, porque no le queda otra.
Gran Abrazo

Ricardo dijo...

Macri buscará ser el representante de la Derecha dura. Duhalde disputaba ese lugar.
Es una decisión inteligente, ya que en cierto imaginario el radicalismo y Alfonsín serían de centroizquierda. Lo cual es como un chiste, claro.

Abrazo.

Roberto dijo...

Hay muchos que son racistas de
cerebros, como dijo Cristina en su
discurso hacen el trabajo que los
argentinos y no precisamente los
rubios de ojos claros no quieren
hacer, denle pico y pala a los
xenófogos macristas a ver si ellos
se ponen a hacer zanjas y trabajar
de albañil. Me dan asco los que se
la dan de democráticos y son
racistas de bolsillo y alma, y
también los que hablan desde
Hardvar dandose de cultos y
educados, cuando su titulo de
abogado lo compraron en la
facultad de Lomas de Zamora.

Un abrazo.

Jazz dijo...

Mas allá de si la clase media de la CABA es mayoritariamente racista o no, creo que el discurso xenófobo apela a lo mas bajo del ser humano que es el temor hacia lo diferente y que ese diferente se viene a quedar con lo de uno, en esa mas de un gil sin mala leche puede caer.
En cuanto a que Macri va a representar la derecha dura es muy probable que así sea, Duhalde no puede cumplir ese papel de "anti inmigración limítrofe".

profquesada dijo...

creo compañeros que en este tema de la violencia y los asesinatos en el Indoamericano, más allá de las motivaciones ideológicas que pueden ser muy importantes en otro contexto, lo que realmente motiva a Macri en su exhibición impúdica de racismo y xenofobia es que si quiere llevar adelante su plan doble objetivo de adelantar las elecciones locales e ir más allá necesita subir rápidamente en las encuestas. Por eso polariza porque sabe que en esta puta ciudad es un buen negocio aparecer como el fuerte, el que ama el orden (aunque la realidad sea que él es principal generador del desorden). Me parece muy bien que el gobierno se mantenga firme en su decisión y lo obligue a hacer política. Lo simple es hermoso. un abrazo a Javier, Ricardo, sujeto y a todos los demás. sentir que somos más y estamos del mejor lado no es poca cosa. Lean mi post y aporten.

Natalia dijo...

Los racistas en CABA son los que se creen más que los demás, que usualmente son o los clase media wannabe o los nuevos ricos resentidos al estilo Su o Mirtha.

La gente ya está podrida con Macri y este es uno de los últimos cartuchos que le quedan, el pretender que los porteños somos tan HDP y racistas como él.

Si es cierto que hay que tener una política migratoria controlada pero el atacar a los inmigrantes nos colocaría al nivel de un Hitler con los judíos, una solución final al estilo criollo y eso es algo que no se puede permitir.

Sonará exagerado, pero quién imaginó que la dictadura iba a hacer todo lo que hizo? se sabía que iban a imponerse a la fuerza, pero no creo que nadie pensaba que iban a hacer algo como la ESMA.

Es preferible pensar en lo peor, corregirlo y luego disculparse si es necesario a permitir abusos contra las personas, sean de la nacionalidad que sean, eso no les hace ser menos que los demás.

La vida es sagrada, la política no.

Un abrazinho Richie

Ricardo dijo...

Roberto: a mí también. Pero, lamentablemente, ellos le dicen a una porción de la población lo que quiere escuchar. Ese sentido común es el que hay que cambiar.

Jazz: coincido. No hay que ser mala leche para creer el discurso xenófobo. Seguramente muchos hasta pueden tener motivos personales. Pero -y aquí si, creo, la responsabilidad de Macri, Roberto- un gobernante tiene que estar por encima del prejuicio y no estimularlo.

Profesor: está quedando muy claro que Macri está aprovechando políticamente las muertes y la represión. Ahora paso por su blog.

Natalia: tal cual. Cuando el horror se desata no tiene límites. Al cruzar la línea del respeto por la vida humana ya no hay marcha atrás ni ningún otro límite que cruzar.

Abrazos.

García dijo...

Gracias a usted y a los comentaristas por la perspectiva que revelan porque hasta ahora no podía comprender cuál era la motivación de Macri para semejante suicidio político, y claro, la motivación era aglutinar a la derecha más cruda, porque ya no le quedan sectores sociales a los cuales seducir. Percatarme de esto a partir de lo que ustedes escriben demuestra que el esfuerzo que los blogeros destinan a producir materiales como éste tiene su premio: otro lector que se despierta, otro lector que comprende un poco mejor la complejidad de la maraña política, otro lector que está mejor armado para confrontar al discurso hegemómico. Gracias de nuevo.

Ricardo dijo...

Le agradezco sus palabras, García.