domingo, 28 de abril de 2013

La represión como arma de campaña

Si fuera, por lo menos, “reprimime que me gusta" y no “reprimí...", sería hasta comprensible: una cosa es el masoquismo y otra el sadismo de quienes celebran, no se conmueven, o aún premian en elecciones, el comportamiento político del único partido asumido de derecha en nuestro país. Al PRO de Macri, nos referimos, por supuesto.

Un Estado, como custodio del monopolio de la fuerza pública (parte del contrato social que dio caducidad al bíblico “ojo por ojo" y a la Justicia por mano propia) debe, en algunas ocasiones, ejercer esa prerrogativa. Pero parte de su legitimidad asentará en la correcta elección del desafío a reprimir, en el modo, lugar, tiempo y en la justificación política de dicha represión. El gobierno de Mauricio Macri ha dado sobradas muestras de lo que no pueden ser catalogados como errores ya en la decisión de reprimir: permanentemente ha elegido reprimir de manera políticamente injustificada y en los peores términos posibles. Reprimió maestros, indigentes, artistas y ahora personal médico y pacientes de un hospital neuropsiquiátrico. Ninguna de las protestas reprimidas alteraban de modo insoportable el ámbito de lo público, suponía un desafío a su proyecto político refrendado en las urnas o, menos aún, constituían delitos contra terceros. No: Macri utiliza a su fuerza policial y a la metodología represiva como herramienta de campaña.

¿Sirve, entonces, señalar que Macri reprime y los medios de comunicación lo protegen [1] cuando, es evidente, al electorado porteño que lo elige eso no le importa o, peor aún, lo festeja? Sí, sirve, pero no para ganar en el futuro la Jefatura de Gobierno porteña y monopolizar la fuerza de manera tal de que las protestas, que son políticas, sean encausadas políticamente y no a través de palazos y balazos de goma. Hay que reconocer que el electorado porteño, que se ufanaba de progresista por votar a De la Rúa durante el menemismo, es definitivamente conservador y reaccionario. Y que sus elecciones políticas, consistentemente, se han agotado en la selección de representantes opositores al Gobierno Nacional, sea éste del signo que fuere. Algo así como un unitarismo reducido a su expresión geográfica mínima.

El electorado porteño, esa mitad por la que Fito dijo sentir asco, pretende exactamente lo que Macri les ofrece de manera consciente y voluntaria. No hay error allí: no votaron globos sino balas de goma, y Mauricio Macri usa la represión como PNT. A buena parte del electorado capitalino le gustaría que esa propuesta triunfara a nivel país. Lamentablemente, para ellos, Macri no puede aspirar a nada más que a ser tercera fuerza nacional. O, con viento a favor, ser Carrió modelo 2007. Aunque este accionar de la derecha vernácula nos hiera, es un alivio lo acotado de su desarrollo político y de posibilidades electorales.

[1] http://indiepolitik.blogspot.com.ar/2013/04/no-te-preocupes-mauricio.html

14 pusieron huevos y comentaron:

ram dijo...

Sí y no, este buen muchacho usa la represión como propaganda pero también como carta de presentación del fascismo disponible en oferta afectiva para ese público no solamente porteño, vamos, ¿cuánto bussista húmedo habrá hoy con el mesías que le confirma sus rezos?.
Y ojo, ya que los K son, somos, nazis. ¿No es buen momento de reconocer a un "colega" pero verdadero?. Porque el alcalde amarillo se ofrece como lo que es - nazi - lo podemos definir cómo se nos cate, un neo, un proyecto de, un vocacional, un como sea pero mirando la esencia, esa esencia es nazi.
Ya tuvo su aprendizaje, su SA digamos - UCEP - ahora presenta en sociedad su joya más mejor, su SS "metropolitana", sólo hay que mirarles la facha, los uniformes, la "racionalidad" y esmero puestos en la tarea; apenas faltan los muertos (que ya llegarán) y chau, del resto se encargará el marketing encubridor. Los cacerolos y los titiriteros tienen su mesías, un poco vago pero, ¿a quién le importa, si en lo importante es perfecto?.
Ojo con el análisis electoral, que lo que está en marcha ni empieza ni termina en lo electoral.

ram dijo...

Bueno, se me chispotió; es "..oferta Efectiva".

Udi dijo...

Y sí, Buenos Aires está lleno de garcas...bueno, por las noches baja el tenor de "garquedad" en la reina del plata, muchos se van a sus countries y barrios del conurbano, y las callecitas de San Telmo y Barracas se ponen hermosas.

¿Será por eso que la quiero tanto?

Ricardo dijo...

ram: respecto a la Metropolitana, me olvidé de sumar al post las declaraciones de Montenegro, muy peligrosas, respecto a algo así como la autodeterminación policial para reprimir:

«Cuando se comete un delito, la policía no debe recibir órdenes, debe defender la ley. Los delitos fueron reprimidos y los detenidos, puestos a disposición de la Justicia».

Udi: a la noche el garquismo se traslada a la zona norte...

Iris van Kirsten dijo...

Todo país normal tiene su porcentaje de garcaje y Argentina no es la excepción. Ese garcaje compra lo que Mauri vende.
Pero lo verdaderamente malo es la sensación de impotencia que dejan estas situaciones: lo que viene haciendo Mauri con el Borda es criminal y no se puede hacer nada para evitarlo (sí,ya sé, el cacerolero piensa lo mismo, pero hablo de enfermos reales que vienen sufriendo carencias terribles sin que le importe a casi nadie, uf, sí, que el cacerolero sufre por no comprar dólares...)
No, no hay caso, el diálogo interno no sirve: hay un problema de prioridades...

Hilda Mendoza dijo...

Las grandes ciudades son casi todas reaccionarias con un gran porcentaje de nazis... CABA tiene "El Jefe" pero Rosario, Córdoba, Mendoza -por nombrar algunas- también tienen lo suyo... No me ofende verbalizarlo... Me ofende, y de qué manera!!, hacerlo carne, escucharlos a diario, hojear lo que leen... Fito estuvo suave, sintió sólo asco...La mitad, o más, de los habitantes de CABA aprueban lo que hace Macri. Tal vez no les gustó esto del Borda por lo burdo... Pero festejaron la represión del Parque Indoamericano, el desalojo de los puesteros de Liniers, el desalojo de los manteros en el centro, los golpes a los sin techo -incluida la embarazada ya que seguro era por la AUH-
El Niño tuvo el 64% de los votos, arriesgo, sin temor a equivocarme, que el 80% de ellos está feliz...
En CABA, como en otras grandes ciudades, dejaron "los huevos de la serpiente"... Parece que el período de gestación terminó.

elsudacarenegau dijo...

Muy buen análisis. Coincido en casi todo. Simon Wiesenthal, más allá de que no me caía bien, planteó que lo peor que se puede hacer con los nazis es subestimarlos.
Abrazo

Ricardo dijo...

Iris: no queda otra y está bien. Es lo que pedíamos cuando querían tirar a Cristina: respeto por el voto.
Hay que seguir por canales institucionales y, de una buena vez, construir una alternativa en la CABA que tenga algún anclaje en el territorio.

Hilda: coincido. Pero no pasa sólo acá, sino en todas partes. Las grandes ciudades son, por lo general, bastiones opositores. Que no nos extrañe que, si algún día, no se, Sanz fuera Presidente, en la CABA ganara el peronismo.

Ricardo dijo...

Sudaca: no hay que subestimar a Macri, pero tampoco dar por él más de lo que vale. Desde 2002 que lo sindican como candidato a Presidente y nunca pudo llegar a presentarse, siquiera...

Daniela Godoy dijo...

Ricardo querido, no había leído tu post todavía y estábamos en sintonía... creo que fachxs hay en todas partes, sucede que aquí se concentra el poder y la riqueza y la tilinguería supina (y centralista).
Es durísimo pero se convive con esta expresión de oscuridad. La misma oscuridad que se puede sentir y advertir en las ciudades o pueblitos donde se atropellan derechos humanos de campesinos a desalojar, comunidades indígenas, mujeres pobres, personas de identidades sexuales no normativas, no creo que pase por una cuestión centro periferia.
Es una modulación particular en Buenos Aires, nada más...y nada menos.
Para que vea que no exageraba: http://www.calandolapiedra.com/2013/04/macri-la-dictadura.html

Abrazo

Anónimo dijo...

me parece bien todo lo q macri hace para q los izquierda tipo po o los supuestamente socialistas tipo binner o por lo menos sus militantes se den cuenta de lo q es mauri y no repitan los fotos del 55 con toda esta supuesta zurda antiperoncha abrazada al militar rojas y aramburu .
romu

Anónimo dijo...

Macri y Carrió son necesarios, dinamitan cualquier posibilidad de unión opositora... A propósito, Moyano, Piumato ,Scioli, Massa y Lavagna ya repudiaron la represión macrista?... Ah, no ? Mirá vos...Saludos .- Pablo , el Bostero .-

Adrian Anido dijo...

Palabras de una señora, bien porteña ella, que conozco: "me hice traer una muchacha de Misiones" hablando de su última "adquisición", la persona que va a trabajar en su casa con cama adentro. Esta es la gente para la que Macri gobierna, el resto es medio pelo tilingo que lo vota queriendo pertenecer a la clase de gente basura que sito al principio.

Ricardo dijo...

Daniela: sí, puede que tengas que ver con la concentración de garcaje, pero no hay que olvidar a los que quieren parecer garcaje.
Se replica, como bien mencionas, en las grandes ciudades, pero más concentrado en los cuadrantes norte o dentro de las 4 avenidas en Tucumán.

Romu: las van a seguir repitiendo. Siempre apuestan a la memoria de corto plazo. De todas maneras, un Caprilismo, acá, es medio imposible.

Pablo: es que ellos no ven 678, comprendelos... Ni se enteraron.
Y coincido con lo que decís. Se dejan conducir por Carrió, que tiene menos votos que Altamira.

Adrián: que sintomática esa frase: “me hice traer". Coloca toda la voluntad de un solo lado, negando la capacidad volitiva de la “muchacha de Misiones".