miércoles, 4 de septiembre de 2013

El bombardeo a Siria en la opinión pública norteamericana

¿Qué espera EE.UU. para bombardear Siria por causas humanitarias? ¿Que rebalse Guantánamo? ¿Que sigan muriendo norteamericanos a causa de un sistema de salud privado? Si hay algo que no puede discutirse de EE.UU. es su profunda preocupación por lo humano, como cuando Bush acudió presto a socorrer a las víctimas del Katrina en New Orleans o los bombardeos humanitarios en Irak que tenían el sólo propósito de evitar que Hussein utilizara sus weapons of mass destruction. Campiones (sic) de la libertad, supieron siempre respetar los resultados de las urnas sin alterar jamás una elección nacional en Florida. ¿Qué espera entonces Obama para armar algún escándalo sexual, un trío con Michelle y algún líder sirio, y encontrar la excusa perfecta en un bombardeo para taparlo? Lástima que se desembarazó de Hillary Clinton, que podría haberlo asesorado recordando el bombardeo de Bill a Sudán. Menos mal, entonces, que nombró a Kerry, que recientemente comparó a Assad con Hitler y Saddam. Supongo que se habrá dado cuenta de ello cuando cenaba con Basher Al-Assad en 2009. Tiene un poco de lag cerebral, por eso recién lo recordó ahora.

Terminemos con la ironía y vamos a los datos:

1. EE.UU. siempre justificó sus intervenciones imperiales (sus guerras, bah) apelando primero a una manipulación de la opinión pública. El efecto CNN, lo llaman.

2. Lamentablemente, respecto a Siria la opinión pública en el gran país del norte les da la espalda: el 59% se opone a un bombardeo directo mientras un 36% lo apoya. Un 51% se opone a que sean los aliados los que bombardeen (aunque el parlamento británico votó en contra de una intervención militar) y un 46%, en ese caso, lo apoya (picarones, que la sangre siria manche las manos de otros). Un 70% se opone a armar a los rebeldes sirios y un 27% se muestra a favor de esa iniciativa. Aquí el paper de la encuesta.

3. ¿Casualmente? en diciembre de 2012 un 63% de los norteamericanos se mostraba a favor de una intervención... siempre y cuando el gobierno sirio utilizara armas químicas contra su propia población. Les recuerdo: los norteamericanos festejan Halloween y creen en las brujas...

4. Acá otra encuesta que muestra la oposición del público norteamericano a una intervención militar sobre Siria.

La tiene más complicada Obama que sus predecesores. Son los riesgos de estar siempre apelando al Lobo, como el Pastorcito Mentiroso.

6 pusieron huevos y comentaron:

Moscón dijo...

Lo irónico de estos hijoeputas, es que tienen un "Departamento de Defensa" y no un ministerio de guerra o una compañía de invasiones y lucro con matanzas.

Ricardo dijo...

Acertadísimo comentario, Moscón.

Iris van Kirsten dijo...

El viejo espíritu del far west no murió nunca. El país sin nombre no puede vivir sin estar en guerra.
¿Sanidad pública? Esas son cosas de rojos, diría cualquier yanqui. Lo importante es tener guerras, más guerras. No plan Marshall, no hospitales gratuitos, guerras, siguiendo la teoría de Bush, que no es otra cosa que el sentido común yanqui.

Erkekjetter Silenoz dijo...

Ja.. si un Depto. de Defensa contra ellos mismos inclusive.

Lo que pasa es que el complejo militar (privado) requiere movilizar, también, la "destrucción creativa" entre otras características schumpeterianas, las pruebas de laboratorio son siempre incompletas.

Los daños colaterales darían cuenta de ellos.

Saludos

daniel perez dijo...


en las últimas intervenciones militares a los paises árabes con propositos de "democratizar" la región...estan todos ENVUELTOS EN GUERRAS CIVILES y no terminan las víctimas de niños y grandes.es irónico hasta payaso las escusas que usan para aprobecharse de los recursos económicos que ellos tienen. NO A LA GUERRA CONTRA NADIE. NO A LAS GUERRAS!!!!!



Ricardo dijo...

Iris, Silenoz: sí, el complejo militar-industrial se hace respetar.
Una de las hipótesis es que quieren quitarle mercado a Rusia.
Aquí un buen artículo que resume varias probables hipótesis:

http://www.dawn.com/news/1040275/in-focus-why-does-the-us-want-to-attack-syria

Daniel: el tema religioso no puede ser infravalorado. Las revoluciones árabes terminan siendo una lotería...