sábado, 2 de mayo de 2015

Massa en Vélez

Dejemos de lado el trato irónico que Twitter le dispensó a Sergio Massa: los “iluminá las tribunas", los “pastor Sergio", los “por lo menos lleva más gente que Vélez"; también evitémonos el disgusto de comentar su discurso a medio camino entre delirante e incongruente (bah, sí quiero señalar que me parecieron muy republicanas —del Partido Republicano norteamericano— sus promesas de bajarle impuestos a los sectores más altos de la pirámide social); no caigamos en la facilidad de apuntar que deberíamos ser muy inocentes para creerle el kilometraje al auto usado que nos ofrece (corrupción, anti-sistema, ¡20 mil afuera!, etc.) y tratemos de enfocar en lo que a juego político estrictamente se refiere. Para ello, recurriremos a los borradores que escupimos (?) en la red social del pajarito:

Contextualicemos: metió Vélez. Bien. Arregló con De la Sota, que era la única jugada que le quedaba. Bien. Espanta así el fantasma de la bajada a PBA. Ahora, ¿borra eso los resultados de Salta, Mendoza, Santa Fe, CABA y Neuquén, donde no se llevó casi nada? La respuesta es no, porque estas jugadas no son ofensivas sino la táctica aplicada para defenderse en su peor momento, ya no de amesetamiento sino de franca caída: el fantasma de las actuales circunstancias atormenta a Massa desde el momento mismo en que decidió abandonar el FpV en junio de 2013. Entonces, ¿es catenaccio? Sí, porque si no conseguía una interna (o siquiera la promesa de una), y un quiebre en su vector de tiempo como este acto en Vélez, sólo le quedaba fatigar entrevistas televisivas y gráficas para explicar que no se baja de su candidata por pura tozudez.

¿Qué consigue Massa con la interna y Vélez? Contener lo que aún tiene en PBA, que peligraba (y peligra todavía) ante la visión de debacle. Por si no queda claro: un acto con puesta peronista (no exactamente liturgia; pero sí cancha, movilización y masa) es un show para el peronismo de la PBA. No eligió potenciarse en las provincias con recorridas, actos o siquiera viajes relámpagos para regalar excusa de entrevistas a los medios locales: al focalizarse en la PBA traduce como signo semiológico que ya no cuenta allí con los votos que lo acompañaron en 2013. Todas las encuestas, aun las suyas, lo venían advirtiendo.

¿Qué otro fin tiene estas movidas? Al auyentar el fantasma de bajar a pelear la gobernación bonaerense, tiene con que seguir presionando por una interna más amplia. Macri le dice “Santa Fe y CABA, no te necesito"; Sergio le responde ahora “mi porción de la PBA". Pero aún si ese anhelo massista fuera un imposible (acá una muy recomendable nota de Genoud sobre las razones íntimas para el desencuentro entre Macri y el tigrense), las movidas recuperan para Massa la posibilidad de pelear por un lugar en un eventual ballotage. De todos modos, le guste o no, sería iluso de pensar que DLS y un Vélez le alcanzan por sí mismos para volver a meterse en la pelea grande. Es antes una continuidad de las declaraciones del representante del empresariado y diputado del FR De Mendiguren, quien alertó que sin Massa en carrera, el establishment debería temer un triunfo en primera vuelta del Frente para la Victoria. ¿Cómo sería? Retorno de votos massistas a su tradición más peronista en el AMBA (aunque en el Primer Cordón se llevara mayor porcentaje el PRO), PASO que corona a Scioli y Macri y triunfo en octubre de DOS debido al escenario de polarización soñado por el kirchnerismo y el mayor rechazo que genera la figura de Macri.

Así, la permanencia de Massa en el mapa nacional complica más al FpV que a su competidor directo, Mauricio Macri. Al mantenerse en carrera, Sergio refuerza las posibilidades de un ballotage. Su única chance es ingresar en él y recolectar entonces el voto macrista de rechazo al kirchnerismo. Como venimos sosteniendo: Marina Silva vs. Dilma, recibiendo el voto de Aécio Neves. No quiere imaginar, Massa, la otra posibilidad, la que finalmente se dio en Brasil y disparó la alarma del establishment, que entrevió imposibilidad para que “la ancha avenida" se impusiera frente a dos relatos y modelos enfrentados con mayor claridad. El crecimiento de Macri (en parte debido a su discurso más coherente, a la dinámica de las elecciones desdobladas, a su aprovechamiento del caso Nisman y al acuerdo con la estructura de la UCR) hacen más probable un ballotage Scioli vs Macri (es lo que marcan todas las encuestas hoy). Se daría entonces el bis brasileño, y la paradoja de que los votos del massismo se repartieran con preponderancia hacia el peronismo.

Entonces, ¿el Vélez de Massa sólo retrasa lo que pueda ocurrir, ya sea a favor del FpV o del PRO? Probablemente, porque para ser competitivo en serio, Massa debería recuperar en la PBA los votos drenados hacia Macri o arrancarle más votos al FpV (más aun, Córdoba es una caja de sorpresas y nada le asegura al FR llevarse los votos del Cordobesismo hasta tanto la instrumentación del acuerdo no se explicite). Pero a la vez, Vélez y De la Sota representan la mejor jugada —entre las posibles— para Massa, que conjuga así la debacle y gana eso que es precioso en política: tiempo.

8 pusieron huevos y comentaron:

profquesada dijo...

Coincido con lo del catenaccio, a esta altura no le quedaba otra. Hay que ver si se incorporan los Rodriguez Saa y adquiere un poco más de volumen de juego y, por contra, si Moyano, Barrionuevo no terminan con Macri, por debajo de la table. Las encuestas dan que en la PBA, su área chica, se le está poniendo muy difícil, tercero y bastante lejos del primero.
Me da la impresión que se puso en movimiento tarde y sin cambiar de estrategia por lo cual se lo siguen comiendo por los dos laterales, izquierdo y derecho y cada vez tiene menos posibilidades de evitar los centros desde el fondo con destino de gol. Otra, después de Vélez, como quedaron sus arcas?, la campaña es muy larga. Necesita sponsors de peso.

profquesada dijo...

Dos observaciones mínimas para tu muy buen post: el vínculo con la nota de Genoud está roto y al final de tu posteo donde dice conjuga debe decir, tal vez, conjura.

profquesada dijo...

Post de Genoud: http://www.mendozapost.com/nota/9595-el-dia-que-macri-le-cerro-la-puerta-a-un-acuerdo-con-massa/

Erkekjetter Silenoz dijo...

Mmmm

¿No queda medio esquizo eso que la existencia de los "renovadores" es funcional al FPV por que le come votos a la idiotez amarilla con que ahora complica al FPV?

Concuerdo con la razón del objetivo respecto del gran mitín pero en lugar de considerarlo "la mejor jugada —entre las posibles" yo lo llamaría una jugada de auto satisfaccion ¿por qué habría de negársele?

Saludos

Ricardo dijo...

Profe: gracias! No se por qué a veces se me rompen los links (?). Respecto a la ortografía, es culpa del predictivo. A este lo escribí con el celu desde la cama, ja.
Por ahí también dice "candidata" y era "candidatura".

Silenoz: me parece que Massa tenía más votos opositores en 2014, pero los fue perdiendo a manos de Macri. Si se bajara, mi impresión (y analizando bases y apoyos, sobre todo en PBA) es que ayudaría más al FpV.

Capitán Medibacha dijo...

En comentarios que hice en este blog en el 2013 coincidimos plenamente con Ricardo -idem AbelFernandez- en considerar un serio error de Massa haber sacado los pies del plato en aquel momento.- Cantó victoria en el 2013 pero ahora se advierte hasta qué punto apresuró su separación del FPV.- En el camino de los senderos que se bifurcan, Scioli parece haber elegido mejor.-

Hasta el domingo pasado, sinceramente yo pensaba que Massa estaba totalmente perdido.- Ahora creo que tiene una mínima luz de esperanza: Que Del Sel pierda con Lifschitz en Santa Fe y R. Larreta con Lousteau en la CABA.- Difícil pero no imposible.- Esperemos a julio.- Saludos

Luciano dijo...

El hecho de que Massa se presente y saque un 20% aprox., sumado a un 30% que pueda sacar Macri siendo generoso, no daría un escenario donde el FPV pueda sacar mas de %40 y ganar en primera vuelta?

Si Massa se bajara sus votos se dividirían entre Macri y FPV polarizando y generando un escenario mas cercano al Balotage

Al menos esa es mi sensación.

Ricardo dijo...

Capitán: por divertirnos, con unos amigos hace un tiempo hicimos el ejercicio de pensar en qué hubiera sido de Massa dentro del FpV. La pasamos bomba, somos unos jodones bárbaros, nosotros.

Luciano: es posible, pero también es posible que no se alcance el 40 así. También podríamos plantear: con Massa abajo (cosa que no ocurrirá, ya), ¿no alcanzaría el 45% el FpV?

Bueno, de paso, se armó un lindo debate respecto a este post, Massa, sus votantes, etc., en el blog de Abel:

https://abelfer.wordpress.com/2015/05/03/massa-a-hoy/

https://abelfer.wordpress.com/2015/05/05/discutiendo-sobre-los-votantes-de-massa/

Abrazos.