martes, 2 de marzo de 2010

El partido que juegan el Gobierno y las Oposiciones

Estamos en 25 minutos del segundo tiempo de este vibrante partido. A la pelota, en este momento, la tenemos nosotros y son ellos, con el cuchillo entre los dientes, el serrucho para abrir el piso y las bombas (por si tienen que bombardear de nuevo la plaza como en el 55) los que desesperadamente quieren quitárnosla.


Éste partido comenzó en 2003 y todo el primer tiempo fue un baile del Equipo Nacional, con Kirchner como goleador implacable, ante la imposibilidad del Equipo Opositores Unidos del Establishment de levantar las piernas. Néstor los bailaba como a estatuas y los pasaba como a postes. La crisis de 2001 les había pegado feo y los goles de Kirchner se podían bancar. Sabían que tenían que esperar, elaborar un plan en el vestuario, recuperar aire y salir a matar en el segundo tiempo.

No bien éste comenzó el Equipo Opositores, un rejunte de figurillas secundarias con más joda que el Ogro Fabbiani y el Bambino Veira juntos, consiguió un refuerzo estelar. No se sabe si nacido de las inferiores del Milan o el Real Madrid: el pase de Elcampo, defensor aguerrido de las prebendas oligárquicas y atacante feroz de la libre circulación por las rutas nacionales y el abastecimiento. El partido, a partir de ese momento, fue otro.

Había que empezar a bancar los trapos.

Elcampo hizo desastres en los primero 10 minutos del segundo tiempo consiguiendo levantar a la hinchada, que empezó a cantar efervorizada los cantitos que inventaban para la ocasión los líderes de la barra brava: Clarín y La Nación. Muchos de los que estaban en la platea del Equipo Nacional se pasaron a la barra del Opositores Unidos del Establishment. Ahí regalaban plateas preferenciales y pizza con champán.

El Equipo Nacional, viendo que el réfer empezaba a inclinar la cancha, intentó adelantar los cambios para el 28 de junio y la jugada no le salió.
Viendo como le llenaban el área de centros y los que otrora parecían Mauros Laspadas y Víctores Zapatas se transformaban en Batistutas y Caniggias, decidió pasar a la ofensiva sin respetar tanto los esquemas. El 4-4-2 o el 3-4-1-2 ya no servían y había que ir para adelante aunque sea a los pelotazos.

Y fué. Y unos cuantos goles metió. La Ley de Medios les dolió como el gol de Diego con la mano a los ingleses. Capaz que ahí está la explicación de por qué no apoyaron al Estado en el reclamo por Malvinas recientemente.


El Equipo Nacional sabe que el partido no acaba hasta que el réfer pite, y que cuando lo haga, si están empatados, la Copa 2011 se la lleva el Equipo Opositores. Sabe también que si ganan ellos muchos de los logros conseguidos pueden peligrar.

Estamos en el minuto 23 del segundo tiempo y nos consumen los nervios. La última jugada del Equipo Nacional fue cambiar un DNU que estaba trabado por la Justicia Deportiva por otros dos. Por el momento la jugada está fructificando.

Algunos hinchas del Equipo Nacional cuestionan ahora también las formas de nuestro juego. Quieren toquecito y llegar jugando cuando a veces no se puede. Quieren que el gol sea un pase a la red y no un zapatazo de 40 metros. Hay discusión en la barra Nac&Pop. Está bien que así sea. Pero no siempre se puede ganar con la de Menotti. A veces hay que ponerse en bilardiano, armar bien la defensa y atacar con lo que se tiene. ¿El Galgo Dezotti? Con ése jugamos. No hay tiempo ni guita para traer a Messi.

Es ahora el Equipo Opositores el que quiere quitarle la pelota al Equipo Nacional y patear el uso de reservas para pagar la deuda afuera. Que sea este DT el que limpie el plantel para que el próximo DT, que imaginan serán ellos, no deban cargar con la responsabilidad y empiecen de cero a armar su partido.

El Equipo Nacional no se amilana. No juega para atrás ni toca para los costados como quieren algunos compañeros. Tira la pelota para adelante y corre, mete, gambetea, se embarra, juega. Quedan 25 minutos, la mitad del segundo tiempo más el alargue, para jugar. Y los va a jugar, no se equivoquen pensando otra cosa.

3 pusieron huevos y comentaron:

MATHA BURROUGHS dijo...

¡Qué lindo! Cuando habla del juego del equipo nacional me hizo recordar al River de Labruna.

Fernando Torrado dijo...

Todo indicaría que uno de los grandes polifuncionales del Equipo Nacional, Daniel Scioli, estaría en la lista de refuerzos que pretende el Equipo Opositores Unidos del Establishment para la próxima temporada, en caso de ganar el título. Espero que el Equipo Nacional se imponga, pero igual hay que estar atentos con el libro de pases...

saludos

lamierdaoficialista.blogspot.com

Ricardo dijo...

Gracias, Matha Burroughs. No lo vi al River de Labruna pero me lo imagino. A mi me gustaba el River del Tolo Gallego, campeón invicto.

Fernando: no la tengo a esa información. Nunca lo vi a Scioli muy nac&pop pero creo que dio bastantes muestras de kirchnerismo explícito.
Hay que ver, supongo.