domingo, 2 de diciembre de 2012

Dios Dinero

Nada movilizó tanto a la humanidad como la creencia en algo superior, instrumentado a través de las religiones. Dotadoras de sentido, vehículos de cohesión social y diques de contención para los desbordes que puede ocasionar la tremenda y abrumadora realidad: estamos solos, perdidos en la inmensidad de nuestro interior, luchando contra los peligros inconmensurables de un exterior que, cuando mucho, algunas veces solo podemos intuir.

El cristianismo y el islamismo moldearon grandes partes del mundo, siempre buscando extenderse, conociendo que en esta lucha, que es una pelea por la supremacía de los recursos, naturales y humanos, se escondía el vital mandamiento de la supervivencia de aquello que define el "nosotros". Las organizaciones creadas para tales fines, siendo la Iglesia Católica la más cercana a nuestra sensibilidad occidental, fueron inspiradoras de uno de los apotegmas del peronismo y de cualquier sistema que pretenda no perecer: sólo la organización vence al tiempo.

Los adoradores del libre mercado colocan en su mano invisible una fe de tipo religioso: esta ordena la sociedad, premiando darwinianamente a los más fuertes. Los más débiles, de todas maneras, se beneficiarían también cuando una copa, que los triunfadores llenarían, derramara. No ofrece consuelo ni resuelve las preguntas fundamentales (para eso existe la religión), pero sí responde algunas preguntas terrenales, inherentes al vivir, siendo la sentencia que reza que sólo el esfuerzo determina la posición que uno alcance, en la "natural" escala social, uno de los argumentos esgrimidos para justificar su razón de ser. No comprenden, quienes depositan su fe en el libre mercado (al que postulan primordial al ordenamiento social), que en realidad, según la brillante definición de Moscón [1], este supone "la pelea entre un peso pesado bien entrenado y un pibe desnutrido de diez años.Con todo en regla de acuerdo a la Federación Mundial de Box" [2]. Mágico.

El principal contrapeso al poder emanado del dinero no lo constituyen los sindicatos, ni los obreros del mundo se unirán, sino los estados nacionales, posteriores sí al nacimiento del comercio, pero únicas entidades organizadas que cuentan con alguna legitimidad y, algo fundamental, recursos contantes y sonantes. Razón por la cual son atacadas en, precisamente, su legitimidad. Y en sus recursos monetarios. Aquello de achicar el Estado... Si deciden, además, direccionar recursos en contra la lógica impuesta, son tachados y crucificados. Y Mel Gibson no les hace una película.

Volviendo a la vertiente religiosa de este post, grandes culturas fueron sepultadas por aferrarse a preceptos escritos en roca, mientras que aquellas que se animaron a dar un salto, izaron su bandera sobre las ruinas de las primeras. Continuar sometidos a la supremacía del dinero, y convertirlo, como ha ocurrido, en un bien, en un fin en sí mismo y no, cual fuera su origen, en un medio para el intercambio, derivará, tarde o temprano, en catástrofe, como lo demuestran las reacciones de ciudadanos europeos a los ajustes implementados por los estados dependientes de la eurozona, pero promovidos por el poder corporativo.

Feliz domingo para todos.

[1] http://carnespodridas.blogspot.com.ar

[2] http://loshuevosylasideas.blogspot.com.ar/2012/11/bourdieu-para-caceroleros.html

15 pusieron huevos y comentaron:

Moscón dijo...

En realidad no es mía,la leí o la escuché no se cuando ni en donde.
Pero me impactó tanto lo gráfico que me quedó grabada.

iris dijo...

Y es una religión old fashion porque exige sacrificios humanos.

nilda dijo...

son todos manotazos de ahogado,los que creen en el dios dinero quieren olvidar que van a morir.
Memento mori.
Se que estoy contestando desde otra onda, pero hoy estoy asi, perdonenme

Ricardo dijo...

Moscón: es brutal al ejemplificar el diferencial de potencia. Y te la hubieras apropiado, qué joder... Ja.

Iris: tal cual.

Ricardo dijo...

Nilda: escribimos para olvidar que vamos a morir...
Esperamos los goles de Funes Mori sin saber si vamos a morir antes de verlos. Snif.

profquesada dijo...

Un mundo donde el petiso Mora puede hacer un elegante gol de cabeza frente a defensores mucho más altos que él es un mundo en el cual merece la pena vivir. Aguante todavía!

La iglesia católica siempre adoró al dios dinero por lo menos desde que dejaron de ser perseguidos para convertirse en perseguidores. En casi 2000 años no se han apartado de ese camino. No lo van a hacer ahora, justamente.

El liberalismo no quiere un estado chico, quiere un estado débil y controlable, pero gigante en cuanto a la renta recaudadora que produce y de la cual se apropian de mil maneras diferentes. "achicar el estado" fue (y es) una consigna mentirosa más con la que consiguieron y tal vez todavía consigan engañar a una buena cantidad de gente. Un buen ejemplo actual es Macri. Cobrar impuestos de fácil y universal recaudación, cuanto más regresivos mejor y derivarlos a los amigos, no a los que lo necesitan.

Comandante Cansado dijo...

Me gustó. Interesante acercamiento a la crisis del neoliberalismo.

Daniela Godoy dijo...

Muy bueno; cuando se habla de corporaciones, hablamos justamente de las financieras que no tienen banderas, y de las religiosas, que dan el sustento ideológico, sean cuales fueren. En el caso de la Iglesia Católica, fueron dotando de dogmas útiles al poder político y económico europeo que dominó el planeta. Por ejemplo, el celibato de los curas - que impedía la dispersión de las propiedades-, la atribución o no de alma a negros (esclavos), indios(siervos) o mujeres (ambas cosas) según las necesidades políticas de cada tiempo.
Durante esos siglos en los que lo que hoy conocemos como Europa era una aldea, la red de monasterios fundados por San Benito dotó de una identidad cristiana a un territori fragmentado e invadido permanentemente, y sostuvo una red de poder que llegaría a ser más poderosa que el emperador más rico. Leer la historia de la institución es fundamental para comprender cómo se acopla la versión protestante con el desarrollo capitalista y ha justificado la expoliación de los territorios que conquistaron lso europeos. Nuestras naciones latinoamericanas se liberaron del rey pero no de la Iglesia ni del culto al librecomercio con Inglaterra o luego, la dependencia con los EEUU. Así fue que las revoluciones no llegaron a ser sociales (como lo impulsaron algunxs) sino que cuajaron en un cambio de instituciones para traspasar privilegios.
Y la Iglesia se fue corriendo levemente, siempre del lado del poder económico. Cuando tuvieron que bendecir la sangría de sus fieles que se tomaban en serio el amor al prójimo, - esto del Reino de Dios en la tierra- no tuvieron reparo en bendecir a los verdugos, y hasta en matar a miembros de sus propias filas que habían optado por realizar aquella revolución inconclusa.
Una de las batallas más importantes para la humanidad toda pasa por deconstruir esa relación infame entre el poder del dinero y el poder corporativo de la religión. En nuestro país, se traduce, entre otras cosas, en la definitiva separación de la corporación iglesia católica del Estado.
Un abrazo

Ricardo dijo...

Profe: sólo se puede decir "amén".

Comandante: gracias. La verdad, dudaba en subirlo. Es domingo, dije...

Daniela: qué. Buen. Comentario. Mencantó. Esta parte: "Nuestras naciones latinoamericanas se liberaron del rey pero no de la Iglesia ni del culto al librecomercio con Inglaterra o luego, la dependencia con los EEUU. Así fue que las revoluciones no llegaron a ser sociales (como lo impulsaron algunxs) sino que cuajaron en un cambio de instituciones para traspasar privilegios". Ufff.

ram dijo...

Bueno, hay que ser justos, el terrenal dinero siempre fue n problema para la espiritualidad sotanuda; no hay que olvidarse de que aquellos tiempos en que para que te perdonen los pecados debías pasar por la inmobiliaria "papa s.a." y hacer un intercambio de propiedades, unas monedas de oro, un terrenito y a cambio te lavaban el alma, eras oficialmente bueno y acreedor a una simpática nube cerca de san pedro desde el día de tu velorio. Negoción, especialmente si eras aristócrata europeo (y candidato de fierro a que te dejen en bolas pero "limpio de pecados").
Como diosito no era tan angurriento como sus empleados romanos, apareció lutero (una merkel un poquito más medieval, digamos), les adecentó las formas y los disfraces a los curas, les evitó la pedofilia (no el 100% pero mucho) y las propiedades se quedaron con los los dueños. Supersticiones más baratas, claro.
Pero bueno, estamos en el siglo 21, y los argentinos, que no somos tan "europeos" como presumimos, perdimos en la repartija de chamuyos celestiales, todavía detrás de sotanudos adoradores del billete que nos piden modestia a nosotros, mientras su jefe, un sotanudo grande que reta a la presidenta de los 12 millones por la pobreza general, mientras él, pobrecito, es de estirpe rural y de (muchas) vaquitas ajenas...
Hablemos de dinero, Ricardo, de sus dueños, sus apóstoles y dejemos tranquilo a diosito que éstos hace mucho rato que lo vendieron. Como coartada funciona lindo, para todo lo demás no existe (además está master card para eso).

Ricardo dijo...

Eso es lo bueno de subir un post mediocrón: los comentaristas lo mejoran.

ram: le estaba por rematar el comentario con lo de la mastercar™®© hasta que leí el final. Le dejo entonces Mater Charge, un tema muy divertido del Beto Collins:

http://m.youtube.com/#/watch?v=qcuRUgvniGo&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3DqcuRUgvniGo&gl=ES

MiTucumán dijo...

El verdadero sentido coincide en todas la religiones aunque tenga muchos nombres diferente (por ejemplo uno de los nombres que a mí más me gustan es "que seamos uno")... y lo que cuenta no son sus instituciones ni sus páginas desteñidas sino "lo que se vive"



Coincido en que las instituciones religiosas están tan descarriadas como lo está la humanidad en su conjunto. A veces cuando pispeo alguna anécdota de la historia de la humanidad me da la impresión que estamos estancados, seguimos igual que al principio... : (

Larabi dijo...

y si... el Barbas dijo "A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César"... y entonces los que vinieron crearon un Dios y Un César que son la misma cosa.... y la atención de la humanidad toda se fue por la canaleta del Tanto Vendes Tanto Vales, la Iglesia formó parte de los jueces de la Organización Mundial de Boxeo que fiscalizaban la pelea entre Tayson y el pibe de 10 años desnutrido... y muchas cosas comenzaron, comienzan, a no encajar... Creo que algo se está aprendiendo... tal vez sólo que el pibe de 10 años no está más desnutrido y Tyson esté un poco mariado pero es algo...

Daniel dijo...

Adoradores del Dios Mammón.

Ricardo dijo...

MiTucumán: estamos de acuerdo. Pero no desespere, que algo avanzó la humanidad. Para honrar la verdad, algo tuvieron que ver las religiones. Al principio nomas, si me pide opinión.

Larabi: puede ser...

Daniel: y del dios Onán...