jueves, 6 de mayo de 2010

Cavallo: oops... I did it again!

...I played with your heart. Got lost in the game. Oh, baby baby...

Perdón.

Domingo Cavallo, futuro Canciller del por entonces electo presidente "la Rata de Aniiaco":

...fue a Washington para convencer a sus interlocutores de que no temieran más al caudillo riojano que subía en las encuestas, y que dejaran de prestar al gobierno (de Alfonsín) en aprietos...*

Parece que al ex superministro todavía le quedan algunos reflejos y ayer pude leer esto en el Olé:

Corralito en Núñez

A River le pasan todas: un grupo estadounidense decidió no invertir en el club por los consejos de Cavallo. Se buscan Domingos más felices.

Gracias, Mingo. Seguí aconsejándole a Grecia cómo salir de la crisis:

El ex ministro de Economía de Carlos Menem y de la Alianza sostuvo que Grecia debería realizar una "reestructuración ordenada de la deuda" y aplicar un importante recorte de gastos para recuperar la solvencia perdida.

Lindo caballito...

Acá el compañero Gringoviejo propone juntar firmas para solicitarle al próximo gobierno británico que nombren a Domingo Felipe como ministro de Economía. Nos sumamos.

* extraído del libro "Raúl Alfonsín, la democracia a pesar de todo", de McAdam, Sukup y Katiz. Pág. 227.

4 pusieron huevos y comentaron:

manuel el coronel dijo...

pero también dijo esto cumpa:

"He tratado de ayudar a Passarella y le he presentado a alguna gente local muy seria"

ahora sí, nos vamos a la C

Ricardo dijo...

¡No!
Ahí si estaríamos en el horno.
Al final, ¿este es de Taaiiere' déee Córdoba o de Boca?

Jorge Mux dijo...

Alguna vez Sonia Cavallo dijo que su marido merecía ser ministro en un país en el que se respetaran sus ideas y pronósticos como, por ejemplo que el dólar y el euro iban a disminuir su diferencia hasta tener un único valor común. Esto fue en el 2003.
Habría que decirle, una vez más, a Sonia que apoyamos su pedido; es más, si lo desea, le preparamos una extradición para que se vaya y nunca más tenga que volver a un país donde no se lo valora.

Ricardo dijo...

Qué cosa ésta del consenso, ¿eh?, de coincidir con Sonia Cavallo. A los límites a los que nos ha llevado el republicanismo... ;)

Abrazo, Jorge.