martes, 6 de julio de 2010

El éxito a cualquier precio

Luego de la derrota mundialista quedan pocas ganas de pensar, pero las más de 10.000 personas -algunos dijeron hasta 20.000- recibiendo a la Selección en Ezeiza no sólo me emocionaron por el cariño hacia los jugadores y Diego sino también porque esos tipos, horas ahí esperando la llegada del colectivo, representan un nuevo cachetazo a la cultura del éxito por el éxito mismo que impera no sólo en Argentina sino en todo el mundo y hasta posiblemente en otras Galaxias.

Todos, absolutamente todos los que reprodujeron la noticia hablaron de "sorpresa" o lo calificaron como "inesperado". No voy a decir que fui la excepción porque me reservo la mentira para temas más importantes (:P). Nadie esperaba ese recibimiento porque tenemos inserto el chip que dice que lo único que sirve es ganar. No importa el camino desarrollado o el trabajo empeñado: si es derrota seguramente estuvo todo mal. Este modelo premia a los ganadores; no importa si nacieron ganando o la manera en que lo hicieron: no se premia el esfuerzo sino el resultado.


Es por eso que bancar a Maradona y a esta Selección no es para mí sólo una cuestión de gusto futbolístico: es luchar también contra un orden cultural impuesto. Es luchar contra el exitismo y el canon de las buenas formas. Y contra todos aquellos que, quizás sin saberlo, se constituyen en Soldados del Régimen.

Un régimen que premia únicamente a los ganadores y para quienes los derrotados deben ser excluídos. Y efectivamente lo son: los perdedores de este sistema son excluídos del mismo. Si no podés consumir, no servís. Si no sos un ganador, sos un perdedor.

Es ese orden cultural el que dicta una de las sentencias predilectas con las que muchos acallan su conciencia: "No laburan porque no quieren". Y no, señora, no estoy mezclando la Biblia con el calefón; es todo parte de una misma concepción ideológica: una que niega que no todos nacemos con las mismas oportunidades. Una que niega que sea este sistema el que genera a los excluídos y es por eso que estos Soldados del Régimen responsabilizan al excluído por su fracaso y desligan esta responsabilidad del Sistema que efectivamente los crea.

Ya lo decían Dorfman y Mattelart en su libro "Para Leer al Pato Donald, Comunicación de Masa y Colonialismo" (pág. 105):

...El hecho de que Donald, así como el Lobo Feroz, los chicos malos e infinidad de otros, siempre le estén quitando el hombro al bulto, indica que su cesantía es el producto de su libre voluntad o de su ineficacia. Donald representa para el lector el cesante, pero esa cesantía, que históricamente es causada por la crisis estructural del sistema capitalista, no tiene otra causa que la personalidad del protagonista. El fundamento socio-económico desaparece para dar lugar a la explicación psicologista: en los rasgos anormales y exóticos de la actitud individual del ser humano, radican las causas y consecuencias de cualquier fenómeno social...

El fútbol es también política y la política también es atravesada por el fútbol, el Mundial y el desempeño argentino. Querer negarlo es negar que vivimos en la era cibernética.

La Presidenta invitó a Maradona y a los jugadores a la Casa Rosada y dijo: "aunque dijeron que no lo merecen, creo que se equivocan. Debe pasar el duelo. Sepan que soy más aguantadora en las malas que seguidora en las buenas. Estamos orgullosos de lo que hizo la Selección. Ya debemos empezarnos a preparar para el 2014".

Todo lo contrario a la conducta del Diario Olé (LTA) que, sobre la multitud que fue a recibir a la Selección, tituló: "¿Qué Festejamos?"
Hipócritas: porque ellos si están festejando la derrota de la Selección, la derrota tuya y mía y la derrota que se le puede infligir a un nuevo modelo cultural que pugna por abrirse paso hacia la superficie: el modelo que premia el esfuerzo.

Mucho de lo que se le critica a la política oficial -si no todo- tiene que ver con las formas. Y para mi se emparenta con lo que decía al principio: se pelea también contra un modelo cultural. El modelo del éxito desligado del esfuerzo. El modelo que terminó de hacerse carne en los '90, que indica que ser famoso es ser exitoso, que laburar es de giles y que si te va mal es únicamente culpa tuya.

Ser más aguantador en las malas que seguidor en las buenas es una manera de premiar el esfuerzo por sobre el mero éxito.

12 pusieron huevos y comentaron:

Natalia dijo...

a mi personalmente me encantó lo de Cristina y aunque Oscurín y los demás sigan jodiendo, hablando pavadas (pasese usted por mi blog para ver una de las últimas burradas publicadas por el monopolio), la gente banca y bancará a la Selección y al Diego a muerte, por qué? porque hubo huevos, pasión, dedicación, porque no se cayó teniendo un planteamiento mezquino y tacaño, porque se puso toda la carne en el asador y aunque no se pudo ganar, el cariño y la identificación que tuvimos con este equipo es algo que no se puede comprar

Tanto Néstor como Cristina bancan a muerte a los chicos en sus gestas deportivas, o es que alguien olvida a los Pumas en la Casa Rosada cuando terminaron TERCEROS (si, terceros, no ganaron el Mundial)?

No todo puede ser siempre victoria, pero eso no indica que todo sea fracaso ;)

manuel el coronel dijo...

Ayer pensaba sobre lo mismo cumpa, el festejo no puede ser sino producto de la victoria, eso es innegable, la felicidad no puede ser expresión de la tristeza, no en masa y de semejante forma. Por eso de que uno juega a ganar, estaría bueno reconcerlo si entendemos qué entendemos por ganar. Y no hablo de la sanata esa de los campeones morales. Algo habrá logrado el Dié para que el pueblo se sienta victorioso y vive como vivó al equipo no?

Javier dijo...

El tema es que e suna cultura que elo neoliberalismo ha impueto a sangre y fuego . No se valora el esfuerzo en conseguir un objetivo , la dedicación , solo importa el resultado . Puede decirse que se alo mismo alguien que curso algunas materias en la facultad que quien no cursó ninguna ? A nivel resultado no hay titulos de grado otorgados , pero culturalemnete es bien diferente el tema. Ahopra bien , volviendo al futbol , en 1990 no mereciamos salir campeones , mas alla de Codezall , el futbol de Argentina era pauperrimo salvo alguna pincelada de Maradona , cuando los brasileros merecian habernos goleado y terminamos 1-0 y las grandes atajadas de Goyco y poco mas . En la final dabamos lastima y sin embargo fue un exito en el resultado y salímos succampeones . Ahora el panquesuismo basado en el existismo es una enfermeddad mundial , increible el diario panqueue New York times primero pidiendo perdon a Diego y luego del partido se dieron vuelta nuevamente con criticas , el pueblo dioun gran ejemplo de cuanto vale la foma en que uno consigue las cosas y no el mero hecho de conseguirlas sin importar como .

Un abrazo

chela dijo...

Como soy de la época del "Cuadro de Honor" en la secundaria (noooooo, tantos años no, che!... apenas el siglo pasado, jaja), me llenaron la cabeza desde chica que lo importante es dar lo mejor, desarrollar un proceso, esforzarse, competir. No es lograr el resultado correcto de la ecuación sino descular los pasos hacia el resultado, aunque haya que desandar, barajar de nuevo. Y eso fue omitido de los códigos sociales desde la escuela, precisamente el lugar donde se aprenden las reglas del juego de la vida. Mis hijas mamaron la pedagogía mentirosa de la no corrección porque era traumatizante! No, señores: se marca el error para aprender el modo correcto!
Volviendo a la Selección: acaso el futbol, el deporte en general,
no forma parte de la cultura de un pueblo? Obvio que sí. Y este cambio vivido ayer, estos miles de personas que dieron un presente masivo, emocionado, comprometido a esos jugadores que traían el duelo clavado en la cara es el triunfo de un cambio de paradigmas. Ganamos o perdemos, pero el sentimiento es el mismo: no dejaremos de ser argentinos porque una pelota nos haya roto el alma. Porque defendimos con honor nuestras metas, porque el sueño era alto y exigía sacrificio, trabajo, entrega y pasión. Y huevos, claro. Y eso a esta patria no le falta. Había que sacudirse el polvo y sacarlos del armario (no uso "closet"...). Vamos por más siempre.

Ricardo dijo...

Natalia: buenísimo recordar lo de Los Pumas. Como no soy seguir del rugby no lo tenía.
Y es verdad lo que decís: nos identificamos con esta Selección.

Manuel: creo que lo que logró el Dié (como decís vos) es lo que señala Natalia: nos identificamos todos. Hubo mística y ratos de muy buen fútbol.

Javier: no leí las críticas del NYT. Si su pedido de disculpas, que estuvo muy bien.
Los campeonatos no se merecen. Se ganan. River jugó horrible con Simeone pero ganó. El Huracán de Cappa jugó bárbaro, pero le afanaron el campeonato -sigo convencido que por el apoyo de Cappa a la Ley de SCA y el FpT-.

Igualmente el post apuntaba a lo que decís al principio. Ese paradigma cultural está siendo interpelado por esta época que vivimos: ahora podemos entender y criticar el accionar de los Medios, de las empresas formadoras de precios, las presiones eclesiásticas, etc.
Es buenísimo como van cayendo, una a una, todas las máscras detrás de las cuales se refugian.

chela: me gustó mucho tu comentario. Gracias.
El cambio vivido ayer viene siendo expuesto con cada vez más fuerza: los blogs luego del "Paro Histórico del Campo", un Gobierno que se enfrenta a los Poderes Establecidos y, por primera vez, no es depuesto por éstos. La gente defendiendo a la Ley de SCA y los nuevos derechos que van siendo adquiridos: jubilaciones, AUH, matrimonio gay, la discusión del aborto...
Vamos por más siempre.

Gracias a todos.

Sujeto de la Historia dijo...

Ricardo
Te mandé un comentario, pero "se perdió". Me está pasando mucho últimamente. ¿ A vos te pasa lo mismo? ¿ A los demás ?

Saludos

Ricardo dijo...

Sujeto: está pasando, lamentablemente.
Hasta ahora los comentarios tardan un poco pero eventualmente aparecen.
Lo voy a buscar en mi mail y, si no aparece, lo copio de ahí.

Abrazo.

mariano utin dijo...

Ricardo, muy buen post. Me alegra muchísimo ver como en una gran porción de nuestro pueblo se van borrando esos valores individualistas del sujeto neoliberal donde el resultado lo era todo. Son esos valores que sirven de sosten a los sectores del privilegio de siempre los que estuvieron a punto de lograr nuestra disolución como pueblo. La verdadera victoria de estos nuevos tiempos (en la cual esta inserto el DIEZ) no es el resultado deportivo, sino, la (re)instalación de un nuevo paradigma cultural que premia el esfuerzo, la entrega, la nobleza y la solidaridad.
Un abrazo.

Pablo D dijo...

Muy cierto todo, pero ojo, y lo digo en mi blog, que nada de todas estas canalladas que promueven los mierdos de comunicación hegemónicos, nos impida ver el profundo problema por el que atraviesa nuestro futbol (que excede en autoría y antecede en tiempo a Maradona, que bastante hizo con sus pro y sus contra batallando frente a los mil y un impedimentos que tiene él como tuvieron sus antecesores desde 1990), que hace veinte años no gana nada, que no puede sacar un mísero lateral como la gente -obligando a improvisar con leones de sangre y alma como el enorme Gringo Heinze-, que no tiene definida una politica de busqueda de juveniles -ni en clubes ni en seleccionados menores, donde se apunta, erróneamente, a los títulos y no a la formación de valores). En fín. Hay que valorar lo hecho, porque la verdad que los pibes dejaron todo -de otro modo no hubiesen podido llegar ni a cuartos vistos los molinos de viento con que hay que lidiar-, hay que valorar a Diego, pero que este buen clima y la derrota sirvan para encarar la necesaria refrescada que nos debemos para volver a los primeros planos en serio y como una normalidad.

Ricardo dijo...

Mariano: totalmente de acuerdo.
Un abrazo.

Pablo: tenés razón en todo lo que decís.

Creo haber leído que desde el año pasado, si no me equivoco, la AFA está implementando algo así como Academias de Fútbol para encontrar jugadores. Si mal no recuerdo Luque lleva adelante una en Mendoza.
No sé en que andará la cosa...

Abrazo.

El Repúblico Javier dijo...

Tarde leí el post Ricardo. Genial. Ayer justo Diego de la Sala habia twiteado algo así como ¿Qué se festeja?, le respondí que esa pregunta era terriblemente resultadista.
Le hubiera pasado el link y me ahorraba el tiempo de la respuesta.

abrazo!

Ricardo dijo...

Gracias, Javier.
De la Sala es el de CQC, ¿no?

Yo creo que se equivocan: la gente no estaba festejando haber ganado algo. Estaban haciendo otra cosa ahí. Estaban siendo pueblo y expresándose, como viene pasando.
Eso los jode, ¿no?

¡Abrazo!