jueves, 15 de julio de 2010

Matrimonio para Tod@s

Podemos decir que a partir de anoche hay mayor justicia social en Argentina. Que triunfó el respeto por la dignidad humana. Que se reconocieron los derechos de una minoría postergada. Que muchos y muchas podrán ahora sentir que fueron incluíd@s y disfrutarán -como corresponde- de los mismos beneficios que vos y yo.


Me saco el sombrero ante los colectivos que lucharon para que este proyecto fuera finalmente aprobado.
Mis respetos a la estrategia llevada adelante por el oficialismo para conseguir su aprobación. Me gustó mucho esta frase que leí en lo de musidora: "El kirchnerismo es hoy un polo imantado para cualquier demanda de esencia profundamente democrática".
Un reconocimiento también a los políticos de la oposición que estuvieron a la altura de las circunstancias y votaron a favor, se abstuvieron o se ausentaron.

Un par de consideraciones nomás.

No creo que el proyecto del Matrimonio Igualitario tenga que ver con el amor. Lo digo por argumentos que escuché durante este tiempo: "Se aman, tienen que poder casarse" o "No se puede legislar contra el amor".
Me alegro si se aman. Bárbaro. Pero el amor no se mide, no se toca ni se firma una declaración jurada que certifique que uno está enamorado para casarse. No aparece en los análisis de sangre tampoco. Al momento de dar el "sí" no te dicen que tenés que alimentar el amor todos los días, como se riega una flor. No te van a obligar a que te divorcies si se acaba el amor. En lo referido a lo estrictamente legal el amor no es nada. Para los Beatles si lo era todo -y podemos discutirlo largo rato- pero ni John, Paul, George o Ringo votaron jamás en la Cámara de los Comunes.

El Matrimonio para Tod@s® es el reconocimiento de un derecho que le corresponde a cualquier hijo de vecino que se quiera casar con el hijo de otro vecino. Por la razón que fuere: herencia, hijos, amistad, que los dos son de Atlético Tucumán, etc. Estamos hablando de derechos humanos y de la dignidad de las personas. Y de la libertad que tienen para ejercer esos derechos.

Un párrafo final para los legisladores que votaron desde sus convicciones o creencias personales. Todo bien con ustedes, pero no creo que se deba legislar pensando en la Ley que le gustaría a uno sino en aquella que posibilite una sociedad más justa, igualitaria y respetuosa; una que haga que todos nos sintamos partícipes de la misma.

A casarse ahora, que en 2012 se acaba el mundo.

11 pusieron huevos y comentaron:

musidora dijo...

oh, sí
el amor es otra cosa
eso fue una estrategia nomás, argumentos muy discutibles como el de los niño huérfanos (esa cantinela de "Pepe o la calle"...) qué se yo

ahora, viste qué difícil es debatir contra el opus dei? es debatir contra el irracionalismo y el odio, es imposible

no sé qué argumento es el mejor contra el prejuicio, la razón muchas veces no lo es
bueno un beso!!!!
p.

ram dijo...

Oiga, no se me lo ponga pornográfico, ser de Atlético Tucumán no es un derecho humano - es un acto fallido, un mal chiste o una borrachera interminable pero, ¿un derecho? y humano? - jamás de los jamases.
Amén

Silvia Ca dijo...

Yo solo pienso una cosa: cuantos problemas cotidianos resuelve esta ley.(tipo lo de la obra social y la paternidad compartida)
El amor, es otra cosa diferente al matrimonio.
Ayer en la plaza aprendi muchas cosas, charlando con la gente y para adentro me decia: se lo merecen, carajo.
Tambien pense: ojala inviten al casamiento!!!jajaj
abrazos, cumpa

Ricardo dijo...

Paula: yo también los entiendo como argumentos para tratar de revolver un poco las telarañas que muchos tienen en la cabeza. Y seguramente a alguien le habrá servido para entender que somos todos iguales en nuestras diferencias.

Debatir la irracionalidad con la racionalidad es casi imposible.
Anoche escuchaba discursos que empezaban muy bonito para después decir que estaban a favor de la discriminación. Cosa de locos.

Un beso.

ram: no me diga que usted es de San Martín...

Puse Atelético -así se dice- para no tener que justificar que siendo hincha del "Santo" no me siento representado por sus santidades, los legisladores del Opus Dei, ni me uní a las milicias para pelear esta Guerra de Dios.

Que ande bien, si D10S quiere.

Silvia: esos son para mi los argumentos para legislar a favor de la inclusión: todas las pequeñas cuestiones cotidianas que son un gran problema si no están resueltas.

La envidio por haber estado en la Plaza. Me imagino la alegría.
Yo también me sentí muy bien el día que fui a la Audiencia que se realizó acá y pude compartir la "Trinchera del Diablo" con muchos chicos y chicas que demostraron una gran madurez frente a las constantes provocaciones y bravuconadas de los que se oponían al proyecto que, no gracias a Bergoglio, ya es Ley.

¡Abrazos!

Sujeto de la Historia dijo...

Ricardo
Totalmente de acuerdo con la cuestión del amor. Nada tiene que ver el amor con las formas jurídicas, pero sí afectan a las parejas (de cualquier tipo)en la vida cotidiana. Lo paradójico que se me ocurre es que la Iglesia y sus paladines, cuando luchaban contra esta forma de matrimonio, están luchando contra quienes, si deciden casarse, es porque van a intentar llevar una vida de pareja, tal como tenemos los hetero, y fundar una familia.
Es decir: el puterío de Tinelli (hetero / homo) no causa tanto escozor como un intento "serio" de emparejarse.

manuel el coronel dijo...

muy bueno lo de la cra. Musi y lo suyo con su (ante)último párrafo compañero.

Ricardo dijo...

Sujeto: ni Tinelli ni todo el sexo y violencia que se vende en la tele... ¡Grassi! Que todavía anda dando vueltas libre y sin un pronunciamiento oficial de la Iglesia... ¡Von Wernich! Que da misa en cana...

En fin. Y tenían el descaro de hablar del "escándalo" de la pobreza el año pasado, en el Alvear, con De Narváez, Ratazzi, Dromi, Roque Fernández y Chiche Duhalde al lado, mientras en el 2008 daban misa al lado de las rutas apoyando el "Paro Histórico del Campo"

Manuel: muchas gracias, cumpa.

Abrazo grande a los dos.

Javier dijo...

Hoy creo que muchos nos sentimos muy orgullosos de vivir en este pais en estos momentos . Hoy depertamos pensando que cada dia vemos un pais mejor y mucho mas igualitario .

Un abrazo

Ricardo dijo...

Amén, Javier. ;)

¡Abrazo!

A.C.Sanín dijo...

Muy bueno el post. Creo que señalás la síntesis de la cuestión: “El Matrimonio para Tod@s® es el reconocimiento de un derecho que le corresponde a cualquier hijo de vecino que se quiera casar con el hijo de otro vecino. Por la razón que fuere.”
Creo que hay hechos políticos que cambian para siempre una sociedad y por eso, porque transforman en serio, quedan destacadas en la historia. Especialmente cuando afianzan la construcción democrática y erosionan a la máquina de imposición cultural de la derecha. Me siento orgulloso de apoyar a un Gobierno que se atreve, aún en su debilidad relativa, a afrontar estas peleas decisivas. Y saludo a los senadores de “otro palo” que, haciendo gala de su dignidad, superaron las presiones y acompañaron con su voto.
Un gran abrazo!

Ricardo dijo...

Tal cual, Sanín.

Aunque la iniciativa no haya sido del oficialismo específicamente, fue éste -una vez más- quien le dió el volúmen político necesario. Quizás no tanto en Diputados pero si en el Senado.
No sólo fueron los votos sino toda la estrategia que permitió primero tratarlo en el recinto y luego aprobarlo.
Yo también estoy profundamente orgulloso por eso.
Además estoy orgulloso de todos los que bancamos, desde nuestro humilde lugar, los proyectos que por ahí no nos tocan directamente pero lo hacemos con conciencia democrática e inclusiva.

Un abrazo grande para vos también.