martes, 12 de julio de 2011

Macri, el no infame


Michel Foucault -pronúnciese fucó para quedar como alguien pulenta pulenta- en La Vida de los Hombres Infames, nos dice, al hablar de distintos modelos punitivos...

...Uno de estos modelos tiene que ver con la infamia, es decir, con los efectos de la opinión pública. La infamia es una pena perfecta, ya que es la reacción inmediata y espontánea de la sociedad misma, varía en cada sociedad, está graduada según la nocividad del crimen, puede ser revocada mediante una rehabilitación pública y, en fin, alcanza solamente al culpable. Es por tanto una pena que se ajusta al crimen sin necesidad de un código, sin tener que ser aplicada por un tribunal, sin riesgo de ser instrumentalizada por un poder público. Se adecúa rigurosamente a los principios de la penalidad. El triunfo de una buena legislación se produce cuando la opinión pública es lo suficientemente fuerte para castigar por sí misma los delitos... Feliz el pueblo en el que el sentimiento del honor puede ser la única ley, pues no tiene prácticamente necesidad de legislación. Tal es el código penal de la infamia...

Evidentemente Mauricio Macri, quien para muchos de nosotros representa a un hombre infame, merecedor del escarnio público, no es considerado de tal manera por una importante porción de la población. Debería bastar, tal situación, para comprender cabalmente el papel de los medios masivos y el rol destinado al -para nosotros- hombre infame por parte de estos mismos medios y los factores de poder que ellos también representan.

9 pusieron huevos y comentaron:

nilda dijo...

se me metio en la cabeza (pelotudamente, lo se)que yo le habia aconsejado leer ese libro. Es altamente probable que no sea asi. Por eso le recomiendo uno: La enfermedad, de Giovanni Berlinguer.Que esta en compose con ese. Beso, no me de bola, es la menopausia que me hace creer cosas erroneas.

Ricardo dijo...

Si, Nilda. Vos me recomendaste que lea a Foucault. No específicamente este libro.
Tomamos también la nueva recomendación. Gracias.

Un beso.

Anónimo dijo...

Este infame, en el mal llamado "primer mundo" (o llamado así desde nuestro muy porteño embelesamiento con lo de afuera), ni siquiera se presentaba a la reelección.

Gustavo - Villa Devoto

Ricardo dijo...

Gustavo: no sé. ¿Consideramos a Italia parte del primer mundo? Porque el Berlusca, bueno...

Rucio dijo...

Muy cierto, después dicen que los medios no tienen influencia en las decisiones de la gente. Este se puede revolcar en un chiquero que total te van a hacer creer que huele a perfume francés.

JOSE dijo...

la segunda vuelta no me importa, es mas no se a quien le importa!! como dice bien fito paez y anibal fernandez estos de la cpital no tienen remedio, y bueno, que se queden con maurizio, pero eso si basta para mi de progres, quiero kirchnerismo, si kirchenrismo y sin dar un paso atras,nunca menos,basta de querer ser lo que no somos.

Ricardo dijo...

Tal cual, Rucio.
Mi impresión es que si los medios trataran a Macri como al oficialismo nacional, el PRO hubiera sacado la mitad de los votos este domingo que pasó. Uy, mírenme, me carrioticé.

Un abrazo.

José: todos estamos con bronca, pero no creo que lo de Aníbal o Fito sume, sino todo lo contrario.
¿El kirchnerismo no es un progresismo también? La lista de Cabandié sacó 14 puntos y las de Ibarra y Cerruti más de 6 cada una. Es una foto de la CABA hoy.

Saludos.

GeneralSusvin dijo...

Hablando de Foucault, a Macri le recomendaron leer "Vigilar y Castigar". "No entendí eso del panóptico", dicen que dijo...
Lo cuenta Gabi Cerruti en El Pibe

Ricardo dijo...

Jejeje. Es buena la anécdota.

Un abrazo.