lunes, 2 de diciembre de 2013

La alvearización del kirchnerismo empieza por casa

Finalizábamos el posteo anterior señalando que si la sociedad pidió en las urnas continuidad con cambios, es el oficialismo el que se pone a la cabeza de las demandas. ¿Hay algo más peronista que eso? Ni impostar la voz de Perón como hacía Pino, mirá. Ahora leemos a Sergio Villone, quien resume los esfuerzos de los editorialistas opositores por provocar el desbande del núcleo progresista K (alertábamos aquí que sería uno de sus objetivos) y también a Artemio quien, voluntarista, piensa que el núcleo duro, como la pelota del Diego, no se mancha. Aquí, por el contrario, creemos que los sectores más de izquierda o progresistas, no peronistas, son susceptibles y dudarían en votar una lista no encabezada por Cristina. Revolución o que vuelva la derecha en serio, parecen decir algunos.

Les tenemos malas noticias: fue el propio kirchnerismo el primero en hacer algo parecido al poskirchnerismo. Comenzó a ensayarse luego del triunfo del 2011: la alianza con Moyano estaba rota, CFK se acercó a la UIA (allí dio un claro discurso), se intentó algo de sintonía fina como eufemismo para un ajuste que, vale decirlo, se proyectó sobre los sectores más acomodados de los deciles superiores (¿o debíamos expropiar Techint, recrear las Juntas de Granos y Carnes y nacionalizar los súpermercados? Adscribir al capitalismo plantea límites y ni siquiera Altamira promete algún paraíso socialista). Luego de Once, y en vista de que atravesar un 2012 con recetas ortodoxas podría haber sido recesivo para los fundamentals del modelo -como actividad, empleo y consumo- se optó por cepo cambiario, congelamiento/acuerdos de precios y un retorno al kirchnerismo épico para pelear una agenda que se escurría de las manos como este campeonato a Newell's. ¿Salió bien? No. ¿Una receta ortodoxa hubiera sido preferible? No creo, pero podría haberse matizado algo intermedio, sin patinar la venta de humo con épica para alegría de Asís y su revolución imaginaria. Algo de eso se comienza a ensayar ahora, luego del veredicto de las urnas.

¿Qué hizo el oficialismo, políticamente, luego del 54%? Carusolombardismo defensivista. Nicolás Tereschuk dijo que «...se colocó demasiado “por encima” de los actores del poder real...». Acá dijimos que se tornó autorreferencial y pasó a representarse más a sí mismo que a las nuevas demandas surgidas a consecuencia de sus propias políticas. Populismo de Estado. ¿Cómo se expresó? Dos ejemplos bastan: 7D y reforma judicial fuera de la agenda de la sociedad, a lo guapo y sin evaluar el equilibrio de fuerzas. Para fidelizar, decían, a un núcleo duro no peronista que puede dudar. ¿Qué hace Cristina ahora que se hizo de re derechas, de recontra derechas? Evalúa posiciones relativas, relaciones de fuerza, las demandas sociales, las posibilidades del contexto político y económico mundial, regional, de nuestra propia estructura productiva y actúa en consecuencia.

Se habla de giro a la derecha, de retorno al peronismo conservador, de abandono del progresismo sintetizado en La Cámp... ah, no, eso no. Bueno, se habla de alvearización, un concepto planteado primero en este blog ególatra y el más mejor después de muchos otros (alvearización también tratada recientemente acá). ¿Porque mandamos gendarmes al conurbano? ¿Porque se busca pactar con gremios y empresarios como una herramienta para contener la inflación (influirá el nuevo IPC, soñado por el establishment)? ¿Porque arreglamos con Bergoglio modificaciones al Código Civil? Sí, todo eso está a la derecha del anterior kirchnerismo, ¿pero está a la derecha de las opciones de poder al oficialismo, el panrepublicanismo, Macri o Massa? No sólo no parece, sino que podemos afirmar con los datos actualmente disponibles que no. Esto para quienes no creen en un corrimiento de la sociedad hacia posiciones centristas, cuando no directamente a la derecha. Entonces resta Representatividad o demasiada espalda, como Ramón Díaz en River. Se probó lo segundo en estos años, se intenta lo primero ahora. No será, ciertamente, la revolución que planteaba Marchetti (que bajó de Sierra Maestra con Gil Lavedra y no con Fidel) desde la Barcelona, pero a no llorar como vírgenes desfloradas y troskas cuando siempre supimos que se trataba de un reformismo burgués tibión y putito. El que nos gusta. ¿Giro a la derecha entonces (o giro ortodoxo, como describe Mariano en Yendo a Menos)? Ok, pero también abandono del quietismo, del vótenme por lo que ya hicimos, pasaje a la ofensiva, a jugar en cancha contraria, a salir a cazar afuera del zoológico. Claro que el alvearismo es un ida y vuelta, y resta saber si los resultados que se obtengan serán los demandados. El equilibrio entre este poskirchnerismo (que vuelve a parecerse al kirchnerismo pre125) y lo que el kirchnerismo post125 significa en el imaginario será importante para revitalizar al FpV sin desdibujarlo. Se percibe esa búsqueda en el cómo empezó a resolverse el intríngulis interno, con la renovación del staff, objetivos y modos: saliendo de los laberintos por arriba.

37 pusieron huevos y comentaron:

Capitán Medibacha dijo...

Comparto el post.- El arreglo con Repsol me parece histórico.- Si hay que salir a pedir créditos internacionales, hay que hacerlo de la manera más barata y conveniente para los argentinos.- No me gusta lo del art. 19 del Cód. Civil, aunque comparto que hay que, sí o sí, llevarse bien con Bergoglio, dado que ahora es el papa, y encima el papa argentino.- Tampoco me gusta como se sigue manejando la cuestión cambiaria.- Si faltan divisas, no entiendo porqué se sigue permitiendo el jueguito con las tarjetas de crédito y el turismo.- Se nos están yendo despilfarrados dos o tres Chevrones en Vaca Muerta por año.- Una pena.- Saludos

lucas carrasco dijo...

O sea: sí hay un giro a la derecha pero se conserva la centralidad, la iniciativa y la sorpresa.
Ah!

Daniel dijo...

Y bueno, nos quieren tomar de pelotudos.
Que tiene que ver la política de desendeudamiento con tomar líneas de crédito -si es que se va a hacer- en tanto es ya sobradamente intenso el desendeudamiento (habría que tomar muchísima guita para que se invierta la ecuación).
Nos tragamos entonces la etapa en que nos prestó guita Venezuela? Y a un interés bastante alto ya que la tercerizó. O sea, ya sucedió y en malas condiciones.
A veces la obra pública exige por demás. Sin embargo compramos un toco de trenes de primerísimo nivel sin tomar deuda.
Además, limpiar el camino para el acceso al crédito (Club de París, por ej. que ya en el 2009 se iba a encarar) es un enganche para que se anote el crédito privado.
Es decir; se adelanta (para variar!) la crítica a lo que no sucede. O en donde el Estado facilitaría la vía a la inversión.

Además, que Morales Solá nos corra por izquierda es como mucho.
Bah; que se vayan a cagar.

Ricardo dijo...

Capitán: no se si colocarlo en términos históricos. Eso sería la recuperación de YPF. Sí que se trata de una necesidad y que cubre varios frentes.
Yo tampoco entiendo seguir financiando el drenaje vía tarjeta en el exterior. Parece joda.

Lucas: conservar, no: recuperar. El gobierno había perdido todo eso que mencionas.
Y me parece una buena noticia que deje de pedalear en el aire. Era una de tus críticas antes...

Ricardo dijo...

Daniel: convengamos que la situación y el momento son propicios. Apelan al prurito de quienes se comieron que porque se cantara “los pibes para la liberación" sobrevendría una liberación, una revolución, dentro de un mundo globalizado. Pero bueh...

lucas carrasco dijo...

Por supeusto, era una de mis críticas antes. Se resolvió girando a la derecha. La gente de derecha que antes estaba incómoda, como vos, ahora festeja. La gente de izquierda que antes estaba incómoda, se fue. Fin

Leandro dijo...

No entiendo lo del supuesto giro a la derecha. Si se sabe, hacemos "Capitalismo Bueno". Que Chevron ponga plata, arreglar con Repsol, etc??? eso sería el giro a la derecha?
Si aparece alguna fricción con el tema del codigo, tenemos un Papa Argentino. Que mierda le vamos a hacer?? ya demasiado que no nos quiere llevar puestos.

Ricardo dijo...

Lucas: incómodo no porque el gobierno fuera zurdo y montonero y buscara reemplazar la enseña patria con un sucio trapo rojo, sino porque pedaleaba en el aire mientras decía "miren qué lindo que pedaleo".
Ahora, por lo menos, está buscando reconciliarse con la praxis. ¿Lo logrará? Veremos.

Leandro: en el post linkeado en "corrimiento de la sociedad hacia posiciones centristas" digo que no es un debate que le importe mucho al tipo de a pie. Sí a nosotros, los politizados. Hay un corrimiento del kirchnerismo desde una posición más a la izquierda. Ahora, como bien decís, y decimos en el post, esto nunca dejó de ser capitalismo.

Erkekjetter Silenoz dijo...

Yo ceo que no tiene sentido andar explicando giros emanados de un chusmerío mediático esquizofrénico que va de correrte republicanamente (por no decir de derecha) por una confiscación a correrte "progresísticamente" por haber arreglado con los gallegos y otros.

Saludos

Anónimo dijo...

Vos Carrasco giraste a la Derecha cuando Votaste a Cristina y creíste q se venia la revolución Socialista. Los Peronistas no hablamos en esos términos, nos manejamos mas por saldos, hacemos balances, permitimos los movimientos tácticos que aseguren las gobernanza y fortalecer el consumo de lso sectores populares y el desarrollo nacional.
Mientras nos putee la nació y la rural sabemos que a nuestra izquierda está la pared.

Firma . El Cuervo Firmenich

Ricardo dijo...

Silenoz: el sentido, creo, es comprender por dónde van fluyendo las cosas. Se habla de giro a la derecha, ¿por qué no intentar abordarlo entonces?

Erkekjetter Silenoz dijo...

Mirá Ricardo, primero por que estas cosas provienen de medios que de acuerdos a sus sponsors e interlocutores políticos ya lo hubiesen hecho y, muy probablemente, en condiciones más gravosas que las que se intentan.

Segundo, todavía no hay nada en lo práctico que afecte a la población en general. Me parece que deberíamos especular y posteriormente evaluar los efectos una vez que se establezcan las medidas

Tercero, fuera del mundo peque trosko, el algún momento tenés que cerrar los despelotes del CIADI, y CdeP. Con el tema buitres nos llevaron al pie por que los yanquis nos frenaron los créditos del BID y el BM.

Saludos

Luciano dijo...

Entiendo que si uno plantea que el presidente a cargo es Capitanich, podriamos hablar de un giro a la derecha.

Pero los que no suscribimos esa teoria, y seguimos convencidos que la conduccion estrategica la lleva adelante Cristina, no vemos grandes elementos para afirmar que ha habido un giro a la derecha. Ba, hablo por mi.

En todo caso hay contradicciones y retrocesos como los hubo desde el 2003 hasta aca. Y si estamos aca discutiendo estas cosas es porque los avances han sido mas cuali y cuantitativamente hablando.

Norberto dijo...

Si bien me abstuve de opinar por respeto al viejo Lucas, y me refiero al militante K, no al troskostalinista que supo ser antes de eso, y a lo que parece a vuelto, según propia confesión,si Borges era anarquista spenceriano, todo puede existir en este generoso país.
Y voy con Luciano, para corregir algún error, este gobierno siempre fue capitalista en el buen sentido de la palabra, y si bien se trataron de poner regalas claras sobre el tema entre jueces y políticos opositores, ambos opositores, pudieron morigerar las necesarias medidas de control, al punto de hacer algunas imposibles, como la resolución 125 o la aplicación de la ley para protección de los consumidores.
En cuanto al giro a la derecha, este gobierno desde bastantes años está navegando en ceñida, haciendo bordes a babor y estribor, pero conservando el rumbo y el destino, que es de inclusión y de igualdad, con instrumentos de izquierda y derecha, pero no con otro sentido que alcanzar estándares de vida que deberíamos tener desde hace mucho tiempo, sin las interrupciones de la reacción de derecha ni las ridículeces voluntaristas de la la izquierda de la derecha.
Y para muestra de esta supuesta derechización de este gobierno tenemos los nombramientos de Kicillof y Cecilia Rodríguez.
Nunca menos y abrazos.

Ricardo dijo...

No aparece acá pero sí llegó al mail este comentario de Martín, de Encuentro Latinoamericano:

“Buenísimo Ricardo, coincido bastante con tu planteo.

Por un lado hay que entender que la sociedad pide ciertos cambios y el gobierno debe dárselos, aún sean temas en los cuales es muy dudoso el reclamo así como la solución (uno de ellos, la "inseguridad", que da para largo y de lo que he hablado varias veces en el blog). Y debe dárselos porque sino se lo van a dar otros. O le van a prometer otros que se lo van a dar, lo que es peor, porque esas promesas siempre vienen con sorpresa.
Uno confía en que un gobierno que tuvo mucho tino para tomar decisiones en momentos jodidos y que posiblemente -y simultáneamente- supo ser mas progresista en materia de derechos sociales y de los trabajadores que ningún gobierno del que yo tenga memoria con la excepción, quizá, del "primer peronismo" (y tengo serias dudas) es mejor que Macri o Binner.

Pero hay Dondas en el mundo que parece que piensan que el kirchnerismo vino de un repollo, y no se acuerdan de Duhalde o de Lavagna. Digo, me recuerda a Vicky cuando se fué del bloque ultramegaK (sin renunciar a su banca, por supuesto, el kiosco ante todo es sagrado) diciendo que se había vuelto de derecha porque estaba con Scioli, cuando hacía meses había compartido lista con Scioli y habíamos tenido a Scioli de vice cuatro años, una genia. Esas boludeces que uno comprende si es por ternura, por mala leche o por desmedida egolatría. Cada uno tiene su pensamiento, mas de izquierda, mas de derecha, mas populista o lo que sea. Pero ante todo lo que debe primar es la responsabilidad de defender y elegir la mejor de las opciones y no quedarse en si Cristina sale con un perrito por televisión o se da un besito con Bergoglio. Pero la tele es mas fuerte y Del Moro tiene dos programas, que querés...

Salutes".

lucas carrasco dijo...

Norberto, Borges se definía como "anarquista del siglo 19", una definición que en culturas anglosajonas quiere decir, lisa y llanamente, conservador.

Norberto dijo...

Nada conservador estimado, y para mi descarriado, amigo, estamos hablando de "ley de igual libertad", algo así libertad total del individuo solo sujeta a su voluntad, de conservador, poco y nada, porque queda todo a discusión.
Nunca menos y abrazos

Ricardo dijo...

Silenoz: pero estamos bastante de acuerdo. Coincido con tus tres planteos, y sobre todo con el segundo. Ahora, la cuestión es que el oficialismo está resolviendo las cosas de un modo distinto al que podría esperar cierto progresismo. Por ejemplo arreglar con el CIADI en lugar de romper con el organismo. O mandar gendarmes en lugar de insistir con sensación, inclusión, educación. ¿No te gusta derecha/izquierda? Bueno, ortodoxia/heterodoxia, si preferís.

Luciano: yo tampoco compro la teoría de Capitanich conduce. Sí creo que CFK entendió que no puede ser ministra de todo como hasta ahora y que el JGM tiene atribuciones, márgenes y un protagonismo que ninguno de los anteriores tuvo. Hablamos de eso en los anteriores posteos.

Norberto: je. Me gustó la metáfora náutica.

Martín: “y Del Moro tiene dos programas". Jeje.
Coincido.
Donda se fue porque el gobierno pagaba deuda después de ser elegida en 2007. En 2005 pagamos un toco al FMI, je.
Y ahora está con Gil Lavedra, que defiende en su estudio a muchos que les cobran deudas al Estado, o séase (sic), al país.

Lucas, Norberto: Borges podría haber sido un kirchnerista malgré el mismo. Pero su conciencia de clase y super yo (su vieja) pudieron más. El primer Josepablofeinmannista de nuestra historia, aún antes de JPF, je.

Carlos G. dijo...

Con todísimo (perdón por la cacofonía) respeto, me he preguntado y me sigo preguntando ¿hasta dónde se puede ser de izquierda dentro del sistema capitalista?
¿Qué significa ese término dentro de este sistema?
Yo creo que por estos lares, históricamente, se ha relacionado a la izquierda con la defensa de la soberanía y lo nacional y popular, en contraposición con la derecha asociada a los intereses foráneos.
Pero, en términos de la ortodoxia, poco tiene de izquierda esa interpretación.
Claramente, para mí, el gobierno asumido en 2003 es capitalista (¿qué otra cosa podría ser?) con intenciones de redistribuir para incluir a la mayor cantidad de gente dentro del sistema.
Desde este punto de vista es difícil establecer "giros" hacia derecha o izquierda sino, más bien, la aplicación de políticas pragmáticas en función del contexto real.

rib dijo...

mucho antes de devenir anarquista
borges fue yrigoyenista

http://lagranaccionradical.blogspot.com.ar/2011/06/don-hipolito-yrigoyen-por-jorge-luis.html

p.d. : el dolar turista a 8,30 ... ya está

Anónimo dijo...

Dolar turista a $8.3 como debe ser

Ricardo dijo...

Carlos: te referís a la izquierda nacional de Abelardo Ramos. Je. La elección de CFK para votar a Perón-Isabel...
Coincido. Recuerdo haber dicho que se trataba, esto, de un capitalismo más humano, hace un par de años.

rib: vamos a pasar. Muy interesante, gracias.
Como que soporta nuestra teoría (!) de un Borges kirchnerista de Sarlo. O frepasista precoz, podría decir Asís, je.

Muy, muy bien lo del dólar turista.
Acá lo reclamábamos hace rato...

Aldo Ulises Jarma dijo...

Viste Ricardo? Ahora podés zafar con tu vieja: andá y mostrale que no sos zurdo ni peronista como creían. Sos un vulgar Borgeano de la línea ortodoxa de Capitanich o algo peor... un ex marxista neokeynesiano como Kicillof.
En fin... todo indica que terminarás como el mono Gatica: "Yo nunca me metí en política... siempre fui peronista"
Abrazo

Martin Lat. dijo...

Ricardo: gracias, no sé por que no salió el comentario.

Agarrándome de lo que comenta Carlos, "¿hasta dónde se puede ser de izquierda dentro del sistema capitalista?", yo me atrevería a extenderlo: ¿hasta dónde se puede ser de izquierda en un mundo capitalista, aún te declares comunista y quieras aplicar un sistema comunista o socialista? Para ejemplos: la URSS, Cuba, China. Todos, a su modo, practican/practicaron el capitalismo -y, en ocasiones, brutalmente- y simplemente porque no hay alternativa. En las discusiones (inconducentes) con mis troskos mas cercanos el debate siempre termina en que para que las cosas sean como ellos quieren todo el mundo tiene que cambiar y que -lógico- no alcanza con Altamira presidente para convertirte en potencia socialista. Entonces, la realidad es que la "izquierda" sólamente puede medirse en términos relativos.
Digamos, Macri al lado del republicano mas progre es Camilo Cienfuegos, ni te digo al lado de Sarah Palin. Y eso es porque Argentina es un país mas progresista que EEUU, por ende nuestras derechas son mas progresistas que las de EEUU dónde no existe algo tan elemental como el concepto de salud pública.
Y dentro de éste nuestro mundillo interno, es decir, la Argentina, lo mas progresista es claramente lo que mas se acerca a satisfacer las necesidades de la gente (sé que eso suena massista, pido disculpas, créanme que yo lo digo honestamente). Porque en definitiva, uno se siente mas cerca de la "izquierda" en el contexto de los gobiernos latinoamericanos y dentro de las vertientes del peronismo porque asocia esa tendencia a una proximidad mayor con la gente y sus necesidades en contraposición a las "derechas" que uno vincula mas con la defensa de los poderosos y las personas que integran a esa minoría que usualmente tiene toda la torta.
La izquierda desde lo dogmático, desde lo postural, desde el capricho de oponerse al 99% de la población no le sirve a nadie. Yo soy ateo y no creo que la "inseguridad" sea un problema, es mas, creo que es una excusa publicitada vía medios de comunicación para perseguir pobres, porque acá se le llama inseguridad a "un pibito de 15 años mató a un empresario para robarle el auto" y no "un empresario aplastó a un pibito de 15 años en bicicleta". Pero el punto es que la mayoría de los pobres son católicos y tienen miedo por la seguridad de sus hijos. A esa gente hay que darle respuestas acordes a lo que piensan y sienten, eso es ser progresista, es satisfacer necesidades que no sólo son económicas.

Uno como gobierno -y también como militante o simpatizante, ponele- puede no estar de acuerdo con la mayoría, lo que no puede es negarle respuestas a esa mayoría, porque aun con El Capital en la mano, eso es ser de derecha.

Salutes.

Luciano dijo...

Totalmente de acuerdo con Martin Lat.

Decir que dentro del E capitalista todo es derecha es infantilismo de izquierda.

Y cuando se habla de politicas "mas" de izquierda o "mas" de derecha o de "giros", se debe hacer siempre en relacion y comparacion.

No hacerlo te abre las puertas para militar en el po o pts.

Anónimo dijo...

Hola, Ricardo

Lo primero, este gobierno adhiere al capitalismo (el de antes, el original) con inclusión social. No es una interpretación: la propia Cristina lo ha dicho más de una vez, así, con todas las letras. Y ha sido así en la realidad. Eso no se puede desconocer.

Decís, Ricardo, y comparto, que esto del corrimiento a la derecha importa nada más que a aquellos a los que le interesa estar o saberse o pensarse a la izquierda. Desde esta óptica creo que hay que escuchar a la izquierda-izquierda (o sea, a los troskos). Escucharla. No despreciarla. Debatir con ella. Es inviable como gobierno; es viable como utopía y la utopía, como dice el poeta, es lo que nos hace caminar. Zamora continúa diciendo que la deuda externa no hay que pagarla; continúo creyendo que tiene razón. Sé que es imposible no pagarla, lo supe siempre. Pero es bueno tenerlo en la mente.
(Hago una excepción con respecto a la anterior: cuando la izquierda, por vericuetos difíciles de comprender, termina del brazo con la Sociedad Rural, Clarín y demases…).

No veo que los acuerdos con Chevron, Repsol, Ciadi, etc. constituyan un giro a la derecha. Son negociaciones, nada más. Esto es como cuando se toman medidas gremiales, quita de colaboración, huelgas, etc. ¿Para qué se hacen? Para estar en una situación de poder suficiente como para negociar con la patronal. El objetivo no es la huelga, es negociar con la patronal. Negociás, y dependiendo de la relación de poder y de la muñeca de los sindicalistas que van a la mesa de negociación obtendrás un poco más o un poco menos de lo que se exigía. Este gobierno demostró que el país no sólo podía sobrevivir sin los organismos internacionales, también podía crecer, y durante un período extenso, en el medio de una crisis global. Puso el país en una situación de poder que no tenía antes del 2003; ahora negociará en mejores condiciones que las que podía tener en el 2003. ¿Tiene que negociar? Creo que sí, porque esa es la realidad del mundo en el que vivimos.
La única pregunta que me hago es: ¿y hasta dónde negociará? Pregunta abierta todavía. Quedo expectante, entonces.

Me preocupa más el "nuevo" articulado del Código. En términos sociales esto sí es un giro a la derecha. Lo sé: con el cardenal Bergoglio te podés pelear, con el Papa Francisco no. Ni Argentina puede tener una relación conflictiva con el Vaticano (estado poderoso como el que más) si el Papa es argentino, ni el Papa puede tener una relación conflictiva con Argentina si es que él es argentino. Ambos necesitan negociar acuerdos. ¿Hasta dónde? Otra vez, no lo sé. Pregunta abierta, quedo expectante.

Haciendo psicologismo barato (porque de psicología nada sé), sospecho que Cristina debe ser uno de esos pacientes que los médicos consideran ideal: hace caso rigurosamente a todas las indicaciones médicas. Cristina se cuidará de un exceso de trabajo o de exposición y de las tensiones que las exposiciones llevan consigo. Armó un gabinete que la libera de eso.

Saludos
Esther
(Continúa)

Anónimo dijo...

(Continuación)

Desde su regreso veo que el gobierno ha retomado completamente el control. La oposición, ya sea política o mediática, está desbordada por una vertiginosa sucesión de hechos. El gobierno produce algo nuevo todos los días, a veces más de una vez por día; produce en forma inesperada muchas veces, otras veces tomando lo que está en el aire, y en diferentes áreas y líneas de acción. Lo que se ve es una capacidad enorme en la toma de decisiones y en el hacer. No es únicamente que recuperó la fijación de la agenda; la movilizó a alta velocidad. No dudo que Cristina es la que está detrás de todo esto.

Massa ha quedado desleído frente a todo esto. Por más que esté ocupado en giras intra y extra país para tejer alianzas, y por lo tanto poco disponible para el discurso, es como que resulta una figura débil frente a ese poderoso accionar que muestra el gobierno. Más interesante me parece el que Insaurralde también queda desleído. En este último mes parece haberse esfumado la campaña pre-electoral, con las figuras brillantes de las intendencias del conurbano hablando de sus gestiones. Es algo así como que la capacidad de gobernar el país parece requerir una solidez que estas jóvenes figuras no muestran.

Creo que Cristina armó un gabinete para encarar el acto de gobernar en forma, digamos, ferozmente contundente. Pero no sé cuál es la estrategia de acá a un mes, a seis, a doce meses. Esa estrategia está, pienso que está. Y, con los datos públicos, pueden hacerse interpretaciones de diferente índole, incluso contrapuestas. Por eso, no me juego a ir más allá que lo que se ve hoy. Vaya a saberse, quizás Scioli participó del diseño de esta estrategia desde el vamos. O Moreno. Pero no lo sabemos; una estrategia política a mediano o largo plazo que se escurre por cuanta grieta exista en forma pública no es una estrategia, es un desastre.

Quedo expectante, pero no pienso que vayamos rumbo a la instalación de un gobierno conservador-neoliberal-derechista-etc.

Saludos.
Esther
PD: Borges no admite caracterizaciones sencillas o lineales. Además, ¿para qué hacerlo? A Borges hay que asumirlo en toda su complejidad porque esa complejidad interpela a las propias ideas o creencias. Y eso es bueno.

Norberto dijo...

Ante todo Esther, debo decir que discutir con un trosko mo va a ser nunca de mi agrado, porque a pesar de haber sido dirigente de un sindicato pequeño y de ingresos altos y aceptar como cierto lo que decís, en un trosko la pelea no es por mejoras, el conflicto es por el conflicto mismo, por eso sus posiciones son siempre de máxima, no existen ´para el posiciones de mínima ni alternativas intermedias, como establecíamos ante toda negociación, incluso preparando etapas para llegar al objetivo de máxima, ellos siempre quieren todo para ayer, y entonces para evitar que algunos negociadores puedan establecer pautas intermedias y de mínimas, usan la técnica de prolongar las asambleas hasta quedar en mayoría, y cuando la han asegurado, recién allí pasan a votación de todo y para ayer.
En lo referente al accionar del gobierno nacional, totalmente de acuerdo con tu planteo, y respecto al excelente especialista de sajón antiguo y sagas nórdicas, del cual no tengo todas conmigo, lo de su anarquismo individualista spenceriano, algo así como liberal libertario, fue una afirmación de esas que solía hacer, tal vez de la misma época donde para él la democracia representaba un abuso de las estadísticas.
Nunca menos y abrazos


Carlos G. dijo...

Sí, se puede ver como un capitalismo más humano.
También se puede ver, y no hay contradicción, como un capitalismo más inteligente.
El sistema requiere consumidores, cuantos más, mejor.
De la misma manera que la abolición de la esclavitud se puede ver como una conquista humanitaria y de los derechas humanos, y también como una afirmación del sistema que no tolera esclavos y necesita obreros asalariados que puedan consumir.
Ese es el combustible del sistema.

Luciano dijo...

Muchas asambleas en la UBA dan fe del accionar trosko al momento de construir politicamente.

Sin embargo, han militado mucho esta eleccion y me parece que es justo lo que han conseguido, aun sabiendo que muchos de sus votos podrian haber ido tranquilamente a Lilita, Zamora, Lusto, etc. Ya se dijo mucho que el voto al FIT ni cerca esta de ser realmente un voto proletario y revolucionario.

Por otro lado, personalmente pienso que carece de toda validez cualquier opinion politica de Borges. Un genio de dimensiones enornes en la escritura que siempre fue totalmente ignorante de lo politico.

Luciano dijo...

Me refiero al accionar descripto por Norberto

ram dijo...

Supongo que ya lo dije antes, pero lo repito. A mí, todo el chamuyo desplegado sobre "el giro a la derecha" o que de la diKtadura pasamos a la teocracia panchivaticana, me tienen podrido, la verdad.
Primero, a la derecha (y menos en Argentina) NO se gira, de derecha se es y se actúa - lo demás es sarasa.
Que capitanich sea católico importa mucho menos a que está laburando de corach a las 8 de la mañana, bajando letra y agenda a la muchedumbre movilera que pregunta y preguntará las mismas pavadas todos los santos días - convengamos que sean los hegemónicos o los no hegemónicos, el movilerismo reinante es lo suficientemente pavote como para que uno se pregunte por qué carajo no lo hicieron antes y permitieron
que descerebrados ladinos como nelson castro y demases vírgenes asociadas impusiera SU agenda. Misterio, no precisamente religioso, para mí.
Probablemente a bergoglio haya podido ignorárselo, al papa ya no, pero, eso no quita que sigue vigente la posibilidad de hacerse el boludo, no ignorar pero tampoco tenerlo taaaaaan presente, quizás (no lo sé) al momento de delegar, Cristina haya omitido considerar la natural tendencia del funcionariado a ser, justamente, mnás papista que el papa y a suponer, por las dudas, que todo cura es cavernícola como aguer; no me simpatizan los sotanudos ni un cachito así pero, hay matices y no verlos es un mal negocio. Por lo menos esperar que pidan, antes de conceder a las apuradas.
Y es demasiada casualidad, justo cuando se insinúa una "resurrección" K, se pone más intenso el "arrepentimiento", los "escandalizados" por el giro a la derecha clerical y el ministro marxista soviético de economía; sí, de ECONOMÍA!!!!! (la derecha en Argentina, nunca puso a nadie en economía, no? - si hasta me acuerdo que rapanelli tenía un hijo trosko, ¿o eran los del PO con un infiltrado neoliberal?).
Hay un debate poco serio, justo cuando pasan (y quieren que pasen muchas más) cosas serias... lo de Córdoba lo es, Santa Fe y la fantástica muestra de lo que es el mamarracherío opositor en funciones (y sin el papa o el dalai lama o la pachamama de coartada y excusa).
No es el paraíso (mantengamos la pauta ultra Katólica) pero son tiempos que se pueden orejear como auspiciosos para el kirchnerismo, ¿cómo no va a ser así si todo se originó con un tuerto enfrentando a esa caterva de ciegos?.

Ricardo dijo...

Aldo: ¡se va a poner chocha mi vieja! Me llego a hacer pro imperialista y cartón lleno. Ja.

Martín: completísimo lo que decís.
Para el caso, no puede decirse que ni Chávez hiciera otra cosa que capitalismo por más socialismo del Siglo XXI que le dijera.

Luciano: por eso mismo en el post mencionamos al “anterior kirchnerismo", que es decir lo que podríamos haber esperado como salida por izquierda: renunciar al CIADI ono darle pelota a Griesa, ponele.

Esther: estoy de acuerdo con tu mirada y preocupaciones. A tono también con la metáfora navial (?) de Norberto.
Como sucedió antes, prometo abarcar su comentario de manera más amplia luego.

Carlos: buena reflexión y mirada histórica.

ram: respecto a lo que decís de los movileros, se aplica la doctrina Mauro Viale. Son empleados a tiro de despido.
Coincido en que a priori el kirchnerismo parece haber despertado (de eso trata justamente este post). Ah, y no se enoje con los arrepentidos, que por ahí Lucas dijo que hay que darle tiempo al Presidente Capitanich, ja.

Norberto dijo...

Ricardo, es exactamente como se navega a vela con viento de frente o de lado, cuando el viento viene de popa se coloca la mayor cantidad de vela como elemento aerodinámico resistente, incluyendo los famosos spinakers, mientras que en el primer caso se usan las velas como alas de avión en combinación con las resistencias hidrodinámicas de la orza o quilla y el timón, aunque este último suele ser ayudado por el o los foques.
Nunca menos y abrazos

Anónimo dijo...

Norberto, tuve una experiencia similar a la tuya: el conflicto por el conflicto, no como instancia de lucha para conquistar un derecho sino como fin. Aunque no todos los troskos que conocí son iguales.

Ram, esta frase tuya es para pensarla y mucho ☺☺☺ :

«Primero, a la derecha (y menos en Argentina) NO se gira, de derecha se es y se actúa - lo demás es sarasa».

Saludos.
Esther

Santiago dijo...

Es una pena que todos los comentarios se dirijan hacia "lo que hay", y no se visualice la posibilidad de una opción transformadora. La idea de "proyecto" se desdibuja (ya no proyectamos, simplemente aceptamos o nos vamos). El kirchnerismo plantea así sus propios límites, al menos a través de la responsabilidad de la conducción política de las organizaciones: o te tragás todo o te vas.

Como muchos, con Néstor nos sumamos a cambiar el país, nos soprendió, nos decepcionó en su momento la renovación de licencias y los pozos de Vaca Muerta, pero de 2007 a 2011 Cristina fue la encarnación del voluntarismo y permitió pensar en una radicalización (que de hecho, existió)del modelo.

Actualmete, la obsecuencia y falta de escrupúlos de muchos compañeros (del tipo "cuanto menos seamos, màs cerca estaremos de ser una nueva burocracia"), incapaces ademàs de una idea propia o una biografìa de mèrito, han alejado a adherentes convencidos y desinteresados.

Pero bueno, mientras TN sea la canaleta por la que se van las energías de las luchas reales (contra la inflación, la precarizacion del empleo, la falta de vivienda, el gatillo fácil, el narcotràfico, la impunidad empresarial, la corrupción política, etc.) cada vez se estará más lejos de las expectativas del votante, quièn valora más el nuevo asfaltado que mil programas de 678.

Ricardo dijo...

Santiago: en todo de acuerdo.

Saludos.