viernes, 20 de diciembre de 2013

Cómo sobrevivir a las fiestas de fin de año sin asesinar a Papá Noel

Llegó fin de año y con él las fiestas, la época de alegría, de celebrar la paz, la vida, la armonía y de entregarse cual hedonista desinhibido al consumismo desenfrenado y atolondrado del que tanto reniega Néstor Pitrol... Ah, ¿no? Ok. No tiene importancia tampoco que el árbol de navidad tenga poco que ver con el establito en el que nació Jesús (dicen), que las lucecitas sean un remedo medio mersón de la estrella de Belén y que los Reyes Magos llegaran tarde, en enero, cuando con seguridad José y María se habrían marchado ya porque, convengamos, aún por aquellos años un establo debe haber sido una porquería en términos de salubridad. No, lo único importante es morfar, chupar, los regalos y reunirse en familia. ¡Qué alegría! ¡Hey! (?).


Habrá quienes piensen que son los presentes, preparar los lechones o conseguir la bebida los motivos de stress de las fiestas, pero no. También existen seres humanos que aprovechan estas ocasiones para recordarnos que todo es una farsa, la Navidad una fiesta pagana cristianizada peronísticamente por un emperador romano y que nada tiene sentido, razones más que suficientes para detestarlos y que el espíritu navideño se vaya por la canaleta de las cañitas voladoras y la sidra, pero no. Sería interesante, claro, conseguirnos un superhéroe tipo Santa Mariano Closs para que se encargue de la comida y el alcohol, mientras nosotros nos dedicamos a cog... escribir twitts irónicos acerca de las fiestas, pero -una vez más- no. El verdadero motivo de preocupación y angustia en estas celebraciones es aquel que parece ser su razón principal de existir: reunirse en -¡ay!- familia. Una serie de consejos prácticos entonces para sobrevivir al fin de año sin asesinar a Papa Noel, colgar a los sobrinos, acuchillar a esa tía divina que trae Torasso y se toma la Coca y, por supuesto, reducir al mínimo esos besos hipócritas que uno da cuando se hacen las doce. Veamos:

1. No importa cuán exitoso haya sido su año, siempre le recordarán aquel fracaso estrepitoso. Uno puede haber sido voluntario en Haití, haber combatido el dengue en la selva paraguaya, armado únicamente con un diario enrollado, o haber sido un tipo educado que siempre le sostuvo la puerta del banco a la viejita que se demora en ingresar más que Ramón Díaz para dar con un once titular; nada de eso importa y debe prepararse para escuchar frases como: "otro año pasó y vos seguís siendo el mismo vago inútil" o, más tierna aún: "no puedo creer que tenga que pasar las fiestas con un fracasado como vos, me das asco". Las opciones aquí son: a) enfrentar la situación mediante argumentación racional o, b) confeccionar de antemano una lista de fracasos de todos los familiares invitados para tener a mano en caso de necesidad. Esta última opción habilita respuestas como: "ok, pero vos no conseguís novio porque las inculeables se mueren vírgenes", o la más educada: "mejor preocupate por tu jermu que cuando vas los domingos a la cancha te la arrastran a pijazos desde el living hasta el lavadero". Usted elige.

2. Siempre recibe calzoncillos como regalo mientras su primo recibe camisas de marca y perfumes originales. Las diferencias de ingresos parten más aguas que las discusiones sobre política y religión, pero más parten al medio las miradas de odio de su mujer cuando, luego de romper el papel para encontrar unos aros de fantasía, observa como su cuñada se muestra sorprendida al sacar de la caja ese par de sandalias carísimas. Ante este tipo de situaciones uno puede: a) quejarse de la injusta distribución de la renta, mentar a Marx y abjurar del capitalismo financiero prometiendo votar al FIT en 2015 o, b) rebajar los regalos caros con chanzas del tipo: "ah, anduvieron saqueando de lo lindo, ¿eh?" o, mejor: "¿qué estás buscando que te perdone, eh, picarón? Seguro que ese filito con esa compañera tuya que parte la tierra...". Nada es demasiado bajo y humillante si de sobrevivir se trata.

3. Discutir de política con tu cuñado gorila y tu sobrina cristinista emocional. Uno se ve bombeardeado de un lado y otro de la mesa con preguntas del orden: "¿Y vos seguís apoyando a esta manga de chorros?" mientras tu sobrina camporista refrita los giros orales de Cristina y cita notas de Brienza para responder: "Todo esto tiene nombre y apellido y se llama Eduardo Luis Duhalde". Claro, uno no sabe si asustarse porque el cuñado le cree a Lanata o agarrar a la nena del cuello al grito de "¡Alberto! ¡El segundo nombre del bañero de Lomas es Alberto! ¡Luis era un capo!", pero siempre podrá salir por la tangente con frases de Perón: "todo en su medida y armoniosamente", "para un argentino no hay nada mejor que otro argentino" y, si éstas fallaran, siempre podrá apelar al "¡cinco por uno, no quedará ninguno!" y saltar a la mesa armado con la cucharita del helado goteando todavía un poco de sambayón y la mirada enloquecida y rabiosa de una Martina Stoessel explotada laboralmente por la Disney Corp.

4. La pelea por el equipo de música. YouTube vino a solucionar muchos problemas pero la lista de canciones para las fiestas no es uno de ellos: entre la cuñadita que quiere poner reggetón, la tía que pide uno de Roberto Carlos y el nuevo novio motoquero de tu prima que quiere festejar con -sorpresa- Miranda!, uno se atraganta con el pollo escuchando a Miley Cyrus y regurgita el helado al son de David Getta. Para este problema no existe solución pacífica. Amenazar con entregarle el poder a la nona para que ponga foxtrot y tango es una opción intermedia. La de máxima, si uno es dueño de casa, es apelar al fascismo más primitivo. Pero mucho cuidado al ejercer el nazismo tan característico de este gobierno en el control de los medios de reproducción audiovisual: puede ser más temprano que tarde que usted se de cuenta de lo difícil que es seleccionar música para navidad y quede como un pelotudo poniendo Queen al momento del bailongo o Sepultura y Die Toten Hosen para el momento del postre.

Para el resto de los problemas que las fiestas en familia planteen, recurra al siempre sano WWMLD? (What Would Mirtha Legrand Do?)*, que la vida es mucho más simple cuando uno se deja guiar por la estela sabia y juiciosa de la figura de Chiquita. Sirva como ejemplo el siguiente: puesto a elegir entre boxers o calzoncillos para esa noche, piense: ¿qué haría Mirtha Legrand? La respuesta es sencilla: culpar al gobierno, por supuesto. ¡Felicidades!

* También existe la posibilidad de apelar a WWETD (What Would Ernesto Tenembaun Do?), doctrina que, ante cualquier disyuntiva, permite decir que uno no sabe nada del tema pero aún así opinar como si supiera. ¡Chin chin!

23 pusieron huevos y comentaron:

ram dijo...

No joda, no puede negar que unir lechón, mantecol y 40 grados, en una misma jugada, misma noche y especial exceso, tiene su encanto. Ah!, y cohetes y parientes "conflictivos".
Mire, como decía un viejo general: "mejor que quejarse es invitar algo", por lo demás, ya parece suegra en ruleros lavando la vereda.
Y pensar que hay gente que lo tiene por bueno.

Ricardo dijo...

ram: ¡dígame quién me tiene por bueno! Así les mangueo algo de guita, je.

¡Abrazo!

Moscón dijo...

A mi lo que mas me gusta es el epítome brindis-beso-abrazo a las doce, ya medio en pedo y transpirando a lo chancho, con el abanico que va desde la prima de alguien con unas gomas bárbaras hasta tu cuñado que hace 6 meses te debe 5 lucas.Una montaña rusa de sensaciones.

Abrazo

rib dijo...

estimado:

le cambió el humor
me alegra que haya superado
la etapa dos del modelo de kübler-ross
le quedan tres más para aceptar la muerte del modelo

http://www.ambito.com/noticia.asp?id=721600

ahora sí
para potlatch de fetiches
no hay precio justo como el venezolano
la verdadera matriz feudal de la economía cristiana

feliz navidad
la casa esta en órden
aunque ella esté encastillada
guardada por su nuevo dragón favorito

saludo uno ... dos

p.d. :
no le diga a los chicos
que papá noel es el estado
no hay que ser un antifiesta

Ricardo dijo...

Moscón: nada más estresante que saludar a gente que uno detesta profundamente en Navidad, je. Será que nuestro gregarismo es gregario pero hasta ahí nomás y existe poca discriminación positiva (?), animados como estamos a ser mejores personas en las fiestas. ¡Somos la mierda que somos y nada más! Ja.

rib: jejeje.
Le acepto la chicana porque, aunque no lo crea, venimos denunciando (!) o señalando con buena voluntad algunas cuestiones que debían corregirse antes y que no se hicieron.
Recuerdo que aún antes del triunfo del 54% decía que sería la gestión y no el relato lo que determinaría la suerte posterior del kirchnerismo. También que en los blogs serían más importantes los "técnicos" que los artífices del relato, lo que obviamente valía para quienes tienen responsabilidades de Estado.

A modo de muestra, estos dos posteos de principios de este año (los tengo más frescos y para los anteriores debería bucear un poco en el blog):

http://loshuevosylasideas.blogspot.com.ar/2013/03/en-economia-no-se-trata-del-relato.html

http://loshuevosylasideas.blogspot.com.ar/2013/04/apuntes-sobre-economia-politicapolitica.html

Hay en el segundo una frase aplicable al posteo anterior, cuando criticábamos lo alfonsinista del relato K en estos días: "las circunstancias externas ayudan para eso, pero si pensamos que lo son todo estamos abandonando el posibilismo peronista por el fatalismo alfonsinista. Y no es negocio".

Ya ve, yo quería cerrar el debate político para este año y usted me lo trae a colación nuevamente. Quizás debamos postear algo al respecto pronto, aunque no es promesa.

Anónimo dijo...

Feliz Vitel Tone para todos!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Mi muy estimado Ricardo, observo que Ud. se olvidó del sobrinito que vuelca la coca-cola sobre el mantel blanco que vainilló la bisabuela, y se limpia las manos embardunadas de chocolate en las preciosas cortinas que su jermu pasó dos años adorando en una vidriera hasta poder comprarlas. Justo para las Fiestas, así la tía envidiosa se tiene que atragantar felicitándola…

Con respecto al problema de la música, le hago una sugerencia simple y eficaz. El equipo de música llévelo a un cuarto alejado (el más alejado del que disponga en su casa, aunque sea un baño) y también lleve allí a todos los púberes y adolescentes de la familia, y luego de aprovisionarlos de vituallas y bebidas enciérrelos con llave. Eso le permitirá no solamente evitarse el problema de qué música poner, sino también el de aguantar la cara de orto que cualquier adolescente que se precie ostentará en una reunión familiar (¿se ha fijado que ningún adulto es capaz de poner una cara de asco tan intensa como la de los pibes? Esa es una capacidad que perdemos al crecer…). Y no, no sea un viejo avinagrado: entre las bebidas también déjeles alguna sidra y un par de cervezas, total si toman de más no harán más destrozos que sus padres.

Si sus familiares insisten con la música, sugiero cualquier reproductor que tenga a mano, cargado con: la marcha peronista, la marcha radical, la internacional, barras y estrellas (para los tíos que estuvieron en Disney dos días y no paran de contar que qué bien se vive en yanquilandia, al revés de este país de cuarta), un clásico entre los clásicos: La gallina turuleca, pa que no jodan los más chicos, y si se tiene algún militar presente, agregar La marcha de San Lorenzo, que total a todos nos gusta y la podemos cantar. Y páselas en forma cíclica hasta que se aburran. Verá que después de dos rondas a nadie le quedará ganas de discutir de política.

Culpe al gobierno sin pensarlo dos veces: es una tradición que lleva como un siglo, sin ella las fiestas de fin de año no son fiestas, es como si faltara el arbolito y la sidra. Culpe con la tranquila seguridad de que, al mantener la tradición, tarde o temprano obtendrá el premio gordo: tener fortísimas razones para culpar al gobierno. No, ya sé, Menem ya no regresa, pero quién sabe, ¿no ha pensado que De La Rúa todavía luce lozano?

Un brindis, entonces.
Esther

Ricardo dijo...

Esther: le agradezco las amables sugerencias. Es cierto, no había pensado en los destrozos de los nenes, pero ocurre que tengo alta tolerancia para eso. Quizás recuerdo mis propios destrozos.
Ahora, no comulgo con expatriar al pendejaje: no porque sean más peligrosos dejados a su libre albedrío, sino porque los tatas suelen imaginar las peores atrocidades en esas situaciones.
Respecto a la música, me toca pasar Navidad en casa de unos tíos y no ponen música. Sí, puede parecer un velorio pero se la pasa bien, aunque extraño el bailongo. En Año Nuevo nos desquitamos y ahí se arma la piña para la selección musical. Ya tengo pensado abrir mi turno con AC/DC, je.

Salú y un gusto haberla conocido este año...

Erkekjetter Silenoz dijo...

Ja ja...
Buehhh yo con el tema de la música zafo por que soy muy promiscuo así que por mi lado que pongan lo que quieran...

Respecto al modelo de rib.... los repúblicos no saben lo de resistencia y resiliencia... y si se lo diagnostica es por que ya les pasó y pasa actualmente cíclicamente.. ver nestornautas y veremos quien se come más sapos...

Abrazos y felices fiestas don Ricardo

ram dijo...

Pobre Esther, justo en la época en que uno, a base de morfis y chupis de una calidad decente, se hace o simula ser más bueno, más tolerante con el cuñaderío y alimañas similares, justo en esa época, decía, debo señalarle una inconsistencia en su comentario.
Es decididamente imposible que el chupete se vea lozano, es enéticamente imposible - ahora, que lozano se vea cada vez más como chupete, está recontrachequeado y científicamente comprobado.
Que papá noel la ayude y le traiga mejores instrumentos de medición, o mejores "modelos" en qué fijarse.

Ricardo dijo...

Silenoz: gracias! Igualmente.
Respecto a las etapas del duelo, qué se yo, acá venimos haciendo críticas con buena leche desde hace tiempo... No creo que haya muerto el kirchnerismo tampoco por el giro ortodoxo que ahora intenta. Quizás a algunos les provoque prurito, pero no es mi caso. A mí lo que me jode es llegar tarde, mal o no conseguir soluciones o principios de soluciones al menos...

Abrazo!

jfc dijo...

También están los fanas de la pirotecnia, ahí si te quiero ver , con los chuchos corriendo por abajo de la/s mesas y la cañita que no enciende, o la que cae ahicito e incendia.
a ponerse casco, chaleco antibalas. zapatos con puntera de acero , pum para arriba a cuidarse del turron hiperduro y Good Christmas Show!

Ricardo dijo...

jfc: muchos valientes han dejado dientes en el camino por el turrón congelado. Muchos boludos quedaron tuertos también por culpa de la pirotecnia, pero bueh... a mí me gustan las lucecitas de las cañitas, no los que hacen ruido...
Vermuth, garrapiñada y good navidad!

Anónimo dijo...

Excelente! me morí de risa! jaja! un post necesario en estas épocas. Personalmente, no me banco para nada la navidad.
Siempre me pregunto por qué tanta gente elije como forma de expresar cariño o amor regalos, gastando dinero, consumiendo. Parece ser que fuera la única forma...¿o acaso la más fácil?. En fín, la respuesta es larga creo, y pocos se lo preguntan.
Saludos, y Felíz Año Nuevo para todos y todas! que sus proyectos de concreten y les traigan muchas alegrías!
Pedro.

Ricardo dijo...

Pedro: gracias!
El consumismo es una de las formas del vivir actual, ampliamente propagandizada. La forma predominante, bah. La actual WesternWayOfLife...

Norberto dijo...

Feliz Navidad Ricardo y comentaristas varios.
Nunca menos y abrazos

uno dijo...

¡Feliz navidad para todas y todos!

donchango dijo...

Mi receta, estimado, es simple: beber vino berreta hasta descomponerse y pasarse la nochebuena vomitando y metido en la bañera.

Ricardo dijo...

Norberto, uno, donchango: ¡felicidades!

donchango: un plan muy carnavalero el suyo para Navidad. Esta muy bien (?).

nilda dijo...

estas fiestas van a acabar de mala manera conmigo o sinmigo.

Ricardo dijo...

Uy, se me menemizó semánticamente, Nilda...

Iris van Kirsten dijo...

Ya sobreviví al tío que se queja día y noche del gobierno kirchnerista (y del universo en general) e histeriquea porque le movieron su estampita de la suerte, a la tía que llama chiruza a la empleada, a la primita que se va emborrachar a la plaza y llama a los policías "negros de mierda", a la hermanita de mi tía que te cuenta que fulanita quedó embarazada del jefe porque es una trola, a su hija que cree que Formosa limita con Corrientes, y te quiere convencer de que compres rosarios bendecidos por Francisco, a la abuela política que se queja de las mujeres que reciben la AUH, pero cobra tres pensiones, y un largo etc. Me senté junto a ellos, sonreí, asentí con la cabeza y logré no matar a nadie. Un éxito.
Ahora viene año nuevo...

Ricardo dijo...

Iris: tome, reciba usted el premio a la abnegación y al espíritu de concordancia que anda predicando el compañero Bergoglio, je.
Por mi lado sólo debí soportar puteadas contra los planes sociales así que, verá, la tuve livianita, je.