viernes, 11 de febrero de 2011

Un hito en Salud Pública: la vacuna contra el HPV en el calendario obligatorio

Cristina Fernández anunció el miércoles pasado lo que podrá ser considerado un hito en la lucha contra el cáncer de cuello uterino: la incorporación de la vacuna contra los subtipos oncogénicos (capaces de producir cáncer) de HPV al calendario oficial obligatorio.

Así como estaremos hablando por muchos años de los beneficios de la Asignación Universal por Hijo (escolares, sanitarios y de inclusión social), podremos decir en el futuro -si se cumplen el calendario de vacunación y los controles ginecológicos anuales- que la implementación de esta medida habrá reducido significativamente la incidencia de los carcinomas de cuello uterino y la mortalidad femenina asociada a esta patología.

Para dimensionar correctamente la medida podemos plantear un paraleloo: la vacunación contra el HPV será a los tumores de cérvix lo que la inclusión de la Sabin oral contra la Poliomielitis. Así de importante.

Las estadísticas siempre ayudan en estos casos:

Según el Ministerio de Salud, los tumores del cuello del útero ocasionaron -en 2009- la muerte de 1.048 mujeres. Comparemos ese número contra las 2.080 muertes por año productos de homicidios intencionales en nuestro país (según cifras de la ONU y para el mismo año). Las muertes por cáncer de cuello son más de la mitad que las producidas por homicidio intencional, y no le tenemos tanto miedo como a la "inseguridad". Podríamos sumar también las 1.131 muertes por cáncer de útero cuya localización no fue especificada, o un porcentaje de ellas (el 66% si comparamos los cánceres de cuello y los del cuerpo uterino).

FASGO, la Federación Argentina de Sociedades de Ginecología y Obstetricia, dió a conocer en 2009 el resultado del Consenso sobre Vacunas HPV. Extraemos la siguiente consideración y datos estadísticos del mencionado documento (que pueden leer completo aquí):

La prevención del cáncer de cuello de útero debe ser una prioridad en Salud Pública.
El cáncer cervical es una enfermedad EVITABLE, dadas las características de su historia natural y la existencia de métodos eficaces de prevención secundaria, a lo que hoy agregamos la prevención primaria a través de vacunas.
Sin embargo, a pesar de esto, sigue siendo una enfermedad de alta incidencia y mortalidad en el mundo, con 500.000 nuevos casos por año y 270.000 muertes. Estas cifras adquieren particular relevancia en los países en desarrollo, a los cuales pertenece nuestro país, donde ocurren el 80% de los casos y las tres cuartas partes de las muertes.

Las sociedades participantes coincidieron en que, para la Argentina, se estima una incidencia de aproximadamente 23,2 casos/100.000 mujeres, 4924 casos en números absolutos por año.
Las tasas de mortalidad reportadas son de 7,8/100.000 mujeres, 1679 casos en números absolutos por año (...)

Otro punto importante es el subregistro a partir de los certificados de defunción.
En el año 2003, el Ministerio de Salud y Ambiente (Institutos Carlos Malbrán e INER Emilio Coni, Santa Fe), en su reporte de Mortalidad por Cáncer de Útero, informa que en el 2003, 2397 mujeres murieron de cáncer de útero en la Argentina. El 40% de las muertes fueron codificadas como tumores malignos de útero de parte no especificada, el 42,2% correspondió a muertes por cáncer de cuello de útero, y el 15,8% al cáncer de cuerpo uterino.
La estimación de muertes por cáncer cervical, corrigiendo de acuerdo con las proporciones por edad, fue de 1774 casos, con una tasa bruta de 9,02/100.000 mujeres, y ajustada por edad de 7,6/100.000 mujeres. Se registraron 26 muertes más que en 20024.


Creo que los datos son suficientemente claros como para agregar más. Sólo me queda celebrar la incoporación de la vacuna al calendario, recomendar a todas los padres y madres vacunar a sus hijas y a todas las mujeres consultar a su ginecólogo anualmente.

11 pusieron huevos y comentaron:

Javier dijo...

Buenísimo Ricardo

Un abrazo

Roberto dijo...

Ricardo, todos celebramos una medida
como esta, y como decís no se le
daba importancia tal vez por la
poca difución o tapada por la
bendita "inseguridad".

Un abrazo

Monikucha dijo...

Excelente la incorporación de esta vacuna al calendario oficial. Una medida revolucionaria. Aunque, fue nula o escasa la repercusión en los medios. Obviamente las mujeres seguimos sin interesarles hasta a las propias mujeres. Saludos

Sujeto dijo...

Es una enorme noticia, pero destinada justamente a "no ser noticia". Y realmente me alienta mucho que se produzca en el ámbito de salud, que no es de los más notorios que exhiba el gobierno.
Una gran medida.
Te mando un Abrazo

chela dijo...

Cuando un gobierno tiene la capacidad de generar medidas sanitarias que cambiarán el futuro de TODAS las mujeres, pasa a la Historia Grande de la Patria.
Como abuela de 3 nietas y madre de hijas, GRACIAS, Cristina!
Junto a la AUH y su calendario de vacunación añadiendo una educación sexual profesional sólo falta que el Congreso aborde y discuta el tema del aborto para estar entre los países realmente desarrollados en materia de prevención.

Ricardo dijo...

Roberto, Monikucha: aunque conozcamos el accionar de los grupos mediáticos opositores, creo que una medida así merece mayor difusión.

Sujeto: es cierto que faltan muchas cosas en Salud, pero se van haciendo. De a poco. Hay que recordar que está descentralizada por lo que en gran medida está sujeta a la iniciativa y voluntad de cada provincia. Algo parecido sucede en Educación.

Chela: como siempre, creo que resumís mejor que yo la idea.

Abrazos.

Avallay dijo...

Me entero por vos. Excelente!

Ricardo dijo...

Un abrazo, Avallay.

Sergio dijo...

Buen post compañero. Y sí, como bien marcás la descentralización del ámbito de salud pública es todo un desafío a sortear. En la medida que se tomen estas medidas de prevención y calidad esa barrera se difumina.

Abarzo enorme!

Daniela Godoy dijo...

Otro avance imprescindible en la efectivización de derechos de las mujeres.
Seguro que no será gran noticia, habrá que hacerla conocer, pero también es cierto que en ciertos ámbitos informados, en los que se viene tratando desde hace años el derecho a la salud de las mujeres, hay quienes expresan "desconfianza" alegando supuestos negocios con laboratorios, o ineficacia de la vacuna...que tienen un tufillo gorila más que nada! Es lamentable. Se está logrando lo que se peleaba desde hace tanto!
La labor que realizó Ginés Gonzalez García por ejemplo, fue resistida en ámbitos inesperados cuando se comenzó desde la Nación con las legislaciones y programas en torno a salud reproductiva. Y no es raro que levanten estas polvaredas porque -como ocurrió en los 50 con el logro del voto femenino y la oposición de luchadoras por ese derecho como ALicia Moreau de Justo- todavía pagamos muy caro eso de "depende de quién venga"...
Son medidas de gobierno concretas que deberíamos celebrar desde el vamos. En promoción de la salud de las mujeres, con el plus que tiene el logro de derechos, oportunidades para elegir, nuestra visibilidad, se da la misma fricción que nos juega en contra a todas (y a todos), sin dudas.
Muy buen post Ricardo, un abrazo

Ricardo dijo...

Sergio: no quiero decir, de todas maneras, que la descentralización -per se- sea mala. Sólo que fue realizada debido a cuestiones financieras y no sanitarias. Y viene siendo realizada desde antes de los 90. Ya desde los '60.

Daniela: realmente es triste que analicen el origen antes que el contenido de una medida. Más de una medida como ésta.
Por otra parte entiendo las prevenciones que puedan existir con algunas vacunas nuevas. Cuando la Gripe A, recuerdo, en España el personal de salud no quería vacunarse pensando que podía ser mejor el remedio que la enfermedad.
Yo me vacuné acá y hasta ahora todo bienfk,dhujsd (je).

Abrazos a los dos (y extensivo para Federico, Daniela).