martes, 4 de octubre de 2011

Conseguime un candidato, che...


Salir a buscar un candidato es una lógica noventista que demostró su eficacia en algún caso (Reutemann, Ortega y Scioli. ¿Del Sel?). La telepolítica, como mecanismo de construcción, servía cuando los medios eran Dios y era poco lo que podía hacerse desde el territorio, sólo parchar pérdidas de llantas ya gastadas. La política era mala palabra y dar definiciones que contrariaran el consenso acerca de la sapiencia de la mano invisible del Mercado era un pecado. Restaba votos. O minutos en el aire. Lindo modo ese, el de la telepolítica. Si observamos la construcción del neologismo veremos que tele está antes que política. Parece para tonto, ¿no? Pero era una linda manera de subordinar a la política. Te quito del aire y no sos nadie. Y, si llegás, al no tener base que te sustente, dependés de mí. Fernando de la Rúa. Acusando a Tinelli. Por saludar a Laura. Y salir por el lado equivocado.

Viendo y considerando, podríamos decir que el casting de candidatos que finalizó con Alfonsín como "1 líder" de la UCR tuvo mucho de telepolítico. No fue la construcción política -nula- que había realizado Ricardito, sino su apellido, lo que lo depositó en el lugar al que también aspiraban Cobos y Ernesto Sanz. Uno que quería ser Presidente y se presentaba declamándolo.

En Tucumán, en las recientes elecciones del 28 de agosto, fueron los candidatos a legislador con despliegue territorial quienes consiguieron los mejores resultados. Visto desde el hoy, desde el lugar que ocupa la política (ahora) en la resolución de lo concreto -y no como una entelequia soporífera sin consecuencias reales más que las previamente dictaminadas por el FMI o los factores de poder- no puede ser sino lógico.

Pero no. No es tan lógico. No estoy en Tucumán ahora sino en Jujuy. Y de primera mano pude charlar con el primer candidato a consejal por el radicalismo en una ciudad del interior. Lo fueron a buscar. Hace dos meses. Dos. Meses. Al borde del cierre de las listas. Primer candidato a consejal. Para pedirle que se presentara, obvio. El tipo nunca antes estuvo en política, y ni siquiera puede decir «siempre fui peronista» como Gatica. Definiciones políticas: cero. Pero es un tipazo, ¿eh? Lo quiero un montón. Demuestra, eso sí, que la UCR, en una provincia en la que tiene predicamento de la mano de Gerardo Morales (ojo: acá, a Alfonsín, en la cartelería, también lo esconden), necesita salir a buscar candidatos.

Es el candidato antes que la construcción política. Y después se preguntan -supongo- por qué no tienen cuadros políticos. Necesitan una La Illia urgente...

Ah, para colmo, este primer candidato a consejal me dice que aceptó porque hay mucha corrupción y quiere ver si puede cambiar en algo eso. Ok, todo bien. Es candidato del radicalismo, ¿qué va a decir? Pero... ¿eso salís a prometer por los barrios? No me animé a preguntárselo.

6 pusieron huevos y comentaron:

Hilda dijo...

Comparto tu reflexión... creo que lo que falta es la construcción política, de ahí que las listas no son representativas de una ideología. Como consecuencia se arremete contra la "lista sábana"... y es circular...
Un abrazo

donchango dijo...

Los liberales no construyen nada cuando más lejos estén del pueblo mejor. Los votos los consiguen igual, aunque cada vez menos.
La única militancia, bien, mal, o lo que sea, la tienen las distintas variantes del peronismo.

Javier dijo...

Bueno De Narvaez enncontro asi a Fanny Mandelbaun , pero parece lao abandono , la politica argentina parece asentada sobre un flan , casi sin partidos serios , va a ser duro cambiar eso , como alguien puede hacer una alianza en las PASo y romperla a los 2 meses a que juegan ?

Ricardo dijo...

Hilda: no es nada que no sepamos. Me pareció interesante el encontrarme cara a cara con la situación nomás.

donchango: mi impresión es que los liberales, en algún momento, deberán encarar la militancia. Si miran a los antichavistas, verán que fue cuando se metieron en el barro que amenazaron en algo a Chávez.

Javier: no recordaba el compromiso político de Fanny Mandelbaum, je. Las cosas que hay que ver...

Daniel dijo...

Muy fuerte la cosa. No deja de asombrarme. Parece ficción.

Ricardo dijo...

Sabemos cómo es, Daniel, y aún así no deja de asombrar. Mañana un poco más de política jujeña.

Un abrazo.