viernes, 28 de octubre de 2011

El desequilibrio político


Antes de las elecciones, los opositores -mediáticos y políticos- esgrimían argumentos alrededor de un posible desequilibrio político para asustar a la población. Qué supone para ellos un equilibrio político es material para ciencia ficción, porque con seguridad tiene poco y nada que ver con los votos. Lo llamativo es que aún luego de las elecciones, momento en que la voluntad popular se expresa libremente, determinando cuál es el equilibrio de poder que los ciudadanos quieren, continúen con la falacia. El equívoco se basa en la concepción de poder que nuestro establishment supone, uno en el que ellos, como poder económico, representan una parte de la balanza, mientras que en el otro platillo, impidiendo que el fiel marque el "equilibrio" que desean, se encuentra, en este momento, el pueblo, el kirchnerismo y la política.

Es importante marcar el "en este momento", porque el equilibrio es dinámico y expresa la creación, desarrollo y resolución de las tensiones de poder entre los distintos actores sociales, políticos y económicos. Culturales también.

Vicente Palermo, en esa nota (citada arriba) de Clarín a la que llegué a través del blog del Agente de CIPOL, enuncia esas "verdades" que no necesitan comprobación empírica: el oficialismo arrasa las instituciones, los proyectos de sucesión profundizarán el alineamiento con el kirchnerismo al precio de agudizar el conflicto y -seguramente- aumentará el número de niños engullidos por Cristina y el número de vírgenes violadas por las hordas K lideradas por Boudou. Parece mentira que aún luego de sufrir una derrota histórica -es histórico una Presidenta reelecta con estos números y el concurso opositor de casi todo un mandato por parte de los grupos de poder-, sigan encerrados en el discurso del conflicto de 2008. Más aún, que repitan todavía los argumentos con los que atacaban al primer peronismo. Ni el kirchnerismo arrasa con las sacrosantas instituciones ni nuestro liberalismo es capaz de entender la realidad como es y no como les gustaría que fuera. El momento político que se abre es inédito y el politólogo opositor continúa con la lógica de José Claudio Escribano, esa que indica que «reconducir a la economía y al Estado por senderos sustentables» es adherir al pliego de condiciones del establishment y que, en cambio, continuar con el camino que ha sido ampliamente respaldados por las urnas es agudizar el conflicto. Y tender al desequilibrio, por supuesto.

11 pusieron huevos y comentaron:

El Mostro dijo...

Anotame para el desfloramiento de vírgenes. Gracias.

Daniel dijo...

La formación oficialista podrá estar "tentada a arrasar con los escasos obstáculos institucionales remanentes"

Dejaron tan poco, solo los escombros de nuestras instituciones, cual horda de Atila. Y todavía los van a arrasar!

iris dijo...

El equilibrio que desean estos tipos se parece al concepto termodinámico de equilibrio: un estado en el cual ya no se producen cambios mensurables.

Ricardo dijo...

Mostro: yo soy un mero desflorador. El que anota tiene otro blog y no se cuál es. Perdoname.

Daniel: y... para hacer honor a la verdad, algunas "instituciones" liberales estamos tirando abajo. Sobre todo ese precepto que reza que cuanto menor el Estado, más grande la Nación. Je.

Iris: ¡muy bueno! Es así. No agudizar el conflicto es la paz de los cementerios.

Abrazos.

Piotr Satanowsky dijo...

Asi es Iris, y a estos muchachos ya se los devoró la entropía;
Por otra parte ¿vieron como Moreau, alfonsinito &cia empezaron a moderar la crítica? tal vez el sopapo del domingo les aclare las ideas. Porsupu, eso -aun- no va a suceder con talibanes como el del articulo que cita Ricardo o sus colegas del centenario diario, pero la vuelta a la razón es siempre halagüeña

nilda dijo...

ademas ni que el kirchnerismo fuera algo homogeneo. Kirchneristas son todos digo parafraseando a peron.Habra pujas, si señor.

Ricardo dijo...

Piotr: con un discurso como el que pronunció al aceptar la derrota, quizás Ricardito hubiera andado mejor.

Nilda: por supuesto, y por eso estos tipos quieren hacernos creer que agudizar el conflicto vendrá de la mano de esas pujas y que, en cambio, no habrá problema alguno si el kirchnerismo se alveariza. El mensaje es para los que van a pujar.

Javier dijo...

No es una casualidad no que los mismos que postulan desequilibrios en la representacion política sean los mismos que cada vez que el estado sale a regular el mercado dice que se rompe el equilibrio ?

Jorge Mux dijo...

En el 2009 festejaron porque "el kirchnerismo" estaba enterrado, a partir de los resultados de las legislativas. No pudieron siquiera organizarse para llevar a cabo un programa mínimo y vieron, con horror, cómo "el kirchnerismo" que estaba cada día más muerto en realidad los sepultó a ellos. Ahora chillan porque no pudieron aprovechar la oportunidad que en realidad tuvieron. Es decir, el pueblo los eligió una vez en el 2009, no hicieron nada, se dedicaron a operetas mediáticas, fueron desarticulados una y otra vez, se los confrontó con sus patrones, se encargaron de perder toda la credibilidad que tenían y ahora... ¡Piden que los sigan eligiendo para que haya equilibrio! Es muy fuerte.

Ricardo dijo...

Javier: para nada es una casualidad. De eso laburan, de achicar el Estado. Así nos fue entonces.

Jorge: la de 2009 fue una victoria opositora en términos simbólicos pero, si ibas a los números, ibas a ver que no era una herida de muerte. El hoy arrepentido Solá lo advirtió al día siguiente. Claro que en la PBA castigó algunas falencias pero, apenas fueron superadas, acompañó doblando casi los votos.

Abrazos.

Feng Shui en la oficina dijo...

Excelente publicación, muy bueno el análisis que haces.