lunes, 24 de octubre de 2011

El amor venció al odio


#Cristinazo.

La arrasadora (para usar un TNismo) victoria de Cristina exime de grandes reflexiones. Todo, o casi todo, ha sido dicho ya. Pudieron leerlo durante estos meses en la blogósfera. Las razones, ya sea que expliquen la histórica victoria del oficialismo o la pobrísima actuación de los opositores, han sido asentadas. Que muchos medios tengan ahora que readecuar el discurso para explicar el triunfo a su público cautivo es un problema de ellos, y de su credibilidad en decadencia. Todo aquel que haya querido ver, sabía que el triunfo sería, número más, número menos, como el que las urnas finalmente revelaron. La ciudadanía enterró la "legitimidad segmentada", el "no le creo nada", el "knock out o abandono", el "aunque tengamos que tirarlo por la ventana". Finalmente, el amor venció al odio.

Esa frase, el amor vence al odio, resume muy bien el camino que condujo a este resultado. Camino que recorrió -no sin dificultad- el gran protagonista de la jornada de ayer, el pueblo (o este país de buena gente, para usar la más abarcativa definición a la que apeló el oficialismo) que, con el 53,84% de los votos (con el 97,64% de las mesas escrutadas), definió que el Estado está en buenas manos. Los medios opositores, mientras tanto, hablarán del componente emocional de la campaña, así evitarán mencionar que una buena parte de la población acuerda con un rol activo para el Estado; mencionarán los defectos opositores, para esconder los aciertos del oficialismo y -el argumento favorito- alertarán sobre el riesgo de hegemonía, sin aclarar que el equilibrio de fuerzas que arrojaron las urnas es el mandato de la ciudadanía. Si algo quedó claro en estos años es que la real oposición al kirchnerismo fueron las corporaciones económicas. El establishment mediático, sobre todo. Y así como en 2009 los grandes ganadores fueron los Medios, en esta elección resultaron derrotados los candidatos más identificados con estos, sus discursos y agenda.

Poco se mencionó, entre los aciertos del oficialismo, la peronización del kirchnerismo. Y haberse mantenido fiel a ella. El triunfo de Cristina sobre Chiche Duhalde, en 2005, trocó eso que se perfilaba como un progresismo en peronismo puro (/kirchnerismo al palo), ordenando al movimiento. Hoy, seis años después, sigue dando frutos. Si, como querían algunos, se hubiera producido, en cambio, un quiebre hacia el interior del peronismo que aislara al kirchnerismo, las posibilidades de existencia del peronismo disidente/federal (quizás con el PRO adentro) hubieran crecido. No ocurrió. El partido que queda en pie entonces, el peronismo, proporcionó la base sobre la cual el kirchnerismo siguió desarrollando su agenda. Tiene, también, mucho para agradecer ese peronismo de base a este proyecto. Haberlo salvado de la crisis de representatividad y haberlo acercado a las clases medias, fundamentalmente. La Reforma Política de 2009 tuvo ese espíritu también: fortalecer a los partidos. Los que no inocentemente solicitaban boleta única pedían lo contrario, que los representantes de esta democracia representativa resignaran la posibilidad de que un partido político les sostuviera la espalda.

Ayer fue un día de fiesta, no sólo para el oficialismo. Aunque suene a lugar común, siempre debe ser motivo de alegría que la ciudadanía pueda expresarse democráticamente. Se confirmaron además ayer las presunciones de las PASO, y probó ser real la profunda verdad que encierra esa frase, el amor vence al odio. Y vaya si le dio una paliza.

16 pusieron huevos y comentaron:

Hilda dijo...

Según escuché a uno de los que la siguen a la distancia, ganó en Santa Fe porque es gobierno -Nacional... (sic)
Disfrutemos Kumpa!!!!
A no dejarla sola, aunque ella sea la leona que dirige la manada, necesita de nosotros. Cada uno en sus puestos a trabajar, por el Proyecto Nacional y Popular!!!
Un abrazo con pasito de baile!!!

El Mostro dijo...

Hoy fuí magnánimo con los pelotudos que odian. Con aquellos que el 31/07 hubieran votado a Macri (pero no viven en B.A., pequeño detalle), el 14/08 votaron a Duhalde y ayer a Binner. Y hubieses votado a Altamira si este hubiera tenido chances. Un voto basado en el odio. Y yo, sonriente, les doy los buenos días y no digo ni una palabra, y ellos se agazapan, esperando mi agravio. QLSCh.

¡Aparación con vida de Miguel Del Sel!

Anónimo dijo...

Ayer en la Plaza, muchos jòvenes cantando la marcha y muchos niños,creo que el kirchenerismo aportò una renovaciòn y el partido una base sòlida. Organizarse es la tarea.

profquesada dijo...

Así es mostro, pero esta es la hora de disfrutar, ya vendrá el tiempo de combatir nuevamente y no serán "cien días", los que nos separa de ese momento.

Pero Cristina -coincido totalmente con Ricardo- marca bien una de las claves del triunfo aplastante, el mensaje de que el amor vence al odio, los hechos coinciden con las palabras y ambos con la imagen. Por tercera vez desde el 83 el pueblo decidió y conduce el país alguien creíble y querible. El primero fue Néstor.

Ricardo dijo...

Así es, Hilda. Cada quien desde su lugar, a seguir construyendo Patria.

Mostro: Miguel del Sel... lo peor de todo es que estuvo muy cerca de ganar.
Respecto a lo que decís, es muy cierto: votan a Macri como a Solanas, votan a Duhalde y a Binner. Cualquier cosa con tal de darle un cauce al odio.

Anónimo: coincido plenamente.

Gracias, profe. Creo que Cristina lo remarcó en todo momento, hablando de que no debemos tener ni odios ni rencores.

La verdad, tengo una calma alegría todavía. No se si no terminé de caer o es que lo estoy extrañando a Kirchner.

¡Abrazos!

roberto dijo...

Solo se puede irradiar felicidad, y es lo que no comprenden los gorilas
amargados que la ven desde afuera.

Ricardo dijo...

Definitivamente deben tener alguna incapacidad para comprender lo que es esta felicidad.

¡Abrazo, Roberto!

Daniel dijo...

Richard; espero que la hayan pasado muy bien por allá.
Acá, la Plaza estuvo fantástica y no sabés la alegría cuando dijo que iba a venir.

Ricardo dijo...

Acá llovió y yo esperé hasta que Cristina terminara de hablar para salir a la Plaza. Llegué cuando ya muchos se habían ido, qué va'cer.

Fuerte abrazo, Daniel.

Larabi dijo...

#Cristinazo !!!
así de contundente y así de sencillo.
Nada más que agregar.
Habrá que esperar algún tiempo para que decante el veneno de "lo otros". Mientras tanto y como siempre, seguir en esta construcción trascendental.
Saludos.

susana dijo...

Pero ,el peronismo tendrà algo que hacer?
Supongo que ella le debe mucho al movimiento progre ,no se olviden que fué TIMMERMAN el que la PROCLAMO ANTE LA CNN cuando el velorio de NESTOR.
Se apresuraron junto con LA CAMPORA para hacer una CERTERA DEMOSTRACION DE SU TENDENCIA.
No creo ,por los movimientos previos y muy francos de CRISTINA ,que el peronismo tenga algo que decidir en ESTE GOBIERNO.
Además el vice ES DE ALSOGARAY.

Ricardo dijo...

Larabi: me parece que va a ser un continuado. No creo que Clarín y LA NACION cambien mucho. LA NACION viene haciendo el esfuerzo (je), con Mempo y ahora Ma. Pía López. Fernández Díaz me pareció el más acertado hoy. Y sólo porque me copió una idea vieeeeja.

Susana: no creo que sea cuestión de "decir". La que manda es CFK, eso es clarísimo. Los votos son todos, toditos de ella. Pero aún reconociendo los aportes de los compañeros progresistas, me parece que el andamiaje del peronismo es el que le permitió bancar en muchos momentos y ahora reconstruirse, de 2009 a 2011, de manera tan importante.

Abrazos.

Pablo D dijo...

Te felicito. Vos también lo construiste a esto. Abrazo, grosso.

Ricardo dijo...

¡Qué grande, Pablo!

Un fuerte abrazo.

eduardo j. dijo...

Mostro, hace dos días que repito lo ud Dice ,votan a Binner para votar contra CFK..sí hasta hubo corte Wermuz-Pinedo..Qué dirán nuestras ex aliadas de las liebres??los votaron los PRO de la Reco!!!

Ricardo dijo...

Jejeje. En la "Reco" votan a Macri un día, a Solanas el otro, a Duhalde después y ahora a don Hermes. Coherencia ideológica se llama: votan en contra del oficialismo nacional.

Abrazo, Eduardo.