jueves, 27 de octubre de 2011

Gracias. Fuerza

Dos posteos del año pasado que, todavía, dicen lo que quiero decir hoy.


Néstor Kirchner no nos dejó, porque los que ya no están acá no te abandonan si vos no lo permitís. Néstor vive hoy, como siempre y como nunca, en millones de corazones que fueron tocados cuando ya muchos habían perdido la esperanza.

¿Porque de qué sirve hablar de modelos si lo que nos devolvió Kirchner, el kirchnerismo, fue la esperanza? La confianza y el saber que no todo está(ba) perdido. Nada, ¿no?

La política era sucia, mala, fea, ineficiente y había sido reducida a su mínima expresión en 2001. Era una política en pañales, balbuceante, que no sabía caminar ni alimentarse sola. Kirchner quiso y supo cuidarla, quererla, alimentarla, darle mucho amor y acompañarla en su desarrollo. Porque eso eran esas horas incansables de trabajo, que lo contraponían a la siesta delarruista. No se trataba de que Kirchner quisiera diferenciarse de De la Rúa -o no solamente eso- sino que había mucho, demasiado, una tarea titánica por realizar.

Y Kirchner lo hizo.
Aunque esa frase nos traiga malos recuerdos noventistas: Kirchner lo hizo.

Hay quienes mueren aún antes de morir. Hay otros que nunca mueren.

¿Adónde estabas vos cuando asumió Kirchner? Momento casi fundacional. Si detenemos la película y miramos los fotogramas hasta 2002 y luego a partir de 2003 parece que estuviéramos viendo dos películas distintas. Una de miedo, un thriller, que ni empezó ni terminó pero tuvo su momento de mayor tensión los días 19 y 20 de diciembre de 2001. La segunda parte, en cambio, es una película épica, de construcción de personajes y sueños, de superación individual y colectiva, de una lucha fenomenal contra engranajes que continúan aún enquistados en nuestras vidas. Se trata todavía de una película épica. Que puede y debe continuar.

A Kirchner, antes de decirle todo lo que le dicen ahora, le decían "El Loco". Y qué linda esa locura, que le permitió enfrentarse a todo y a todos, siempre con esa respuesta ocurrente, simpática, mordaz. Porque Kirchner fue así. Así lo recuerdo yo.

¿Quién hubiera imaginado un Presidente que hablara de convicciones? Un discurso viejo, anacrónico, sólo posible en un país que se había derrumbado, como el nuestro. Y no las dejó, Kirchner, en la puerta de la Casa Rosada. Más todavía: a esas convicciones también las alimentó. Predicó con el ejemplo que tener convicciones es algo bueno.

Kirchner fue, además, un Presidente que habló -como todos los Presidentes- de patriotismo. Pero con una abismal diferencia: cuando tuvo que ejercerlo, lo hizo. Le dijo no al ALCA, con el representante del Imperio mismo en Mar del Plata y le dijo no al FMI, cuando decirle sí podría haberlo convertido en el prócer del mes para los diarios. Y pensar que lo criticaban por cortoplacista, tributario de vientos de cola. Kirchner será siempre, también, el Presidente que hizo bajar la foto de los genocidas. Eso también fue hacer Patria.

Cómo habrá tocado nuestras vidas el ex-Presidente... Yo me puse de novio con quien es hoy mi esposa el mismo día -unas horas antes- que voté a Kirchner. Puedo con orgullo contarle a mis hijos el día de mañana que yo formé parte de ese inicial 22%.
El 25 de mayo de 2003 me encontró de cumpleaños -mi cumpleaños- con toda la familia y amigos. No tenía tele en ese momento. Con el asado a medio hacer dije "ya vuelvo" y me fui a ver la asunción de Kirchner en la casa de un tío. Cuando volví, a la hora, ya estaban comiendo.

¿Qué te importa, no? A mi sí. Me importa porque Néstor no está más con -pero está entre- nosotros. Kirchner vive porque su legado vive.

Espero no quebrarme cuando hable Cristina. Si lo hago, sépanlo, serán lágrimas de profundo agradecimiento.



Estuvimos recordando y pensando mucho a Néstor Kirchner estos tristes días. Cada una de sus medidas, sus gestos, la reconstrucción, la dignidad y la esperanza. No sé si yo lo hice también, pero hay quienes están cometiendo una injusticia al analizar a Kirchner sin Cristina en sus recuentos. Eran una sociedad política y no podemos analizar ninguna de las medidas que tomara el ex Presidente sin contabilizar a la Presidenta en la ecuación.

Una ironía del destino: Kirchner murió (y duele escribirlo) pero ahora es eterno. Es Néstor Carlos Kirchner (1950-SIEMPRE). Los del rejunte opositor (muchos lo deseaban muerto, algunos concreta y otros sólo políticamente hablando) viven, pero murieron cuando la llama del ex Presidente fue transferida al pueblo y a la Presidenta.

El eje ordenador de la política era Kirchner, es cierto. Él pagaba los platos rotos, pero ahora es Cristina la que cosechará la siembra. La atacarán furibundamente. Lo están haciendo ya. Eso sólo agrandará su figura, al ser contrastada la diferencia abismal entre los malos augurios de la prensa opositora y la concreta realidad.

Cristina sin Kirchner, preguntan, ¿podrá? Pero ¿hubiera podido Kirchner sin Cristina?
Hablan de vacío, pero la Plaza estuvo llena y la Casa Rosada también. Los corazones se hincharon de orgullo y amor. La plenitud de Cristina es incuestionable, puesto que era ella la que consolaba al pueblo que la cargó de fuerzas. El mito que ahora es Kirchner no sería tal sin Cristina. Cristina también es mito ahora, y viviente. Y los mitos atraen.

Quizás es temprano aún, emocionalmente, para pensar en lo que vendrá a partir de este lunes. Pero la Presidenta sabe que, para tirar por tierra las especulaciones que crean los cachorros de hienas del periodismo in-the-pendiente que supimos conseguir, no puede apelar al pasado, a su gestión de gobierno hasta el miércoles 27. Un gesto político, entonces, se hace imperativo. El kirchnerismo es políticamente incorrecto o no es kirchnerismo. Y por eso redoblará la apuesta. El que lo dude, no la conoce a Cristina.

Y el que necesite confirmación, que vea el traspaso de mando de 2007. Un gesto quedó grabado en mi memoria: minuto 2:51 Cristina va en busca del abrazo de Kirchner. Saludan juntos. Minuto 3:05 un pensamiento se le cruza a Cristina por la cabeza y lo mira a Kirchner. No es una mirada y nada más. Lo mira. Le dice algo con la mirada. Kirchner entiende. La señala como respondiendo: "ok, entendí; es tu turno" y da un paso atrás. Ahora es Cristina sola quien recibe los aplausos.



La política es gestos y Cristina estuvo entregando muchos en estos días.

9 pusieron huevos y comentaron:

Daniel dijo...

Conocí la noticia en el preciso momento en que me estaban censando.
No tenemos dimensión aún de todo lo que ha ahondado el kirchnerismo en nosotros. Es muy loco estar viviendo semejantes momentos históricos. Y más cuando en el 2001 esperábamos un destino de chatura. De protestas claro, con semejante situación pero de creer que ya no se podía hacer nada.
No lo dimensioné como vos en el 2003. Quizás por el escepticismo que ya se me había hecho carne.
Yo viví todo desde los '70 cuando era un adolescente, y entonces...
Ahora veo en el video, a militantes de los '70 que creyeron en esto del kirchnerismo. Yo me había corrido. Vivíamos corridos, viendo la cosa medio de costado algunos, desde hacía tanto.
Militaba en el PH, claro. Pero eso no era masivo. Habíamos llevado a Lia Méndez a ser diputada y para nosotros era una hazaña.
Hoy el PH está en el Frente para la Victoria. Adentro. Nada de masa crítica. Y yo había hablado en su momento de ingresar, y no me habían dado bola.
Tuvo que suceder el conflicto del campo.
Ahí yo ya no militaba pero me enorgulleció que con la lucha en la calle y antes del no-positivo, ya hubieran reaccionado y bien. Pusieran mesas en la calle y se metieran adentro.
Hay que pelearla de adentro. Eso creo.
Este hombre la peleó de adentro. De adentro de la Patria. Ha sido un patriota. Y no hay nada mas difícil que llamar así a alguien.

roberto dijo...

Recuerdo perfectamente la noticia de su muerte, al igual que Daniel me estaban censando. Fue la primera vez que lloré por un político, me pareció extraño no tengo el llanto fácil, a partir de allí cada vez que escucho a Cristina me emociono y se me humedecen los ojos. Solo quiero decir un grande GRACIAS NESTOR.

Anónimo dijo...

LO VOTE SIN CONVICCION EN 2003 PORQUE PARECIA QUE SE LE ACERCABA LOPEZ MURPHY (ALGUNOS DICEN QUE FUE UNA MANIOBRA DE DUHALDE PARA ASEGURAR LA POSICION DE NESTOR EN EL BALLOTAGE CON EL INNOMBRABLE...)Y ME DEVOLVIO LAS GANAS DE PENSAR Y DEBATIR POLITICA... QUIZA PARA TERMINAR DE SER PARADIGMA , MURIO ANTES DE TIEMPO COMO TANTOS OTROS... HOY SOLO ME SALE DECIRLE GRACIAS.- SALUDOS.- PABLO, EL BOSTERO.-

Sujeto dijo...

Hola Ricardo...
Muy lindo y certero lo que decís.
Había pensado escribir algo hoy, pero preferí quedarme con la imagen que llevo atesorada: la de esa multitud -en la que por suerte pude estar, y por desgracia a las 14, 15 hs. el cuerpo ya no me aguantó y no pude dejarle tu abrazo-, decía, la de esa multitud que se había juntado ahí para despedirlo, para agradecerle, y para acompañar y proteger a Cristina. Nunca me hubiera imaginado abrazándome con un desconocido, llorando juntos, cantando juntos. Por fue una comunión, una común unión de almas doloridas y agradecidas, dispuestas a dar batalla.
No puedo escribir hoy: solamente recordar.
Un Gran Abrazo

Hilda dijo...

Cuantos recuerdos en lo que escribís...
Néstor está entre nosotros aunque no esté con nosotros...
Lo sentí anoche, al escuchar la sentencia a los genocidas... Lo vi en el grito de la Taty Almeida al anunciarse la condena a Astiz...
Como lo dije en las palabras que escribí hoy... Mi pueblo cumple un año... y yo, estuve en el parto... abrazándome y compartiendo el llanto con otros...
Ahí redescubrí mi amor hacia el que sufre mi mismo dolor... También redescubrí las palabras... Volví a exteriorizar mis ideas... En realidad volví en 2001 pero a partir de 2010 fue diferente... ya no es para "poner parches" a mis semejantes sino con el deseo de construir, así como lo había sentido en mis primeros pasos como adulta-niña...
Construir para que mis semejantes no necesiten parches, sino que disfruten de sus derechos y luchen por adquirirlos...
Un abrazo compartiendo sentimientos

iris dijo...

Yo me enteré de la noticia unos minutos después que se fue el censista. Recuerdo que me eché a llorar inmediatamente. Era la primera vez que lloraba por un político y se sintió raro. Mas aún porque era la única de mi familia que estaba triste. Pero después ví las imágenes en la tele de la multitud que había ido a despedirlo y me dí cuenta de que eramos un montón los que íbamos extrañarlo.
Y también admiré muchísimo la fortaleza que mostró Cristina. Realmente es una mujer increíble.

Ricardo dijo...

Daniel, Roberto, Pablo, Sujeto, Hilda, Iris: les debo un comentario a sus comentarios. Será más tarde. Por ahora, gracias.

Un gran abrazo.

Ricardo dijo...

Daniel: yo también descreí de la política en algún momento. En 2002. Recuerdo que la Ley de Genéricos de Ginés me hizo pensar que algo podía rescatarse y que todavía algo podía hacerse. No dejó de gustarme la política, pero pensé que la posibilidad de que un tipo como NK llegara a la Presidencia era imposible.

Roberto: yo me enteré antes. Y estuve todo el día frente al televisor, tratando de entender, tratando de... no se, creer. A la noche me mandé a la plaza sin saber y fuimos muchos. Muchos para lo que pensé se podía dar cita, de manera espontánea, para rendir homenaje.

Pablo: es verdad. Su muerte prematura lo agiganta. Y lo de López Murphy, para mí, era para hacer menemismo sin el peronismo. Una jugada del establishment, no de Duhalde. Pero es mi idea, qué se yo.

Ricardo dijo...

Sujeto: esa plaza preanunció el triunfo de este domingo. Muchos empezaron a abrir los ojos y ver la realidad, esa que en momentos de crisis te golpea sin que lo esperes.

Hilda: qué lindo eso que decís. Ya no para poner parches sino para construir. Qué bueno que se pueda proyectar. Una posibilidad que en muchos periodos estuvo negada en nuestro país.

Iris: a mi me impresionó. Y eso que suponía que podía mostrarse así. Porque en ningún momento pensé que fuera a decir que no tenía fuerzas para seguir adelante.

Abrazos de nuevo.