miércoles, 12 de octubre de 2011

La ausencia de un relato opositor

En pocos días terminará el calvario opositor. Los de la rama política abandonarán el sufrimiento que les significa hacer campaña para dedicarse a lo que mejor les sienta, la pirotecnia verbal sin compromiso; los de la rama mediática ya se resignaron: dejaron de castigar a sus subordinados políticos y apuntan al próximo periodo de Cristina. Hemos charlado acerca del triste papel de ambos actores en incontables posteos. Intentemos sumar algún argumento más.


Creo que nadie puede sorprenderse si decimos que no ha sido la campaña electoral propiamente dicha la que derivó en el resultado de las PASO. Es que desde el intento destituyente de 2008, hemos vivido un clima electoral permante y ha sido la sumatoria de discursos, acciones -o su falta- y, en definitiva, de actitudes en esta campaña prolongada, la que determinó los porcentajes de las distintas fuerzas políticas.

La vocación golpista primero y la renuncia a representar -o intentar representar- a la ciudadanía después (para representar al otro Poder, al económico), le impidieron a los partidos opositores y a sus representantes generar un relato diferente al mero anti-kirchnerismo. No adscribo a las teorías que sostienen que no existe un proyecto distinto al del oficialismo, o que a los candidatos opositores les faltó hacer propuestas. Mas bien que no hicieron una campaña propositiva, pero propuestas hubo. Y existe un proyecto opositor. Es el del establishment. Y tiene que ver con endeudamiento, ajuste, mayor flexibilidad laboral y con dar marcha atrás respecto a las medidas redistribucionistas del oficialismo. No, propuestas hay y un proyecto opositor también. Lo que faltó, en mi opinión, fue la generación de un relato que aglutinara esas propuestas. En la ausencia de una idea que fuera el cemento y le otorgara a las propuestas un sentido, una dirección, que englobara todo el accionar en un par de conceptos simples, para redondear un propósito superador, estuvo el principal déficit de los opositores, políticos y mediáticos.

Eso hizo que Ricardito Alfonsín se convirtiera en un personaje más fugaz aún que Cobos, que Carrió pasara de un 22 a un 3%, que Duhalde, que todos, se talibanizaran para tirar bombas, para inmolarse en un titular, en un proceso que bien podríamos llamar de eutanasia política. Se impone la necesidad de nuevos emergentes opositores luego del 23 de octubre, y la formulación de un proyecto propio -no uno alquilado-, que contemple muchos de los postulados del kirchnerismo. Un Estado fuerte, entre ellos.

11 pusieron huevos y comentaron:

Rucio dijo...

Aunque no lo parezca, estoy de acuerdo plenamente con vos en que "existe un proyecto opositor. Es el del establishment". Y que ese es el proyecto que, por convicción o por oportunismo (a partir de una errónea lectura) abrazó buena parte de la oposición.
El problema con el que se encontraron es que es un proyecto "inconveniente" para ser explicitado en campaña de seducir a un electorado. Políticamente resulta dificultoso ser militante de causas "inconfesables".
De ahí, probablemente, devino la incapacidad (o imposibilidad) de "la generación de un relato que aglutinara esas propuestas" (como decís vos), o la carencia de sustancia de las campañas.
Y no me gusta Mar del Plata en Verano.

Ricardo dijo...

Es verdad lo de las causas "inconfesables", Rucio. Algo se les escapó en 2009, cuando hablaban de reprivatizar (Macri), de contraer deuda (Carrió) o de bajar las retenciones (todos).

Abrazo.

Daniel dijo...

Y ese proyecto emergente opositor, sería de centroizquierda o de centroderecha?
Porque quienes dicen representar a la primera, no resultan creíbles, habida cuenta que la franja está ocupada y bien. Y los que están por la segunda se encuentran con la post década del '90 al desnudo. La gente está en presencia de ese desnudo y no se va a suicidar en una remake colectivamente.

Por otro lado, muchos de los que fueran famosos mediáticos, recibirán en pocos días una calurosa despedida.

Conclusión: no veo oposición en el horizonte. Por ahora -y bien expresada que está la cuestión de la idea eje de cemento- veo más de esto.

ram dijo...

Hoy tuvimos un lindo ejemplo del "relato" opositor, viene un señor, ex presidente de un país vecino, con el que hubo un problema y, sin despeinarse, cueta que consideróla posibilidad de una guerra (por ese problema, una empresa extranjera y la violación unilateral de un tratado) y, para mejorar el cuentito, que le había pedido ayuda a bush junior y su secuaz, la condolencias. Pobrecito el visitante, estaba "indefenso" frente a la posible maldad argentina.
El anfitrión de este sorete a contramano era "nuestro" (en tanto argentino) candidato a presidente, don boy george binner que, que yo sepa, no dijo ni mu. Tá bien, si lo agarraba del cogote quedaba mal, pero hay formas "diplomáticas" de mandar a la mierda a un tipo, de plantar el desagrado de que te vengan a boludear así en tu cara, a hablar de un "miedo" trucho y de una "indefensión" frente a una agresión bélica imposible.
Capaz que sea cierto que binner es el opositor menos peor, puede ser, pero comparte con todos el desinterés en este país, Argentina, que está muy por encima de los méritos o deméritos de un gobierno.
Un asco y, ojalá, este 23 les llegue por fin el vencimiento.

profquesada dijo...

Yo veo dos tipos de problemas distintos pero que se relacionan con la posibilidad de la existencia de una oposición que pueda quedarse con el gobierno en una elección democrática. El primero, es que las condiciones de los intercambios externos cambien de tal forma negativa que regrese el fenómeno del "estrangulamiento externo" y que, simultáneamente el gobierno no aproveche el doble poder que le da una situación económica holgada y un apoyo electoral extraordinario para hacer las transformaciones estructurales que permitirían hacer los ajustes económicos necesarios sin resignar los avances logrados en cuanto al incremento del gasto social. El segundo, son las reformas estructurales que le den al estado los recursos necesarios para financiar el desarrollo e intervenir en el proceso de manera directa. Hace falta en primer término una reforma impositiva realmente progresiva inédita que haga que paguen los que más tienen y ganan y no el conjunto de la población. Se ha avanzado en el control de la AFIP pero la legislación no ha cambiado y es un colador por donde se escapan ingentes recursos del estado. Sin las condiciones existentes hoy es imposible de hacer, con las que hay es difícil y significará algo parecido a la guerra. La segunda transformación que es necesario hacer tiene que ver con el estado mismo, especialmente con la eficacia del ejecutivo y del poder judicial, ésta es de largo aliento pero hay que empezarla. Renovación tecnológica pero también de jueces. Hay mucha trensa política y de la otra dentro. Que no exista hoy una oposición "como la gente" tiene más que ver con las condiciones favorables y los aciertos del gobierno que con una maldición especial que llene de inútiles el carrito del supermercado opositor.

@tilio ® dijo...

Yo no estoy de acuerdo con que la oferta opositora sea tan paupérrima como se vé. Lo que sucede es que se encuentra entre la espada y la pared.
Mañana posiblemente escriba un post al respecto, pero, vaya como adelanto que, cuando tenés que explicarle a los votantes que vas a hacer tabla rasa con la totalidad de las políticas de estado emprendidas por una administración que tiene un 70 % de imagen positiva, es indudable que se te debe llenar el culo de preguntas.
Estos patéticos prederrotados de hoy, son los mismos que hace un par de años se mataban por ser Gardel, ya que ninguno se conformaba con ser Le Pera, y hoy darían la vida por ser uno de los guitarristas.
Lo que cambió fué el contexto.
¿Quién en su sano juicio levantaría hoy la bandera común que entonces los cobijara de eliminar las retenciones?
Un abrazo.

Ricardo dijo...

Daniel: el pacto del radicalismo con De Narváez obedecía a querer ocupar el lugar vacante de Macri en la centroderecha. Cristina ocupa casi todo el ancho de la centroizquierda. Quedan algunos republicanos de ese lado que votan a Binner, pero están en la región centro y no uniformemente distribuídos.

Bah, es tarde. Lo que quiero decir es que la oposición sólo puede venir del lado de Macri para 2015.

ram: subscribí tu comentario en Catanpeist. Realmente una pelotudez insigne plantear una cosa así, públicamente, ¡blanquear que lo charlaste con Condoleeza Rice!
Binner le podría haber retrucado con la voluntad democrática y pacifista del pueblo argentino, con los lazos de hermandad que desde siempre nos unen y todo el blablabla. No hay que ser tan despierto tampoco, pero sí no ser un dormido.

Ricardo dijo...

Profe: la verdad, no sé si fugará para adelante o le pondrán un freno a la crisis mediante un freno a la profundización. Es decir, bancando los trapos ya conseguidos. Estoy d acuerdo con la reforma impositiva, pero leí por ahí que modificar IVA, por ejemplo, no terminaría dando los resultados que podrían esperarse respecto a los precios. Sí habría que gravar las transacciones financieras, herencias, las valuaciones fiscales del "campo"...

@tilio: el oficialismo les cambió el contexto porque supo interpretar a tiempo que algunas cosas había hecho mal (125) y otras había dejado de hacer (AUH, ya que esperaban que la protección social llegara a través del trabajo en blanco).
Quedamos a la espera de post.

Abrazos.

El Mostro dijo...

Espero que haya una renovación en las distintas fuerzas opositoras, no solo de caras, sino también de ideas. Hace falta.

Respecto al "Gran Retirado", Macri, está pasando de ser considerado un 'brillante estratega' (como muchos lo pintaron), a ser un cagón, según la óptica del común de la gente.

Aún quedan algunos lilitos recalcitrantes, como siempre existirá algún Testigo de Jehová tocando el timbre un domingo a la mañana.

Personas que votaron a Duhalde y su promesa de ORDEN, ahora votarán a Binner, en un triple salto mortal ideológico. Bué, de ideología nada, solo anti-k-quismo.

Están los que llaman a votar a Binner, como la nueva esperanza blanca, y los que lo acusan de ser funcional al gobierno (estos últimos serán radicales?).

Miguel del Sel brilla por su ausencia.

¿Marcarán las PASO el fin de la carrera de Pino Solanas, a quién hemos votado alguna vez? ¿Volverán los que escaparon hacia las tetas de la Donda hacia las filas del cineasta?

Javier dijo...

Cuando se murio Nestior se decuia que se habia terminado el antikirchnerismo . Esta gente jamas intento construir otro relato , no solo es porque toda su estrategia quedio opegadsa a los medios hegemonicos , porque estos tambin quedaron descolocados frente a la realidad , es el famoso pais virtual que construyeron y les exploto muchas veces , en el masivo apoyo a la ley de medios , en el fenomeno social de 678 , en el bicentenario , en el velatorio de Nestor , en las PASO , vos crees que aprendieron algo ? No vayan al centro que es un caos .

Ricardo dijo...

Mostro: quizás Solanas puede aspirar a mantener un porcentaje decoroso en la CABA. ¿Un 10%? Para elecciones legislativas, claro. Con él como candidato.

Respecto a Macri, es lo que le queda a la Derecha. No tiene otra cosa. Tiene que empezar a construir algo porque su sueño, alquilar el peronismo, fue. Expiró.

Javier: ja. Sí, el caos de tránsito. Realmente qué poco como demanda, para un país que viene de las cosas que viene.

Abrazos.