miércoles, 6 de marzo de 2013

El demonio y el diablo

Chávez y Bush; siempre de acuerdo, Diego, al cristal con el que se mire. Pero nunca la elección de los términos es inocente, aunque uno crea que sí. Estamos atravesados por el lenguaje, dicen los psicólogos que saben (pero los bitles saben más). Es así que los distintos cristales encuentran su razón en nuestras distintas historias, sensibilidades, lecturas, en suma, en eso que denominamos cosmovisión.

Chávez es el Demonio porque este suele ser el término con el que nombran al Malo las clases ilustradas. Y las clases ilustradas suelen ser, por lo general, las que monopolizan los recursos. Las clases populares, predispuestas, también por lo general, a una menor intermediación, suelen referirse a ese, el Malo, como Diablo. El Diablo. Quizás porque Demonio remite a algo más abarcativo: demonios hay muchos, y por eso “demonio" es un significante vacío (ah, cómo pelamo' lectura', vieja) y Diablo no (o no tanto), el Diablo es un personaje con cuernos, cola, tridente y coloráu como verija con picazón. El Diablo es Bush.

Quizás estas referencias merezcan ser contextualizadas porque no todos ven 678, y quienes piensan que se informan a través de TN quizás tampoco capten de buenas a primeras que eso que se presenta como información aséptica es, en primera instancia, la demonización de una figura. Chávez fue permanentemente demonizado (Stalin, Hitler y el nene de La Profecía eran más buenos) y Chávez, en Naciones Unidas, se refirió a Bush como el Diablo.

Bush representó, en el relato chavista, la causa y suma de todos los males que habían aquejado a Venezuela en el pasado. Fue Braden. Bush o Chávez. Chávez en cambio fue, como bien describe Fabbro en P/12 [1]: «el espejo invertido con el cual las almas bien pensantes de Occidente armaban su propia imagen de demócratas honestos».

Imagen, porque de eso se trata. El personaje público es una imagen de uno mismo proyectada. Proyectada por uno, por otros, amigos y enemigos, por los medios de comunicación. Y Chávez fue una medida de lo Malo en toda América, tal su estatura continental. Es más fácil, claro, cuando uno está sentado sobre la tercera reserva mundial de petróleo, un recurso estratégico que las elites venezolanas pre chavistas manejaban únicamente con mentalidad rentista. Chávez fue lo Otro, que siempre siempre es algo malo (estamos programados así, doña, qué va'cé...) porque quienes se miraban en oposición al Chávez/Demonio podían luego venderse a sí mismos como demócratas atenienses, de honestidad impoluta y compromiso cívico despojado de cualquier baja pasión humana.

Con lo hermoso que es ser humano. Si tuviera un Humanómetro me atrevería a decir que Chávez y el resto de los líderes sudamericanos populistas fueron y son más humanos que much... Eh, perdón... Sí... Ah, muchas gracias. Listo: me llegó el Humanómetro que había encargado. Ahora sí: Chávez y el resto de los líderes populistas sudamericanos fueron y son más humanos que muchos de los que calzan traje de señores estadistas y señores ejemplos a seguir.

[1] http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-215202-2013-03-06.html

12 pusieron huevos y comentaron:

ram dijo...

¿Y cuándo compró los Shukoi Su-30?, un demonio diablísimo o un diablo demonísimo; rojo, rojísimo...

Ricardo dijo...

Justo no se si es un ejemplo como para hacerle un favor. Es que soy un pequebú también, che.

ram dijo...

Pues, como ejemplo de las calidades del comandante es muy bueno - la Venezuela pre-Chávez era una especie de Irán (del Sha), equipo y doctrina militar yanquies, moderno y caro (que la población se muera de hambre no importaba, claro).
Al aparecer Chávez apareció (sigue) un embargo de repuestos y todo ese equipo se volvió inútil o casi inútil y la respuesta fue simple, cambiar de proveedor y ahora la mano viene rusa, y china.
Al mismo tiempo, los medios de siempre que descubrieron el "armamentismo" chavista y el carácter "ofensivo" de esas compras netamente defensivas ante la realidad de fuerzas armadas con equipo inservible, total, quién necesita defender un océano de petròleo, no?
No me diga que los pequebuses son de olvidarse que el tipo era militar, y no hubo un general por acá, que trajo alemanes para que le diseñen el Pulqui?

Ricardo dijo...

Entiendo las necesidades en un país en el que, aún al día de hoy, quienes gobiernan deben hacer conferencias de prensa con representantes militares atrás, y que expulsa a enviados yanquis que intentan contactar a sectores de las fuerzas armadas venezolanas.
Ahora, este tema es el que me hace ruido: http://milicia.mil.ve. Seguramente la historia de Venezuela es otra y yo miro la cuestión condicionado por nuestra propia historia del pueblo en armas, pero bueh...

Adrian Anido dijo...

Esta bien claro quienes son los buenos y, en Argentina los malos y los pusilánimes (políticos y periodistas) que le hacen el juego. Sólo hay que tomar la desición intelectual de informarce con espíritu crítico y mente abierta y darce cuenta.

ram dijo...

No, Ricardo, la cosa no pasa por tener floreros de uniforme en las conferencias de prensa, los actos o las ceremonias. Pasa por tener una política - democrática - para militares y para defensa.
Y no es una cuestión ideológica, es eminentemente práctica e imprescindible; si vos te vas a resignar a no tener una política o a tener una política fundada en la inercia de aprovechar que "el partido militar" no jode. Ahí hay un problema.
Que vos no tengas una política para ese sector, no implica que los otros, que determinada embajada no la tengan; la tienen, la desarrollan y la usarán cuando les sea oportuno.
Chávez, por milico pero también por un clarísimo instinto de cubrir los peligros eventuales sí tuvo una política, autonomizó sus fuerzas armadas y las tuvo laburando (y en 2002 casi le hacen moco todo - no ganaron porque ya la semilla bolivariana resistió los herbicidas de esa embajada sedienta de petróleo y control).
El agua estancada se pudre, milicos al pedo también, pero peor y más rápido.

Anónimo dijo...

Mariotto suele decir que Néstor fue el Perón de este tiempo...
A mi me parece que el Peron de nuestros tiempo ( incluso por su formación castrense e histórica , contradicciones y contexto social)acaba de morir en Venezuela.- Saludos.- Pablo, el bostero.-

Ricardo dijo...

Adrián: es un laburito, eso de informarse con espíritu crítico, pero claro que estamos de acuerdo.

ram: sí, más cuando Chávez el laburo de base de Chávez estaba hacia el interior de las fuerzas armadas y no en el peronismo como aquí, el sindicalismo cocalero como Evo o el PT en Brasil.

Pablo: coincido. Evo, para Bolivia, también es un Perón.

Anónimo dijo...

chavez es el peron del s xxi pero mejor q el pocho.
con lo q muestra la tv, viendo los militares venezolanos con los argentinos, no puede creer comparandolos con los de aca, la diferencia. el golpe del 55 formo un ejercito gorila liberal para ser guardian de las empresas y contra el pueblo propio. este ejercito gorila liberal despues del desastre de 1982 y despues de 30 años de democracia, cambio poco y nada. son liberales, gorilas,etc. no se q habra q hacer porque van 30 años de democracia y hasta el suboficial de cualquier fuerza armada de toda la argentina (policial o militar) o sus parientes son todos de derecha reaccionaria . no se .
saludo
romu

Daniela Godoy dijo...

Espejo invertido y necesario de quienes nos han explotado por siglos. Eso es lo imperdonable y lo entrañable del Comandante. Su estilo, su exceso, su manera de educar cuando citaba no solamente a Bolívar o a los líderes independentistas, sino a escritorxs, poetxs, intelecxtuales contemporánexs. Es ese gesto de regalarle al amo del mundo "Las Venas Abiertas de América Latina". Por eso nos ha dado tanto, por esa dignidad, por ese amor y compromiso.
Hermoso post, Ricardo...!
Un abrazo

Ricardo dijo...

Romu: bueno, pero recordá que fue una parte del Ejército la que da el golpe y lo secuestra en 2002.

Daniela: se agradece...

Anónimo dijo...

es verdad, y despues lo pudo depurar , aca 30 años de democracia y q poco cambiaron
saludo
romu