viernes, 15 de marzo de 2013

¿Y la crisis?

¿Y Candela? ¿Y la moto?

Si algo nunca faltó, desde que el kirchnerismo llegó al poder, fueron las amenazas de devastadoras crisis económicas que estarían ya a la vuelta de la esquina. Ya fuera el viento de cola que iba a acabarse, el pago con reservas al Fondo, el cuento de las inversiones chinas, la crisis con los agroexportadores, el fin de las AFJPs, etc., siempre había una excusa para que los Melconians, los Cachanoskys, los Brodas, Prat Gays y Ferreres de este mundo y constelaciones galácticas aledañas pronosticaran #lapocalisis económica que llegaría como un baño redentor o uno de esos parientes pesados que no se van más. Pero, a pesar de haber errado siemp..., bah, operado siempre (y sin éxito), los muchachos siguen con un entusiasmo digno de mejores causas. Por eso quiero rescatar un editorial económico publicado en LA NACION este miércoles. El día en que Bergoglio se comió la agenda. Lo escribe Eduardo Levy Yeyati, que no puede ser sospechado siquiera de kirchnerista portador sano pero, leído con constancia, no resulta tampoco un opositor furioso. Dice el colega bloguero Yeyati [1]:

«... ¿Rebotamos o colapsamos? Si el oficialismo apuesta al despegue de la mano de China, Brasil, la soja o Vaca Muerta (...), la oposición se ilusiona con la inflación y el dólar blue a la espera de que las penurias económicas y el voto negativo hagan el trabajo por ella.

Pero en la Argentina actual la dinámica de una crisis es casi tan difícil de delinear como las razones de un despegue. Para que algo se rompa hace falta una fragilidad: el déficit crónico heredado del sobreendeudamiento ochentista en 1989 o el sobreendeudamiento en dólares heredado de la convertibilidad noventista en 2001. Sin éstos, lo más probable es que, en el peor de los casos, lo que enfrentemos sea una recesión. Ni emergencia ni hundimiento sino una lenta y prolongada deriva, justo en el medio entre el colapso y el milagro, entre el 5% de crecimiento de los oráculos oficiales y el -1% de algunos analistas menos pacientes con el modelo.

¿Por qué la crisis se hace rogar? (...) Hoy el endeudamiento está en mínimos históricos (...). El déficit fiscal es manejable y depende en gran medida de subsidios a la clase media que debieron haber sido reducidos hace tiempo (y que el gobierno viene reduciendo paulatinamente: el gasto nominal en subsidios no varió en 2012 respecto de 2011 y para 2013 se presupuestó una reducción adicional, lo que implica un ajuste real). La inflación inercial podría atacarse de manera incruenta con una combinación de transparencia (un IPC genuino), política (un banco central que se ocupe del tema) y un acuerdo de precios y salarios alrededor de una pauta. Y la escasez de dólares se debe menos a la apreciación del peso que a la obcecación del Gobierno por alienar al capital privado, extranjero y local. Simplificando, podría concluirse que si la Argentina moderara la inflación y recibiera inversiones extranjeras en petróleo, minería e infraestructura -algo que tarde o temprano sucederá- el tipo de cambio estaría más cerca del oficial que del paralelo, los controles serían redundantes, reviviría el crédito de mediano plazo y el crecimiento convergería al 5% regional...

...Cuesta imaginar esta deriva sin desenlace, pero es lo que hay...».

Interesante, ¿no? Deja sin argumentos a los agoreros (aunque no le pone fichas al gobierno) y lleva el debate por caminos de mayor racionalidad. En el pasado sostuvimos que una oposición impresentable le facilitaba triunfos electorales al kirchneperonismo, pero también que una mejor oposición supondría un desafío mayor y obligaría al propio elenco oficialista a mejorar y eso sólo podría redundar en beneficios para todos. Y todas, je. Todavía estamos convencidos de ello.

[1] http://www.lanacion.com.ar/1562452-esperando-la-crisis

16 pusieron huevos y comentaron:

Moscón dijo...

Desde donde viene acostumbrados a darle con un ñoca a cualquier cosa con olor a K y engarronarle hasta el mal clima ,son loas y caricias.

Nando Bonatto dijo...

primero el efecto rebote que nos hizo saltar como dos años, despues el viento de cola transformado en corriente de aire permanente, ahora que estamos amesetados,en la ultima crisis terminal

Javier dijo...

No hay una crisis de dimensiones a la vista peroi no hay avances perceptibles en el corto plazo para el optimismo del gobierno . El crecimienbto del conflicto social y el cierre de la idea de paritarias libres que se cierran por decreto tanto en nacion como en las provincias ( ya lo hizo la nacioo , la PBA y Ushuaia ) son el mejor testimonio de que el mejor activo del gobierno es la oposicion inutil que tenemos

Iris van Kirsten dijo...

La crisis terminal no viene pero la oposición seguirá soñando y aferrándose a ella porque es su única esperanza de tener un papel protagónico.
Aunque al mismo tiempo tiemblen ante la idea de hacerse responsables de algo.

Anónimo dijo...

Creo que hoy por hoy el impuesto a las ganancias sobre los trabajadores del sector público, especialmente docentes e investigadores universitarios representa, más que pérdida de votos, porque enfrente está la nada misma, una fuerte desilusión entre fervorosos adherentes al Gobierno.

Te dejo dos chascarrillos a propósito del nombramiento de Bergoglio...


No cabe duda de que el nuevo Papa cultiva una virtud infrecuente entre sus compatriotas, la humildad... Cualquier otro argentino en su lugar hubiera optado por el nombre de Jesús II...

A los hermanos latinoamericanos que por estas horas hierven de bronca porque el nuevo Papa es argento, y que ademas se enfurecen cuando escuchan aquello de que Dios está en todas partes pero atiende en Buenos Aires, les decimos que no se lo tomen en serio y de paso les avisamos que acabamos de abrir una sucursal en Roma...
Saludos.- Pablo, el Bostero.-(alive en la Copa...)

Leandro dijo...

Si un docente investigador (como yo) que gana arriba de 10 lucas (como yo) se queja por tener que pagar 250 pesos por mes de ganancias (como yo), olvidandose que hace tiempos tan lejanos como 2003 a lo maximo que podia aspirar era a ganar 1000- 1500 pesos (como yo), y en vez de considerar motivo de regocijo lo muchisisisimo que ha mejorado su calidad de vida (como la mia), se siente decepsionado con el gobierno que hizo eso, por la simplie, simplisima razon de tener que pagar 250 pesos de ganancias (como yo), mi opinion es que a dicho docente investigador hay que agarrarlo entre 50, hacerles "pasilloto de la muerte", "coñera", "montonera" y cuando se levante cagarlo bien a patadas en el orto.
Saludos

Leandro dijo...

Por las dudas alguno no los conozca, y se horrorice por los nombres de esos "castigos", aclaro que se trata de algunas de la "prendas" que aplicabamos cuando era chico a los que perdian en algun juego.
Si es necesario, los explico en detalle.
Para no ofender a nadie, por las dudas...

Anónimo dijo...

Sos minoría. Los que ganan de 10 a 12 mil(Universidad Nacional de Mar del Plata y Conicet, muchisimos casos) pagan 2 a 3 mil pesos por mes y si es soltero ni te cuento. Hay casos en que un profesor titular e investigador Independiente de Conicet gana menos que un becario a su cargo y además debe poner guita de su bolsillo para comprar elementos y hasta papel higiénico porque las partidas no están depositadas.En esos casos (insisto , muchos, al menos en La UNMDP) han sufrido en meses un brutal ajuste salarial.- Saludos.- Pablo, el Bostero.-

Ricardo dijo...

¿Vio que sí, Moscón?

Nando: y después se quejan del relato K, evidentemente más efectivo que la pobreza intelectual que argumentan.

Javier: yo no creo que sea para tanto. Sí creo que todo eso que mencionás tienen que ver con que estamos cerca de los tradicionales límites de la estructura económica argentina. Hace falta un salto que no tengo muy claro por donde podría venir pero, se me hace, tendría que ver con energía, y atómica.

Iris: no, quedate tranquila que están bastante cómodos en el papel testimonialista. Marxistas de derecha, je.

Pablo: justo decía en Twitter que ya empezó a laburar Bergoglio: Boca ganó, de visitante, con gol de JRR, Ramón Díaz se dio cuenta de que tiene que jugar sin enganche y ayer, justo que tenía ganas de comer algo dulce, pasó un vendedor de facturas frente a mi casa.

Leandro: está bien, pero hay que reconocer que el malestar con la escala del impuesto existe, cuando además necesitaríamos que retornen otros como herencia, a las transacciones financieras, etc. La estructura impositiva atrasa un poco, creo que estamos de acuerdo, ¿no? Los revaluos fiscales en el campo brillan por su ausencia.

Leandro dijo...

Pablo el bostero:
pago $250 por mes, sin tener NINGUNA DEDUCION, como soltero sin hijos.

Si un investigador que vos conoces paga 2000 pesos por mes, claramente no gana 11000 pesos como yo.

Tendra otros ingesos de los que vos no sabes, como servicios a terceros de los que cobren sobresueldos.

Y te aclaro, yo soy investigador de la categoria mas baja y con un cargo docente de dedicacion simple y entre ambos sueldos sumo 11000 pesos, y pago 250 pesos de ganancias, como te dije sin deducciones.
El que paga 2000 pesos esta ganando 20 o 25 lucas.
Y con ese sueldo, que te pone definitivamente en el primer decil de ingresos, quejarse es mas bien para hacele ademas de lo que ya mencione, la doble nelson, y mi favorito, la "tortura china de gargajo".

Saludos.

Leandro dijo...

Ricardo:
Por supuesto que el malestar existe! quien discute eso?

Lo que yo discuto es que sea RAZONABLE que gente de buen poder adquisitivo sienta semejante malestar, por pagar 250 pesos. Cuando deberian estar mas que agradecidos porque hace 8 años si alguien le hubiera dicho que le subia el sueldo por encima del limite para pagar ganancias, hubieran llorado de felicidad.

La estructura fiscal atrasa, si. Pero uno de los pocos impuestos que estan bien, que no deberian discutirse, dentro de esa estructura, es ganancias.
Lo ves en todas las peliculas y series yanquis, hasta el mas humilde de los trabajadores de una cafeteria o macdonalds aparece alguna vez llenando su "declaracion de impuestos".
Es mas, que haya un limite inferior por debajo del cual no se paga, como en nuestro pais, es la excepción, no la regla.

Asi que de acuerdo, reclamemos todos juntos por todos esos impuestos que vos decis, que me parece barbaro.
Pero dejemonos de pelotudear con el impuesto mas progresivo que tenemos.

Leandro dijo...

Es mas, rectifico.
250 pesos por mes pagaba el año pasado.
Acabo de chequear mi recibo de sueldo de este ultimo sueldo, y ahora (vaya a saber por que, sera que ya entro en vigencia el nuevo minimo no imponible) pago 150 pesos.

Y mi sueldo subio un poco, eh.

"La tristeza de los niños ricos" decia uno que prefiero no nombrar.
Ahora lloran por ganancias, los niños ricos. Siguen tristes, claro, aunque ahora sean esos nuevos ricos a los que apenas una decada atras, muestos de hambre, los mandaban a lavar platos. Y hoy se sienten ultrajados porque los alcanzo el impuesto a las ganancias! lo que hay que escuchar.

Anónimo dijo...

muy buen comentario.

de la mano de la soja, la mineria.
hay mas vaquitas( desde q los dejaron aumentar la carne), ademas de ipf nacionalizada, no la privada. y la defensa de la industria nacional hecha contra mil intereses locales y foraneos que da miles de trabajos
mas las obras q se vienen en trenes y rutas argentina va pa frenchi. va para adelante.

el tema es la inflacion y se debe atacar via bcra y bajando el copete a los camioneros, aristocracia laborar. ganan mas q un profesional

saludo
romu

Ricardo dijo...

Leandro: sí, el tema es discutir racionalidad cuando se trata del bolsillo, porque el peligro es hacer la grsn Pugliese (“les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo"). Estamos de acuerdo que es el impuesto más progresivo... que tenemos actualmente, je. El tema sería hacer más progresivo todo el sistema tributario. Pero claro, tenemos que pelear contra eso de pretender un estado sueco pagando impuestos africanos...

Romu: sí. Si fuera por mí: salud, educación, seguridad y también política (aunque ya tienen muy buenos sueldos ahí), deberían estar entre los mejor remunerados.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

A mí me gustó el artículo de La Nación. Me pareció una crítica racional, no "en automático".
Hacía mucho que no pasaba... ando medio descolgado de la bloguesitút.
¡Abrazo Ricardinho!

PD: ¡Qué feo juega Boca, por dió!

Ricardo dijo...

Coincidimos, Rodrigo.

Abrazo!