martes, 24 de agosto de 2010

Contra el miedo, el conocimiento es libertad


Pensaba hace un rato, mientras miraba la Cadena Nacional y a Cristina hablando de Papel Prensa, en el miedo. En ese miedo que -no se ustedes, amigos lectores- yo en algunas ocasiones todavía siento. El miedo a estar haciéndote el gallito con alguien que sabés que si te golpea, te noquea. Ese miedo, que grabó a fuego el terrorismo de Estado en nuestro inconsciente. El no te metás que todavía sobrevive, en distintos modos y adaptado a distintas circunstancias.

Yo no viví la Dictadura. Tenía 4 o 5 años cuando asumió Alfonsín y empezamos a transitar esta senda democrática. ¿Será que vi el miedo en los ojos de mi viejo, de mi vieja? Recuerdo algún 25 de mayo y los desfiles militares de la época y recuerdo no entender que ese sentimiento que me provocaban, ese vacío en el pecho que sentía, se llamaba angustia. Aún hoy ver a militares marchando me angustia.

Grande entonces fue mi sorpresa al escuchar a la Presidenta hablar del miedo que sienten aún hoy muchos legisladores y empresarios frente a esos Poderes Invisibles, ejercidos por gente a la que nunca nadie votó. El miedo al titular, a operaciones de prensa, al mancillamiento del buen nombre. Es bueno decirlo: muchos actúan intimidados, presionados. Como dijo Cristina a modo de corolario -y cito de memoria-: "...para que tengamos una Democracia sin tutelaje...".

Yo tenía miedo cuando decidí abrir este blog. Miedo a que me ocurra como a Matías Castañeda, el Emo Peronista, al que Clarín le inició juicio. Miedo también al qué dirán en mi entorno, mis amigos, mis compañeros.

Bueno, carezco de capacidad de síntesis, pero toda esta introducción viene a cuento de que estoy convencido de que este informe que le presentaron a la Presidenta hoy, que irá a la Justicia y tendrá un correlato en el Congreso, con un proyecto de Ley para declarar de interés público la producción de papel para la prensa, sirve también para que siga quebrándose ese miedo que todavía -creo- perdura en nuestra sociedad. Ese miedo que muchas veces nos lleva a identificarnos con nuestro "tutor", a defender a los que nos someten y a ponernos de parte de aquellos que nos utilizan para seguir tratando de imponer un modelo económico y social de exclusión.

Siempre es más fácil hacerse el distraído, como dijo Maradona -y lo dijo porque tiene espalda para bancar-, que mirar de frente esas verdades que nos duelen. Esas verdades que nos interpelan y nos dicen que no podemos mirar hacia otra parte, que no podemos apelar al algo habrán hecho y que tenemos que incorporarlas para poder seguir construyendo democracia.

La verdad sobre Papel Prensa sirve entonces, en mi modesto entender, para seguir construyendo ésta, nuestra democracia. Porque si conocemos, si aprendemos y aprehendemos esas verdades que nos fueron negadas durante tantos años, tendremos menos miedo. Y el conocimiento es libertad. Y sin libertad no se construye. Así que sí, creo que somos un poco más libres ahora.

* Aquí algo que escribí sobre el miedo, hace un tiempo ya.

18 pusieron huevos y comentaron:

Javier dijo...

Yo creo que empece a perder todo miedo a fines del 2001 el 19 y 20 de diciembre . De mi trabajo el 20 nos dejaron salir temprano y yo no fui a mi casa fui al congreso , no tenia ganas de meterme adentro ( a cuantos mataron por estar en la zona no ? ). En 2002 , ahi me opuse a mi propia empresa donde aun laburo , me opuse por solidaridad con mis compañeros despedidos , que luego debieron reincoprporar por orden de ministerio de trabajo , y asi de la nada estando fuera de convenio , pase a estar desde 2008 con un convenio en un sindicato que nacio de esa lucha ,en 2003 quise ver si podia participar en algo y sali disparado de lo que era centroizquierda en ese momento acertadamente viendo lo que fue de eso y luego desde la 125 creo que cambio toda vision del pais para mi . Yo diria 2001 + 2002 + 2008 hicieron que hoy sea quien soy y el miedo lo tiene ellos creo por eso nos acusan a nosotros ( ah laburaba y laburo en Telefonica )

Un abrazo

musidora dijo...

yo soy un poco inconsciente en ese sentido,
hace unos años tuve un novio más grande que yo, pongamoesle ahora debe tener 50. bueno, usaba seudónimo en la web y en los espacios (anarquistas) en los que militaba, yo creo que por miedo lo usaba
(y paranoia)
pero yo nunca sentí miedo, jamás
bah, una vez casi me agarro a trompadas con dos pibas de pan y rosas
fue lo más mafia que me crucé
un beso ricardo,
p.

HUINCA dijo...

Justo empezaba a escribir por acá y vino tu comentario en Huinca. Bueno, tu comentario va por ese lado, va respuesta por ese lado.
Es normal tener miedo, humanísimo (y animalísimo), nos sirve de protección, como el dolor, que te avisa que te estás quemando (en sentido literal, y metafórico también). Y del miedo, en estas circunstancias, (y de los laberintos) se sale por arriba. Para mí lo contrario al miedo no es el valor, sino el deseo-la voluntad-, lo que lo supera. El miedo es ese río turbulento que pasa debajo del puente colgante hecho de sogas y tablas... pero en la otra orilla está eso que deseamos, el futuro, la verdad, la justicia. Y cruzamos. Unos pocos primero, pero cada vez más.
Vos fijáte que el miedo es lo que moviliza a Clarín desde hace años, el miedo a que eso que tanto temen, la verdad, salga a la luz, y todo lo que publican transmite esa onda aterrorizada que quieren que se transmita al resto de la sociedad. En cada cosa que publican. Hoy tenía delante una pila de diarios viejos (en otra casa, en casa ya no hay clarin hace años), marzo del 2010, y en zona, una cosa boluda, en gran titular "1 de cada 4 pronósticos del tiempo del servicio meteorológico nacional son errados", y al lado "en brasil aciertan el 97%". Cualquier cosa para crear incertidumbre en todo los aspectos de la vida, y esto no lo transmitís-el miedo, la incertidumbre- si no lo tenés internalizado. Ellos tienen miedo, más que nosotros. Porque por fin la verdad se abre paso.
Abrazo

manuel el coronel dijo...

lucidísimo compañero, lucidísimo.

Pablo D dijo...

1) Los 150 tipos que estuvieron ayer en Plaza de Mayo para reclamar por la versión tecnológica del chori y la coca (el modem y el wi-fi), ponen de manifiesto la pérdida de capacidad -por parte de Clarín- de influir en los comportamientos de "la/su (cada vez menos "su") gente", por un lado; y de generar confusiones entre sus intereses de negocios y los particulares de cada ciudadano.

2) Hoy asistimos a la que quizás sea la más brillante movida táctica/estratégica del kircherismo en 7 años de existencia. En función de sustentar el relato de que Grupo A y Grandes Medios forman parte del mismo pack, o más bien, que los primeros son dirigidos por los segundos, la jugada de poner en el Congreso la discusión de si está bien o mal que Clarín compita en igualdad de condiciones con todo el resto, dejará claro si son o no funcionales al Grupo: o quedan en evidencia que son funcionales, o votan en favor de la igualdad de competencia para todos los medios (y, por ende, la pluralidad -por la que tanto dicen abogar- de verdad) y adiós al sponsoreo de la difusión constante y masiva.

Natalia dijo...

que post más maravilloso Richie!!

yo soy bastante más joven que muchos de ustedes (digamos que nací durante el segundo año del gobierno de Alfonsín) y por eso no tuve que vivir nada de la dictadura, además el tener una posición económica relativamente acomodada me permitió vivir sin mayores complicaciones, en mi infancia fui algo así como Siddhārtha cuando era joven y no conocía el mundo, estaba como en una burbujita de cristal

Decidí estudiar en una universidad pública porque era la que tenía mi carrera de elección y la que mejor nivel tenía en el país; fue algo que me abrió los ojos de par en par, pasar del Belgrano Day School a la Universidad de Buenos Aires no fue algo fácil pero poco a poco fui entendiendo muchísimo de lo que era la vida de la gente de a pie en la Argentina, en mi primer año de universidad ocurrió todo lo del Corralito y pues obviamente fue aun mayor el choque porque en la universidad hubo mucho movimiento al respecto

Yo nunca había tenido una ideología política definida, pero me comenzó a atraer el peronismo por la claridad de sus ideas durante los turbios años radicales de finales del siglo XX - comienzos del siglo XXI y me di cuenta que era la única opción clara de gobernabilidad para la Argentina

En mi primera elección, voté por Néstor (a el Carlo jamás me lo banqué, siempre me pareció repugnante con sus patillas y su actitud "soy el mas sexy") y a partir de ahi he acompañado el proyecto de los compañeros

Fui a Europa un par de años a estudiar mi maestría y desde allí seguí con mucho interés lo que sucedía con el país, la recuperación y la esperanza, decidí volver y es algo de lo que no me arrepiento

Internet ha abierto un canal de comunicación increíble entre nosotros, la capacidad de difundir ideas, de discutir, de tener espacios donde podamos expresar lo que pensamos y lo que sentimos

La dictadura acabó con mucha gente pero no pudo acabar con el sentimiento ni con el movimiento, el Monopolio intentará llevar el proyecto al fracaso y probablemente arme problemas con alguno de nosotros pero me atrevo a decir que incluso con todo el dinero y el poder que tienen, en este gobierno habrá una justicia que no se vende a sus intereses y que nos protegerá

Miedo? más que miedo lo que tengo es ansiedad, ansiedad por ver en qué termina todo esto, ansiedad por ver cuál va a ser la siguiente gran idea de los compañeros, ansiedad por ver cuando hay que salir a la calle y apoyar el proyecto

Ánimo, que a todos no nos pueden acallar y cada vez somos más

un abrazo :)

A.C.Sanín dijo...

Los que hemos vivido bajo la dictadura podemos, quizás, dar cuenta de otros anclajes del miedo. Y dar testimonio de que nunca, ni siquiera después del 83, amainaron del todo. Es como vos decís, todos sabemos que pervive un poder que puede noquearte, especialmente si el Estado democrático se vuelve cómplice. Hoy, la jefa de Estado, construyó poder para nosotros, los débiles. ¡Buen post! Un abrazo.

Ricardo dijo...

Javier: gracias por tu historia, viejo.
Y coincido con vos, y con el amigo Rick que más abajo dice lo mismo: son ellos los que tienen más miedo.
Un abrazo grande.

Paula: gracias también a vos.
Ya sabés que para mí vos sos la comandante del troskofeminismo kirchnerista y yo soy un cuadro raso de ese movimiento.
Un beso.

Rick: estoy completamente de acuerdo. Al miedo se le opone la voluntad y no el valor.
Yo sostengo desde hace mucho -si alguien se da una vuelta por los posteos más viejo de este blog- que el mecanismo que utiliza la oposición (política y mediática) para referirse al oficialismo es el de la proyección. Hoy lo decía Cristina.
Coincido con vos y Javier que ellos son los que tienen miedo y quieren contagiar a la sociedad para, de alguna manera, hermanarse en ese miedo.
Acusan al gobierno de ser prepotente, cuando la prepotencia siempre fue su propio modus operandi. Y así con la crispación, con la venganza, etc.
Un abrazo.

Ricardo dijo...

Manuel: muchas gracias, che.
Abrazo.

Pablo: buenísimo. Van por el modem y el wi-fi. Los moviliza el twitteo y la pornografía. Taringa! y el Facebook, je.
De eso (tu punto 1) iba el posteo anterior.

Con respecto a (2), no creo que se trate sólo de una brillante movida táctica. Para mi tiene el peso simbólico de un nuevo corrimiento del velo. Un peso similar a lo que fue la Ley de Medios.
Si coincido en que los va a poner a los legisladores opositores en el brete de definirse abiertamente clarinistas, con el costo de bancar a una empresa que creció a costa de sangre, tortura y muerte, o de adquirir una postura -ahora si- independiente con respecto a esta corporación mediática.

Natalia: muchas gracias por compartir, acá y con todos los que pasan y leen, parte de tu historia de vida.
Me alegro entonces, por tu elección de asistir a una Universidad Pública.
Tengo en mi familia el caso de unas primas que entraron a una Universidad Pública y, acostumbradas como estaban a colegios privados y a tener todo simple, no pudieron "sobrevivir" en la UNT. Terminaron la carrera en una Privada.
Un abrazo y gracias nuevamente.

Ricardo dijo...

Sanín: firmo tu comentario al pie.
¡Muchas gracias!
Un abrazo.

Natalia dijo...

yo también me alegro Richie, yo no lo hice pensando en algo político sino que simplemente la UBA me daba lo que yo estaba buscando, aprendí muchísimas cosas allí, no sólo técnicas sino también de la vida, me di cuenta de otras realidades y conocí el movimiento peronista :)

hay que acabar con ese mito de que no podés ser peroncho si venís de un lugar acomodado, a la gente se le tiende a olvidar que tipos como el Che no nacieron en familias pobres exactamente ;)

hay que romper los esquemas y las limitaciones, a la hora de la verdad da igual si sos negro, blanco, rico, pobre, hombre o mujer, lo que importa es que creamos en un mismo proyecto de país; eso es algo que el Monopolio nunca nos podrá quitar pase lo que pase

Comandante Cansado dijo...

Notable post. Yo también me acuerdo del silencio pesado de mi viejo cuando yo le contaba los cantitos contra los ingleses (guerra de malvinas) que cantábamos en el micro los nenitos de 7 años.

Sujeto de la Historia dijo...

Ricardo
Excelente post.
Hago mías las palabras de A.C. Sanin.
El otro día ví "La Mirada Invisible", esa buena película sobre el Nacional Buenos Aires en la última semana de marzo del 82, la recomiendo, trasunta bien el miedo social.
Recuerdo la marcha que pretendimos hacer el 30/03/82 con lo que se llamaba la multipartidaria y la CGT, recuerdo la represión. Y a las 48 hs vino Malvinas.
El miedo nos ha acompañado durante
demasiado tiempo, sería bueno que nuestros hijos no lo tengan.

NANESHKA dijo...

Coincido, el miedo es por excelencia la manera de dominar. Y lamentablemente los medios tienen la otra gran manera de dominar: el placer mediante el adormecimiento de los sentidos críticos. En términos literarios, "1984" de Orwell y "Un mundo feliz" de Huxley. (por si alguien no los leyó, excelentes libros, sumado a "Nueva visita a un mundo feliz", también de Huxley).
Hay mucha gente que se somete por miedo, pero también hay mucha, mucha gente, que se somete voluntariamente por comodidad.
La información es libertad, pero fundamentalmente PENSAR es libertad.
Un gran saludo, excelente blog!

Ricardo dijo...

Natalia: antes, quizás, tip@s de buen pasar se hacían de izquierda sin una real representación política.
La izquierda revolucionaria, en nuestro país, en cierta manera fue a buscar al peronismo, porque ahí estaba el proletariado.
Este peronismo kirchnerista ha sabido dar cobijo a mucha gente que antes miraba de costado al peronismo.
Estoy hablando en general, claro.

Comandante: gracias.
Yo recuerdo estar en jardín, año 83, y un clima raro en el aire cuando escuchaba la palabra Malvinas: mi "Seño" había perdido a su hermano de 18 años ahí.

Sujeto: gracias también.
Pensaba anoche si no estaría banalizando la palabra miedo, al estilo de ese periodista que decía tenerlo. Veo que se entendió adonde apuntaba el post y me alegro.
Supongo que ya hay generaciones de chicos que están creciendo sin ese miedo.
La voy a buscar a la peli.

Abrazos.

Unfor dijo...

Yo pasé la dictadura como un adolescente inconciente. A veces iba con cada libro abajo del brazo. Participaba en reuniones. Vi gente desaprecer a mi alrededor.

Un día asumimos que atando cabos nos iban a chupar. Igual seguí durmiendo tranquilo (estaba medio loco ?; ja, ja)

Ricardo dijo...

Naneshka: algo hablamos de esos dos libros acá.
Creo que el mundo actual se ajusta más a la visión de Huxley. Ramonet dice lo mismo cuando habla de que hoy la misma información tapa a la información.
Vivimos sobreinformados y ese bombardeo impide focalizar en lo realmente importante y así pasan a tener el mismo valor un asalto en Villa Carmela que el Golpe de Estado en Honduras, por poner un ejemplo burdo.
Coincido con lo que decís y te agradezco el elogio.

¡Saludos!

Ricardo dijo...

Unfor: supongo que debe haber sido imposible vivir en esa época sin algún grado de locura.

Un abrazo.