jueves, 10 de octubre de 2013

8 consejos para reconocer a un real-politiker

En estos tiempos complicados, oscuros, que habilitan la necesidad de una profunda introspección, tener a mano un real-politiker -militante del análisis y analista práctico de la militancia- que te salve las papas es imprescindible. O, bueno, quizás no, pero puede ser divertido occservarlo intentando aplicar su realismo (mágico) político aún en las situaciones más cotidianas. ¿Cómo reconocerlos, entonces? A continuación una serie de prácticos consejos para advertir su presencia (y correr pa'l otro láu') que bien podrían conformar el guión para un programa de supervivencia a lo Bear Grills en la señal de cable Utilísima Para la Victoria (ponela, Cablevisión antidemocrático):

1) El real-politiker, para justificar que hizo mal las compras en el súper, tira descuidado “una pared también se construye con bosta", mientras vos sacás de la bolsa el quinto paquete de virulanas.
Diagnóstico: Inútil como real-politiker en convención de progresistas.

2) Si la maestra del nene es imbancable pero está más buena que un budín con dulce de leche, el real-politiker no se perderá reunión de padres, pero intentará no despertar sospechas apelando a que por la educación de Juancito hay que tragarse cada sapo...".
Diagnóstico: Peronista de Juan Duarte.

3) Para justificar que te empernó nuevamente para hacer el asado porque ni él o ninguno de sus otros amigos sabe hacer uno, el real-politiker tira canchero un “dale, que si vinieran sólo los buenos seríamos muy poquitos". Y ni siquiera te alcanza un fernet.
Diagnóstico: real-politiker proveniente del denuncismo izquierdista o derechista, que a Ocaña le da igual.

4) Cuando después de un asado hay que ponerse de acuerdo para elegir sabores de helado, el real-politiker ensayará una racionalización acerca del esquema de relaciones de fuerza dentro del grupo de amigos. Todo para poder colar un limón o un ananá junto al chocolate suizo o el sambayón.
Diagnóstico: imperdonable como hacerle la novia a un amigo o proponer ir a la verdulería para comprar naranjas de postre, porque es más light y la vitamina C no sé qué carajo...

5) Cuando cree tener la razón en algún debate, el real-politiker comienza siempre su alocución diciendo porque ya lo dijo el General" para introducir luego su propio argumento.
Diagnóstico: Peronista de sí mismo.

6) Real-politiker es aquel cuyos análisis sociológicos se inscriben en categorías johnwilliamcookistas: Lanata es el hecho maldito del periodismo de investigación y Marcelo Bielsa constituye el hecho maldito del país del Burrito Ortega. Bilardo, Falcioni o Caruso son directamente hijosderremilputa.
Diagnóstico: peronista de Ángel Cappa.

7) Es aquel que siempre, cuando alguno se pelea con la novia, aconseja negociar para quedarse con el 50% más importante. Que tiene que ver, por supuesto, según el real-politiker, con los gustos sexuales de la pareja, sobre los cuales invariablemente intenta averiguar.
Diagnóstico: peronista televisivo que entrevistó recientemente a Cristina y en las PASO votó a Massa.

8) Es aquel que, puesto ante la disyuntiva de optar entre una hamburguesa o un locro, se inclinará invariablemente por el segundo debido a su carácter popular y no ser una imposición del imperialismo financiero transnacional (aunque hagan 40° a la sombra). Además, por supuesto, agregará que en un locro todos sus ingredientes se mixturan y cocinan en su justa medida y armoniosamente. El siglo XXII nos encontrará unidos detrás de Doña Petrona C. de Gandulfo o dominados por Mc Donald's.
Diagnóstico: Luche y vuelve el guiso carrero.

Ahora, fuera de joda, un consejo realista para reconocer, dentro del grupo de amigos, al verdadero real-politiker: es aquel que, en lugar de encarar a la amiga alta, rubia, con cuerpo de modelo y piernas de fondista keniata, encara en el bar a la amiga flaquita pero sospechosa, con carita de viciosa, que está al lado de la rubia alta en mini-shorts.
Diagnóstico: troesma que esta noche la pone.

18 pusieron huevos y comentaron:

Iris van Kirsten dijo...

Si te escucha Dolina... él encararía a la rubia de mini-shorts...

Moscón dijo...

¿Y el pragmatismo no tiene lugar?
La cosa es encararse el hembrón con cintura diplomática, en caso de rebotar, mentir con todo el descaro que uno va por la persona y no el físico endulzando la oreja de la flaquita fácil sacándole mano a la que está buena, con sutileza, por supuesto.
¡Pero que gol si el hembrón accede!

Udi dijo...

Grosero error, Ricardo, que todos cometen. Por eso la rubia de marras se morirá "virgo intacta", hasta que aparezca el boludo que - por error generalmente - le pregunta la hora, y la susodicha cae en sus brazos como fruta madura, cansada de que ningún "real-politiker" se anime.
Me extraña, araña...
Un abrazo real-politiker

Udi dijo...

Ahh, Moscón, y no es por pragmatismo. Es pura conciencia revolucionaria !

Ricardo dijo...

Iris: es Dolina es un romántico del cortejo. Está enamorado del enamoramiento...

Moscón: la analogía futbolera nos dice que, para usted, el amor se trata de meter más goles... tsk, tsk.

Udi: un real-politiker no revela secretos como ud acaba de hacer. Eso es más de progresista que se jacta de tener la razón. Mire, a la rubia se la acaba de encarar un peronista de la bailanta luego de leerlo...

lucas carrasco dijo...

Yo hubiera militado por la rubia, claramente

ram dijo...

No sé, para real politiker, uno que sabia bastante, von Clausewitz, solía decir que "en tiempo de guerra, cualquier hoyo es trinchera", muy pretenciosos los de por acá...

Ricardo dijo...

Y por la flaca sospechosa también, Lucas. Je.

Ram: es la eterna disputa entre los estudiosos de la guerra entre sexos: ¿abrir muchos frentes de batalla para ganar en cualquiera o la satisfacción de elegir un sólo frente y triunfar? Ah, el dilema...

Anónimo dijo...

Ricardo... Ramón Diaz codearía a los amigos diciéndoles que se iba a levantar a la rubia despampanante, para volver después con el teléfono de la morocha flaquita y decirles a los chochamus que de cerca la blonda no valia dos mangos?...(aclaro que a mi me gustan morochas y de ojos negros y que las rubias de ojos claros no me mueven un pelo...) Saludos Gigliottianos..- Pablo, el Bostero.-

Daniel dijo...

El punto 4 es así.

El otro día en la casa de Rick me querían boicotear con los gustos de helado porque pedí Naranja. Me querían imponer la mayoría automática, pero la Tana Roxana se apiadó y lo trajo incluído.

Ricardo dijo...

Pablo: estabas esperando para meter, gigliottianamente, un comentario así, ¿eh? Ja. Era sabido (!), el chango ese nos clava siempre. Con Funes Mori hubiera sido otra cosa (!!).
Y se ve que la hemorragia subdural crónica no era sólo gorila, sino también antibostera (!!!).

Daniel: poco populista eso. La mayoría decide y los únicos privilegiados son los niños :P
Eskribanía heladeril ya! Ja.

Norberto dijo...

Se ve que estoy demasiado viejo y pervertido, porque yo no dejaría de intentar el trío, cosa que nadie parece plantear.
Nosotros somos Ella, abrazos

Erkekjetter Silenoz dijo...

Ja ja...

E' buenísima la del cumpa Norberto..

Si no estuvieran una al lado de la otra se podría aplicar una opción que sería ir por una y si no funca ir por la otra, eso sí que la segunda ni te vea chamuyando siquiera con la primera..

Don Daniel tu queja de no escuchar las minorías es muy de repúblico...

Saludos

cain dijo...

interesantes los comentarios. sobre todo ante la exposición de un tema acabadamente ¨sensible¨.

el transito de la era de la boludez a la de ¨están llegando los monos. y con garrotes¨ va a ser bastante complicada. porque- de última- hay demasiados inteligentudos dándole rosca al asunto de retardar el ingreso a la última.

cain dijo...

una aproximación casi pre puber sobre lo que se cocina entre los mas ´granados¨ pensadores:

¨Se agradecen todos los comentarios con ganas de aportar. Los que insultan serán automáticamente borrados así el autor sea Obama. Y a quejarse a La Haya, loco.

Ignacio Tazedjián dijo...

¡Qué honor!
:)

Ricardo dijo...

Norberto: hubiera esperado algo así de Carrasco, qué sorpresa. Ja.

Silenoz: hay algo que se le escapa: cuando una fémina está en un bar, occservando la fauna autóctona, nada se pierde de su ojo avizor. Imposible chamuyar a una sin ser visto.

Caín: o a quejarse a Griesa, si lo prefiere...

Don Sudaca: cante con qué real-politiker se identificó, je.

Ignacio Tazedjián dijo...

¡Todos!