lunes, 18 de junio de 2012

Los desafíos de la mala onda y Moyano


Si le preguntaran a un ultrakirchnerista (je) por la época dorada del kirchnerismo, casi con seguridad se referiría a la épica desarrollada a partir del conflicto con la patronal rural y Clarín. Podría utilizar términos como corporaciones, lucha, o clima destituyente (este bloguero prefiere el más anacrónico golpismo) para justificar su elección. Si le preguntaran a un peronista, diría agosto y octubre de 2011. Si el consultado es un no kirchnerista, no veedor de 678 pero tampoco opositor bobo, podría en cambio señalar a la pax kirchnerista, ese periodo inaugurado cuando el kirchnerismo logró morigerar la protesta social (fundamentalmente piquetera) y que, más o menos, duró tres años. En ese lapso el kirchnerismo construyó poder y reconfiguró o reconstruyó algunas cuestiones nimias, chucherías como el rol del Estado, el entramado social, la economía (el modelo, el modelo, se volvería loco gritando el primer encuestado) y dotó de contenido y credibilidad a la política. Claro que esa pax contó con el concurso activo de Clarín, en ese momento el 678 oficial, lleno de "otro día de buenas notis" que luego, finalizado el periodo de gracia y cuando hubo que discutir poder, empezó a no publicar o editorializar negativamente la realidad.

El desafío cacerolero, el desafío mediático, en estos momentos, no apunta a la gobernabilidad ni a la destitución como antes. Sí a intervenir de facto en el mercado cambiario, a seguir pulseando contra las reservas del BCRA y, algo importante en términos no reales sino simbólicos, a generar mal humor social. Alimentar el hartazgo y regenerar el clima de crispación, palabreja que no debería faltar en el futuro en libros de historia serios. Futboleramente, podríamos decir que en una cancha embarrada se equilibran las diferencias entre Messi y Oscar "silencio atroz" Ahumada. El oficialismo supo leer muy bien en 2010 que la sociedad demandaba un poco de tranquilidad luego de dos años convulsionados. Paz y buenas ondas sciolistas. Algo lógico además, si entendemos que una gran mayoría no peleaba por su superviviencia ya, sino por mantener lo conseguido. Las sociedades con necesidades básicas satisfechas se tornan conservadoras.

En otro carril, pero parecido, el desafío moyanista, sindical y político, aunque Moyano en el terreno político haya perdido ya contra los territoriales (amén de no haber conseguido presionar a la conducción por mayores espacios), tiene puntos de conexión con la estrategia cacerolero-opositora. Para intentar conservar la posición de su sector, Moyano apela ahora a medidas de fuerza. Paros para «desabastecer de billetes los cajeros automáticos. (...) proseguirá con la acumulación de basura en las calles y/o la falta de combustible en los surtidores, las góndolas raleadas en los supermercados, (...) y los puertos inactivos». Moyano utiliza una excusa sectorial, las paritarias de Camioneros, para presionar políticamente. Sabe que lo fortalecería conseguir el techo en las negociaciones con la patronal. No desconoce tampoco la injerencia que en esto pueda tener el gobierno (con el agravante de que el oficialismo busca contener las pretensiones salariales), para desactivar medidas que producen, como el desafío dolarista de la CCCP, descontento social. Moyano apuesta entonces, a que el oficialismo privilegie la pax.

Cristina, mientras tanto, recostada en su 54%, mesura los desafíos y actúa cuando considera que la realidad, esa única verdad, así se lo demanda. Hegeliana como es (1 y 2), y peronista como es (el peronismo es hegeliano, ¿qué puede ser más hegeliano que "la única verdad es la realidad?", aún para alguien como uno, que toca peronismo y Hegel de oído); Cristina sabe que tiene varias audiencias y también muchos frentes, entre los que se incluyen el humor social y la disputa sindical. Lee la realidad entonces, y totaliza. Porque la sociedad siempre demanda, tiene la urgente necesidad de avanzar o de sentir que avanza. YPF y el plan de viviendas son, además de lo que son, signos de avance. El de viviendas, si mínimamente alcanza los objetivos propuestos, podría ser la AUH de las clases medias. Un nivel tolerable de conflictividad es también una de esas demandas, las de una sociedad continuamente bombardeada. Al "otro día de malas notis" clarinesco se suma entonces Moyano. Ahora más agresivamente.

19 pusieron huevos y comentaron:

Barullo dijo...

Hay que actualizar los datos. Según el escrutinio definitivo, ahora Cristina administra el 55%.

Ricardo dijo...

¿Ajá? ¿Al recuento preliminar lo hizo el Indec? :P

Nando Bonatto dijo...

Moyano tiene un techo en la conflictividad y es el hecho que mueve (por ahora) a su gremio y para de contar.La dirigencia obrera no esta conformada por suicidas, saben que no pueden encarar una travesia del desierto.
Es verdad que Moyano esta apretado , se lo cortaron los chorros y en el futuro todo indica que puede tener problemas judiciales
Vamos que si la Quina Hernandez Galicia, el capitoste de los petroleros mexicanos con diez veces mas poder que el Hugo termino en cana ¿es dificil imaginar un destino similar por estos pagos?

Ricardo dijo...

Nando: siempre considerando que en política grande no hay nenes de pecho, prefiero no asomarme a las cuestiones judiciales. Sería un orgasmo para muchos del lado de la patronal ver a Moyano en cana. Muchos que también deberían estar en cana, claro.

Nando Bonatto dijo...

va de suyo, pero mire que en estos temas el orgasmo puede ser onda estertor mortal

Daniel dijo...

55,4

http://elblogdelfusilado.blogspot.com.ar/2012/06/el-54-es-una-mentira.html

Daniel dijo...

Off topic (y sin intención de darte manija)
Viste como pateó el penal ayer Carignano?)

Ricardo dijo...

Daniel: cuando no el kirchnerismo apátrida y extranjerizante intentando engañarnos con su "relato". Fue el 54,11%:

http://www.pjn.gov.ar/cne/documentos/2011_escrutinio_definitivo.pdf

Clarín y El blog del Fusilado mienten. :P

PD: ví el penal de Carignano. Pero acá creemos que el problema no fue cómo se pateó el penal sino que lo pateara alguno de River en vez del árbitro. ;)

Daniel dijo...

Juazzzz

El Sudaca Renegau dijo...

El peronismo es hegeliano. Buena frase. No soy un experto en Hegel, y tampoco en el peronismo, pero algo leí. Me parece que una discusión hegeliana es aquella en la que el polemista no le dice al otro: "mirá... sos un pelotudo, lo que estás diciendo no tiene na da que ver con nada y con vos no vale la pena intercambiar ni una palabra". Un hegeliano no sacaría los pies del plato. Tomaría el discurso del adversario, lo analizaría en vivo, le encontraría inconsistencias, flaquezas, (contradicciones) se las expondría detalladamente, y ya con el otro débil teóricamente, le presentaría una solución mejor, en un argumento que parte del otro, contiene una parte de las palabras y argumentos del otro en una síntesis superadora a las posturas del inicio de la discusión.
El hegeliano necesita polemizar para avanzar, y nuestra yegua, a fuerza de argumentos tan sólidos como hechos, incluye en su ejecución a parte de los discursos de la oposición. (derecha, centro e izquierda). El que gana gobierna y el que pierde acompaña.
Visto así, hay peronismos hegelianos, y otros, a lo Madonna Quiroz, que no contienen a todos. No lo digo desde una mirada gorila que desprecia a dirigentes transpirados de camisa ombú. Lo digo transpirado.
Algunos polemizan, pero no les da el piné para presentar un discurso que supere la queja de burgués asustado Otros, como Moyano, no se sienten contenidos y disputan un sillón. Pero gobernar para tod@s les queda grande.

elbosnio dijo...

Yo sigo lamentando el distanciamiento con Moyano. Y sigo creyendo que el fin de la relación fue una decisión femenina.
Él reacciona como el culo, pero era esperable que lo hiciera. Me queda la duda si no era mas conveniente seguir con Moyano de aliado, un sindicalista algo bocon pero medianamente conservador en sus reclamos, que acompañaba este modelo y mantenía los demonios fuera del camino.
Sus pretensiones de ver a un trabajador en la presidencia no causbaan ningun daño, bastaba limitarle los diputados del palo como ya se habia hecho, y el reclamo de ajustar el minimo impositivo es para mi una bandera mas que razonable que levantará cualquiera que esté en su lugar.
En el resto, fue una herramienta de inclusion y de mejora salarial, dentro de los limites de lo que significa una mejora peronista.

ram dijo...

¿Y cuál sería la "parte femenina" en el desbarranque moyanista?, empiojarle el balero a un machista, para que solito se mande las cagadas? o, una apuesta perdida a que el machista razone con criterio?
Porque, lo visto hasta ahora es el desubique de alguien que no entiende lo que pasa. Y no dicho desde un punto de vista de género; sino desde lo más groseramente práctico. El que se desubica mal es él, el camionero impetuoso, millonario en guita y en calificaciones negativas.
Además, supongamos que todos nosotros portamos un machismo de ofennderse fácil. ¿Vamos a ser tan burros de irnos a guarecer justamente con los mismos muchachos que nos quieren "suicidar", no ayer, sino siempre?
Tiene razón, bosnio, era mejor si se quedaba pero no quiere quedarse, ¿qué hacemos?, le cantamos el "Romance de Curro, el pàalmo",...."Aaaay, mi amor, sin tí mi cama es ancha...."?.
Que le garúe finito, al actual negro rubio, de ojos celestes y anglosajón...

Anónimo dijo...

moyano perjudica a millones de trabajadores. cada aumento a sus camioneros perjudica directa/ al resto de trabajadors. hasta hace poco pensaba q era bueno ya q obligaba a otros sindicatos a pedir mas aumento.
pero la realidad e otra.
cada aumento a los mioncas, el empresario obvia/ no quiere perder nada y entonces aumenta el precio del transporte, y al resto de los laburantes nos aumentan los precios de todos los productos alimenticios transportados en camiones a super, chinos, etc.
saludo
romu

Anónimo dijo...

Moyano quiso ocupar el lugar político de Kirchner y Cristina lo sacó carpiendo... Tiene poder de daño , pero si va a fondo contra el Gobierno, muchos de los que hoy le responden dudarán en acompañarlo...Veremos.-Pablo, el Bostero.-

Ricardo dijo...

don Sudaca: coincido. Una cosa es el sillón de Azopardo y otra cosa absolutamente diferente el de Balcarce 50.

bosnio: me parece el punto neurálgico de la cuestión es el cambio de correlación de fuerzas que terminó de parir octubre/2011 pero que ya desde 2010 se insinuaba claramente. Y eso fue algo que Moyano no advirtió, quizás por estar abocado a la disputa política en la PBA. Políticamente perdió. Y el no haber recibido más lugares en las listas fue una continuación y no el inicio del conflicto.

Yo creo que las necesidades de los nuevos tiempos iban a desembocar en esto. Recuerdo que Cristina, en el G20 el año pasado, mencionó cómo el transporte en camiones disminuía la competitividad regional.

Moyano, además, cometió muchos errores. Más conociéndola a Cristina: pegar para negociar, pedir foto a los cuatro vientos cuando se colocaba en posición de igualdad, casi, con quien había conseguido 12 millones de votos. No. El corporativismo le jugó una mala pasada, me parece.

Ricardo dijo...

ram: coincido en que este conflicto es más responsabilidad de Moyano, por no "leer" bien la realidad.

Romu: es más complicado que eso. A mí me parece bien que fuera siempre una paritaria modelo, porque eso hizo también que el reparto se fuera acercando al fifty/fifty. Pero privilegiar cuestiones personales y que hacen al vértice de la pirámide cuando lo que se intenta proteger, en un año complicado, es el nivel de empleo y de actividad, es jugarle en contra a la conducción.

Pablo: ya está yendo a fondo. Pero paro general, en este momento, no puede convocar ni estando en pedo el resto de los popes cegetistas.

Abrazos.

Adrian Anido dijo...

Me da bronca la postura de Moyano, siempre lo ubique, a pesar de todos sus vicios, como el único dirigente obrero que se opuso a la entrega de los 90, pero parece que no le dió el piné para entender lo que esta pasando. Se va a quedar solo (los TNs le prestan el micrófono, pero su gorilismo, como el escorpión, no puede con su naturaleza y terminará inyectandole su veneno). En cuanto al futuro yo creo, con la fe de los conversos, que la próxima elección será la mejor de medio término en la historia de Kirschnerismo.

Ricardo dijo...

Adrián: falta más de un año para las elecciones de 2013. Si no me equivoco, ya comenzaron a lanzar al ruedo las versiones de adelantamientos y catástrofes varias. Hay que ver cómo se van acomodando los melones.

Saludos.

JP dijo...

Moyano me defraudó, yo esperaba mas de alguien que fundó el MTA y que resistió contra el neoliberalismo casi en soledad durante los noventa y a principios del 2000.
No hay nada que justifique esta actitud de mierda, en el medio de una crisis mundial que no sabemos como nos terminará afectando. Lo que espero es que la gran mayoría del 55% que sacó Cristina en octubre del año pasado salgamos a la calle y le recordemos a Moyano (o a quien sea) quien es la que manda hasta el 2015 en este ispa.
No hay que ser muy inteligente para darse cuenta que esto no beneficia en nada al campo popular y Moyano (y cualquiera con su trayectoria lo sabe).