viernes, 6 de abril de 2012

Hay que echar de esta Patria a los que están a favor del aborto

Tal fue la declaración de un obispo misionero, Santiago Bitar: «los que están a favor del aborto son genocidas y hay que echarlos de esta Patria». Claro, porque él es el dueño y la Iglesia se reserva el derecho de admisión y permanencia.

Existe una posición maniquea alrededor de la cuestión aborto, impuesta por los conservadores que se oponen. Es la que plantea la dicotomía entre vida o muerte. Los que están a favor de la vida, por favor, levanten la mano porque significa que están en contra del aborto. Los que están a favor del aborto, por favor formen fila y vayan saliendo por la puerta antes de que los amenacemos con atarles una piedra al cuello para tirarlos al mar porque están... a favor de LA MUERTE.

Es insultante. Yo no estoy a favor de la muerte, obispo Bitar. Hasta se podría decir que estoy en contra del aborto, pero absolutamente a favor de que puedan ejercer ese derecho quienes quieran practicarlo. A ver si nos entendemos: los que quieren legalizar el aborto no están a favor de la muerte. No somos genocidas. Genocidas son otros. Usted, obispo, debe saber bien quiénes son porque la Iglesia los apoyó, porque hubieron miembros del clero que ayudaron a los represores a obtener confesiones. Pero ese es otro tema y no sirve contarle a qué institución pertenece porque seguramente lo sabe.


En aras de seguir aclarando, así como yo se que no estoy a favor del aborto sino a favor de que quienes consideren necesario ejercer ese derecho puedan hacerlo, usted y la Iglesia no están a favor de la vida, no, sino a favor de conservar la potestad, el poder de determinar qué está bien y qué está mal, la posición de poder de la Iglesia dentro de nuestra sociedad (sí, Bitar, entérese: la Patria no es suya). Entiendo que si esta sociedad, a través de sus representantes en el Congreso, legaliza el aborto, se trataría de una derrota para la Iglesia. Un golpe duro a la institución que maneja instituciones como el matrimonio. Entiendo que el divorcio en los '80 y el matrimonio igualitario en 2010 fueron derrotas para la institución a la que usted pertenece y defiende. Y a nadie le gusta perder, por supuesto. Pero en este estado de cosas, en esta situación, obispo Bitar, por año hay cientos de mujeres que pierden la vida debido a abortos clandestinos, practicados en condiciones antihigiénicas y nada humanas. Una cada dos días en nuestro país. Más que por "inseguridad", mire usted.

17 pusieron huevos y comentaron:

ram dijo...

¿Cómo puede discutirse "de la vida" con un sepulcro blanqueado? Vamos, que los curas no tienen autoridad moral para nada. No sólo inventaron el negocio de las indulgencias (el perdón eterno a cambio de guita), la sociedad anónima, la usura, la inquisición y la tergiversación sobre el judío revoltoso que les dejó el boliche, pero bueno, es natural que un gremio de pedófilos sea particularmente cruel (y poco hombres) con las pobres mujeres y las mujeres pobres.
Vayan a laburar que se les acaba la joda, no sé si se fijaron pero los evangelistas vienen marchando....

Anónimo dijo...

Ricardo.creo q te estas yendo de mambo ,estas mezclando tu ideologia del año 60 , con un odio personal a una istitucion religiosa ,ademas saltas con el matrimonio igualitario?. ,El tema que se esta discutiendo son los derechos de vida q tiene un no nacido ,q esta adentro del vientre de su madre, lo podria haber dicho un obispo como algun,veterano de vietnam ,para el caso lo que cuenta es la postura a dicutir ,todo lo demas es parte de tu opinion ideologica ,montonera q a nadie le interesa en este caso. saludos, JAVIER

Comandante Cansado dijo...

Clarísimo, Ricardo.

@tilio ® dijo...

Además de ser completamente discriminatoria, esta posición es absolutamente cínica.
Si realmente consideran que el aborto es lo que declaman, propongan que la justicia clausure todas y cada una de las clínicas privadas que realizan abortos cobrando cash, sin obra social, y protegidos por la justicia y la policía, que de hecho, conociendo su existencia jamás cierran una.Y de paso que encarcelen a todos los médicos católicos y sus católicas enfermeras y secretarias que trabajan en los mismos y los acusen de genocidio.
Si llegan a hacer eso, van a ser sus propios fieles de clase media o media alta los que van a ir a cagarlo a patadas en el culo a la iglesia, a la vez que aumentaría significativamente la tasa de bautismos.
Lo que quiere la iglesia, no es que no haya abortos, sino que no se vean. Van por cuestiones de forma, como en la educación sexual.Y de paso no se hacen cargo jamás de la manga de degenerados que desparramados por el mundo abusan de niños indefensos bajo el amparo de una sotana.
Y no me vengan con el asunto del odio, ni del sesentismo.Soy nacido en el 67, por lo que los 60's no los conocí. Y en cuanto al odio, soy bautizado, casado por iglesia y hasta viví como tres meses en una misión católica
(a pesar de no profesar tal fé)en los 80's. Y supe en aquellos años de los listados de libros que recibían los compañeros que se habían metido al Opus Dei indicando que podían leer y que no. Basta de cinismo.Basta de doble moral.Llamemos a las cosas por su nombre si queremos hablar en serio.

Ricardo dijo...

JAVIER: te recomendaría que releyeras el post. O te lo resumo, mejor: el debate no es "vida o muerte", el debate debería inscribirse en la realidad (algo que no le conviene a quienes se oponen) y la realidad es que las mujeres abortan. En qué condiciones y bajo qué amparo legal es la cuestión.

ram, Comandante, @tilio: gracias por aportar. Hay que dar este debate para colocarlo en la agenda.

Sí, ya sé, somos unos opinadores ideológicos montoneros.

Mabel dijo...

Tu posteo excelente .Es asi .
Ahora ,la cristiandad no tiene como principio la intolerancia y la expulsión .Cristo sólo echó a los mercaderes del templo ,no a los pecadores restantes Siempre se olvidan los obispos de ese "detallito"
La frase no tiene q ver con la cristiandad sino con su propio fascismo intolerante y sus resabios de inquisidor .
Nadie es pro abortista .
Queremos libertad para decidir ,aborto legal para no morir .
Queremos libertad para q los católicos tb decidan
Queremos q la Iglesia Católica q es una monarquía absoluta nos deje decidir en nuestra República democrática pluricultural .
"Al césar lo q es el del César a Dios lo q es Dios
"
Que ellos se ocupen de suis conciencias sus culpas y sus feligreses Nosotros de nuestros ciudadanos iguales ante la ley

Nando Bonatto dijo...

Paz hermanos, seamos tolerantes y amemos en estas jornadas pascuales...
que lo tiro a estas bestias

Ricardo dijo...

Muy de acuerdo, Mabel. La frase del obispo misionero no tiene que ver con la cristiandad pero sí con la Iglesia como institución, cuidando su quintita.

Nando: siempre aprovechan estas ocasiones.

Abrazos montoneros ideológicos.

donchango dijo...

El obispo no solo es dueño de dios sino también del país. La inmensa mayoría, que estamos de acuerdo en que las chicas decidan si quieren llevar a término su embarazo o no, nos tenemos que ir para que se queden el obispo y los 4 garcas que, en cuanto las pibas quedan con el bombo, las mandan a la clínica reprivada, a la que nadie nunca pesca haciendo abortos, y por 3000 mangos queda todo bien. Si dios existiera y fuera justo el obispo tendría al planetario metido en el orto.

chela dijo...

Me dejan poco para agregar, pero soy incorregiblemente iracunda con estos fanáticos escudados en la religión, cualquiera sea. Este "obispo", in-dignidad eclesiástica que deviene por antigüedad y obsecuencia, no "vé" a las pibas violadas, a las que caen en las redes de tratas, a las abusadas por sus parientes y mucho menos, a los colegas pedófilos degenerados que abundan en las iglesias. Y lo que es mucho peor, el sábado "perdona" los pecados del que va al confesionario, el domingo lo salva con la hostia y extiende así el permiso para seguir en la mugre. Pero están perdiendo terreno y eso los hace salir con los tapones de punta. Han dejado de ser los dueños de la verdad y el poder mayestático se les acaba. Hoy daban asco desfilando en Avenida de Mayo con la parafernalia del boato mientras a 20 cuadras, montones de argentinos trataban de recomponer sus casas destruídas por el temporal! Algun santo ensotanado se acercó????? NO! Sorry, Ricardo, me salió largo pero tengo bronca.

profquesada dijo...

Han perdido ya la confianza de la gente, no la religión ni los santos ELLOS, esos hipócritas.
Tratan de presionar al poder para mantener algo que se está cayendo por todas partes.
Doblan la apuesta para mostrarles a los que tienen que decidir que están muy, pero muy enojados.
Solo espero que los que tienen que decidir lo hagan en función de su representación y no en función de sus ideas o sus intereses o sus temores, que tengan huevos u ovarios y hagan oídos sordos.

Daniel dijo...

Yo estoy en contra del aborto.
Hay cada aborto como este obispo que mas vale estoy en contra.

Ricardo dijo...

donchango: me parece que hace rato que Dios decidió dejar de hacer manifestaciones grandilocuentes. Digo, difícil que le meta el Planetario en el tujes al obispo misionero...

Chela: descárguese, que su aporte es oportuno. Buen compendio de las cosas que sí ven pero elijen "no ver".

Profe: no por nada en Latinoamérica es donde más crecen los evangelistas. El primer producto de exportación de Brasil es la Iglesia de Dios, creo. Esos de "Pare de Sufrir".

Daniel: la verdát...

HORACIO FONTOVA dijo...

Salve, amigo!
Pardiez! Un poco más de respeto con la Santa Inquisición!
Te va a agarrar el Torquemada, te va a agarrar!

Rucio dijo...

Che, ¿y si se van del país los que siguen propiciando el genericidio y la fábrica de huérfanos? O que se callen o que se hagan cargo.

Ricardo dijo...

Horacio: y justo en Semana Santa, que andan haciendo procesiones...

Rucio: con que los legisladores no escuchen a carcamanes que dicen imbecilidades, suficiente me parece.

Abrazos.

MiTucumán dijo...

Coincido, ya lo sabe... yo también, como todos, estoy en contra del aborto... y aún estando todos en contra, "la realidad es que las mujeres abortan. En qué condiciones y bajo qué amparo legal es la cuestión..."

De la misma manera en que mi ideología en contra del alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, farmacodependencia, etc... no logra que desaparezcan.