domingo, 1 de abril de 2012

Neosetentismo y peronismo

Por fin una buena columna en LA NACION, que corta un poco con la clarinización del diario. Pero esa valoración es accesoria, lo importante es el contenido de la nota y Fernández Díaz hace una descripción acabada del panorama político hoy. Amén de intentar operar, metiendo el dedo en las contradicciones con aquello de que el neosetentismo es una  «sutil forma de ser gorila», plantea muchos tópicos que se han venido discutiendo en la blogósfera politizada. Para los escribas mediáticos, que tienen en la capacidad de influir en el clima de época uno de sus sentidos, el poder de denominación lo es casi todo. Así, sentenciar quién es peronista y quien neosetentista no es una tentación, sino una necesidad. Esto es un resumen de lo ya planteado en un post reciente.

«La verdadera pelea (...) Es la "guerra peronista"», dice Fernández Díaz. Estamos de acuerdo. Fuera del peronismo existe el desierto, no hay proyecto de poder alguno. Esa certeza llevó a la muerte al "peronismo" "federal", a pesar de contar con un gran apoyo massmediático. El problema surge cuando FD coloca al neosetentismo por fuera del peronismo: «setentismo residual, el izquierdismo frustrado, el progresismo lírico, el nacionalismo popular y otras expresiones de la pequeña burguesía ilustrada»; tal y como Piumato, que en twitter hablaba de #peronismopuro, un oxímoron si revisamos la historia o la misma fundación del peronismo.


Entonces, reeditar el enfrentamiento entre la izquierda y la derecha peronista puede ser un objetivo apetecible para las élites, pero dentro del peronismo la pelea es por cuotas de poder, márgenes de discrecionalidad y posicionamientos hacia el próximo periodo. Si bien la tensión existe, el objetivo nunca puede ser la ruptura. Fernández Díaz señala a la provincia de Buenos Aires como campo de la contienda. El peso del distrito dentro del mapa electoral así lo certifica. Pero se equivoca el editorialista cuando hacia el final señala a Scioli como representante del «peronismo troncal». No porque no pueda ser su eventual candidato, sino porque en la PBA la disputa es más compleja e intervienen Balcarce 50, la gobernación de la PBA, los territoriales y el sindicalismo. Circunscribir entonces la pelea a neosetentistas vs. peronistas ortodoxos puede servir como figura literaria o simplificación pero no se ajusta del todo a la realidad.

Fernández Díaz confiesa que se sentiría seducido si la propuesta se tratara de «luchar contra la oligarquía peronista y el partido único». Claro, era el objetivo de las élites, la de un peronismo con el cual negociar su interacción con el Mercado y darle sepultura a la variante K. Pero, así como desde aquí no creemos que Scioli o Moyano sean los enemigos, tampoco consideramos que el kirchnerismo deba dar más muestras de que ha abandonado una transversalidad que, en los papeles, dió sus últimos estertores allá por 2005/2006. El kirchnerismo no es otra cosa que el peronismo hoy, y podría resultarle harto difícil a alguien (Moyano, por ejemplo) intentar convencer a la sociedad de algo distinto. En esta disputa al interior del MOO, en la que no se priva de intervenir el oficialismo (como siempre ha ocurrido), no existe nadie que no sea consciente de que el sindicalismo es una de las patas fundamentales del peronismo, pero no todo el peronismo y mucho menos un sector que pueda, por sí sólo, llegar a ocupar el poder formal del Estado. A modo de corolario, podríamos reversionar el dicho "el que se enoja, pierde" con un más adecuado al contexto "el que saca el peronómetro, pierde".

Finalmente, aunque supongo ya lo habrán leído, este post no estaría completo sin linkear a Manolo. Agrego, además, el posteo de Abel. Y sumamos también el muy recomendable post de Julián Otal Landi, de Mundo Parió.

8 pusieron huevos y comentaron:

Daniel dijo...

Este post de Artemio me dejó más que pensando.
Me parece que en general, tenemos poco clara la cosa:

http://rambletamble.blogspot.com.ar/2012/03/informe-de-situacion-o-que-sucedio.html

Que el PJ está sobrevaluado por ejemplo.
Y hay muchos más: ejemplos...

Ricardo dijo...

No, no coincidimos, Daniel.
El peronismo es lo único realmente existente. Ahora, si querés hacer una diferenciación entre movimiento y partido, sí, podemos charlar horas, pero dentro de eso que es el PJ o el peronismo es que se debate lo que viene.

Abrazo.

Daniel dijo...

Yo hablé de PJ, no de peronismo.
Y te reproduje una encuesta con un índice de "independientes no k" al 42 % que no podés obviar.
No me estoy posicionando como para que hables de falta de coincidencias.
Te estoy mostrando algo que a mi también me asombra.

Rodrigo Herrero dijo...

Fernández Díaz es, en comparación con sus colegas de redacción, de lo mejorcito de La Nación. Es un tipo que se esfuerza por entender, en lugar de oponerse en piloto automático.
No lo sigo mucho, pero por ejemplo, este artículo está bien:
http://www.lanacion.com.ar/974124-la-hora-de-los-no-politicos

Ricardo dijo...

Daniel: no creo que el PJ esté sobrevaluado. Por algo NK nunca terminó de despegar con la Transversalidad y por algo se recostó en el aparato para horror de JPFeinman (y lamento de Fernández Díaz, para el caso). De Narváez (con Solá), en 2008-2009, fue un intento por copar el aparato y liderarlo hacia la derecha. El Peronismo Federal luego, también.

Entonces leo la nota de FD, que quiere separar al kirchnerismo del peronismo, algo de lo que ya hablé en los posteos citados, y me parece que se harían pis en la cama de la emoción si finalmente se produce una ruptura tal que en 2015 vaya el kirchnerismo por un lado y un candidato peronista por otro, con banca del aparato. Sería, de alguna manera, reeditar 2003 y el peronismo dividido en tres.

Respecto a esos números de Artemio, son la composición del voto de CFK en octubre. Pero no nos enamoremos de esos números que son una foto de un momento, enclavado en esas circunstancias. Dije algo así luego de las PASO y no creo estar errado. Si me apurás, ese voto de "independientes no k" es una parte del voto que define elecciones en nuestro país y parte del porcentaje más veleta de todo el electorado.

Abrazo.

Ricardo dijo...

Rodrigo: FD debería tener más predicamento que Sarlo, pero no es Sarlo, no escribió La Audacia y el cálculo (que, me juego, si lo agarra un psicoanalista se empanzurra con la proyección) y no tiene el aparato marketinero de Sarlo.
Fernández Díaz debería ir a 678. Pero que se lo pongan a Wainfeld al frente.

Abrazo.

Julian Otal Landi dijo...

Muy bueno! quisiera contribuir con un post que publiqué hace unos meses en torno a esta cuestión del "peronismo verdadero" http://mundotario.blogspot.com.ar/2012/02/peronismo-verdadero-vs-peronismo.html

Abrazo a tutti!

Ricardo dijo...

Es buenísimo el post, Julián.
Lo sumo a los links.

Un abrazo.