miércoles, 4 de abril de 2012

Wall Street Journal: el Estado Frankensteiniano de Argentina

Casi con seguridad el "se nos cagan de risa" del que hablaba Jorge Lanata se trataba de esa risa histérica que sucede al desconcierto y precede al enojo. Están ahora, en cambio, echando espuma por la boca; como María Laura Santillán cuando hablaba de los "fríos números de una economía que mete miedo" en ocasión de la reestatización de los fondos que las AFJPs colocaban en la timba financiera. En España parecen locas malas llorando por las medidas y anuncios que viene realizando nuestro país respecto a YPF (en manos de Repsol). Hoy Alfredo Zaiat responde el editorial citado de El País.

Tampoco "se nos cagan de risa" en los EE.UU. Allí la preocupación no es tanto la compañía petrolera como la reciente modificación de la Carta Orgánica del Banco Central. Dice el diario del corazoncito financiero del mundo (que se debate entre la terapia intensiva y la intermedia):
El Estado Frankensteiniano de Argentina arrasó con el banco central el mes pasado, destruyendo sus últimos vestigios de independencia...
...La patología de la sed de poder de un gobierno no es difícil de discernir. El Estado crea las condiciones para una crisis. La crisis golpea. Los políticos asumen poderes extraordinarios. La crisis pasa. En la memoria de la gente queda la percepción de que sólo el ingenio del gobierno impidió la aniquilación completa. Los políticos tienen permiso para expandir su poder...
Así, mis frankensteinianos amigos (qué palabra difícil), la editorialista crea la trama: un gobierno, debido a su sed de poder (una patología, ¿cómo va a querer poder? ¿Es que acaso quiere hacer realmente algo?), crea una crisis. Luego la resuelve y engaña a la pobre gente.
...Los estadounidenses tienen un ejemplo en tiempo real de este fenómeno en el hundimiento de las hipotecas subprime, o de alto riesgo, provocado por las políticas federales del sector inmobiliario...
¿Así que fueron las políticas federales y no el mercado el que creó la burbuja? Reescribime la historia de Los Beatles también y contame cómo Ringo compuso Yesterday.
...Los peligros de utilizar políticas monetarias flexibles para empujar una cuerda (en el sentido keynesiano) están bien documentados (...) Si llevamos la banca central sin límites al extremo, nos topamos con Argentina. En 2002 pasó por una crisis épica y el gobierno intervino fuertemente en la economía, lo que incluyó una megadevaluación del peso...
Linda falacia. Hasta la llegada de Kirchner el Banco Central no tenía una política expansiva, a menos que hablemos de la expansión de la deuda y de la cada vez más expandida dependencia del país de los fluctuantes capitales golondrinas. Sigamos.
...Un país que se tomara en serio su propósito de crear riqueza en el siglo XXI restauraría la liberalización económica...
Así, porque sí.
...En su lugar, Argentina sigue reduciendo la libertad y expandiendo el alcance del Estado...
...El mes pasado, el Congreso controlado por Kirchner asestó lo que podría ser el golpe de gracia sobre la economía: una reforma de los estatutos del banco central que elimina una norma monetaria de 1991 que requiere que el dinero base sea respaldado por reservas internacionales y colocado fuera del control del gobierno...
Tiene razón, la analista. ¿Por qué debería un gobierno controlar los activos económicos del país si para eso ya están las compañías multinacionales, cuyos CEOS son votados todos los días por la ciudadanía mundial cada vez que compra algo? (sí, ese es el razonamiento de Marcelo Bonelli y Clarín llevado al extremo: al gobierno lo votan cada cuatro años y a nosotros nos eligen todos los días, ja). Después el artículo continúa encadenando elementos de manera falaz para crear argumentos ficticios, y todo va a crear inflación y el gasto excesivo y seguro vamos a morir como ratas. Finaliza diciendo:
...Se está gestando una crisis. Cuando explote, ¿conseguirá Kirchner aún más poder o será que los argentinos entrarán finalmente en razón?

Ah, en el WSJ leen a Cachanosky. Mal hecho. Y, argentinos frankensteinianos (¡uf, lo que me cuesta escribirlo! La próxima lo copio y pego), a ver si en algún momento entran en razón. ¡No pueden seguir siendo tan poco razonables y quitándoles la comida de la mesa a los pobres buitres especuladores del anarcocapitalismo financiero total!

Mary Shelley es una nena...!
Para hacerle caso a la periodista y poner un poco de razón luego de una nota que carece de ella, hace un mes, el mismo Zaiat explicaba la reforma de la Carta Orgánica del Central antes de su aprobación"...es la reforma financiera más importante para desmontar el modelo neoliberal en el sistema bancario instalado por la dictadura de 1976 y perfeccionado por Domingo Cavallo durante los noventa (...) Define enterrar formalmente la guía ortodoxa Metas de Inflación, que disminuye la autonomía de la política cambiaria y expone a la economía a la inestabilidad de los mercados financieros...". El cambio de paradigma implica precisamente eso, que los mercados financieros pierden poder de coacción. Entonces el Wall Street Journal se "elpaisiza", se "clariniza", se "susanaviauiza" y todos los neologismos que se les ocurran. Estos apologistas de los buitres financieros parece pensar "¿por qué intentan evitar que los especulares apuesten en contra de la economía de un país? ¡Estúpidos! ¡Aprendan de Irlanda, Grecia y España! Ellos sí que son países razonables".

9 pusieron huevos y comentaron:

Daniel dijo...

Bueno, los yankyes hablando de "independencia de Banco Central" cuando ellos SI construyeron un verdadero Frankestein de la Fed. No se puede creer semejante caradurismo.

Rodrigo Herrero dijo...

Excelente Ricardinho. En el Dipló de abril hay un artículo muy interesante de un tal Maurice Lemoine que analiza la Argentina de 2001 y Grecia 2012.

Cuando el cabezón devaluó un 30%, gracias a la "ley de emergencia" aprobada en 2002, los de El País dicen: "El discurso y los gestos, sin dejar de ser populistas, son ahora más prudentes".

¿Populistas? Por supuesto: "la devaluación amenaza con hacer perder 3 mil millones de euros a las multinacionales españolas que se deleitaban en Arg como en un país conquistado (y a quienes la Bolsa de Madrid castiga con frecuencia severamenet)" (Lemoine)

Y a Clarín, obviamente, le parece que es una noticia que la Argentina defienda sus intereses.

Antonio (el Mayolero) dijo...

Bueno, yo no terminaba de entender bien lo de la Reforma de la C.O. del BCRA, pero ahora con esta nota del WSJ me queda en claro que es algo importantísimo y beneficioso para los Argentinos.

ram dijo...

Mire, el tal Frankestein era un doctor que resucitaba fiambres, no? - bueno, no se caliente, es un elogio, porque el estado ése, el argentino y frankesteiniano, hace justamente eso, resucitar fiambres. ¿o no estaban difuntos el empleo, la producción y todo lo demás?.
Mucho primer mundo, mucha soberbia, para terminar siendo un0s vulgares envidiosos.... seguro que se llama , Porota la solterona, el "analista".

Ricardo dijo...

Daniel: acá hay un resumen interesante de algunas críticas a la FED:
http://en.wikipedia.org/wiki/Criticism_of_the_Federal_Reserve

Rodrigo: no lo leí. No compré el Diplo...
Sí recuerdo cuando Kirchner fue por primera vez a España las puteadas que les echó a los empresarios allá. No recuerdo las palabras exactas pero sí que les dijo que la habían levantado con pala así que no tenían que quejarse mucho. Menos mal que en ese momento el kirchnerismo estaba bien con los mass media. Imaginate el bolonqui que hubiera sido si lo hubiera hecho en 2009, je.

Antonio: cuando escribía el post pensaba que Aníbal podría reactualizar aquella máxima jauretchiana y decir que si en algún tema tenemos duda, tenemos que leer El País o el WSJ y ponernos en la vereda contraria.

ram: estaba pensando ahondar más en la cuestión "frankesteiniana". Hubiera quedado demasiado largo este post. Quizás escribamos algo.

Abrazos.

Extrema Unción dijo...

Estoy leyendo un libro sobre Illia y hay también similitudes en los discursos de estas ratas.

Cordialmente,
Yo.

Extrema Unción dijo...

Estoy leyendo un libro sobre Illia y hay también similitudes en los discursos de estas ratas.

Cordialmente,
Yo.

Ricardo dijo...

¿Lo que los yanquis decían de Illia?

Extrema Unción dijo...

Sep. Comunista. Estadista. Interventor. Etc, etc, etc...

Cordialmente,
Yo.