martes, 1 de noviembre de 2011

Aborto: vamos por la ampliación de los requisitos que lo permiten

Comenzaron a debatirse hoy, en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados, los distintos proyectos para liberalizar aún más el derecho a abortar. Incrementar los requisitos que permiten el aborto, hoy legal en algunos casos (peligro para la salud de la madre, violación, etc.) permitirá disminuir el número de muertes maternas por abortos clandestinos, realizados en condiciones poco sanitarias y para nada humanas.

Los que siguen el blog conocen mi posición favorable respecto al tema. Los colectivos feministas que pelean por el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo y las organizaciones religiosas que afirman proteger la vida tienen sus razones para apoyar y oponerse al aborto. Yo prefiero, por lo tanto, analizarlo desde el cristal de la Salud Pública.

En Parlamentario podemos leer:

...Sacar de la clandestinidad el aborto para evitar muertes innecesarias es el objetivo que 39 diputados buscaron tras ponerle la firma al proyecto que incluye a numerosos bloques, tanto el Frente para la Victoria como la Coalición Cívica, la UCR, Nuevo Encuentro, el Partido Socialista y el Gen, entre otros. En la otra vereda, otro tanto de diputados se oponen a la legalización del aborto y ponen por delante el derecho a la vida, tanto de la madre como del niño por nacer...

La última afirmación no es del todo cierta. Los legisladores que se oponen no consideran el derecho a la vida de la madre. Si lo hicieran, apoyarían el proyecto. Hay que ser claros respecto a una cuestión: la Iglesia Católica y sus organizaciones civiles se oponen al aborto, como a otros temas (educación sexual, anticonceptivos), como una manera de retener el monopolio que detentan sobre algunos aspectos de la vida de sus feligreses, y de la comunidad en general en las sociedades occidentales. El objetivo puede ser, como dicen, la defensa de la vida, pero también quieren evitar resignar posiciones de Poder, simbólico y concreto.

En en el Congreso pudimos escuchar a la diputada radical María Luisa Storani, quien consideró que “la despenalización del aborto es fundamental para evitar múltiples muertes maternas que se dan en nuestro país a causa de abortos clandestinos, siendo esta la primera causa de muerte materna en Argentina. Hemos recibido dos llamados de atención de Naciones Unidas a causa de la alta tasa de muerte materna (...) En Argentina se realizan entre 500.000 y 600.000 abortos inducidos por año, de esa cifra mueren muchas mujeres, y todas las que mueren son pobres, ya que por lo punitivo las mujeres humildes no pueden acceder a servicios gratuitos en los hospitales públicos de atención de aborto”. Como yo, consideró esta cuestión como “un caso de Salud Pública, Derechos Humanos y convenciones internacionales”.

Las objeciones vinieron, hasta ahora, por el lado del PRO. Sus argumentos pueden leerlos en el link citado arriba. Para finalizar, esperemos que los legisladores estén a la altura de nuestra sociedad, que considera positivamente la ampliación de los requisitos que permiten el aborto:

...Según el sondeo, más del 80 por ciento respalda el derecho de la mujer a acceder a atención del aborto cuando su salud esté en riesgo y/o cuando el embarazo sea resultado de una violación. Casi el 70 por ciento de los encuestados estuvo a favor de que el aborto pueda realizarse cuando el feto tenga serias anormalidades.

Una de las disparidades más llamativas que la encuesta reveló fue que, si bien el aborto puede ser en la actualidad difícil de conseguir en la Argentina, un tercio de los argentinos conoce a alguien que se ha hecho un aborto (34 por ciento).

"Los resultados de esta encuesta muestran qué creen realmente los argentinos en relación con el aborto. Acaba con los mitos y los estereotipos que la jerarquía eclesiástica hace circular como hechos. Los legisladores deberían prestar atención y entender que esto es lo que los votantes realmente piensan sobre estos temas: el electorado respalda el acceso al aborto, los votantes conocen a personas que necesitan atención de aborto y conocen a personas que han recurrido a la práctica del aborto", dijo Jon O'Brien, el presidente de Catholics for Choice, que patrocinó la encuesta...

14 pusieron huevos y comentaron:

Rucio dijo...

El tema va a seguir dando que hablar aunque se amplien las causas de no punibilidad. Creo que No podemos aspirar a la plena legalización en razón de que los pactose de DDHH nos obligan a proteger el derecho a la vida "en principio" desde la concepción, o sea siempre tenemos que ir por la vía de la excepción (es decir, seguir considerándolo un delito que en ciertos y determinados casos no se pena). Pero esto, justamente, es lo que posibilita a chicanear los casos concretos con la intervención judicial, y en definitiva traba el acceso al aborto legal y seguro.
Resulta indispensable que ampliemos las causales de no punibilidad, siempre habrá antiabortistas preparados para intervenir y jueces dispuestos a hacerles coro.

Moscón dijo...

Estoy en contra del aborto por cuestiones de principio.Molesta un poco la constante desfiguración del principio,en donde por cuestiones ajenas a la voluntad de una multitud de mujeres,todo se reduce a una "cuestión involuntaria"parecida a la violación.Y haciendo un especial énfasis en la particularidad del poder de la mujer sobre su propio cuerpo.
Puedo escribir o hablar horas sobre mis principios,pero la justicia considera a un par de embríones congelados(apenas un cigoto) como entidades de derecho legítimo,entonces como un enbrión en un útero materno no tiene el mismo derecho?
Y ya que está matemos a todos los drogones perdidos e irrecuperables,¿cuantos delitos graves evitaríamos?
O lisiados,o enfermos contagiosos,o locos.
Pero bueno,la frenología pasó de moda y queda feo llegar a la raiz de la problemática en cuestión.
Y aparte,¿porqué se penaliza el legrado postnacimiento?

iris dijo...

Y espero sinceramente que llegue a votarse y que se logre la ampliación. Va a a ser un paso importante para terminar con la hipocresía de los pro-vida que insisten en arriesgar vidas de mujeres en el altar de una entelequia, que es igualar un embrión sin sistema nervioso a una persona.
Claro que no basta la ley: los abogados y los médicos "pro-vida" buscaran sabotearla como ya hacen ahora con los casos no punibles.
Hace falta además un registro de objetores de conciencia y quizá incluso crear una especialidad médica aparte para que los que acepten esa labor sepan de antemano a qué se están comprometiendo, cosa que en obstetricia o ginecología no queda tan claro: quizá hay muchos religiosos que entran en la especialidad pensando que sólo tratarán casos de embarazos deseados que llegaran a término.

Moscón dijo...

El homicidio por cuestiones polìticas es considerado asesinato.
¿Asesinamos al que no se puede defender y todo bien?
La Frenología queda chica,ya justificamos la Eugenesia.
¿En donde está la diferencia?
Empezamos por los lo no nacidos,¿quien sigue,los diferentes?
Hay varios que me gustaría hacerle el legrado postnacimiento.
Pero voy en cana por violar la ley,pero no se trata de violar la ley,se trata de mi principio de no atentar contra la vida de cualquiera.

Daniel dijo...

Me parece un poquitín atrevido decir "que estén a la altura de nuestra sociedad".
No te ofendas compañero, pero por más que sean una minoría es válido que representen a una parte de la sociedad que creen que la cosa es un crimen.
Por ahí de estar muy seguro de que no lo es es que los avalo como posición contrapuesta.
Y si esconden situaciones de poder, como bien decís, es parte de las frecuentes reglas de juego y bueno, como siempre, hay que dar la batalla.

Ricardo dijo...

Rucio: ese es el problema ahora. Quiero pensar que si se amplía la no punibilidad, el consenso que se cree alrededor del tema va a provocar que existan menos médicos y jueces dispuestos a obstaculizar procedimientos.

Moscón: si podés ampliar un poco porque, la verdad, no terminé de entender tu comentario. Disculpame.

Ricardo dijo...

Iris: los objetores de conciencia sólo pueden apelar a ese derecho si existe otro profesional, en la institución, capaz de llevar adelante el proceso. ¿Un registro? No se.

Moscón: lo dije en un posteos anteriores. Ampliar los derechos o liberalizar completamente el aborto no va a hacer que más mujeres aborten. Van a abortar las que querían abortar de todas maneras. Es decir, ya ocurre. ¿Vamos a mirar para el costado?

Daniel: no me ofendo. Puede que tengas razón. Pero creo que, como respecto al matrimonio igualitario, hemos llegado a un momento en nuestra vida como sociedad que permite avanzar en esta cuestion.

Daniela Godoy dijo...

Es tremendo que se hable por nosotras. Somos las mujeres, la vida de las mujeres, que tenemos la imposición de la maternidad como destino fijo las que sufrimos la falta de elección, la violencia institucional, sexual, simbólica, y la muerte por falta de derecho al ejercicio efectivo a la salud.
Las mujeres parimos, las mujeres abortamos y no es un deporte, ni un método, ni algo que salgamos a hacer alegremente porque es legal, por favor!
Me hace acordar a los tiempos de la ley de divorcio, cuando se esgrimía el argumento de que si se reconocía lo que ya existía -muy acertado señalar lo que la hipocresía no deja ver claramente, Ricardo- habría una especie de contagio o efecto dominó...
Creo que es hora de encarar con seriedad y honestidad el tema que se refiere a la vida de las mujeres, se se vincula al negocio que implica la clandestinidad: negocio que usufructúan muchos que se oponen hacia afuera pero que les dan jugosas ganancias.
Y que, como señalamos quienes estamos comprometidos con los DDHH para todas y todos, minan el poder de corporaciones que saben meter la basura debajo de la alfombran y manipulan esa doble moral que tanto daño hace a toda la sociedad. Y que sostiene la opresión de las mujeres.
Excelente el post y el debate y felicitaciones Ricardo, por plantear la discusión como lo hacés siempre.

Moscón dijo...

Ricardo:
¿El feto tiene vida propia,alojado en el útero?¿o es una parte de la mujer?
Yo como varón nunca eyaculé(en la concha) en las relaciones eventuales,porque nunca me permitiría que un futuro hijo mío sea despedazado por una cuchara con filo,o que fuera críado/a sin mi presencia.
Miremos un poco la actitud de los varones,inmoral hasta los pelos,porque estas cosas son de a dos¿no?

iris dijo...

No se trata de eso, Moscón: toda célula tiene vida, pero a diferencia del embrión que aún carece de sistema nervioso, la mujer que lo lleva sí siente, tiene miedo y sufre. Por cruel que suene, eso no ocurre con el embrión: personalizarlo para rehuir que se está despersonalizando a la mujer cuya vida a veces incluso está en riesgo es un engaño. Y sobre todo es hacer la del avestruz: porque las mujeres ya abortan; en mejores o peores condiciones según su nivel socio-económico y educativo. Se trata pues de remediar una situación de injusticia y desigualdad , nada menos que eso.

iris dijo...

¿Pero que pasa si todos son objetores, Ricardo?. Por eso proponía plantearlo como una especialidad aparte. De eso modo aquel cuyas convicciones opongan no entra en esa especialidad: él salva su postura ética y las mujeres no corren riesgo de quedar sin atención.

Ricardo dijo...

Daniela: esa hipocresia, la de muchos que se rasgan las vestiduras y, por detras, consienten y lucran, debe ser expuesta. Esos y esas deberian ir presos. Pero Las organizaciones civiles y religiosas que se oponen por respetar sus creencias deberian engender que la sociedad no son solo ellos y que no tienen por que imponer sus valores al resto.
Gracias por tus comentarios, siempre lucidos y precisos.

Moscon: estoy de acuerdo. Son de a dos. Pero convengamos en que toda la carga y la responsabilidad recaen en la mujer. Que vos seas responsable no significa que quienes no lo sean no deban estar amparados por la ley. Maxime cuando la educacion sexual no se imparte como es debido, cuando los metodos anticonceptivos no estan siempre al alcance y, sobre todo, no debemos olvidar que end muchos casos los embarazos son resultado de la violencia ejercida contra la mujer.

Iris: no se si todos pueden ser objetores. Me toco, por ejemplo, hacer guardia con tipos que no querian atender a presos o policias. Para mi no deberia existir la posibilidad de objecion y, si la hay, deberian ser los objetores los listados y, por ende, los discriminados.

MiTucumán dijo...

Estoy en contra del aborto... ¡claro! y comparto plenamente tu convicción:
"...Ampliar los derechos o liberalizar completamente el aborto no va a hacer que más mujeres aborten. Van a abortar las que querían abortar de todas maneras..."

simplemente porque nuestra paz interior necesaria para que nuestras respuestas humanas expresen lo que somos en cualquier circunstancia (favorable o desfavorable), no depende de las leyes

Luis dijo...

Los medicos que estos años dejaron morir mujeres con al excusa de "la vida del niño por nacer" desde hace tres años se enfrentan a juicios por mala praxis. Y era hora. Demasiado fiscal chupacirios apoyó a estos criminales que no cumplian su deber con al excusa del miedo.
Un objetor que deje morir a una mujer por no encontrar "un reemplazo" es un criminal, sin vueltas. Su paciente es la mujer. Se habla y se lucha por una ley de Aborto Legal, Seguro Y Gratuito, en todos los hospitales, para cualquier mujer que lo solicite. Una Ley como debe ser contemplaría la objeciñon de conciencia en funcion de la paciente, no del medico (el cual no debería tener nada que temer). Y jamás podria dejar a la bartola ni una coma que permita la interferencia de cualquier chiflado con rosario en lugar de cerebro.

Esto es, simplemente, tanto un tema de derechos humanos como de salud publica. Si alguien esta muy precupadito por la vida de los embriones, allá él (como veo que mas de un lamentable varon se puso a pontificar) o peor, ella.
Los pactos de DDHH a los que se hacen referencia no existen. El Pacto de San Jose de Costa Rica (que importa a nivel constitucional) no tienen nada que ver con esto. Lo que si existe es una multitud de organizaciones, desde la OMS hasta Amnistia Intercacional, que desde hace años hacen fuerza y apoyan la lucha por un aborto seguro y legal.

Son dos cosas igual de importantes: frenar el genocidio de mujeres pobres y el derecho de cada mujer a hacer con su cuerpo lo que quiera en materia sexual o reproductiva. ¿Le jode a alguien? Mala suerte. ¿Ese alguien es hombre? Peor suerte. ¿Definiciones? Un embrion recien 'concebido' no es mas que un amasijo de células madre, según cualquier biotecnólogo, ni es un ser humano hasta que sobrevive afuera del utero: y 12 semanas es muchisimo antes de llegar a ese punto. Lo demas (como lo del Día del Niño por Nacer Menemista), son cuestiones de creencias religiosas o pseudo que, por respetables que puedan ser, no tienen nada que ver con esto y viceversa. Y mucho menos tirarselas encima como imperativo al colectivo de mujeres (y varones acompañando) que viene peleando desde hace una eternidad por esto.

Es el cuerpo de la mujer. El animal del Hijo de Rozitchner lo sabe bien, y por eso le parece feo que algunas mujeres peleen por eso como un derecho.
Moscon: lo siento, pero con tus 'principios' sonás igualito a él: Hace con tu semilla lo que quieras y dejá al resto tranquilo (y el cuentito de la eugenesia funciona mejor si lo acompañás con acusaciones de fascistas, nazis y genocidas para todos los que estamos peleando por esto. Si la hacés, hacela completa).

Cada uno haga lo que le parezca con su vida (con la suya, por favor), que el derecho existe para quien lo necesite. Y derecho no es obligacion, por si no se nota. O es seguro, legal y gratuito para cualquier mujer que lo pida, sin vueltas ni permisos ni hombres autorizando, o no es.
Daniela e Iris, impecables.

Textos copados en:
La Cosa y la Causa, de Eva Row
El argumento clave en la discusión sobre el aborto