domingo, 27 de noviembre de 2011

Bussi tiene quien le escriba

El Coronel de García Márquez no tenía quien pero el genocida sí. Charly García cantaba que los dinosaurios iban a desaparecer. Parece que Susana no estaba tan equivocada cuando preguntó si habían encontrado a uno vivo. Los dinosaurios todavía no desaparecieron:

General Bussi, que descanse usted en paz. Por Luz García Hamilton

Sus últimos años fueron un calvario. Condenado a cadena perpetua por delitos de “lesa humanidad” (...) agravado con un severo cuadro depresivo producto de lo que consideraba una “injusticia” ya que hasta el final de sus días sostuvo “que había cumplido con su deber combatiendo contra la subversión en el monte tucumano”.
Conoció la gloria y el poder y fue dos veces Gobernador de los tucumanos. En ese entonces vivió rodeado de amigos y de afectos y fue dueño de las decisiones más importantes en la provincia del azúcar.
Sin embargo enfermo y en prisión, sintió que lo dejaban solo. Quiso hacerse cargo de toda la responsabilidad de lo actuado en la provincia bajo su mando y proteger de algún modo a su tropa pero le faltó fuerza. Sus dolencias ya hacían estragos en su temple y en su carácter. No era el Bussi de siempre.
(...)
Simpatizantes y allegados llegaron espontáneamente al sanatorio primero y a la sala velatoria después donde se rezó un responso a puertas cerradas. Con flores y cantando el Himno Nacional Argentino se instalaron en la calle. Un cerrado aplauso despidió al auto que partió raudamente hacia la Capital Federal.
Es ya de madrugada y no dejo de pensar en los ríos de tinta a favor y en contra que publicarán  los diarios del país. Ya estos últimos días la agonía del veterano General ocupó titulares y portadas. Bussi había sido degradado este año, es decir, no podía usar más su título de “General”, sin embargo para nosotros, los tucumanos, seguirá siendo “el General” porque así lo llamábamos todos, mal que les pese a algunos.
Sin ningún ánimo de polemizar con nadie, aclarando que somos respetuosos de la Justicia y que lejos de tener resentimientos ni odios rezamos cada día por la reconciliación de los argentinos, queremos despedir desde estas páginas al Bussi General, al Bussi Gobernador, al Bussi que es parte importantísima de la historia argentina y fundamentalmente de la historia de los tucumanos.
Quienes vivimos en Tucumán no podemos olvidar que llegó para continuar con el Operativo Independencia (comandado en principios por el General Vilas) y pelear en el cerro tucumano. Eran tiempos de turbulencia, tiempos violentos. Una juventud a la que hoy se denomina “jóvenes idealistas” quería arrebatar el poder y hacer de esta tierra un estado comunista. Hubo atentados terroristas, secuestros, asesinatos, víctimas incluso que nada tenían que ver con el gobierno ni con las Fuerzas Armadas. El caos y el descontrol se habían adueñado de todo y de todos.
Perón había vuelto al país poco tiempo antes y estaba aterrorizado con el accionar de estos grupos. Los denominó “mocosos imberbes” y los corrió de la Plaza. No quería una Argentina violenta porque él mismo había cambiado en el exilio y porque era un hombre que provenía también del Ejército.
Su viuda, María Estela Martínez de Perón luego, apoyada entonces por representantes de diferentes partidos políticos, ordenó “aniquilar al enemigo” y las Fuerzas Armadas tuvieron la responsabilidad y la difícil tarea de combatir y devolver la paz a los argentinos.
Tucumán fue el epicentro de una “guerra” que se libró fundamentalmente en el cerro tucumano, elegido por la frondosidad de su vegetación y por la cercanía a la población urbana entre otras cosas, los guerrilleros estaban ya en la selva provinciana.
A Bussi lo eligieron por su experiencia, por haber estado en la Vietnam estudiando la guerra, por que era un estratega nato, porque lo consideraron un valiente. Una y otra vez lo escuché decir, llorando incluso de impotencia, que podían decirle cualquier cosa, menos “Infame traidor a la Patria” porque él “había sido formado para la guerra y había peleado por su Patria.” Nunca entendió los juicios ni aceptó las acusaciones que tribunales ordinarios les hacían a los miembros de las FFAA, él en su fuero íntimo estaba convencido de que había cumplido con su deber y devuelto a los Argentinos un país democrático. Sostenía que era el responsable del accionar en el campo de batalla (dependía a su vez del General Menéndez) y que los policías hoy imputados en juicios de lesa humanidad, “no tenían nada pero nada que ver porque dependían del Ejército”. Pensaba mucho en sus oficiales y soldados, a quienes les agradecía el compromiso en la lucha contra la subversión. No comprendía la prisión a tantos oficiales jóvenes, silenciosamene sufría por ellos.
No vamos a entrar a juzgar desde acá si las FFAA cometieron errores, es muy probable que si, porque quienes libraron la batalla eran hombres, como todos nosotros que como tales se equivocan a menudo. Pero si sabemos que hubo una “guerra” y que toda guerra es sucia, es cruel y extremadamente dolorosa. No se puede entenderla ni imaginarla hoy, tan lejos del escenario y del contexto, pero con honestidad quienes hemos vivido en esa época y hemos sido testigos de la violencia, debemos tener la grandeza de recordar que el pánico y la anarquía envolvían al país y que aquél Ejército nos devolvió la paz cuando hubo “vencido” al enemigo.
Y aclaro una vez más, para que no queden dudas, que repudio la violencia en todas sus formas, que no estoy de acuerdo con el terrorismo de Estado, que lamento profundamente las muertes de personas inocentes, que no dudo que el error más grande fue no entregar los cuerpos de todos y cada una de las víctimas y que quiero vivir en un país democrático en el que nos respetemos todos.
Bussi llegó a Tucumán y se hizo cargo del Operativo Independencia que había comenzado el 9 de febrero de 1975. El 24 de Marzo, asumió como Comandante de la V Brigada de infantería y Gobernador de la provincia de Tucumán. Un cargo demasiado fuerte y con enorme responsabilidad.
En el campo de batalla era normal verlo al frente de su tropa siempre, los oficiales y soldados de aquella época, admiraban su coraje y capacidad. Cuentan que a cualquier hora se ponía frente al pelotón para entrar al cerro, o bajaba del helicóptero vestido de fajina. Era normal verlo caminar con paso firme y apurado siempre, llevando bajo su brazo el casco y en la mano el bastón de mando. Incansable, agotador, todos tenían que seguirle el ritmo y caminar sin prisa ni pausas.
Como Gobernador del proceso, le cambió la cara a Tucumán. Hizo obras, pintó a Tucumán de celeste y blanco, construyó barrios, escuelas. La típica broma de los tucumanos era decir “no te quedes parado en una esquina que pasa la tropilla y te pinta de celeste y blanco”. Tenía obsesión por la limpieza, por el orden, la ciudad brillaba y nosotros, incluso los que éramos más chicos, nos sentíamos orgullosos ante tanta pulcritud.
No le temblaba el pulso, cierto es, para sancionar a los que cometían una falta. En plena madrugada se hacía presente en un hospital por ejemplo para ver si la guardia funcionaba, si estaban cada uno en su lugar de trabajo. Tenía mano dura aseguran, pero conquistó en ese entonces el corazón de los tucumanos.
Bussi se fue en diciembre de 1977. Una multitud nunca vista lo despidió en la plaza Independencia (...)
Bussi, el General que había sido comandante de la V Brigada y combatido contra la subversión, ganó en la provincia 11 de las 13 elecciones en las que se presentó, un fenómeno que observadores políticos internacionales nunca llegaron a comprender. Sólo quienes vivían en Tucumán sabían a ciencia cierta, del cariño y el respeto que despertaba el General, un líder de verdad, aun con sus errores.
Su última victoria en las urnas fue en 2003 cuando ganó las elecciones para Intendente de San Miguel de Tucumán, pero días antes de asumir fue detenido porque se lo acusaba de delitos de lesa humanidad y jamás llegó a asumir. (...)
No fueron fáciles los últimos tiempos del General. Una y otra vez hablaba sobre “la guerra”. Pasó sus días de encierro escribiendo largas horas, ordenando papeles a los que sólo su mujer y sus hijos pueden haber accedido. Quizás en ellos esté la clave de tantos años, seguramente si es que salen a la luz, serán un documento histórico.
Bussi ha despertado pasiones y odios. Ha tenido el poder y la gloria. Ha hecho sin duda, muchísimo por Tucumán. Ha dejado huellas profundas y es fundamentalmente una parte importantísima de la historia.
Podrá no gustarles a muchos, habrá quienes se empeñen en hablar mal de él y habrá quienes hoy celebren su muerte en una actitud miserable, porque aunque se esté en la vereda del frente, un ser humano merece el respeto de todos y una vida mucho más.
(...)
Tucumán presentó las dos caras de la moneda: en el auditorio del Tribunal Oral Federal, ayer, justo ayer, comenzó un nuevo juicio que lo tenía como imputado. Bussi y Menéndez fueron apartados por razones de salud, vaya si eran justificadas, se murió otro preso en Tucumán!!! Y allí por supuesto, hasta unos pocos se animaron a festejar la noticia.
En las puertas del Instituto de Cardiología, espontáneamente y al instante, la gente se agolpó con flores y vivas….hubo lágrimas, aplausos y abrazos.
Gracias a Dios el General no estaba solo aun cuando eso fue lo que sintió en el último tramo de su vida. Cientos  de tucumanos despidieron acongojados a quien fuera dos veces gobernador. Ellos no tienen miedo a ser reprendidos por rendir un homenaje al viejo caudillo. Miles de tucumanos, que no comparten ningún hecho de violencia y que respetan a todas las víctimas de aquella triste época, manifestaron su agradecimiento y reconocimiento a Antonio Domingo Bussi, “el General” y a las FFAA de entonces, las que se jugaban por la Patria e hicieron posible la paz.
No hubo ningún saludo oficial. Nadie del Gobierno se acercó a saludar a sus hijos, ni a despedir a quien fuera dos veces Gobernador de la provincia. El legisaldor Ricardo Bussi comentó que hace pocos meses él fue a saludar al Gobernador que había perdido a su padre y lamentó que éste no haya concurrido a saludar a la familia. Muchos pensaron que habría discusiones entre los funcionarios y aseguraron que varios de ellos habrían querido concurrir o saludarían de alguna forma. “Acá todo se premia o se castiga” se animó a decir alguien respecto a la “obediencia debida”.
A LA HISTORIA LA HACEN TODOS, LES GUSTE O NO LES GUSTE. LA HISTORIA NO SE BORRA NI SE MIRA SEGÚN LA IDEOLOGÍA DE CADA UNO. LA HISTORIA ES UNA SOLA Y ES IMPORTANTE QUE NUESTROS HIJOS Y NIETOS LA CONOZCAN, TAL COMO FUE, CON SUS ERRORES Y SUS ACIERTOS, PERO CON TODOS SUS PROTAGONISTAS. Y USTED, GENERAL BUSSI, ES PARTE IMPORTANTE DE LA HISTORIA DE LOS TUCUMANOS.
Desde Periodismo de Verdad despedimos al General y acompañamos a su familia. A todos los tucumanos, cualquiera sea su forma de pensar, les pedimos un gesto de grandeza y los abrazamos bregando por la reconciliación y la paz.
GENERAL ANTONIO DOMINGO BUSSI, ya ha sufrido demasiado.  QUE DESCANSE USTED EN PAZ.
Luz García Hamilton,
A esta nota la escribo como ciudadana y no como periodista y lo hago con absoluta libertad porque en un país democrático está absolutamente permitido decir y opinar lo que cada uno quiere ó siente.
Ni dio para escribir comentarios. Eso sí, no todos festejaron su muerte: hubimos quienes hubiéramos preferido que viviera cien años más para seguir sufriendo la infamia y para que siguiera soportando los juicios y castigos que le correspondían.

A mí no me abracen un carajo.

22 pusieron huevos y comentaron:

VACACIONES EN ROMA dijo...

Es la prima de Cecilia Pando..??

Jorge Mux dijo...

Qué tremendo.

Un viejo chiste político consiste en calificar de "errores" hechos que fueron cometidos con plena conciencia y decisión. Parece que Bussi cometió "errores", como "todo ser humano", y entre esos "errores" está el no haber mostrado el cuerpo de los "guerrilleros muertos". Desde luego ese no es "el peor" de los errores, como dice la nota, pero es importante entender que esos no fueron "errores", el no mostrar los cuerpos fue parte del plan sistemático, no un error. Los errores ocurren a contrapelo de las intenciones y los objetivos; las cosas espantosas e indecibles que hizo este tipo y sus aliados no fueron errores, fueron totalmente intencionadas.

Moscón dijo...

Por favor,avisá que uno está a punto de comerse una torta de mierda,no llegué a la mitad impedido por un ataque de arcadas convulsas.
Estos son diablos con acólitos subsidiados en virtud de una prosapia de origen espúreo imposible de blanquear,forros fieles defendiendo el status qúo.

Daniel dijo...

Uy Dió. Que generoso que es este país.

Ricardo dijo...

Vacaciones: no debe ser, pero la debe querer como si fuera de la familia igual.

Jorge: tal cual. Fue un plan sistemático de exterminio. Que aún existan los que hablan de "guerra" y "reconciliación nacional" es detestable.

Moscón: disculpame. Pensé que quedaba claro con la introducción acerca de los dinosaurios.

Daniel: quedan muchos apologistas de la Dictadura. Y a Calamaro le hicieron quilombo por hacer apología del porro...

Daniel dijo...

Chiche Gelblum?
Ah no, cierto que ahora es un post-moderno que se ofende y todo cuando se lo recuerdan.

Daniel dijo...

Jorge Fontevecchia?
Ah no, cierto que ese es otro post-moderno que en Noticias denuncia nuestro "facho-progresismo". Y de aquel apoyo irrestricto a los milicos no le queda ni pizca en la memoria.

Ricardo dijo...

Daniel: Mauricio Macri mismo que, si no fuera que el clima cambió, seguiría justificando la tortura para "inteligencia" en seguridad como aquella vez con Susana Giménez.

Cuando hablamos de batallas culturales, esta es una de ellas: que los tipos que reivindican el accionar cívico-militar durante la última dictadura no puedan hacerlo sin ser señalados con el dedo.

profquesada dijo...

Creo que la García Hamilton no es representativa. A su entierro no fue nadie. Yo postee eso. La imagen lo corrobora. No es una prueba irrefutable pero ahi está y también están las palabras de un anciano general quejándose al respecto. Para mí es suficiente. Una golondrina no hace verano.
Abrazo

profquesada dijo...

Ricardo, no podrías haber recortado el speech. No pude leerlo, ni en su totalidad, ni siquiera en la décima parte. Sos medio sádico jeje

Moscón dijo...

Ricardo:
tenés razón,la metáfora charliana y el ejemplo susanesco lo pasé por alto(a pesar de haberlo leído pero no interpretado)y me tiré de cabeza a las cursivas.

Abrazo

Ricardo dijo...

Profe: no quise recortar para que el espíritu del texto no quedara mancillado. Estas cosas hay que exponerlas así como son: nauseabundas.

Y sí, no es representativa, pero me juego a que esto que piensa García Hamilton lo piensan otros representantes del periodismo tucumano pero no lo pueden reconocer públicamente.

Pensemos, además, que si destino a partir de 2003 hubiera sido otro, de continuidad con la política menemista de "reconciliación nacional", quizás hubiera habido más gente presentándole respetos al genocida.

Moscón: cuidado con tirarse de cabeza a textos como éste, je.

Abrazos.

Anónimo dijo...

ESTA PRECIOSURA ES PARIENTE DEL FALLECIDO HISTORIADOR QUE SOLIA DENOMINAR COMO TIRANIA A LAS DOS PRIMERAS PRESIDENCIAS DE PERON????pd: SIGUE LA IMPRESIONANTE MOVIDA PARA TITULAR EL 5 MACRI LE GANO A CRISTINA EN BOCA... MUCHA GUITA, MUCHO MICRO TRAYENDO SOCIOS DEL INTERIOR... NUNCA PENSE QUE IBA A HINCHAR POR AMEAL...SALUDOS.-PABLO, EL BOSTERO.-

Javier dijo...

No hay duda que no van a faltarle escribas al Genocida . Siendo que una parte de los tucumanos han convalidado en las urnas y admirado al asesino y al asesinato de argentinos . La pregunta es como es posible que los pueblos voten a Hitler sabiendo que haría ?

Ricardo dijo...

Pablo: no se. Supongo. Los García Hamilton son los de La Gaceta también.

Leí en lo de Pibe Peronista que Macri está usando el gobierno de la CABA para hace campaña por su pollo.

Javier: supongo que tiene que ver con tanto discurso acerca de la inseguridad. Es lo que prometen siempre: orden y seguridad.

Abrazos.

Nestor Cando dijo...

No tengo nada en contra de los tucumanos (que quedaron vivos)y votaron a Bussi como gobernador, pero el la ignorancia y digo ignorancia no despóticamente sino como evaluando la nube de pedos que les acontecía en ese momento, -aún que seguro siempre queda algún colgado que persiste en ese estado- los tucumanos en su mayoría hoy han podido bajar a tierra, lo de García Hamilton es lamentable.
SALUDOS

Hilda dijo...

Pregunto: ¿No encuadra dentro de la figura de "apología del delito?

Cuántos están impunes!!!!!
Ya satisfice mi cuota de masoquismo... BASTA POR FAVOR!!!!

Ricardo dijo...

Néstor: coincidimos, claro que sí. No por nada se juzgó y condenó a Bussi. Y a Menéndez. Y se lo hubiera seguido juzgando.

Hilda: sí, pienso lo mismo. Por eso comparaba esto con la frase "qué linda noche para fumarse un porrito" de Calamaro. Pero bueh...

HUINCA dijo...

Son esos muertos que te siguen insultando mientras van muriendo... así que bien muerto está. Luz, no te hagás ilusiones, no descansa en paz: está muerto, bien muerto. Ya, por fin, no puede hacernos nada más. Y vos tendrás que buscarte otros sicarios para que hagan con sus manos de asesinos lo que vos y los tuyos pidieron con con su boca de cómplices, de instigadores. Pero te va a costar encontrar tantos dispuestos porque ya hasta los sicarios se dieron cuenta que a lo hora de asumir responsabilidades, de pagar el festejo de la muerte y la tortura, ustedes se la llevaron gratis, comieron hasta hartarse y no pagaron la cuenta. Les va a costar. Bussi ya está bien muerto, no hay descanso, como muertos irán estando todos los asesinos, muerte de viejos venenosos que mueren acorralados por la mirada de sus víctimas, y las odian pero ya no podrán hacerles más daño, menéndez, patti, videla, bignone, tods decrépitos que ahora no descansan luz ni descansarán, simplemente estarán bien muertos, el raid de la memoria los alcanzará y así como cada uno de los miles tiene un nombre una imagen una familia los nombres de estos asesinos se irán desvaneciendo, fueron sólo una pistola en manos de individuos como vos.
Ahora ya no tenés pistola Luz, ni los que son como vos. Y tenés la suerte de que nosotros no seamos como vos, ninguno de nosotros necesita ningún Bussi asesino que te odie para vivir, para sentirnos bien por estar encima de una pila de cadáveres.
Bien muerto está.
Rick

PD: Pensé en vos tocayo cuando me enteré de la extinción del monstruo, y ahora te invadí el espacio.

Pero sé que no te molestará

profquesada dijo...

Muy bueno lo tuyo Rick de Huinca, desde las tripas salen las mejores verdades, las más claras. Le iba a decir a Ricardo que acordaba con su puntualización a mi comentario, pero lo tuyo es mucho más importante. Esa es la diferencia, algo que nos costó mucho aprender, pero que estaba sin embargo tan claro antes como ahora. Y es la ética. NO se puede enfrentar a los asesinos con sus mismas armas, con similares métodos, al final ese proceder te devora a vos mismo, te convierte en aquello que combatís. Las personas dejan de importar, son listas o estadísticas o banderas.

Ricardo dijo...

Rick: muy al contrario. Estoy absolutamente de acuerdo con lo que decís.

Reniego de esa calificación de monstruo nomás, aunque sea políticamente incorrecto decirlo. Porque, como dije en el post "Bussi", no quiero negarle la humanidad que él y los que son como él les negaron a 30.000 tipos, tipas, adolescentes y niños durante los '70s.

Profe: y esa es una de las grandes enseñanzas de las Abuelas y Madres.

Abrazos.

Daniel H. Olivau dijo...

1. Lamento la muerte de Bussi. 100 vidas no le hubieran bastado expiar sus crímenes.

2. El genocida ya no era general. Fue dado de baja en cuanto los tribunales confirmaron su condena como genocida, al deshonrar la institución el uniforme que vestía.

3. Bussi fue gobernador porque no hubo justicia. Por la obediencia debida que no permitió juzgarlo. Por el blindaje mediático con el que cuentan estos criminales. Los medios le ocultaron información a la sociedad tucumana.

Si no hubiese habido obediencia debida y punto final alfonsinista, Bussi jamás hubiera podido postularse, o asumir ningún cargo.

4. La familia Hamilton, pueden leer su línea editorial todos los días ¿se debe agregar algo más? De todas formas, el voto no es una licencia de impunidad.

Llegue tarde a su artículo. Pero quería agregar algunos datos, que por ahí los medios tucumanos, los valientes periodistas, no son capaces de escribir.

Esta vez, solo saludos.