viernes, 4 de noviembre de 2011

Revenge is a dish best served cold

Don´t you think, Barack? Claro que sí, si vemos que pasamos de esto:


A esto:


Las relaciones entre nuestro país y los EE.UU. fueron signadas, en primer término, por la teoría del realismo periférico abonada por Menem (& Co.); luego, por aquella cumbre marplatense en la que Kirchner, Lula y Chávez -como actores estelares- dieron por tierra con la pretensión norteamericana de sumar Latinoamérica al ALCA. Tuvo que conformarse desde entonces, la gran potencia, con influir en la costa oeste del subcontinente. Esa influencia también está declinando, visto el acercamiento de Santos a la UNASUR y el triunfo que significó para la nueva izquierda latinoamericana Ollanta Humala en el Perú. EE.UU., ahora, luego de dedicarse con fruicción a rapiñar en Medio Oriente, enfoca su mirada geopolítica en África. Libia primero, ahora Uganda y más tarde el Congo y la República Centroafricana.

Pero retornemos a Latinoamérica. Puedo asociar, libremente, dos momentos a esa cumbre en Mar del Plata. Uno, el pliego de condiciones de Escribano a Kirchner en 2003, que listaba, entre sus puntos, un alineamiento incondicional con Norteamérica. El otro momento es más personal. Recuerdo a un respetado profesor, quejándose en clase, ya en 2008 claro, de nuestra no alineación con los EE.UU. Rememoraba con bronca esa Cumbre de 2005. Siempre me resulta extraño encontrarme con esa circunstancia. No por rara, que no lo es, sino por la persistencia de esa cultura colonial en nuestra sociedad. Sí, los TLC pueden traer prosperidad en el muy corto plazo. Los números del crecimiento peruano lo certifican. Pero también, a mediano plazo y largo plazo, constituyen un escollo para el acortamiento de la brecha entre pobres y ricos, ya que son tributarios de esa teoría fallida del derrame. Las recientes elecciones en Perú, en las que ganó un populismo de izquierda prometiendo redistribución, son también prueba de ello.

Así, en este desarrollo de las relaciones bilaterales con la potencia del norte, los EE.UU. no perdonaron ese maltrato a Bush en 2005. Tiene razón Morales Solá. Pero eso no impidió que Argentina pudiera desembarazarse del Fondo Monetario y renegociar su deuda externa con la quita más importante hasta entonces. Hoy, EE.UU., y Barack Obama, jaqueado por la crisis financiera y un índice de desempleo de dos cifras, por los Republicanos en el Congreso y por el movimiento de okupas de Wall Street, con su popularidad a la baja y pensando en revalidar su mandato por otros cuatro años, da por finalizado el periodo iniciado en 2005 y solicita un encuentro con nuestra Presidenta. Se invirtieron los roles y, si bien puede ser festejado, creo que más importante resulta entender que la sensata política exterior argentina, llevando a nuestra dignidad como Nacion por bandera, ha sabido transitar un camino que le devolvió a nuestro país el merecido respeto en la comunidad internacional. Argentina es hoy más importante en los foros internacionales que cuando, con Menem, nos constituímos en el alumno perfecto del FMI. Entonces sí que eramos los perfectos idiotas latinoamericanos.

7 pusieron huevos y comentaron:

Hilda dijo...

De todas maneras, los que no quieren ver, seguirán inventando aislamientos como inventan tantas cosas cada vez menos convincentes... Aunque hay "vísceras con piernas" que intentan ser creativos en sus al máximo...

iris dijo...

Hum...me parece que Argentina cambio su lógica a la hora de manejar las relaciones exteriores pero EEUU,no. Y que intentaran usar las mismas recetas de siempre (la "medalla de buen alumno" para la Argentina a cambio de que traicione su compromiso con la unidad latinoamericana y se una a la "lucha contra el terrorismo" cediendo soberanía, of course) tal como lo hacen en todos los planos.

Ricardo dijo...

Hilda: sí, a la primera de cambio que Obama reelija y no nos atienda el teléfono, los de siempre van a festejar. Ahora se la tienen que bancar.

Iris: al Great Country of the North le cuesta reconocer que ya no es el de antes. Y va a ser cada vez menos el de antes. Pero va a conservar predominio cultural y militar por mucho tiempo.

Abrazos.

Larabi dijo...

coincido con iris en eso de que EEUU aún no cambió su metodología en cuanto a relaciones internacionales. Inclusive hasta parece el gobierno de Obama totalmente obsecuente con las ideas y metodologías de los republicanos. but the times are changing como diría nuestro amigo B.Dylan y cuando los tiempos cambian y uno no te empiezan a pasar cosas que no te esperabas.
Saludos.

Ricardo dijo...

Un grande Bob. A pesar de que anunció el cambio, este fue para peor nomás.

Ricardo dijo...

Bah, no se. Me puse en pesismista, je.

Anónimo dijo...

Que el mayordomo morochito del norte le haya solicitado una entrevista a la Presidenta sirve sólo para restregársela en la mera jeta de los medios hegemónicos.
Tener una relación con otro país no debe implicar "apertura de gambas" ó "bajada de chabomba". Todos los desaires que EEHH hizo a Argentina con posterioridad al bellísimo ALCA...RAJO de 2005 no entorpecieron nuestro progreso. Por el contrario. Unicamente fueron útiles a los tilingos de siempre que se regocijan cuando tratan de menospreciarnos.
Estoy seguro de la rectitud y honestidad de "mi" Presidenta y esa ó cualquier otra reunión no van a cambiarla ó a obligarla a lo que ella considere impropio.

Saludos
Tilo, 70 años