jueves, 29 de diciembre de 2011

A diez años de diciembre de 2001

Ahora que se acaba diciembre, y antes de que empiece enero, quiero referirme a los recuentos que pude ver hace una semana, casi, acerca de los acontecimientos traumáticos del 19 y 20 de diciembre de 2001. Pude leer y ver muchos informes, notas, editoriales, hablando de aquellas jornadas. Como una patriada del pueblo, como un ejemplo del accionar de un Estado represor, como momento de quiebre del Estado neoliberal. En este último punto es que noté un déficit: mucha descripción y poca argumentación. Como si las imágenes sangrientas, los recuerdos cruentos, sirvieran para poner en perspectiva las resultados que el Consenso de Washington deliberadamente buscó. Sirven, claro, pero si a esa perspectiva no le agregamos el prolegómeno, el pródromo, el cuadro nunca estará completo.

Llegamos a diciembre de 2001 no solamente por la inoperancia de un durmiente De la Rúa (tal es la teoría que desde la derecha quisieron hacernos creer para individualizar el fracaso en una persona y no en la receta): su gobierno estaba repleto de economistas del palo mercadista y bancario: Machinea, Rodríguez Giavarini, Llach, López Murphy, Colombo y, finalmente -como dijo en ese momento el por entonces Presidente-, Cavallo para hacerse cargo de la economía del país. Si llegamos a ese final es porque antes transitamos un largo, largo camino, que tuvo como primer conductor a Martínez de Hoz y la dictadura de Videla y sus secuaces y a Menem y el peronismo menemista (hay que hacerse cargo de esa herencia) como quienes más exitosamente llevaron adelante la fórmula, ya en democracia.

Gente linda...

Flexibilidad laboral, la convertibilidad como un dogma, apertura indiscriminada de las fronteras, capitalismo financiero especulativo, la inversión pública considerada como "gasto", endeudamiento, cierre de fábricas, comercios, entrega de recursos estratégicos en privatizaciones, cierre de ferrocarriles y la perdida de millones de puestos de trabajos para generar una masa de excluídos que presionaran salarios a la baja. Los sindicatos en coma 3, o la mayoría participando de lo que se conoció como fiesta menemista y la prensa, mientras tanto, preocupada por lo cosmético (la corrupción o las coimas) en lugar de señalar los aspectos estructurales. Miraban el dedo y no la luna, o hacían lo que les convenía hacer. El Presidente, como el manual republicano e institucionalista reclama ahora, "delegaba" la economía a la mano invisible del Mercado y la "pizza con champán" era el eslogan para caracterizar a una clase política que les entregaba el país a las corporaciones (nacionales y extranjeras) y entregaba a la vez su propia reputación al lodo de la historia.

Estuvimos a la vuelta de la esquina de la dolarización (y en la Unión Europea pueden observar los riesgos de ceder la soberanía monetaria) y de entregar soberanía territorial y política total, gracias a la idea (no recuerdo quién la expresó) de un gobierno de tecnócratas extranjeros para evitar los "vicios" de la política vernácula. Para explicar todo ello podemos apelar a la caída del Muro y el triunfo del "relato" fukuyamista del fin de la Historia. En nuestro país esto adquirió la fórmula del realismo periférico, teoría que el ahora realista periférico latinoamericano, Carlos Escudé, definía por aquellos años así: "las políticas que generan costos para la población son inmorales. Para un país periférico, vulnerable, empobrecido y poco estratégico para los intereses vitales de las potencias centrales, la única política exterior moral es aquella que reduce los costos y riesgos de costos eventuales, maximiza beneficios y, por sobre todo, atrae inversiones y baja las tasas de riesgo-país". Pudimos ver que este realismo mágico noventista no redujo costos, maximizó beneficio para pocos, atrajo fondos especulativos y valoró a la tasa de riesgo-país por encima de las tasas de desempleo e indigencia. Todo esto determinó, luego, la eclosión económica, social y política a la que ahora miramos como si hubiera ocurrido hace mucho tiempo. No fue hace tanto.

* El profe Quesada también se refirió a esto aquí"...La culpa del fracaso en todo caso era para ellos de la corrupción, de la ineficacia al ejecutar las políticas, de desavenencias internas, pero nunca del modelo neo liberal -el del endeudamiento sin fin y del desguace del Estado- que nos gobernaba desde 1976 y que lo continuaba haciendo a pesar de llevar más de quince años de democracia..."

15 pusieron huevos y comentaron:

Hilda dijo...

Sinopsis muy ajustada!!!!!!
No, no pasó tanto tiempo... sólo 10 años...
Pensar que hay energúmenos que se olvidaron de este "agujero negro" en nuestras vidas...

Si no nos cruzamos, Feliz 2012!!!
Abrazo

profquesada dijo...

Con todo respeto, Ricardo, algunos lo escribimos: http://profquesada-bastadeodio.blogspot.com/2011/12/macri-el-pro-tampoco-es-neutral.html

Feliz año

iris dijo...

El realismo periférico terminó siendo en la práctica una forma de realismo mágico. Salvo para los pocos que pescaron a río revuelto, claro está.

Javier dijo...

Conciente del riezgo real que hubo de caer en la dolarizacion y que para peor el hijo de puta de Cavallo profundizó al pasar dentro del corralito los depósitos de pesos a dólares , la verdad es que yo valoro
Cuando Duhalde mando el proyecto de ley al congreso para terminar con el 1 a 1 y la pesificación de todos los contratos , hasta puede haber sido hecho mejor , pero haber salvado nuestra moneda nacional para mi fue un acto de patria . Lo peor es que lavagna asumió luego de casualidad podría habet sido mucho peor . Y podemos decir cualquier cosa pero ya el ministerio de trabajo no era mas representante de las empresas aun dirigido por Graciela Camaño era mas digno que antes y un poco mas objetivo . Bueno fue un cambio de época que no empezó en 2003 , ahí se profundizó en un sesgo mas de izquierda , aun el mercosur tuvo relanzamiento con duhalde y lula . Pero decir esto hoy en un contexto K o anti K no cuadra

Un abrazo

Moscón dijo...

Ríanse,en el 2000 yo tenía un crédito hipotecario en dólares a 120 meses.
El bañero lo pesificó.En el 2010 lo cancelé.
Me daba vergüenza pagar las últimas cuotas.
A mi me favoreció,pero también vi el culerío que quedó a mi alrededor.

Hilda dijo...

Sí Moscón, hubo algunos que se beneficiaron. También les pasó a los que se vieron venir este debacle y tenían sus dólares en "el colchón"... como todo fue tan caótico y precipitado en un par de semanas "sobrevivieron" ambas monedas sin ningún tipo de control... Un conocido, compró un departamento por 35 mil dólares, ahora se cotiza no menos de 130 (no es especulador ni hdp, simplemente "se le dio" x "no confiar en el sistema" -sus palabras)

Daniel H. Olivau dijo...

Cierto que la mayoría de los medios hegemónicos y alternativos se concentraron en los efectos, o los síntomas (pa'ponerse más médicos) que en las causas.

Pero las causas son aburridas, no invitan a identificarse. Pero, si yo cuento mis anécdotas conmueve y hasta por ahí se humedecen algunos ojos:

Recuerdo los 2 pesos para comer 3 todo un fin de semana. Las fiestas del fideo con queso. O como sacaba caldos y pañales del super. O los sanguches de papa y cebolla. Qué recuerdos, la puta madre(disculpen)

Lo felicito por su intento de pensar (que ejercicio difícil para muchos) en las causas de porque durante 3 años comí unas hamburguesas de soja horribles, que hacía pisando yo mismo los granos.

Disfruten el viaje.

Ricardo dijo...

Gracias, Hilda. Muchas felicidades para vos y los tuyos también.

Profe: lo tenía en el debe de lecturas. Ahí lo linkeamos, para hacer justicia.

iris: fue eso, talcualmente. Una ficción de bonanza que debíamos pagar luego. Justo ayer leí una nota de P/12 del 2003 que contaba cómo Menem esperaba un plan Marshall yanqui para salvar la deuda argentina:

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-16904-2003-02-23.html

Ricardo dijo...

Javier: me alegra que coincidamos porque pienso exactamente lo mismo y un par de veces lo dije por aquí. No hace mucho, cuando decía que si Duhalde se hubiera retirado efectivamente en 2003 la Historia le hubiera reservado un mejor lugar en sus páginas, me refería a eso.

El plan Jefas y Jefes impidió el incendio del país, la Ley de Genéricos fue revolucionaria, así de simple. Duhalde fue el que trabó relación con Lula y permitió que Kirchner se sacara esa foto con el brasileño: unos cuantos votos debe haber significado.

Pero bueno, qué'va'cé...

Moscón: Si ejercitamos un poco de lógica, Duhalde favoreció a Clarín. Duhalde favoreció a Moscón. Moscón = Clarín.

Ricardo dijo...

Hilda: es lo que ocurre en momentos de crisis: el que tiene la guita en líquido es el que está en mejores condiciones.

Daniel: la puta madre.

Yo no la pasé tan mal, pero si recuerdo que estaba haciendo guardia en el Centro de Salud y teníamos una sola jeringa por paciente y por día. Debíamos mandarlos a comprar a ellos mismos los medicamentos porque no-teníamos-nada. Por eso después me puse tan contento con la Ley de Genéricos.

Abrazos.

rinconete dijo...

Muy bueno.

La derecha se concentró en la ineficiencia de De la Rúa, en su supuesta siesta permanente, como le gustaba dibujarlo al inofensivo Nik, para evitar hablar de todas las carpetas que le colocó sobre el escritorio y que De la Rúa fue aplicando una a una hasta que tuvo que subir al helicóptero.

Antes la izquierda había concentrado su crítica no al modelo de país generado por el menemismo sino a la deshonestidad con la que instrumentó ese cambio.

Todo parece tan lejano.

Un abrazo,
r.

PD: Rescato del paso del patán de De la Rúa por los medios su acusación a Bonelli & Co sobre el apoyo que los medios dieron al corralito. Una aclaración que no disminuye su responsabilidad pero agranda la de otros.

Ricardo dijo...

rinconete: no se ni para qué lo pasearon. De puro morbosos, nomás.
De la Rúa pasó del "fue Tinelli" a decir que todo lo que hizo gozó de consenso en la prensa y hasta les largó que los medios presionaron por algunas determinaciones.

Hay un gran post de Pablo D. respecto a cómo LA NACION bancó una a una las medidas de ajuste, ponderando la valentía de un gobierno que tomaba medidas impopulares:

http://segundaslecturas.blogspot.com/2010/01/cuando-la-nacion-se-la-jugo-por-un_3636.html

¡Abrazo!

rinconete dijo...

Brillante el post del amigo Pablo D. Lo leí en su omento y creo que incluso lo mencionamos en un post.

Un abrazo y feliz año.

ElOtroCampo dijo...

Querido companiero: le escribo estas humildes lineas para comentarle que estoy de viaje en Australia y acabo de conseguir el GIGANTE documental de Marty Scorsese sobre nuestro amado George Harrison. Sera la lejania, o la fecha, o la edad tambien, pero cada imagen es tan profunda y emotiva que no se puede dejar de piantar el lagrimon.
Un abrazo.

Ricardo dijo...

rinconete: lo mismo pra vocé y para la flía. Empiecen el año bárbaro y no se peleen con elbosnio. ;)

EOC: ¡no! ¡No lo pude ver todavía! Ya mismo me pongo a buscarlo.
Gracias y un abrazo grande a la distancia.