domingo, 4 de diciembre de 2011

El odio ciega al antikirchnerismo

Y sí, los lectores de LA NACION son, por definición, odiadores. Gorilas o antiperonistas.

Interesante nota, la de Fernández Díaz:
...no dejan de preocuparme, ya no por mí sino por la sociedad, los sesgos de ese feroz kirchnerismo al revés. Una creciente "manera de odiar" que, como en un sistema de espejos, es idéntica y funcional a la que despliegan los sectores más rancios del oficialismo. Los fanáticos de una trinchera construyeron fanáticos de otra, y ahí están jugando a la guerra y a las divisiones en un país que necesita cohesión y racionalidad...
Que existan grupos de opinión enfrentados no es una excepción de nuestra historia, sino la regla. Desde nacionalistas y liberales, federales y unitarios hasta peronistas y antiperonistas, nuestra historia está plagada de enfrentamientos que delinearon los avatares en cada coyuntura. Eso sí, el país tiene una racionalidad, Fernández Díaz: se llama kirchnerismo, un movimiento con ancla en el peronismo (pero no sólo en él) que desde hace ocho años y medio ha tomado decisiones que, en una gran mayoría de los casos, la realidad luego ha probado acertadas. Cuando no ha sido así, el kirchnerismo también supo, como ninguna otra fuerza política antes, reconocer sus errores (sin necesidad de autoflagelarse) y enmendarlos. Julián Domínguez, próximo presidente de la HCD, es vivo testimonio.
...El kirchnerismo no es el Tercer Reich, y pasar a la resistencia parece una broma pesada. Alguien medianamente lúcido debe saber también que, salvo en sistemas extremos, ningún gobierno hace todo mal, ningún presidente desacierta en todo...
¿Recién avisan que el kirchnerismo no es el Tercer Reich? Ah, no, debe ser el cuarto o quinto, claro. Lilita, aunque saque porcentajes sub-troskistas, no puede estar equivocada...
...Ni los gorilas ni los no peronistas (recuerden, compañeros, que no son lo mismo) capitalizaron las autocríticas del pasado. Sabemos que en los primeros años de Perón el país se partió en dos, y que hubo graves injusticias cruzadas en esa guerra civil de los espíritus. También que los dirigentes que se impusieron por la fuerza luego no pudieron armar un aparato cultural e ideológico que fuera capaz de mirar de frente al gran movimiento.
Sigue sin existir ese dispositivo. En parte porque el anti (peronismo, kirchnerismo) es una conveniente religión rencorosa e inoperante. Hay una clase dirigente que persiste en no digerir al peronismo: lo niega y lo combate, y es permanentemente revolcada por la historia (...) Hay que aprender a dialogar de alguna manera con esa fuerza de mayorías. Hay que dejar de odiarla; el que la odia pierde. Si la oposición persiste sólo en anatemas y no repiensa el fenómeno que tiene enfrente, si no logra construir a partir de esa pared una fuerza legítima y realista, nos seguirá gobernando un monopartido...
No puedo menos que estar completamente de acuerdo. Si de algo venimos hablando en este blog (cuando hablamos de las oposiciones, del radicalismo) es de la necesidad de una oposición lúcida, que entienda que hacer política es superar al circunstancial rival y no negarlo. Menos aún cuando es la realidad la que permanentemente niega a esas oposiciones.

10 pusieron huevos y comentaron:

diego tirelli dijo...

Excelente. Adhiero a que hay que construir unión, si no, no hay destino.

Un abrazo

Nestor Cando dijo...

Y si, pero... sigo desconfiando de la opo.
En mi blog escribí algo que refiere a la sangre en el ojo pues después -y todavía- de tanto odio las flores pueden estar envenenadas.
¡Perdón! ¿Aquí está abierta a comentarios?..
SALUDOS

profquesada dijo...

Es que es una flor flotando en los líquidos inmundos de un pozo ciego. En La Nación, de vez en cuando, publican notas así, nunca de colaboradores permanente. Los permanentes forman ese pozo ciego lleno de odio, de antiperonismo y de antikirchnerismo. Es distinto de Clarín que está defendiendo intereses muy grandes y concretos, pero se asocian ellos y con otros en instituciones tales como la SIP. Correa dedicó su intervención a ese tema. No es menor, para nada. Son enemigos declarados, capaces de armar cualquier tipo de operaciones, dispuestos casi a todo (hoy no tienen plafón como en otras épocas para apoyar golpes de estado, por lo menos aquí, pero no es igual en otros países de la región y el futuro de todos se juega en gran medida en que no tengan éxito).
No creo, resumiendo que esa nota refleje un cambio en la dirección del editor. No obstante estoy totalmente de acuerdo con ella en cuanto a tratar de crear un clima de mayor convivencia, más civilizada, más democrática, pero me suena que es como pedirle peras al olmo.
abrazo

Resentido común dijo...

Este Sr. no era hombre de Fontevechia? Le cambio de tema Ricardo, vió que la Presi nos hizo caso y parece que Cobos estará en su reasunción nomás!

guille dijo...

es un hueso, resentido, pa que muerda y se rompa un diente.

Ricardo dijo...

Diego: más allá de construir o no unión, creo que Fernández Díaz apunta a que los partidos en la oposición intenten representar a algún sector social más allá del corporativo. Que ninguno haya llegado siquiera al 20% es responsabilidad también de la corporación mediática y FD lo está reconociendo. Claro, sería más lindo que lo reconociera explícitamente y no sólo de manera tácita, je.

Néstor: ahí dejé un comentario tu blog. Te sigo y te agregué al blogroll.

Profe: no, claro que no significa ningún cambio en la línea editorial. Pero en LA NACION, en algún momento, se preocuparon por abrirse al triunfo de Cristina. Con Sarlo y Fernández Díaz a la cabeza. Invitando a Mempo y a Lucas Carrasco a escribir. Claro que los editores estrellas, Grondona y Morales Solá, jamás de los jamases abandonaron la trinchera. Y de Luis Majul no es necesario hablar, ya la gente lo reconoce en la calle cuando le grita "estúpido", je.

Ricardo dijo...

Resentido: sí, estaba en la Noticias. Pero si no tengo mal entendido, en algún momento, allá lejos en el tiempo, fue peronista.

guille: je.

Abrazos.

El Mostro dijo...

Conozco a Fernández Díaz, fuimos casi consuegros y su señora fue nuestra médica por años. Excelentes personas ambos. Buen escritor. No entiendo porqué se metió a columnista político. No lo veo cómodo.
La Nación necesita un poco de 'no antis'.

Saludos.

Anónimo dijo...

Sospecho q es una vulgar táctica de "si no puedes con ellos unete a ellos "·y además q La nacion esta unificando ideas y marcando el camino de la deshilachada opos.
Guarda ahi .
Además es imposible q ganen las legislativas o las presidenciales si no convencen a algun porcentaje del 54 de CFK .Era hora q pensarán un poco en el futuro y no en atacar Ojo ahi !!!
Eso si nadie puede estar en desacuerdo en q necesitamos union y seria bueno acabar con las antinomias ,pero ya lo dijo NK Y CFK tb y Tb lo dijo Peron o no??
Creo q recurren a las obviedades porq estan cansados de ser rebatidos con sus propias contradicciones y con hechos de gobierno
Mabel

Ricardo dijo...

Mostro: mirá vos. Mandale saludos y decile que lo leo siempre cuando lo veas (seguro le va a importar un montón, ja).

Ahora, fuera de joda, ya lo dije un par de veces por acá, pero junto a Pagni, son quienes más me gustan de LA NACION. No porque coincida, ojo, pero tienen un enfoque más articulado. Aunque Pagni viene derrapando desde las PASO.

Mabel: puede ser.
LA NACION, como tribuna de doctrina, cumple un rol más estratégico que el táctico coyuntural de Clarín.
Y los espacios opositores vienen másomenos preocupados por sus propias cuitas, que casi ni se prendieron en las operetas mediáticas desde el 23/10.

Abrazos.