lunes, 12 de diciembre de 2011

Participación en las ganancias, Estado y sindicalismo

Hace tiempo (en febrero de este año) decíamos que el proyecto de ley de participación en las ganancias se trataba de un instrumento más abocado a abrir los libros de contabilidad de las empresas y a conocer sus márgenes de rentabilidad, que a constituir un elemento redistributivo (también lo charlamos a propósito de este post).

Según Artemio, también es así: "entre las funciones de la nueva Subsecretaría de la Competitividad, una fundamental será sin duda determinar las causas de la pérdida de competitividad del sector representado en la UIA , y más tistemente aún, perderla justo ( ay!) en el mismo momento que obtienen el pico de productividad más importante de la década y los menores costos laborales por trabajador desde el año 2005 (...) Deberá revisar entonces la novel Subsecretaría (...) el nivel de la tasa de ganacia media empresaria, abrir los libros celosamente guardados y hacer entonces "sintonía fina" , a fin de sostener la competitividad del sector, que con el gobierno kirchnerista, ya no dispone de la tradicional salida devaluatoria con que nos obsequiaban sistemáticamente en el pasado, frente a las "pérdidas de competitividad"del team. Revisión de tasa de ganacia que, para tranquilidad del sector industrialista posta -post que representa "El Vasco" , ya quedó claro no será potestad de los sindicatos fisgones".

Según los industriales también, entonces, aliviados ahora ellos de que los libros abiertos no constituyan un elemento a través del cual los sindicatos pidan la impugnación de un balance. Como bien recordó Cristina -junto a alguien más que le acercó el dato y a José Pablo Feinmann- "la Constitución de 1949, fruto del talento constitucionalista de Arturo Sampay, no contemplaba el derecho de huelga. Perón (y en no menor medida Evita) creía que era tanto lo que habían entregado a los obreros (desde el Estado Benefactor que habían implantado) que una huelga contra ellos era una especie de herejía, una traición, una puñalada por la espalda". Entonces, están bien los reclamos sectoriales; pero hacer una bandera de la participación y el impuesto a las ganancias y que con ellos se defina si el sindicalismo (moyanista) está adentro o afuera, sería un error. Si los gestos son hacia adentro del sector, hacer que el resto tome parte en forma forzada también sería un error. No lo acercaría con la sociedad, si su ambición es hacer política. Además, esta actitud permite que hasta De Mendiguren parezca, en comparación, el Che Guevara: "...profundizar el modelo significa extenderlo a mucha gente que no pudo incorporarse. Hemos avanzando mucho en la redistribución del ingreso pero en los sectores formales, pero tenemos una situación pendiente que es la informalidad. Y por esta vía mejorar la redistribución del ingreso en la Argentina...".

Cristina reafirmó en su discurso de reasunción que la que dirige es ella. Tiene sentido en términos de planificación estratégica que quiera, entonces, conservar esa herramienta, la revisión del margen de rentabilidad de las empresas, para el Poder Ejecutivo y no dejarla en mano de los sindicatos. Eso también es democracia. Y populismo. Y peronismo: el Estado como árbitro.

15 pusieron huevos y comentaron:

Daniel H. Olivau dijo...

Sí, pero para Moyano su gran obra, la gran promesa era dar participación a los trabajadores en las ganancias.

Cuando el kirchnerismo quitó el apoyo al proyecto, se puede entender la reacción de Moyano. Y además le pone en el congelador (je, no use el anglo "freezer" el impuesto a las ganancias. Siente que le "están cortando las piernas", y le crea al propio Moyano un frente interno en la CGT, que lo acusa de débil y haberse vendido al gobierno, que hace buenas migas con la UIA.

Lo pone en una encrucijada al líder de la CGT y aliado histórico: ¿da marcha atrás o sigue adelante? Lo primero implica quizás renunciar de-facto a la CGT, lo segundo enfrentar al gobierno del que ha sido un aliado histórico.

Me extendí mucho, disfruten el viaje.

Ricardo dijo...

No te extendiste.
Gracias por el aporte.

Un abrazo.

Sujeto dijo...

Hola Amigo Ricardo:

Muy bueno lo tuyo.
Se vienen tiempos probablemente difíciles, pero indudablemente complejos; la situación mundial, la estrategia para la profundización del modelo, los realineamientos y reposicionamientos políticos tanto en el campo popular (y particularmente en el peronismo)y en la oposición frente al último ciclo de Cristina, harán que más que nunca tengamos que leer la realidad "por capas".
Espero poder aparecer más seguido por su boliche compañero,
Abrazo

Larabi dijo...

No cabe dudas de que hay un acomodo de fichas. Frentes internos que se abren y alianzas a las que les está redactando un nuevo contrato por 2 o 4 años más.
Al proyecto de repartija de ganancias le daría alguna vuelta de rosca, no tan obligatorio para las empresas, más por el lado de beneficios para aquellas que lo hagan. Algún punto intermedio como para dejar contentos a todos.
Saludos.

MiTucumán dijo...

La batalla financiera ¡ya está perdida! La única posibilidad es lo que hizo Lula en Brazil, y a lo que últimamente hace referencia Cristina con eso del “capitalismo en serio”.
Es comprender que no hay con que darle y tener la esperanza absurda de quitarles apenas un puñado y repartirlo entre los que pagan el precio de la exclusión. Y el camino es ese, dejar de ser masa manipulable del “régimen global de la economía capitalista” mediante una “política/economía capitalista del estado nacional” O sea: jugar el mismo juego y cooperar en lugar de enfrentarse y oponerse.

Javier dijo...

El otro dia alguien me decia justamente que se oponia a darle a los gremios el acceso a los libros de la empresa porque era darles mucho poder al ventilar todos los fraudes que reaklizan las empresas en la presentacion de sus balances , que era darles demasiado poder , pero poder para destapar muchas ollas delos grupos economicos que es lo que temen .
Yo pense que bueno podia ser mucho poder , y por eso pensaba que si yo estuviera en posicion de definir el tema , le daria l particcipacion en las ganancias por ley , pero al mismo tiempo modifico el regimen de obras sociales y creo un seguro publico de salud con los fondos . O sea negocio el intercambio y propendo a que se puedan destapar muchas ollas a partir de los balances con la auditoria sindical

Un abrazo

Hilda dijo...

Creo que "la cancha" la debe marcar Cristina...
Que la participación es interesante, no tengo dudas ya que aseguraría la mayor producción... ¿Tendría mayores dividendos la empresa? Sí, es en el sistema que estamos jugando... El que votó el 54,11%... El peronismo apuesta a un desarrollo capitalista nacional con mayor distribución... Pero, pensar que los sindicatos se van a ajustar a la ética, por ahora, es al menos ingenuo.

Rucio dijo...

Que buen tema! yo estoy de acuerdo con la participacion en la ganancias y con el control. De hecho está reconocido como derecho constitucional y algunas empresas y convenios colectivos lo reconocen efectivamente (os convenios de pesca, por ej., la participación en la producción de la marea es el componente sarial más importante). Recordemos también que el aguinaldo fue concebido como una forma tarifada de participación en la ganancia. Ahora está la otra discusión: ¿la instrumentación via legal uniforme, via legal a modo de piso mínimo o via convencional en los CCT exclusivamente? Parece que Cristina es partidaria del último modo, yo me inclino por el segundo.
Y queda la cuestión de la oportunidad: no creo en el verso de la perdida de competitividad, pero es ineludible la referencia a la crisis gobal como contexto. De todos modos, creo hay que poner el tema en el renglon de cuestiones (o deudas) pendientes.

Ricardo dijo...

Amigo Sujeto: un gustazo leerlo de nuevo. Sí, pasado el tiempo electoral (y el clima electoral permanente desde 2008, o antes quizás), se viene un tiempo de "lectura fina", je.

Larabi: no es mala tu idea. De todas maneras me parece que Cristina ya archivó el proyecto.

MiTucumán: ese fue el camino del kirchnerismo, desde siempre. Y aunque es quizás injusto compararlo con el de Lula y Brasil, por las distintas realidades, Argentina primarizó sus exportaciones menos aún que el socio pentacampeâo.

Javier: y lo que conseguirías es estar en la posición de Alfonsín, con los gremios en contra (por lo de las obras sociales) y los industriales también en contra (por la participación). Igual, yo estaría en la calle, bancándote, ¿eh?

Ricardo dijo...

Hilda: también sería ingenuo pensar que los industriales lo harían...

Rucio: pienso que si el contexto global fuera otro, el gobierno podría haber avanzado con la participación. O sea, sí, lo pongamos en el renglón de lo adeudado.
Yo interpreto esto como una medida defensiva. Por un lado quieren para un poco la pelota de la inflación, ortodoxamente y, por otro, evitar que la crisis toque el empleo.

Abrazos.

Lila C Scali dijo...

Yo voy a preferir siempre, pararme del lado de los trabajadores.
No me gusta nada q Cristina haya archivado el proyecto.
Y se puede seguir profundizando el modelo en serio, en vez de quedarnos en un Capitalismo benefactor estilo brasil, no me cierra el tema.
No se cuanto va a afectar la crisis, pero si se q con el 54%, se puede llevar adelante el proyecto de ganancias y fortalecer no solo a los sindicatos. Este es el momento de dar vuelta la tortilla, es una oportunidad historica, espero q no se desperdicie.

Lila C Scali dijo...

Yo voy a preferir siempre, pararme del lado de los trabajadores.
No me gusta nada q Cristina haya archivado el proyecto.
Y se puede seguir profundizando el modelo en serio, en vez de quedarnos en un Capitalismo benefactor estilo brasil, no me cierra el tema.
No se cuanto va a afectar la crisis, pero si se q con el 54%, se puede llevar adelante el proyecto de ganancias y fortalecer no solo a los sindicatos. Este es el momento de dar vuelta la tortilla, es una oportunidad historica, espero q no se desperdicie.

Ricardo dijo...

Sí, con el 54% se puede, pero hay que ver cómo y cuánto va a afectar la crisis. Creo que ese es el factor fundamental a tener en cuenta en la coyuntura.

Saludos, Lila.

elsudacarenegau dijo...

Usted es muy prolífico, don Los huevos. Pa cuando entro a su blog, ya escribió como tres o cuatro entradas.
El tema es complicado. Sacarlo por ley es empoderar a Moyano (en este particular contexto). Los argumentos que se esgrimieron, como que para eso están las convenciones colectivas, que el estado no debe definirlo por ley, o qué pasaría si hubiese pérdidas, son explicaciones fácilmente refutables. Si hubiese pérdidas, que se jodan los patrones. El estado tiene tres poderes: el legislativo haría una gran contribución aprobando esa ley. Las convenciones colectivas de trabajo no se restringen a cuestiones referidas a las ganancias.
No puedo resolver la cuestión de la coyuntura con Moyano. Y creo que el verdadero problema es ese, no las ganancias.

Ricardo dijo...

don Sudaca: ahí acabamos de subir algo respecto a la agenda pa'l futuro, entre lo que está el tema participación.

A mí me parece que la cuestión Moyano corre por varios andariveles a la vez. La pretensión de Cristina de ser la única que dirige es una de esos andariveles, sin dudas.

Un abrazo.