lunes, 24 de junio de 2013

Sobre relatos: cristinismo vs. neocafierismo

La lucha política, además de candidaturas, involucra la disputa entre distintos relatos que son ofrecidos a la ciudadanía. Estos resumen la visión del colectivo político y son el marco que modela y justifica el esquema de propuestas. Y el imaginario social que se pretende imponer luego, por fuerza de los votos.

El relato del kirchnerismo es modelo entre 2009 y 2011. Y tibiamente, por la presencia de Insaurralde y la participación de Curto y Espinoza en los armados, modelo 2013.
Cuando decimos 2009 nos referimos a la apelación que hacen todavía algunos, dirigentes y militantes, al clima (destituyente) de época de la 125, como si todavía estuviera el oficialismo en riesgo de caer. Convoca a minorías, fideliza a los convencidos y nada más.
El relato 2011, en cambio, es el de la centralidad absoluta de Cristina. Como dijimos en el posteo previo: gana o pierde sola. No es el que más me gusta, considerando que no tiene re-reelección ni candidatos del riñón a sucederla. Dos años es mucho tiempo en política, dicen, pero pocos para instalar (no sólo frente a la opinión pública) un sucesor que además, si conocemos el modus operandi de Olivos, sería revelado recién sobre la hora. Al kirchnerismo, de todas maneras, le conviene musculizar el ya de por sí vitaminizado relato K vs. antiK.

El otro relato. El de los no-kirchneristas que pretenden conducir el peronismo. Durante 2008/2009 fue el del tercer Perón, el león herbívoro, que tenía por objetivo aglutinar a todo todo lo no-K. Equiparaba al kirchnerismo con la dictadura, y en ese marco se requería un Gran Acuerdo Nacional que lo sacara completamente de juego. Que lo extirpara como a un cáncer. Por suerte superaron esa etapa. Ahora apelan a un relato más cercano en el tiempo: el de la renovación cafierista, y tiene por objetivo no ya eliminar al kirchnerismo del mapa político, sino superarlo como lo viejo (Herminio y el sindicalismo) con un nuevo esquema territorial encarnado en Massa (ahora, si no prende, ¿cuál sería el siguiente relato peronista?). Ya señalamos el voluntarismo de esa lectura renovadora cafierista cuando, al contrario de Herminio en el '83, Cristina fue la ganadora en 2011. Se entiende en cambio, como sostiene Abel Fernández, que pueden haber ecos aún anteriores ahí, como los del antipersonalismo.

La propuesta neocafierista se relaciona con la acertada convicción de que dentro del peronismo se juega el futuro. Como dice Martín Rodríguez, la candidatura de Massa es deudora «del tipo de gestión nacional desde el triunfo de 2011», sí, pero también del puenteo a los gobernadores llevado adelante por NK y CFK en beneficio de las intendencias a partir de 2003 (evitás una Liga de Gobernadores y te aparece una de Intendentes: son incorregibles nomás) y de lo que señalábamos más arriba: el no horizonte que para 2015 propone el kirchnerismo cuando lo limita a la posibilidad -inexistente- de una re-reelección.

9 pusieron huevos y comentaron:

ram dijo...

No podría encontrarle clave peronista al bochinche actual, principalmente por falta de peronismo, o sea que miro de afuera pero se me ocurren un par de cuestiones.
Es lógica la centralidad de Cristina, por el lugar en que está y por llevar adelante un gobierno no neutral, que tiene locos a los que no les gusta y, diría yo, mal acostumbrados a los que les gusta y/o beneficia sobre que es fácil, que la inutilidad opositora es eterna y que todos los mamarrachos son iguales.
Lo único que les queda es putear a Cristina y que don garganta podrida les arme un buen libreto; muy poco y, encima, peligroso.
Convengamos que el kirchnerismo no es simplemente una versión del peronismo (y además habría que discutir de cuál versión del peronismo porque "peronistas" hay muchos, para nombrar a un par vivos, está rucucu y está Taiana, igualitos, no?), sino que es un rejunte de peronistas y desprendidos sueltos que debieran ser opositores y no lo son por razones estomacales, uno no oponerse al kirchnerismo con esos "argumentos" si es, mínimo, vomitivo.
Se me ocurre que, como campaña tal vez sea mejor recurrir al humor, al "decías ayer" y al machacar de a uno y de cerca, en la mejor tradición del "ganamos con toda la prensa en contra...", de peronismo implícito pero no declamado (ni parecido al peronismo-coartada, de los masa, momo y similares bichos)

Ricardo dijo...

ram: no coincido con la idea de campaña. Con todo lo bueno que hizo eran muchos momentos, el 678ismo puede fidelizar votos pero difícilmente consiga penetrar más allá, que es adonde estamos obligados a llegar si no queremos quedar pedaleando en el aire. Perder con Massa no sería lo mismo que perder con FDN y en un contexto sin reforma y sin re-re.
Y una cosa es la centralidad de Cristina en la política argentina, pero en el plano de estas legislativas, el eje estuvo dominado por Massa y es un dato de la realidad a sospesar.

Abrazo.

Mundo Parió dijo...

Querido Ricardo: comparto en partes, lo de no-horizonte para el 2015 creo que es la clave. Ahora denominar "neocafierismo" creo que es una etiqueta muy sofisticada para lo que es la candidatura de Massa, ante la sorpresiva no reacción de Scioli. El cafierismo o la renovación justicialista venía en sintonia a un clima de epoca, cuando el alfonsinismo con su proyecto socialdemócrata todavía tenía popularidad mientras que el justicialismo parecía mantener un programa anacronico y no se podía despegar de sus responsabilidad inmediatas (Isabel, Lopez Rega, el no apoyo a los juicios contra los genocidas). Mientras que la respuesta de la creación de un figurín como Massa (inflado notoriamente por la corpo y sobre todo por nosotros) es la reacción por un lado de lo imprevisible en vistas al 2015 y también la propuesta de una política de maquillaje pero estilo pj (cosecha ucedeísta), el cafierismo salía como respuesta a una necesidad de cambio, pragmatismo nato que siempre interpretó don Cafiero, aunque hubo despues un tipo aún más piola que se dio cuenta que la unica forma de instalar el nuevo programa economico dictado por Washington era solamente posible con un supuesto programa populista (ya sabemos a quien me refiero).
En fin, una publicación muy interesante para el debate. Lo comparto, gracias!

Ricardo dijo...

Julián: primero, gracias.
Segundo: la etiqueta «neocafierismo» es una licencia que nos tomamos. El massismo habla de renovación y mira a 1985. Como antes De Narváez y varios que andaban dando vueltas intentaban reivindicar al tercer Perón como modelo a seguir.
Es decir, así como el kirchnerismo, por pertenencia, apeló al setentismo, los neomuchachos se las dan de ochentistas.
Pero por supuesto que comparto lo que decís respecto al cafierismo. Por descansar en la hipertextualidad (y no caer tanto en la autocita, verdadero flagelo de este blog) no linkié al post donde hago esa salvedad:

http://loshuevosylasideas.blogspot.com.ar/2013/06/no-nos-extrane-tan-temprano-que-puede.html

Abrazo.

ram dijo...

A ver, o mal escrito o mal leído, pero si no figura 678 es que no está sugerido 678 como modo de campaña, es un programa de tele, no más ni menos que eso, una campaña es una cuestión más compleja.
Digo "humor" y lo mantengo, primero porque más que otras veces la crispación y la furia está en el otro lado (el único que tratará de simular buena onda es massa) y una cara distendida, garpa.
Realmente pienso que una insistencia en aspectos "peronistas" no va a aportar nada, es más, puede ser excusa para agitar prejuicios anti peronistas (que están y estarán) cuando lo central es que es una elección entre respaldar un gobierno que va por un proyecto (discutible, mejorable pero concreto) o una murga impresentable cuyo único "proyecto" es hacer moco lo que hay y su "métodos" son y serán los prejuicios, las mentiras, las tergiversaciones y los mundos felices imaginarios.
Bueno, éso...

Ricardo dijo...

ram: leí 678 cuando dijiste «decías ayer...».
Coincido con el humor, la buena onda, etc.
Me parece que la campaña debería ir por el lado de lo que dice el Capitán Medibacha en un comentario al posteo siguiente.

Abrazo!

ram dijo...

Sí, Ricardo, pero el texto era más largo; "....al "decías ayer" y al machacar de a uno y de cerca, en la mejor tradición del "ganamos con toda la prensa en contra"...".
Y capaz que había que darle mejor forma, porque para mí lo central es lo de "machacar de a uno y de cerca" - es decir infantería, a pata, militancia, face to face, contacto directo....etc.

Daniel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ricardo dijo...

ram: así 'pos sí. Pata a pata, feis tu feis, y en feisbuc también.