martes, 11 de junio de 2013

Yo quiero ver un tren

La mañana me encuentra sospechando en el aire... híper ultra contaminado (...)
Yo quiero ver un tren. Llévame a ver un tren...

Scibona planteó en LA NACION [1] que el oficialismo reestatizará más líneas ferroviarias antes de las elecciones y, como pocas veces ocurre, uno desea que esta vez estén cantando la justa.

Más allá de la cuestiones ideológicas y estratégicas a las que uno apela como soporte, Scibona menciona los argumentos electorales (esa maldad intrínseca del kirchnerismo para tomar medidas en beneficio popular y esperar, luego, retribución en las urnas. Profundo asco) pero, más importante, los argumentos económicos, emparentados con una de las razones que llevaron a reestatizar las jubilaciones privadas. Alienta a pensar en que la información pueda concretarse: «...el gobierno de Cristina Kirchner podría anunciar la reestatización de por lo menos 5 de las 7 líneas ferroviarias de pasajeros del área metropolitana (...) esa decisión en ciernes sinceraría una paradoja: el costo operativo de esos servicios concesionados por el Estado nacional a operadores privados es cubierto mayormente por el mismo Estado mediante subsidios que no han dejado de crecer. La prueba es que, según cifras oficiales, insumieron 2116 millones de pesos en lo que va de 2013 y 4700 millones a lo largo de 2012. De ese total, casi 70% en promedio se destina al pago de salarios, proporción que se eleva al 75% en algunas líneas. Conclusión: el Estado reestatizaría servicios virtualmente estatales...».

Cuando en 2009 el oficialismo decidió recuperar el dinero timbeado por las AFJPs tuvo en cuenta Lehman Brothers, pero más aún que el Estado se hacía cargo de una parte importante de las jubilaciones privadas. Por supuesto, uno de los argumentos para seguir combatiendo la “intromisión" del Estado será el “¿por que ahora?", que no es otra cosa que el reconocimiento de una derrota discursiva y la incapacidad por torcer la percepción de buena parte de la ciudadanía (Lapop 2010, Vanderbilt, EE.UU.) de que el Estado debe gestionar lo que efectivamente debe ser público. Como cuenta Aldo que ahora reflexionan los británicos acerca de las privatizaciones ferroviarias tatcherianas [2]: «...Ferrocarril privatizados han significado mayores tarifas, trenes viejos y una mayor factura para el contribuyente, con las empresas de trenes desviando las ganancias a los accionistas sin apenas inversión, señala un informe reciente.
Los investigadores dijeron que el público se "engañó" al pedir la abolición de las empresas ferroviarias estatales (...) El informe (...) dice que las compañías de trenes privadas dependen en gran medida de las subvenciones públicas para ejecutar los serviciosSostiene que la privatización ha dado lugar a un subsidio indirecto oculto de los contribuyentes...».

¿Y por qué ahora, entonces? Porque la oportunidad lo amerita. Porque el sistema de alianzas (o su ausencia, algo que hemos criticado) ahora lo permite: con Moyano afuera se perdió potencialmente presencia callejera y se sumó al campo opositor un activo engordado políticamente, durante un buen tiempo, por el propio oficialismo, pero permite avanzar, por ejemplo, con la reestatización del control del Belgrano Cargas. Y hacer a aquello que ya sostenía CFK en 2010 y 2011 acerca de la competitividad. Y porque si el Estado la va a poner, no tienen por qué llevársela los privados, menos aún si lo que recauden mejora la ecuación. Un tipo de sintonía fina, digamos.

Si finalmente podemos celebrar lo adelantado por Scibona, será eran referencia al transporte en el área metropolitana de la CABA-GBA, radio de acción principal del kirchnerismo como movimiento político. El transporte en las provincias, como debería ser en el GBA-PBA y en la CABA, depende del poder institucional local, pero está, como suele ocurrir, bajo la presión de concesionarios que invierten poco o nada y exigen incrementos en los subsidios luego de cada paritaria. No sería una mala idea que avanzaran por la senda que está empezando a trazar para el transporte que de el depende el Estado Nacional.

[1] http://www.lanacion.com.ar/m1/1589802-la-reestatizacion-estatal

[2] http://aldoulisesjarma.blogspot.com.ar/2013/06/el-nuevo-orden.html

4 pusieron huevos y comentaron:

Anónimo dijo...

ojala se sigan recuperando ramales concesionados a privados. tambien recuperar algunos ramales abandonados por el menemismo. en la zona metropolitana ya empezo con el tan critado ferrocarril oeste(sarmiento)hace un tiempo se notan las mejoras en las vias.
en el debe del gobierno esta la malisima politica k de la epoca de jaime.
la recuperacion del belgrano cargas es fundamental para el norte del pais. para las cargas. ojala recuperemos el riel y quitemos esas concesiones q quedan
romu

Ricardo dijo...

Amén.

Iris van Kirsten dijo...

Buen post.

Anónimo dijo...

Tomar medidas en beneficio popular y esperar el resultado en las urnas... osea, hacer cosas por el pueblo y luego te voten por razones obvias. Que esta mal en todo eso?