lunes, 27 de agosto de 2012

Apuntes para el debate de la re-reelección


Eduardo Blaustein, ayer en Miradas al Sur, encadenó algunos apuntes para el debate acerca de la posibilidad de una reforma constitucional que habilite a una re-reelección de Cristina. Nos tomamos la atribución de colaborar con él. Dijo Blaustein: «...Por ahora discutir la re-re es discutir en el vacío. Las señales dadas por el oficialismo son confusas, contradictorias. Claro que en la medida en que hasta hoy el kirchnerismo no parece haber encontrado una solución al tema de la sucesión presidencial era inevitable que apareciera el tema. Puede decirse también que los procesos a veces se aceleran al pepe: faltan más de tres años para las presidenciales; el kirchnerismo tiene tiempo (debería tener) para construir su sucesión...».

En primer lugar, ninguna discusión se da en el vacío. Ya algunos filósofos, un poco más reconocidos que uno  (herejía), señalaron que, al hablar de la nada, ésta ya es algo. Señalemos la segunda discrepancia con Blaustein, esta sí importante: las señales no son confusas. Son así a propósito. Se trata de instalar el tema. Algunos gobernadores se pronunciaron a favor (los de Mendoza, Neuquén, Tucumán y varios otros). También el segundo anotado en la carrera a 2015 (el primero fue Macri, anotado siempre desde 2003, nunca efectivizada su candidatura), a Scioli nos referimos, quien anticipó que apoyaría la decisión de Cristina respecto a una re-reelección. Apelando al psicologismo tan caro al repertorio de los analistas opositores, la intención de Scioli está a medio camino entre la de los gobernadores más alineados y los opositores más acérrimos: mientras los primeros lanzan el globo para medir la respuesta, los segundos lo avientan para asustar y convertir las legislativas 2013 en un plebiscito acerca de la re-reelección. Scioli, además, es el gobernador -sin re-reelección a la vista- que debe cogobernar junto a mini gobernadores (los ex Barones del Conurbano) y muchos otros aspirantes a su sillón. No es tan descarnada la lucha política ni intervienen tantos factores en otras provincias del país. Scioli vive también bajo el signo del pato rengo.

Siguiendo con Blaustein: que el kirchnerismo no haya encontrado una solución al tema de la sucesión obedece a un par de factores. Agrupémoslos bajo las categorías dinámica interna y dinámica externa. La última es simple: aquel que asoma la cabeza recibe hachazos provenientes de la prensa opositora. El antikirchnerismo será bobo, pero no estúpido. Preguntar por Boudou, elegido como compañero de fórmula y posible plan 2015. Ojo, forma parte también, el hachazo, de la dinámica interna: que aparezca un sucesor natural condenaría al kirchnerismo a ver declinar su poder. A rey muerto... En esa dinámica interna debemos anotar, también, que el plan urdido por el kirchnerismo para evitar ser lame duck fue, siempre, la encadenación Néstor-Cristina, Cristina-Néstor. O, por lo menos, la posibilidad latente de que esa encadenación ocurriera. Néstor no se murió, Néstor no se murió, Néstor vive en lo' pibe'... pero sí digamos que fue proscripto por Tata Dió.

La instrumentalización de esta táctica sucesoria tuvo siempre, como condición de posibilidad, la centralización de la conducción. ¿Nos quejamos de que no haya nadie, paladar negro, posicionado hacia 2015? Elevar quejas a Balcarce 50 o, en horario nocturno, a Olivos. Para ser claro: el modelo del kirchnerismo es una cosa, una cosa bonita que empieza con "l": lo mejor que tuvimos desde el 55' en adelante. El modelo de construcción política del kirchnerismo, en cambio, ah, señora, eso es otra cosa y empieza con "b", de barrera a la emergencia de posibles sucesores. Lo dice Blaustein, casi tímidamente, cuando reconoce «lo escasísimo que trasciende de la cúpula de un gobierno súper concentrado». Lo dice, con la crudeza de un asesino serial, Ezequiel Meler en su blog: «...si algo debe reconocerse al kirchnerismo es su capacidad de generar dirigentes incapaces de valerse por otra fuerza que por la voz de la presidente, puro nombre propio sin sustento en el territorio ni representatividad popular...».

Esto, que opera a nivel nacional (hay que mencionar también algo que forma parte de la realidad: cada gobernador busca, indeclinablemente, alambrar su territorio) fue lo que ocurrió recientemente en la Ciudad de Buenos Aires. A modo de ejemplo, a eso nos referíamos en marzo del año pasado cuando, hablando de las elecciones 2011 en la CABA, decíamos: «que hayan sido tres los precandidatos y estemos analizando sus perspectivas desde un plano casi personal habla de un déficit en la construcción de la alternativa en el territorio». Lamentablemente, puede decirse exactamente lo mismo, del kirchnerismo paladar negro, a nivel nacional.

13 pusieron huevos y comentaron:

Julian Otal Landi dijo...

Con este post diste en la tecla con las debilidades (que por otro lado son mayor fortaleza) de la continuidad del proyecto. Aunque, digo, con (dificil) o sin re- re podemos continuar con la "k" no?. Alicia (aunque parezca increible) a pesar de portar el apellido predilecto para ser atacado por la corpo, sigue manteniendo un bajo perfil, es reconocida su labor en Latinoamérica y ahora, notese, todas las obras realizadas por desarrollo ya no tienen carteles con el nombre del intendente/gobernador como antes sino que ahora va con el nombre Alicia. Atenti pues!

Anónimo dijo...

Meler es un opo que está cerca de Massa y ...de De la soja..

Ricardo dijo...

Julián: sí, están testeando a Alicia para 2013 pero, aunque suene a futurología barata, lo veo difícil para 2015. Digo, una cosa es una re-re de Cristina, que alinearía a gran parte o a la mayor parte del arco que hoy es oficialista, pero se me complica ver la ingeniería que permitiría que eso ocurra con Alicia. ¿Las PASO? ¿Vos cómo lo ves?

Abrazo.

don Anónimo: los ad-hominem no son argumentos.

Saludos.

Daniel dijo...

Para la reforma constitucional deberíamos contar con un 66%. Olvidemoslo y que se haga gestión lo mejor posible.
Luego, el sucesor que emerga hacia el final y se verá.
Porque de hacerlo ahora, como bien decís, lo transformarían en un par de semanas, en violador serial, golpeador de niños, exterminador de mascotas o cosa por el estilo.
Si es por mi gusto; me cago en la Constitución liberal y que haya reelección indefinida, porque si se vota y vuelve a votar a un presidente es porque la mayoría así lo evalúa en su beneficio.
Pero aquí, en estas condiciones, es darle pasto a las fieras. Y estas fieras son de la peor especie.

El Sudaca Renegau dijo...

Inefable quiere decir algo así como difícil de decir con palabras, que es como decir, "si no existiera tendríamos que inventarlo". Sus análisis son imprescindibles.
Otro tema, (fuera de tema). ¿Cuando Ud dice"dijimos" o "en este post anunciamos"... Su plural...me intriga, y me alegra. Creo que ahí está la clave del Peronismo. Sentirse nosotros frente al teclado. Disculpe la digresión.

ram dijo...

Para esta cosa, llamada pomposamente oposición, la re-re no es más que una excusa que les sirve para escaparle a cualquier definición concreta (que no tienen, excepto "devolverle" el país a sus dueños) y, a la pasadita, disimular el pequeñísimo detalle de que son - ellos - invotables. Que nadie, salvo cómplices, reaccionarios o idiotas, les confiaría el manejo de un kiosco.
Tampoco les queda el rebusque de oponerse, como con el carlo, porque oponerse al carlo (como se oponían entonces) era oponerse a un proyecto neoliberal y ahora deberían explicar (gracias, TNbaum) "¿qué les pasó?; porque lo único que pueden garantizar es la vuelta neoliberal, la vuelta del caaarlo y sus amigos, FMI, deuda, condicionamientos, desempleo y demases maravillas. Su oferta es un plazo fijo de quilombos y retrocesos.
Les queda, sí, la posibilidad de que, sin re-re, el heredero sea "sensato" (y permeable) a sus "ideas" que borre la odiosa K y haga lo que a ellos no les da el cuero de hacer, no tienen los votos y si los tuvieran, antes necesitarían comprar un helicóptero mejor que el que hay, para rajar más rápido.
La re-re los complica a ellos, los desvela a ellos y sus titiriteros; se me ocurre que no hay que argumentar tanto sobre las explicaciones lógicas o razonables del asunto; hay que disfrutar el espectáculo de sus diarreas permanentes, sus payasos permanentes, sus taras permanentes y, obvio, su inutilidad permanente.
El votante es exitista (es argentino) y a estos muertos se les nota mucho la condición de fiambre; insisto, se les nota mucho.
Rompamos las paciencias por un mejor gobierno, por más y mejores soluciones a los tantos problemas que aún hay, que así la re-re va a ser clamor y exigencia popular, o así la señora que nos cae bien será la gran electora para lo que se venga después; no es tan complicado aunque, claro, no faltan los "propios" paspados por la falta de ortodoxia (al menos, ésa parece ser la excusa).

Ricardo dijo...

Daniel: coincido. Lo que señalás (darle pasto a las fieras) es uno de los motivos para este momento de definiciones de indefinición. Como Cristina diciendo un día que los jóvenes tienen que tomar la posta y otro día sonriendo ante la pregunta sobre la re-re del notero de CQC.
Un poco, me parece que se está inspirando en el último Perón.

don Sudaca: me alegra que lo alegre. Es un poco una cuestión estilística (hacer partícipe al lector de la elaboración del texto) pero, también, porque cuando dijimos algo, algunos comentaristas también coincidieron en la idea, lo que, de alguna manera, la torna colectiva. Pero bueno, los blogs son un poco eso, ¿no?

Ricardo dijo...

ram: coincidimos en que romper la paciencia por más y mejores soluciones a todo lo que aún falta es un aporte al kirchnerismo. Por acá (http://loshuevosylasideas.blogspot.com.ar/2012/08/las-fuerzas-centrifugas-y-la.html) decíamos: "Evitar que las fuerzas centrífugas lo escindan, adelgazando su capital político, y que la autorreferencialidad actúe en consonancia, debería ser, en mi pretendidamente humilde opinión pero verdaderamente humilde en términos de penetración, uno de los objetivos en este tránsito". Tránsito hacia 2013 y 2015, se entiende.

En cuanto a la re-re, creo que todos los que andamos por los blogs y charlamos de política entendemos que la centralidad del kirchnerismo es todavía un dato de la realidad. Entonces es al kirchnerismo al que tenemos que interpelar en estas cuestiones que, a modo de globo de ensayo y con las finalidades del caso, viene poniendo sobre el tapete.

¡Abrazos!

Anónimo dijo...

Uno tiene sus contactos amigo Ricardo y me dicen que Cristina eligió a Boudou como a Reposo para que Clarinete lo destrozara y después colar alguien con tranquilidad, como hizo con Gils Carbó, odiada por don Magnetto...Jugads de distracción diría el Flaco Menotti... Dará la situación para apostar a un Kicillof o un Randazzo, por decir algo??? HMMM... En la provincia sciolistas y kirchneristas clásicos apuestan a la salomónica fórmula Scioli-Alicia Kirchner...será???.- Saludos.- Pablo, el bostero.-

Ricardo dijo...

Pablo: salomoniquísima fórmula. Después de Mariotto, ¿una Alicia? Je.

Abrazo.

Sujeto dijo...

Muy buen post, Ricardo.
Realmente no puedo agregar nada, salvo recordar que en el ADN kirchnerista la sorpresa es la marca de origen...
Abrazo

El Mostro dijo...

Scioli "apoyaría" la decisión de Cristina luego de tener que mendigar guita.

Coincido con Daniel "me cago en la Constitución liberal y que haya reelección indefinida, porque si se vota y vuelve a votar a un presidente es porque la mayoría así lo evalúa en su beneficio."

Una amiga que votó a Me#em en las 3 ocasiones, se horrorizó con la re-re, pero apoyó el cambio en el 94. Entoces, lo que asusta es la inevitable victoria de CFK en el 2015, en caso de que pudiera ser candidata.

Yo estoy preocupado. A Scioli no creo que lo votaría ni a Urtubey. Si a Feletti o Abal Medina, por tirar algú nombre.

UAP

Ricardo dijo...

Sujeto: la posibilidad de la sorpresa es, como decís, una marca del kirchnerismo. Queda implícito en el post, cuando digo que la dinámica externa cercena cualquier cabeza que asoma. Lo mencionábamos en este posteo al referirnos al plan Delfín à la Dilma:

http://loshuevosylasideas.blogspot.com.ar/2012/08/2015-kirchnerismo-y-sciolismo.html

Mostro: por supuesto que el problema es Cristina, o el kirchnerismo paladar negro. No por nada es la contradicción principal de la política argentina desde 2005 (luego de que éste derrotara a Duhalde en la PBA) a la fecha. Que esa dicotomía no haya podido ser superada es también parte de la explicación de la anomia opositora.

Abrazos.