martes, 24 de julio de 2012

El posteo de hoy por Leandro: ¿Por qué ha sobrevivido el kirchnerismo?


Se armó un interesante debate en el posteo anterior acerca de qué entendemos por kirchnerismo. Alrededor de este tópico fueron las respuestas a los interrogantes planteados por mi amigo Javier. Sin embargo, no creo equivocarme si digo que sus inquietudes giraban alrededor de definiciones con un ánimo distinto al de simplemente comprender de qué se trata el fenómeno: estoy -casi- seguro de que le interesan las definiciones más por lo que expulsan que por lo que engloban. Para ponerle (algunos) nombres propios: que la posta del kirchnerismo no sea tomada por Scioli, Urtubey o De la Sota. La peronización del kirchnerismo, que en algún momento amagó con una transversalidad fuertemente progresista, es vista por algunos sectores de ese progresismo -que hoy no existe como embrionariamente lo hacía hace siete años (lo integraban Sabbatella, pero también Binner, Katz, Juez y muchos de los hoy Libres del Sur)- de manera crítica. Muy. Se olvidan, me parece, de algo que apuntó mi goebbeliano amigo (y coterráneo) ram: de la guita y el poder, simbióticos e imprescindibles, ambos, para transformar la realidad.

No los aburro más con la introducción y paso a copiarles íntegramente el comentario de Leandro, quien tiró algunas puntas muy interesantes para comprender los por qué de la ausencia de un esquema rígido desde el cual abordar al kirchnerismo y al peronismo todo. Y un razón muy interesante para explicar el sistema de toma de decisiones, bastante hermético, del kirchnerismo.

Leandro dijo... 

Por que el kirchnerismo ha sobrevivido a tantos pronosticos agoreros en el tiempo?

Simple: porque es DINAMICO y no se ata a RECETITAS TEORICAS INAMOVIBLES.

Lo unico constante, constante, son tres objetivos claros: soberania política, independencia económica y justicia social. Esas son las tres grandes definiciones que ha tomado el kirchnerismo como bandera irrenunciable, y es lo único constante y estático e inamovible.

Lo demas es el "como", y ahi viene el pragmatismo. Que es lo que lo hace tan poderoso como herramienta de transformacion. A diferencia de los liberales o los troskos, no nos atamos a una recetita inclaudicable de pasos que "si o si debe cumplir en cada uno de los momentos, o no se es tan puro como debería" para "hacer las cosas bien". Todo lo contrario. En cada instante se evalua el contexto, se evaluan fortalezas, se evaluan debilidades, se evaluan amenazas y oportunidades, y se traza el camino que aparece como más conveniente para lograr un avance en la direccion deseada de los tres objetivos clave. Que herramienta se elige? LA QUE GARANTICE MEJORES RESULTADOS. "Ah pero eso es de derecha", y, me importa tres pitos si es una herramienta que se invento el propio adam smith en un transe lisergico, si es la mejor para encarar un cambio en nuestra direccion, en el contexto que hoy tenemos, y bueno PARA ADELANTE. Y lo mismo cuando resulte mas conveniente una medida ultra marxista-anarco-leninista-castrista-guevarista: a cagarse, para adelante a fondo, llore el liberal que quiera.

Por eso nos putean todos los puristas, de derecha y de izquierda, tan aferrados a su recetita, tan encorsetados que no entienden que la mejor herramienta es siempre la que mejor resuelve el problema, no la que tiene formita que mejor se ajusta a mi mano.

Para ponerlo en terminos metafóricos, a mi podra gustarme mucho un destornillador phillips que tengo, anatomico, cómodo, pero a la hora de sacar un clavo, a la tenaza no hay con que darle.

Cuando nos piden definiciones, marco teorico y demas verdura, lo que quieren es que enumeremos las herramientas que estamos dispuestos a usar (y por lo tanto, que dejemos en claro cuales NO VAMOS A USAR NUNCA). Y para que quieren eso? para hacernos PREDECIBLES (es por eso que han fallado todos los planes economicos anteriores: es jugar al truco mostrandole tus cartas al adversario).

Así fue siempre, venia alfonsin y te largaba el plan austral, donde enumeraba todas las herramientas que pensaba usar y bajo que condiciones. Y el plan era sagrado y habia que mantenerlo, "porque sino no hay seguridad juridica". Ahi nomas iban todos los chupasangres a ver cual era la mejor forma de "atacar" el plan, qué debilidad tenía cada una de las herramientas, y cual era la mejor estrategia para sacarles beneficios para ellos a costa del pais. Y a la mierda todo denuevo, porque "el plan hay que mantenerlo", aunque las variables cambien, aunque las herramientas ya no sirvan, todo estático tratando de enfrentar situaciones dinamicas. Y el resultado siempre el mismo: perdiamos como en la guerra. A eso nos quieren llevar de vuelta los que nos piden definiciones y marcos teóricos, modelos y planes estructurados: quieren saber que vamos a hacer y cómo, quieren nuestro manual de instrucciones, para poder asi DESTRUIRNOS. Bueno, que la sigan mamando.

quieren la definicion concreta del kirchnerismo? ahi va: El kirchnerismo es eso: tres objetivos bien definidos, y un módulo de selección óptima de la herramienta apropiada en cada momento para acercarnos a esos objetivos. Mas claro imposible. Y tambien, mas desesperante imposible (desesperante para aquellos que solo quieren destruirnos en su propio beneficio, y no pueden predecir "con que nueva maldad les vamos a salir" para cagarles los planes).

26 pusieron huevos y comentaron:

El Sudaca Renegau dijo...

¡¡¡Con las brasas de ayer arrancó el carbón de hoy!!!. Comenté en el de ayer, al mismo momento que usté sacaba los chorizos de hoy. Ábramelo transversal y con un poco de chimichurri. :)

Daniel H. Olivau dijo...

Impecable. La hipótesis de los 3 pilares del kirchnerismo me parecen un genial acierto, encima escritas al fragor de un comentario. Y después se burlan cuando yo digo "intelectuales de la red"

Pero guarda, por ahí son pilares un poco muy abarcativos, les falta definición. Me recuerda, salvando las distancias, cuando Confucio trataba de inculcar a los gobernantes de China que no debían ser malos. Y no falto el pícaro que le dijo "Lo que Ud. dice está bien... ¿pero qué es ser malo, maestro?"

A ver si me explico, por ejemplo el capitalismo en su vertiente neo-liberal cree de verdad en la equidad social, pero esta viene de la mano natural del mercado y el Laissez-faire, sumado al mérito individual porque las oportunidades son iguales para todos.

Y así la cosa se complica, lo cual es siempre bueno. Disfruten el viaje.

Daniel dijo...

En el próximo post te cito al respecto dentro de un determinado contexto que me parece estar ligado íntimamente con esta cuestión. El de los hechos que ocurren, donde el Estado se ve involucrado y la mirada sobre ello que tiene la población. En vista de la actitud llevada a cabo desde el ángulo opositor, nada mejor que pragmatismo populista como respuesta. En todo caso, la mas actualizada. "Actualizada", de las preocupaciones de quienes deben preocuparse, afectados como pueden estar en sostener su madeja de privilegios sostenida en... bueno, aquello que se llama "sistema".

ram dijo...

Mi impresión es que al poner al kirchnerismo en términos de las "3 banderas" es definirlo claramente en función de una pertenencia peronista - y está muy bien - aunque para mi gusto le agregaría un par de cosas menos peronistas y, quizás, también explicativo acerca de los por qué el kirchnerismo (creo yo) excede lo meramente peronista.
Hay una transversalidad, en la sociedad (no en la dirigencia no peronista) que mantiene el juego abierto pero ganancioso; se puede ser anti kirchnerista/peronista por ADN reaccionario pero huérfano de argumentos, los avances son innegables - una ley de medios antimonopólica NO ES no es un apold, digamos, y así, AUH, la crisis que se esquiva... la percepción general de que más allá de errores, la conducción del país está en buenas (y correctas) manos es muy fuerte.
Puede que a muchos peronistas no les guste (no le gusta, seamos serios) pero el kirchnerismo es más que simplemente peronismo - y encima podemos hablar de un peronismo en permanente y bienvenida depuración que va dejando al margen lo peorcito... ¿a nadie se le ocurrió hacer una encuesta acerca de si el auto-raje de moyano atrae o no atrae más votos?, para no hablar de tipos como el momo o el cabezón.
Es cierto que el paisaje siempre está engalanado con una selección de antiperonismos y antiperonistas recalcitrantes, pero no es menos cierto que cada vez les va peor; les chorrea lo reaccionario, lo antidemocrático, lo bruto, mientras las reformas que se van haciendo marcan otra clase de país, otra clase de sociedad, más tolerante, más abierta, más diversa y, elemental, más democrática.
Claro, hay ruido, mucho, y es natural, hacer cosas, cambiar lo establecido no es silencioso y si además hay una contra a la que, lo único que le queda y sabe hacer, es ruido; todo puede parecer peor de lo que es, las impaciencias y los cagazos se potencian, las crisis de afuera que no son joda... sí, lo que se percibe es un quilombo. Pero qué lindo, no?
Al kirchnerismo habrá que etiquetarlo cuando sea historia, recuerdo - ahora y mientras tanto - disfrutemos el ruido, el ruido que tanto queríamos que suene alguna vez en este bendito país.

Leandro dijo...

Ricardo: gracias por el honor de poner mi comentario como post! no crei que fuera para tanto.

Ram: despues que puse el comentario me quede pensando si no cabria agregar algun otro objetivo, el mas claro el "respeto a los derechos humanos", que por peso propio se ha ganado un lugar entre los principales. Y podrian ponerse algunos otros tambien. Pero me pareció que era complicarlo más, dado que cualquier otro objetivo que se te ocurra puede enmarcarse dentro de alguno de estos tres, y la idea era dar una definicion concreta y lo mas simple posible.

profquesada dijo...

Creo que lo de las tres banderas está bien pero coincido con Daniel Olivau y ram de que con eso + pragmatismo, no bastan para definir al kirchnerismo. No lo voy a fundamentar ahora porque sería muy largo para un comentario y quizás amerite una entrada, pero el kirchnerismo se caracteriza, a mi modo de ver, por adoptar políticas y objetivos que apuntan a transformar profunda y perdurablemente ciertas estructuras y conductas sociales a pesar de los costos inmediatos que esto pueda tener. El pragmatismo explica en buena medida la permanencia en el poder (igual que con el peronismo) pero para perdurar en el tiempo y las conciencias se necesita producir transformaciones de fondo y en eso el kirchnerismo recoge la mejor tradición del peronismo de la primera época, cuando Evita vivía, una tradición que se aleja bastante del mero pragmatismo y que está dispuesta a dar la pelea de fondo.

Leandro dijo...

Respecto de Javier, es cierto que no se enmarca en lo que yo escribi, su problema es otro. Se trata simplemente del paradigma de análisis político que usa. Javier viende de la militancia de izquierda bastante extrema y por eso no es de extrañar que utilice las herramientas de análisis político de esas ramas. Básicamente, el problema que tienen es que confunden herramientas con objetivos. Si me disculpan me voy a explayar bastante en esto, primero voy a caracterizar esa forma de análisis político y despues explicar por que creo que es incorrecta.

En la visión de esas líneas de izquierda, las herramientas están asociadas a una ideología específica. Hay herramientas que fueron etiquetadas como de "izquierda" y otras que fueron etiquetadas como "de derecha". Cómo se eligen esas categorías? en general, por cuestiones historicas: si fueron desarrolladas por algun economista liberal, son de derecha, si fueron propuestas por marx o algun teórico de izquierda, son de izquierda. Tambien por si fueron aplicadas en alguna experiencia política claramente de derecha o de izquierda: toda medida que haya tomado alguna vez Menem, es de derecha, por ejemplo.
En ese contexto, el análisis político se centra en estudiar qué tipo de herramientas utiliza el gobierno, si usa herramientas catalogadas como "de derecha", el gobierno es de derecha, si usa de izquierda es de izquierda.

Con un agravante. Aún suponiendo que esto de catalogar herramientas por ideología fuera correcto (que no lo es), lo adecuado sería hacer un balance, contar cuantas herramientas de derecha y cuantas de izquierda usa, y si la mayoría son de derecha suponer que es de derecha y si la mayoria son de izquierda caracterizar al gobierno como de izquierda. Pero ni siquiera eso. Basta con que una herramienta usada sea "de derecha" para que los mas duros directamente decidan que el gobierno es de derecha, y en los otros al menos despierte dudas. Los mas "blandos" y transigentes se bancan 2 o tres manteniedose "dudosos". Exigen pureza: o todas las herramientas que aplicas son claramente de izquierda (segun mis etiquetas que defini yo a mi gusto), o tu gobierno es de derecha o al menos dudoso, con lo que se justifica combatirte. Cuantas veces escuchamos "Este gobierno es de derecha, fijate, si paga la deuda externa, eso es de derecha" o variantes similares (la ley antiterrorista que mencionaron en el post anterior es otro ejemplo). No importa que en nueve años haya tomado cientos de medidas que perfectamente puedan ser categorizadas con sus propias etiquetas como "de izquierda", basta una o dos que caigan en su análisis como "de derecha" para que todo el gobierno sea caracterizado como "de derecha".

Ese es el dilema de Javier, y por eso pide que explicitemos. Quiere tener el listado de medidas que tomariamos en cada situacion, para poder evaluarlas con el izquierdómetro que le permita decidir si nos apoya o nos combate.
(sigue)

Leandro dijo...

Ahora, por que es incorrecto este paradigma de análisis político?
Simple, porque las herramientas no tienen ideología. Las herramientas con medios para lograr un fin concreto. Tomemos por ejemplo un martillo. Su objetivo es golpear con fuerza otro objeto, para eso sirve. Ahora bien, yo lo puedo usar para clavar clavos y ayudar a construir una casa para los que no tienen hogar, o puedo usarlo para asesinar de un martillazo a mi vecino porque me pone la cumbia al palo y no me deja dormir. Que el martillo pueda ser usado para construir casas lo hace "bueno"? que pueda ser usado para matar lo hace "malo"? No, el martillo es una herramienta, ni buena ni mala, sirve para realizar una tarea que CONTRIBUYE A CUMPLIR UN OBJETIVO. Es ESE OBJETIVO el que tiene contenido ideológico, el fin que se pretende logar con el uso COORDINADO de una serie de herramientas, el que define las características del gobierno.

Mas aún, para entender los objetivos con que son usadas las herramientas, no puede analizarse a éstas en forma aislada. "Pagar deuda externa" asi aislada, no nos dice nada. Si se hace en el contexto de refinanciamiento, es decir, pagandola con más endeudamiento mas caro, si se hace en conjunto con salarios congelados, si se hace con una politica de desindustrializacion, claramente está enmarcada en un programa de derecha. Pero si se hace con recursos genuinos generados a traves de programas de reactivacion economica, si se hace reduciendo la deuda total y por lo tanto reduciendo la debilidad y dependencia economica, si se hace con tasas de empleo crecientes, si se hace con balanza comercial equilibrada, entonces es claro que la medida no responde a los mismos objetivos que en el otro caso, y sería una estupidez caracterizar de la misma forma a ambos gobiernos sólo porque ambos "pagan deuda externa".

Entonces vemos que la forma de análisis que aplican es incorrecta por dos motivos:
- Las herramientas no tienen ideologia, no pueden ser caracterizadas como de "derecha" o "izquierda", y pretender caracterizar a un gobierno por el "tipo" de herramientas que usa no tiene sentido.
- Las herramientas no pueden ser analizadas en forma aislada del contexto y de las otras herramientas que se aplican.

En definitiva, lo correcto es analizar A QUE OBJETIVO CONTRIBUYEN las herramientas que estan siendo usadas, y caracterizar esos objetivos por ideología.

En fin, creo que estoy abusando del espacio cedido por ricardo, dejo para otro momento un análisis de los pronosticadores agoreros desde el punto de vista de la teoria de control, que seguro les va a interesar.
Saludos

Leandro dijo...

profquesada, creo que esta diciendo lo mismo que quise decir yo.
El kirchnerismo aplica el pragmatismo, pero supeditado al cumplimiento de los objetivos principales, que son lo que guia todos los actis de gobierno, y que usted denomina como "transformaciones de fondo", en la mas clara línea de los principios de Evita.

Es diametralmente del pragmatismo menemista, supeditado al mantenimiento del poder y a la entrega al establishment de todas las estructuras de control y de producción de rentas. Son los OBJETIVOS los que definen el programa, el pragmatismo es mera praxis, buscar la mejor forma de solucionar los problemas coyunturales para seguir cumpliendo los objetivos principales. Obvio, como en toda estructura, esos objetivos principales, estan desglosados en cientos de objetivos secundarios y terciarios, que son los objetivos concretos a resolver via el pragmatismo.
Saludos

Carlos G. dijo...

Nunca he coincidido con los términos "proyecto" y "modelo" aplicados habitualmente a la acción del gobierno K.
Por un lado un modelo es un elemento terminado´, estático, que se copia con la intención de reproducirlo lo más fielmente posible.
Por otra parte el término proyecto tiene, al menos, dos acepciones, la más coloquial que se refiere a algo que aún no ha comenzado y otra del orden de la ingenieria o la arquitectura que se refiere a un trabajo en sí mismo, un trabajo intelectual que se traduce en textos y gráficos y que está destinado a definir con más o menos exactitud una obra a construir.
En términos arquitectónicos existe lo que se llaman "ideas fuerza" o ideas rectoras que son aquellas que plantean los objetivos principales a alcanzar; y es en función de esas ideas fuerza que se toman las decisiones "operativas".
Coincido con Leandro y también con los planteos que amplían las "banderas" aunque creo que una justicia social entendida más extendidamente incluye muchas de las acciones de gobierno (como el casamiento entre personas del mismo sexo o la ley de igualdad de género) que no parecieran pertenecer al ideario justicialista.

Sujeto dijo...

Estimados:
Ante tamañas intervenciones me da un poco de vergüenza lo que tengo para decir, y espero no salir del foco: lo primero, que toda definición es insuficiente y sesgada, por lo tanto, prefiero más que la praxis del kirchnerismo hable por sí misma, y que cada uno la lea desde donde pueda. Hace un rato, en un posteo del amigo Sanin, comentaba, cristicándole (lo dejo así, es uno de los raros actos fallidos escritos que conozco) algo al kirchnerismo, que tiene la virtud de alquímicamente transformar una debilidad en una fortaleza. Y me quedo pensando mucho últimamente en esto, en la debilidad y la fortaleza como dos caras de la misma moneda. Pensando en el futuro inmediato, en el 2015, fervientemente me gustaría que continuara Cristina en un tercer mandato, pero por otro lado también tiene que ir recortándose -sin caer en el síndrome del pato rengo- alguien que tome la posta.
Es en este punto donde veo tanto nuestra debilidad como nuestra fortaleza, y creo que también es lo que dispara en buena medida muchos de nuestros debates.
Abrazo

Ricardo dijo...

Sudaca: sí, bastantes choripaneros me salieron los posteos, je. Le dejé una respuesta en el anterior.

don Olivau: creo que, más allá de todas las definiciones, los nuevos tiempos políticos y comunicacionales exigen que los gobiernos se legitimen constantemente en el ejercicio. Es decir, a ver, podemos hablar de la tres banderas del peronismo, de la apertura del kirchnerismo hacia los sectores progresistas (bueno, también podemos preguntar qué significa el progresismo, en algunos posteos del 2010 y 2011 dije que descreía un poco de la categoría por ser, casualmente, muy amplia), pero un gobierno termina siendo la suma de sus acciones y no lo que declame.

Daniel: lo esperamos. Justo un poco por ese lado, creo, va la respuesta que está arriba para su tocayo Olivau.

Ricardo dijo...

ram: justo anoche, cuando leía algunos comentarios, pensé comentar algo por el estilo, respecto a los límites ampliados del peronismo que significa el kirchnerismo. Porque en definitiva, la historia, si quiere ser más o menos ajustada, debe dar cuenta de las alianzas sociales en las cuales se sostienen los distintos procesos políticos.
Pero decidí que el tema amerita, mejor, un posteo aparte. Probablemente sigamos robando con todos estos tópicos mañana, je.

profe: podríamos decir que el pragmatismo bien entendido empieza por casa, ¿no? Je. En realidad lo que quiero decir es que el kirchnerismo es pragmático pero bajo una nueva lógica. Antes, pragmatismo era transar con los factores de poder para conseguir permanencia. El kirchnerismo gozó de cierto consenso, aún con los poderes económicos, cuando salíamos del infierno (al decir de NK). Luego, cuando los muchachos que tienen la sartén por el mango quisieron decirle: "bueno, está muy bien, muchas gracias, agarrá vos Néstor así te convertimos en pato rengo y se acaba la joda esta populista redistribucionista", Néstor y Cristina decidieron que pragmatismo era apelar a su base de sustentación real, la electoral. Y ahí empezó la resistencia que fue coronada el año pasado con el 54%.
Pero sí, creo que está bueno el debate y amerita un par de posteos.

Ricardo dijo...

Leandro: primero, de ninguna manera es un abuso. Al contrario, el agradecido soy yo: tomarse el tiempo de construir un comentario en un blog (y uno humildón, un blog laburante como éste, je) con tal nivel de profundidad es algo que merece reconocimiento. Para el caso, cuando empecé a navegar blogs, una de las cosas que más me atrajeron fueron el nivel de debate generado en los comentarios que, como en este caso, a veces superan ampliamente lo planteado en el post.

Respecto a tu argumento, sin haberlo leído, es más o menos lo que le decía a Daniel Olivau.

Cuando quieras explayarte largo y tendido sobre agoreros y teoría de control, no dudes en mandarme un mail y lo subimos al blog.

Ricardo dijo...

Carlos: es bueno el aporte. Yo entendí siempre al "modelo" como los líneamientos básicos, el andamiaje que permite el desarrollo del proyecto. Para el caso del kirchnerismo, creo que podríamos citar al desendeudamiento, a la mirada latinoamericana (y el abandono del realismo periférico que signó el relacionismo carnal con los EE.UU.), el acento en el empleo (su promoción y protección), y el crecimiento a partir del consumo y el mercado interno que permite (tibiamente, si quieren) redistribuir la torta sin estar esperando que ninguna copa neoliberal derrame. Me parece que esos factores, económicos y sociales, son los que permiten la ampliación de derechos. Y coloco entre los derechos el de la información, con la Ley de SCA.

Sujeto: plenamente de acuerdo. Creo que estos debates se enmarcan en lo que especificás.

Abrazos a todos.

Javier dijo...

Me gustaria saber cuantos que hoy dicen ser kirchneristas piensan a compañerlo a Scioli en el proximo gobierno , que tengan suerte como el chino Navarro o Persico muy nacionales y ´populares ellos y por la plata baila el mono parece .

Daniel H. Olivau dijo...

Una nota al margen: leyendo el nivel del debate, las argumentaciones, el respeto por las posiciones ajenas, después nos quieren correr con que en el kirchenerismo hay un verticalismo acrítico y superficial.

Reto al que sea de la vereda de enfrente que me traiga un debate similar en nivel y respeto en algún medio masivo.

Un placer leerlos. Disfruten el viaje.

profquesada dijo...

Leandro, en principio ocurre que "pragmatismo" en especial en el terreno de la política es una palabra que tiene una carga negativa ya que viene a significar que los ideales son reemplazados por intereses, justamente el contrario del significado que tiene la palabra en filosofía en la cual la guía del pensamiento debe hallarse en las consecuencias prácticas de lo pensado. El político pragmático solo piensa en mantenerse en el poder y no en las consecuencias materiales para el pueblo de sus decisiones políticas. Desde ese lugar sostengo que ni el peronismo, ni el kirchnerismo, ni Perón ni los Kirchner pueden considerarse pragmáticos sino que sus conductas y prácticas están guiadas por ideales, por valores.
Creo que igual es una discusión importante pero colateral que no hace a la esencia de la cuestión en la cual coincidimos. Abrazo

ram dijo...

Y a mí me gustaría saber, Javier, si fue el espíritu santo el que le trajo la revelación ésa de que "por la plata baila el mono".
¿Qué pensaba usted?. Que al mundo lo mueven las buenas ondas, los (des)intereses y los amores platónicos y virginales?.
Aterrice, desde que el mundo es mundo, muuuuuuucho antes de los K, no hay mono que baile gratis - de prepo puede ser - pero, gratis?, nunca jamás.
Acá, por Tucumán, gobernaba un gobernador de ocupación (y votado, para colmo) y uno imploraba que sucediera algo parecido a los K; un día sucedió y, ¿usted cree que un scioli - que tan bien sabe desinflarse solo - es un problema como esa inmunda lacra del pasado que padecimos?.
No, Javier, scioli en esas compañías, no pasa de joda de Tinelli.
Claro, la "revolución" no va a ser pasado mañana, la multiplicación de los panes, los peces y el vino, que era para ayer, no alcanzó. Y así siguiendo, falta tanto que no hay manual que pueda disculpar(nos), la lentitud K es exasperante especialmente porque "no tiene oposición", no?
Qué situación de porquería!, esto con binner, pino, little richard, tumini o la carrió no pasaba. Ellos sí que saben.

Hernan dijo...

Coincido con el Profe Quesada, ojo con la reivindicación del "pragmatismo". Ni tan tan, ni muy muy. No hay que caer en el argumento gorila de que el peronismo no tiene ideología o "da para todo".

Ricardo dijo...

En primer lugar creo que tenemos que agradecerle a Javier. Sus disparadores propiciaron este lindo bolonqui.

Javier: ¿leíste el libro de Walter Curia sobre Kirchner, El último peronista? Te lo recomiendo.

Daniel: bueh, los radicales pueden, orgullosamente, levantar la mano: luego de la paliza que significó octubre/2011 se juntaron para hacer una autocrítica y sólo se tiraron con tortitas de ricota. ¡Eso es diálogo y consenso!

Interesante, profe.

ram: Alperovich, siendo lo que es, también puede decir que es el mejor gobernador de los últimos... no sé cuántos años. Domato, intervención, Ortega, Bussi y Miranda... papádedió...

Ricardo dijo...

Hernán: es compartido eso. Todavía escucho a viejos peronistas que recitan aquello de "ni de derecha ni de izquierda...".

En 2005, Díaz Bancalari: http://www.lanacion.com.ar/729855-el-peronismo-no-es-de-izquierda-ni-de-derecha

Leandro dijo...

Bueno, dado que se da a confusión, aclaro que cuando hablo de pragmatismo me refiero total y exclusivamente a la definición filosófica, segun wikipedia:
"Su concepción de base es que sólo es verdadero aquello que funciona, enfocándose así en el mundo real objetivo."

Es decir, entiendo por pragmatismo la libertad de elegir, en función de los objetivos trazados, los medios que mejor funciones para llevarlos a cabo, por encima de restricciones teoricas preinpuestas.

Pongamoslo en terminos metaforicos. ]En mi casa cuando arme mi caja de herramientas, puse todas las herramientas que considero necesarias de acuerdo a su función, y asi sigo incorporando aquelas que encuentro útiles. Me importa un pepino si la llave inglesa que estoy agregando fue inventada por un nazi fanatico o por un liberal fanatico del tea party o por un canibal, lo que me importa es su eficacia para desarrollar determinada tarea.

Eso entiendo yo por pragmatismo.

Los liberales (a la argentina, liberales economicos pero conservadores a full en lo demas) tienen su cajita de herramientas sesgadas, donde solo toleran poner herramientas surgidas de las escuelas liberales que les gustan. Y lo mismo pasa con las izquierdas fanáticas que sólo toleran herramientas que pasen el control de calidad de su izquierdómetro, como ya explique. Bueno, yo considero que las herramientas son sólo herramientas, y que lo que importa es para que las use yo, no para que las usaba el que se las invento, y por lo tanto no me aplico ninguna restricción ni prejuicio previo a la hora de utilizarlas: simplemente elijo la que me parece mas adecuada para la tarea en cuestion, y la uso.

Eso es el pragmatismo kirchnerista. Creo que dejar el pragmatismo pegado al menemismo como sinonimos es un error, porque lo que caracterizó al menemismo no fue su flexibilidad en la selección de herramientas, sino sus objetivos de entrega de soberania y patrimonio a cambio de poder y privilegios para su clase dirigente. Es decir, lo importante, tanto antes como ahora son los objetivos a los que sirve la praxis política, no la estrategia de praxis en si misma.

Saludos a todos

Leandro dijo...

No se si se entiende lo que quiero decir. Para responderle a Hernan, pragmatismo no es lo mismo que falta de ideología. La ideología está metida hasta el fondo, en la selección de los objetivos a llevar a cabo. El pragmatismo es simplemente la flexibilidad en la selección de las herramientas más adecuadas para llevar a cabo los objetivos, sean éstos cuales sean.

Ojo con estas interpretaciones: el menemismo no careció de ideología, tuvo una ideología muy pero muy clara, fijada a través de sus objetivos como "nada de lo que deba ser privado permanecerá en manos del estado", o cavallo mandando a los investigadores del CONICET a lavar los platos, o los proyectos de regionalización por las provincias "inviables", o la eliminación del sistema de jubilacion solidara. Todas esas cosas no fueron simple azar del "pragmatismo", fueron estrategias claramente diseñadas a partir de objetivos claros, que se llevaron a cabo eficientemente a través del pragmatismo.

Es decir, el pragmatismo es simplemente una forma eficiente de hacer las cosas. La ideologia es la que decide QUE COSAS VAS A HACER mediante el pragmatismo.

Hernan dijo...

Estoy de acuerdo, Leandro. No soy yo el que confunde pragmatismo con falta de principios, ¡son todos! Está en el sentido común. Claro que el menemismo tuvo una ideología muy definida, pero la adoptó en nombre del pragmatismo, de adaptarse a los tiempos, de "no quedarse en el '45", y, como dice Ricardo, todavía hay algunos veteranos menemistas que no tienen un poco de vergüenza (bueno, está en su naturaleza) y salen a reforzar ese argumento, como Corach en una larga entrevista con Fontevecchia en donde llegaba a decir que el kirchnerismo y el menemismo son "en esencia lo mismo". Lo dicen para embarrar la cancha, pero más de uno se lo cree...

Ricardo dijo...

Hernan: por aca desglosamos un poco esa entrevista a Corach. Me pareció muy rica, y más aún cuando en ese momento muchos elegían a Sarlo para debatir. En esa ocasión el debate también giró alrededor del kirchnerismo, el menemismo, sus semejanzas y diferencias.

Por acá podés leerlos, si interesan:

http://loshuevosylasideas.blogspot.com.ar/2011/05/conmigo-no-corach-parte-i-la-clase.html

http://loshuevosylasideas.blogspot.com.ar/2011/06/conmigo-no-corach-ii-analizando-el.html