miércoles, 20 de abril de 2011

Para revivir al Grupo A: un Alfonsín a la derecha, por favor

¿Existirán todavía radicales que quieran llevar adelante las banderas del viejo yrigoyenismo? Difícil. Raúl Alfonsín mismo fue una excepción dentro de lo que era ya la UCR. Ahora su hijo, Ricardito, está siendo cercado con el objeto de conformar un frente conservador con núcleo en el partido centenario y que las pretensiones de formar un frente progresista con el PS, el Gen y hasta Proyecto Sur sean abandonadas. Si en el partido no lo previeron sólo puede ser falta de visión.


Las condiciones que permiten tal pretensión por parte del Establishment no son muchas, a saber: la caída de todos los candidatos que alguna vez conformaron eso que se denominó Peronismo Federal. Uno a uno fueron defeccionando Reutemann, De Narváez, Solá, Das Neves, Duhalde y podemos esperar lo mismo de Rodríguez Saá. El sueño de reconvertir al peronismo en lo que fue durante el menemismo se esfumó. Quedó Macri, entonces -el único candidato medidor a la derecha del dial-, pero carente de estructura nacional y ahora nos desayunamos con que carece hasta de apoyo empresario, el colmo:

...Según fuentes seguras, el macrismo habría intercedido ante importantes empresarios para obtener apoyos más concretos, pero no consiguió nada hasta ahora. "Nos dicen que somos la última esperanza y después nos dejan solos", contaron, decepcionados...

Lapidario.
Aguda visión, la empresarial, que tendrá sus pruritos de clase pero no termina de comer vidrio para apoyar a un casi seguro perdedor que, por su aversión al barro de la política, no les garantiza nada.

Siguiente en línea, entonces, el radicalismo. Partido nacional, de un pueblito, una unidad básica. ¿Podrá el radicalismo no ya sostener sino conformar primero un frente a la medida del Establishment? La necesidad tiene cara de hereje a juzgar por las últimas movidas detalladas por el Inge acá. La intención es trasladar al plano electoral algo que ya dió excelentes réditos en el ámbito legislativo: el Grupo A. ¿Qué digo excelentes? ¡El Grupo A tuvo resultados espectaculares en el Congreso! Comandados por Gerardo Morales y Elisa Carrió pudieron, eh... ehm... ¡repartirse comisiones y cargos y trabar el presupuesto 2011! Lo primero a principios de 2010 y lo segundo a fines del año pasado. En el medio, la sanción de un 82% móvil sin pies ni cabezas que fue inmediatamente vetado sin generar el rechazo popular que esperaba Aguad.

Lucas Carrasco, este domingo en Diario Registrado, trazó un excelente semblante de ese grupo bautizado por Patricia Bullrich. Dice Lucas que fue un mal plan, pero tengo para mí que el error no fue la conformación de esa nueva Unión Democrática sino que la formación de ese rejunte de agua y aceite que quiso -y quiere ahora a través del radicalismo- funcionar como gerente de los intereses corporativos, fue un paso táctico más dentro de una estrategia mayor delineada por las Corporaciones: lo que, en su momento, Carta Abierta bien denominó el "clima destituyente".

Si bien tácticamente la "guerra gaucha" y las legislativas de 2009 fueron victorias para el Poder Financiero-mediático, estas batallas estuvieron basadas en ese grave error estratégico primigenio: la búsqueda de destituir al PEN en la figura de Cristina. Tal error les está cobrando ahora intereses y muy caros: 4 años más de intereses muy posiblemente. Fue a partir de esa decisión estratégica que delinearon luego los pasos tácticos: debilitar al gobierno a como diera lugar, la construcción de Cobos, la posterior apuesta por el Peronismo Federal, la conformación luego del Grupo A, el intento de agrietar al FpV utilizando a Scioli como cuña y siempre, pero siempre, protegiendo al niño mimado Mauricio y poniendo algunas fichas en Reutemann.

Todas esas apuestas no eran sino lógicas y consecuentes con nuestra historia, y el descalabro actual de todo el arco opositor no significa que las Corporaciones hayan estado equivocados. Les podría haber salido bien. No fue un error tampoco haberse recostado en figuras mediáticas porque los equipos y los proyectos iban a ser aportados luego por el Establishment mismo. Ahora éste debe conformarse con el radicalismo y su destino actual de imposibilidad o -quizás- con el PRO como el Establishment mismo en el Poder.

¿Con la República y las Instituciones se come, se educa y se cura? Un Alfonsín a la derecha, por favor.

12 pusieron huevos y comentaron:

Unfor dijo...

Hace mucho tengo clarísimo que la final es Cristina-Alfonsin.

El problema y grave para los votantes de la UCR es pretender arrastre al sector progresista demandante. Y esto es porque ese sector se apoyo en la movida destituyente y se agarró de Cobos para pretender hacerse. Nomás que eso y ya se entiende el porqué del vacío connceptual y real de la cosa.
Abrazados como están a Binner, Binner no sabe si quedarse con ellos o huir a Proyecto Sur, sabiendo que ambas movidas le irán en contra.
Finalmente, mucha gente votará radicalismo contra peronismo según la vieja antinomia, por no saber para donde agarrar y ahí tenemos a Ricardito como la mayor opción sin ser más mayor que lo que fue la Carrió en la última, seguramente.

Roberto dijo...

Sigo pensando la final Cristina -
Macri. Sin Balotage.

ram dijo...

Esta mañana veía unos afiches del alfonsín fotocopia y la verdad, eran afiches de un fantasma. Quieren vendernos un muerto, suponiendo a la pasada que todos, empezando por los radicales, son idiotas.
Mi bisabuela, italiana, que casi ni hablaba el castellano solía decir que "el papel dice lo que le ponen", para referirse a algo no confiable. ¿cómo se puede confiar en esos afiches? en ese impostor que simula ser su padre? y, más importante, ¿cómo es el recuerdo de ese padre cuando fue presidente? , ¿fue un gran gobierno?, se esperaba que sí, y esa esperanza unió radicales y muuuuuchos no radicales, dolorosamente se comprobó que no lo fue, que mucho más temprano que tarde se fue al mazo, que había "economía de guerra" (contra nosotros), que "la casa está en orden" y "felices pascuas", hiper y raje adelantado con muchísima pena y ninguna gloria.
¿Se puede negar todo eso con el afiche de un disfrazado?
El Alfonsín original, se murió y su muerte dió pena, tal vez no supo, tal vez no quiso o tal vez simplemente no pudo hacer mejor la tarea; lo intentó pero falló y no se le perdonó; claro, siempre se le respetó, los que lo odiaban no fueron ni el pobrerío más empobrecido ni los clase media caídos en banda, no, los que lo odiaban son los mismos que (sospecho yo que soy un mal pensado) capaz que le pagaron los afiches al nene fotocopia.
Pero bueno, capaz que la amnesia sea plaga en algunos lados, por donde yo ando no la ví todavía.

Pablo D dijo...

¡Son tan obvios! ¿Leyeron hoy a la mañana a Morales Solá en LN? Primero, le baja un poco los humos a Maurizio. Onda "andá haciéndote a la idea de que te toca Ciudad de Bs. As. de nuevo".

Cito textual: "El radicalismo oscila entre una variante ideológica de centroizquierda, la de Ricardo Alfonsín, y otra más débil y más aperturista, la de Ernesto Sanz.". Ajá. O sea, lo de Alfonsín, es ideológico; lo de Sanz, no. El antónimo de ideología es apertura, ergo la ideología es cerrada, ergo es mala. Qué sutil, Joaquín.

Y sigo: “La Argentina vive desde hace ocho años bajo sucesivos gobiernos progresistas. ¿Por qué la sociedad votaría por una réplica si cuenta con el original, el que lidera Cristina Kirchner, que además está mejor en los sondeos de opinión pública?”. Porque Alfonsín intenta representar algo así como un esquema que prometería conservar los innegables logros socioeconómicos del kirchnerismo, pero “solucionando los déficits de institucionalidad”. Cuando, a poco de observar, el argumento de “la falta de institucionalidad”, se cae por descaradamente mentiroso, entonces la opción Alfonsín navega en la nebulosa.

De la orden a la noticia comentada hubo, se ve, corto trecho.

Roca genocida dijo...

Estos no reviven más y ahora Duhalde con eso de la Unidad Popular, andá!!!!!!

Ricardo dijo...

Unfor: yo siempre pensé que la pelea iba a estar con el radicalismo. Por eso, en algún post allá por febrero, decía que la opción iba a ser peronismo-radicalismo. Ahora, ¿la verdad? Siempre me pareció un mejor candidato Macri.
Y creo que la UCR puede estar un poquito, no mucho, por arriba de lo que sacó la Pitonisa en 2007.

Roberto: me parece lapidario lo de Morales Solá hoy.
Igual, no podemos descartar nada. Está todo tan en la nebulosa en el espectro opositor que hasta una fórmula Pitrola-Alfonsín me sonaría posible, mire lo que le digo, je.

(sigo...)

Ricardo dijo...

ram: son copia fiel del original certificada por escribano público.

El recuerdo al que apela Ricardito no es el de los memoriosos que vivieron o recuerdan los 80s, es a esa imagen que vendieron de Alfonsín cuando el tipo se murió. A la democracia le sumaron el consenso (así le llamaron a la bajada de pantalones), la República (supongo que por citar el preámbulo) y las Instituciones (?).
Yo, a pesar de todo, creo que Alfonsín, el verdadero, fue un gran político. La realidad también le torció bastante la muñeca y él se la dejó torcer.

Pablo: de antología la nota de Morales Solá. Es un placer leerla, te digo, porque es un gusto, después de tantas pálidas, verlos destilar tanta bronca e impotencia.

Y tiene razón Moralitoaminomellevaporquenomedalagana: ¿para qué votar a una opción de centroizquierda si, claramente, el gobierno representa a la original? Je.

Roca: hay algunos sectores de la UCR más lúcidos que ven a esta como una oportunidad para reflotar el partido y no para tomar por asalto y bajo la presión corporativa el PEN.

Algún Peronista dijo...

Concuerdo con el enfoque, aunque está claro que Alfonsín no representa a la derecha, sino que es lo único que les queda (que no es lo mismo pero es igual). En el fondo el radicalismo es 50% de gorilas, siempre lo fué.

Ricardo dijo...

Sí, Algún. Más que nada los simpatizantes. Viví en una ciudad chica durante mucho tiempo y, la verdad, todavía puede verse que los doctores (bogas y médicos) que viven en el centro, persisten en la tradición radical aunque signifique poco ya.

Roberto dijo...

Y si nazi onalizan al peruano Vargas LLosa y lo candidatea la opo, total
ya tienen un colombiano inútil.
Sería el candidato ideal, más derecho
imposible.

Javier dijo...

Segun el Ingeniero ya acepto el hijo de Raul encabezar el armado de la derecha y olvidarse del discurso progre liberal que queria imponer , dejando el camino libre a Binner para eso .

Estaba pensando si lo unico que que queda rescatable dentro de la UCR es alguien como Moreau o sea rescatable dentro de la UCR sera un 2% de los dirigentes y siendo muy condescendiente realmente .

Un abrazo

Ricardo dijo...

Roberto: el candidato ideal para el tilingaje que presume saber algo de política cuando entiende poco y nada.
Lástima que ya perdió en Perú y con Fujimori, je.

Eso sí: lo que daría yo por tener un Vargas Llosa en lugar de un Aguinis.

Javier: je. Moreau parece más kirchnerista que D´Elía, jeje.

Pero bueh, lo descabellado es que nos parece descabellado que un tipo del radicalismo diga cosas que no son para nada descabelladas.
Estoy bergmanista ultimamente, je.

Abrazos, che.