lunes, 7 de marzo de 2011

Alessio, el cura expulsado por apoyar el matrimonio igualitario

La Iglesia demostró una vez más su capacidad de perdón, de apertura a los tiempos que corren y su profunda vocación democrática: expulsó a Nicolás Alessio, el cura cordobés que se manifestó a favor del matrimonio igualitario.

Clarín reproduce hoy la sentencia del Tribunal Interdiocesano de Córdoba y una entrevista al ahora ex cura:

“El presbítero José Nicolás Alessio ha cometido rechazo pertinaz de la doctrina descrita (…) al sacramento del matrimonio y desobediencia al Ordinario (…). Ha divulgado por escrito y de palabra por los medios de comunicación en contra del magisterio eclesiástico. (…) Se le prohibe ejercer en público la potestad sagrada, es decir: celebrar la Santísima Eucaristía , oír confesiones, celebrar los demás sacramentos (…) y residir en la casa parroquial San Cayetano del barrio Altamira”.

¿Esperaba semejante castigo?

Estaba en el cálculo de mis posibilidades, pero no tan rápido ni con tanta dureza. Me han condenado y expulsado por opinar distinto. Y tenga en cuenta usted que esa misma Iglesia ni siquiera le ha puesto una sola amonestación a sacerdotes pederastas como el Obispo (Edgardo Gabriel) Storni, que vive cómodamente aquí en La Falda, en las sierras de Córdoba; o a (Julio César) Grassi: ambos con condenas judiciales por abusar de menores. Tampoco hubo sanción para (Christian) von Wernich, condenado por delitos de lesa humanidad. Da la impresión entonces que esta iglesia tolera a torturadores y violadores en sus filas; pero no a quien piense diferente y se anime a decirlo en público.

¿Por qué cree usted que es así?

Porque el núcleo del poder en la Iglesia es y ha sido el ocultamiento. El “de eso no se habla”. Yo me animé a decir las cosas que creo que deben cambiar. Y eso se paga de ésta manera. Con la expulsión. Les molestó que hable porque la Iglesia es maestra en ocultar. En manejar la impunidad del silencio. Lo del matrimonio gay, encima, aborda un tema que les incomoda y está ligado a la sexualidad. Ellos siguen considerando enfermas o perversas a las personas gay.

En octubre, cuando las discusiones eran acaloradas, usted tuvo opiniones muy fuertes en contra del cardenal (Jorge) Bergoglio…

Es que faltaba que salieran a quemar gente. En esa carta que escribió a las monjas planteaba la lucha en contra “del maligno”, del diablo: como en el Medioevo. Todo en términos de Guerra Santa. Un retroceso increíble hacia la Inquisición. Impensable en pleno siglo XXI.

¿Y ahora cómo piensa seguir?

Yo integro el grupo de sacerdotes tercermundistas “Enrique Angelelli”. Somos unos sesenta, entre sacerdotes en ejercicio con opción por los pobres, y sacerdotes casados. Creemos que otra Iglesia es posible.

Alessio dice estar tranquilo, aunque se nota su indignación. Vive en una casa particular y se gana la vida “como asesor en educación” del bloque de legisladores de Luis Juez.

“Lo que más nos preocupa ahora, es que el arzobispo Carlos Ñáñez quiere arrasar con nosotros. En mayo reemplazará al padre Víctor Acha en la parroquia La Cripta , donde nos reunimos –y en la que antes ofició el también cura rebelde Guillermo Mariani, quien publicó un libro de memorias en el que confesaba haber tenido relaciones amorosas–. Quieren barrer con nosotros y la iglesia que nosotros representamos. Poner allí a un sacerdote de la línea oficial. Silenciar a los que opinamos diferente”, concluyó Alessio.


Desde acá nuestras más sinceras felicitaciones al Tribunal cordobés y a toda la Iglesia que, nuevamente, se pone a la vanguardia en la lucha por el reconocimiento de nuevos derechos y se constituye en un faro para todos los que abogamos por la igualdad.

All you need is love. Pá-para-ra-rá. Love is all you need.

* Actualización: acá en el diario La Voz, Alessio dice: "Me han suspendido el oficio. Me han dejado en la calle. Simplemente por defender junto a otros esta ley civil que ni siquiera tocaba la doctrina".

12 pusieron huevos y comentaron:

Marcelo dijo...

¿Y lo tenían que echar para que saliera a decir que la Iglesia es corrupta?

Menos mal que consiguió trabajo como "asesor educativo". Lo deja de pagar la iglesia y ahora lo bancamos entre todos.

Ricardo dijo...

Marcelo: bueno, ¿sale a poner algunas cosas en blanco sobre negro y lo censuramos porque lo dice recién ahora?
No conozco su historia, pero si está enrolado en el movimiento tercermundista, la debe haber estado peleando un poco adentro.

Saludos.

Daniela Godoy dijo...

Hay de todo y siempre ha habido, de todo, en la Iglesia. Gente que se jugó por la justicia "acá en la tierra" y que pagó caro.
Han existido Iglesias, mejor dicho, jerarcas de la iglesia que salvaron personas del terrorismo de Estado, es verdad.
Pero muchas más, muchísimas más fueron cómplices. Sus fechorías por lo tanto, quedan impunes. Y como bien dice Alessio,como institución bimilenaria en Occidente la Iglesia Católica ha sido maestra del ocultamiento y del silencio. Constitutivamente lo es, porque es un poder terrenal, politico y económico que en determinado momento instituyó el celibato, que decidió que las mujeres no teníamos alma - tampoco los salvajes a ser conquistados-, que mantiene hoy que la palabra del Papa es infalible, que persiguió con la hoquera a librepensadores, filósofos, científicos, mujeres sencillas y célebres que se atrevían a desafiar su lugar en la pirámide social en la que están bien bien alto... y que hoy condenan a miles de personas a morir infectadas de HIV por su oposición al uso del preservativo.
Nada dicen de sus negocios ni sus empresas.
No sabemos cuánto nos cuestan sus sueldos.
Sí sabemos que es y seguirá siendo por mucho tiempo, temible en su poder y su influencia.

Ricardo dijo...

Amén.

Marcelo dijo...

Bueno, quizás me apresuré un poco con el comentario en el sentido de que se lo nombre "asesor educativo". Que yo sepa, los curas son bastante ignorantes. Lo único que más o menos saben es de teología, o sea, el estudio de algo inexistente.

Igual sostengo que no sé en qué clase de moral cabe salir a denunciar a la Iglesia, una vez que ésta te echa.

Por otro lado, tanto los curas tercermundistas y, sobre todo, los de la Teología de la Liberación, fueron condenados dogmáticamente por el mismo Ratzinger cuando era jefe de lo que alguna vez fue la Inquisición. La Iglesia tiene una larga historia y experiencia en descubrir y perseguir herejes, y estos lo son.

Lo que no entiendo es la persistencia de estos curas en mantenerse dentro de una institución que los margina.

MiTucumán dijo...

Dentro de la iglesia hay una "minoría" que vive la esencia... y el resto nada que ver tal como dice Daniela ...

Ricardo dijo...

Marcelo: supongo que debe ser como en todos lados. Deben haber curas estudiosos así como hay legisladores que no se acercaron a un libro jamás.
Yo, menos aún que lo de los curas, me explico lo de las monjas, que ingresan a un orden que las mantiene sometidas al escalafón más bajo desde siempre.

MiTucumán: seguramente. Yo prefiero criticar a la iglesia como institución y no centrar la crítica en personas.

Abrazos.

Javier dijo...

No debería sentirse orgulloso de que lo echen de una entidad perversa que en sus filas cuenta con personajes nefastos como Von Wernich condenado por delitos aberrantes o Grassi condenado por abuso reiterado sobre menores ? Yo digo que aproveche para fundar otra iglesia alejada de Roma y de la estructura nefasta que los gobierna desde hace 2000 años condenandolos al mayor atrazo y la proxima desaparicionb para las futuras generaciones


Un abrazo

Ricardo dijo...

Javier: buenísimo, pero, ¿de dónde saca la guita para hacer eso? ;)

Un abrazo.

Niño Errante dijo...

Entre los dichos de Aguer y esto, mamita los feligreses...
Cordialmente,
Yo.

Javier dijo...

Y si eliminamos el subsidio a la iglesia y se lo damos a los curas tercermindistas , no es chiste yo no se los doy a ninguna religion prefiero darle a alguien mas la AUH con ese ingreso

Un abrazo

Ricardo dijo...

Javier: de una.

Abrazo.