lunes, 7 de marzo de 2011

Contra la música carnavalera

Hablar en plural de uno mismo es una superación del uso de la tercera persona -tan maradoneano que debería quedar reservado sólo para el Dié- y permite incorporar al lector en el bondi al que uno lo quiere subir. Suban entonces a este colectivo, ya que somos, en este blog, políticamente incorrectos (?): somos ultra-anti-dianacontistas y pro-vargasllosistas cuando pegarle al peruano está bien. Somos Luisdeliístas al palo siempre. Y cuando Gustavo Sylvestre critica a Clarín somos ultra-gatistas también, aunque me miren mal. Es por eso que en estos festejos de carnaval, que recuperaron parte de la alegría del pasado gracias a la decisión presidencial de devolverles el estatus de feriado, vamos a ir en contra de la algarabía murguera y cumbianchera con un poco de hard rock, post grunge o cualquier etiqueta de esas que le pone la industria para categorizar y ordener la música en las bateas de Amazon.

Hoy vamos a dejar de lado esas mariconadas de los Beatles, Carpenters y cancioneros similares, característicos de almas sensibles y atribuladas por el amor que se niega a llegar. Hoy vamos a recomendar esos discos diseñados para volarle el gato a Silvio Soldán y hacerle crecer el pelo a Horacio Rodríguez Larreta. Para poner a gritar a Mauricio "vamos los jóvenes". Para que Carrió se tiña de un platinado furioso, se vista de negro, se cuelgue nuevamente el crucifijo -pero uno gótico- y salgan al sol, ¡revienten!

1. Contraband - Velvet Revolver: primer disco de los ex Gansos Rosas y muy en el estilo Guns sin las mariconadas de Axl Rose, siempre tan preocupado por pertenecer a la elite del rock. Mucho riff, mucho solo de Slash (con la ventaja de no tener que soportar a Marta Sánchez), la sólida base de Matt Sorum y Duff McKagan y la voz e histrionismo del ex Stone Temple Pilots, Scott Weiland, constituyen un cóctel que, si se acompaña de buenas canciones, puede garantizarle satisfacciones al caballero heavy metal y a la dama punkera. Aquí el video de Slither, en el que Weiland le rinde tributo o le afana asquerosamente a Mick Jagger, como les guste más:



2. Dark Horse - Nickelback: que no decaiga, que no decaiga. ¡Vamos los jóvenes! ¡Vamos la Argentina! ¡Vamos el PRO!
No se trata de una obra maestra pero, si les gustan las guitarras al frente y el doble bombo -y no soportan a esos bateristas que hacen uso y abuso de él-, les va a gustar este disco. Parejo de principio a final, sirve para hacer cuernitos y sacudir la cabeza como poseído. Prueben, las chicas enloquecen con los chicos malos. Cuando ven a uno haciendo air guitar no pueden resistirse y deben entregarse como si el mundo estuviera al borde del apocalipsis. ¿No me creen? Nunca conocieron a una heavy entonces. Tienen que bancarse el cinismo, el poco apego a la higiene y que les pise los callos con los borceguíes -algo que sólo es molesto si suelen andar en chancletas- pero vale la pena. (?)

Hay otras que se zarpan...

Les dejo Something In Your Mouth (je):



3. Daughtry - Daughtry: aunque el segundo long-play (que antiguo) de este casi American Idol también está bastante bien, es con el primer disco que rompió records por fuera del programa. Una joyita. Contundente de principio a final. Chris Daughtry supo balancear las dosis justa de hard rock y baladas para construir un disco que le puede gustar a un fan de Metallica y a uno de Christina Aguilera como sho. Dos temas, porque se lo merece. Papichulo. El primero, Over You, del primer disco. El segundo, Open Up Your Eyes, de Leave This Town.


El tipo que aparece a los 3:28 es el hermano gemelo perdido de Claudio Morgado...



4. Who We Are - Lifehouse: algunos la catalogan como una banda de rock cristiano. Yo creo que "rock cristiano" es un oxímoron, como Peronismo disidente o utilizar "Patricia Bullrich" y "coherencia" en una misma oración. Aplica también a "Michetti" y "trabajo".
Es el más flojo de los discos que recomiendo, pero es disfrutable. Acá Disarray:


El que aparece a los 0:18 también es amigo de Rodríguez Saá...

Ok, para no romperles el espíritu carnavalero:


La señora de musculosa negra también es cultura...

Ahora sí, los que cogen pueden irse a carnavalear y, los que no, a esconderse en sus habitaciones para escuchar Jack Johnson y esas otras mariconadas como Miranda! y Belle and Sebastian, que son los Pimpinela del primer mundo.

6 pusieron huevos y comentaron:

Unfor dijo...

Soy muy viejo para el metal, me quedé en Black Sabbath, pero Velvet es lo más, con el bueno de Slash.

No se que tiene que ver pero veo las últimas tendencias (siempre están recreando algo los muchachos) en que el kirchnerismo va en camino inexorable a la muerte, eso dicho en tanto va subiendo parejo y persistente en las encuestas el FpV.
Algo así como "los muertos que vos matais gozan de buena salud".

Ricardo dijo...

Unfor: le dicen alternativo o hard rock o post grunge a este tipo de porquerías. No es metal. Vendría a estar en la línea de Sabbath.

Abrazo.

Unfor dijo...

Te veo un poco amargo hoy, que hasta te metiste con el Paul!
Cómo tendría que estar yo entonces con la tricota que nos pusieron ayer.

Ricardo dijo...

Jejej. Nah, es el poco espíritu festivo y la fecha del final que se acerca. Lo único que me alegró el finde fue la derrota bostera, je. ;)

Abrazo.

Anónimo dijo...

ESO ES LO GRANDE DE BOQUITA,GANE O PIERDA ASEGURA LA ALEGRIA DE UNA MITAD DEL PAIS...AHORA CON RESPETO...FALCIONI RENUNCIA YA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!MIRA QUE METERSE CON ROMAN ESTE CUATRO DE COPAS CULTOR DEL ANTIFUTBOL....SALUDOS.-PABLO,EL BOSTERO,.

Ricardo dijo...

Pablo bostero: es verdad. Es una alegría siempre y cuando River no pierda. En ese caso es un mero atenuante, un analgésico futbolístico, je.

Un abrazo.